Escuela cartográfica mallorquina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Detalle del atlas catalán, la primera rosa de los vientos mostrada en un mapa. Obsérvese la Estrella Polar ajustada al Norte

La escuela cartográfica mallorquina es la expresión acuñada por los historiadores para referirse al grupo de cartógrafos, cosmógrafos y fabricantes de instrumentos de navegación predominantemente judíos con algunos cristianos asociados, que floreció en Mallorca en los siglos XIII, XIV y XV. En este grupo se suele incluir también a aquellos que desarrollaban su trabajo en Cataluña. La escuela mallorquina suele ser contrastada con las escuelas contemporáneas de Génova y de Venecia.

Orígenes[editar]

La isla de Mallorca, la mayor de las islas Baleares en el oeste de Mediterráneo, tiene una larga historia vinculada a la navegación. Los comerciantes musulmanes y judíos participaron en un comercio extendido a través del Mar Mediterráneo con Italia, Egipto y Túnez, y en el siglo XIV su comercio ingresó en el Atlántico, llegando hasta Inglaterra y los Países Bajos.
Gobernado como un reino musulmán independiente durante gran parte de la Alta Edad Media, Mallorca quedó bajo el dominio cristiano en 1231, aunque mantuvo su independencia como Reino de Mallorca hasta 1344, cuando fue anexada permanentemente a la Corona de Aragón. Esto coincidió con un período de expansionismo aragonés a través del Mediterráneo hasta Cerdeña y Córcega, Sicilia y Grecia (Atenas y Neopatria), en el que a menudo se recurrió a la experiencia náutica, cartográfica y mercantil de Mallorca. Los comerciantes y la gente de mar mallorquines encabezaron el intento de la corona aragonesa de apoderarse de las Islas Canarias recién descubiertas en el Atlántico desde la década de 1340 hasta la década de 1360.

Los cosmógrafos y cartógrafos mallorquines experimentaron y desarrollaron sus propias técnicas cartográficas. Según teorías ya superadas (por ejemplo, las de Adolf Erik Nordenskjöld), los mallorquines habían sido responsables de la invención hacia 1300 de la "carta portulana normal". Se trataba de una carta náutica realista y detallada, con una red de líneas de rumbo que podrían usarse para deducir las direcciones de navegación entre dos puntos.

Controversia sobre el origen[editar]

Tanto Mallorca como Génova han reclamado la invención de la carta portulana, y es poco probable que esto se resuelva alguna vez. Pocas cartas anteriores a 1300 han sobrevivido hasta nuestros días. La denominada Carta Pisana, realizada a fines del siglo XIII (1275–1300), es la carta náutica más antigua que se conserva.[1]
Los primeros ejemplares existentes, desde la primera mitad del siglo XIV, parecen haber sido elaborados por cartógrafos genoveses, y las cartas mallorquinas aparecieron solo en la segunda mitad del siglo. Como resultado, muchos historiadores han argumentado que la cartografía mallorquina deriva de los genoveses, citando a la misteriosa figura de Angelino Dulcert, posiblemente un inmigrante genovés que trabajaba en Mallorca en la década de 1330, como el intermediario clave en la transmisión.
A finales del siglo XIX, Adolf Erik Nordenskiöld afirmó que las cartas que se conservan son engañosas, que los primeros mapas genoveses eran solo copias fieles de un hipotético prototipo (ahora perdido), compuesto alrededor de 1300 por un desconocido cosmógrafo mallorquín, posiblemente con la participación de Ramon Llull.[2]
Una posición intermedia reconoce la prioridad de los genoveses, pero insiste en que la escuela mallorquina tuvo un origen autónomo, en el mejor de los casos "inspirada" (pero no derivada) de los genoveses. [3]​ Las investigaciones recientes tienden a inclinarse hacia el primera interpretación, pero al mismo tiempo rechazan algunas de las afirmaciones italianas más extremas y reconocen el desarrollo mallorquín diferenciado.[4]

Estilo mallorquín[editar]

Una parte del Atlas catalán creado por el cartógrafo de Mallorca Abraham Cresques

El consenso actual es que se puede hablar de una "escuela" de cartografía mallorquina, diferenciada de las de Génova y Venecia, a partir de 1375. La distinción entre las tres escuelas es de estilo más que de alcance. La mallorquina se caracteriza por mostrar: una red de rumbos con un único centro; los ríos en color y en toda su extensión; las cordilleras con formas características estandarizadas; emblemas heráldicos; signos convencionales para ciudades y algunas ilustraciones tradicionales para lugares como Jerusalén o el Arca de Noé.[5]

El primer mapa que corresponde plenamente a este estilo es el Atlas catalán de 1375 (atribuido al cartógrafo mallorquín Abraham Cresques), que incluye muchos detalles de las regiones interiores y está repleto de ilustraciones coloridas y ricas. Los tipos de mapas producidos por la escuela mallorquina abarcan desde cartas náuticas simples hasta mapamundis circulares monumentales.[5]​ Algunas cartas náuticas se vendían junto con instrumentos como brújulas y compases mientras que otras, las más ricamente decoradas, eran objetos ornamentales para regalo, destinadas a clientes en lugares tan lejanos como Francia, Inglaterra o Flandes.[6]

Entre las características reproducidas en casi todas las cartas mallorquinas se encuentran:

  • Notas y etiquetas dispersas en catalán.
  • El mar rojo pintado en color rojo.
  • Las montañas del Atlas representadas como una palmera.
  • Los Alpes dibujados como una pata de gallina.
  • El Tajo como un cayado de pastor, con la curva alrededor de Toledo.
  • El Danubio como una cadena de eslabones o lomas.
  • Bohemia como una herradura.
  • La isla canaria de Lanzarote coloreada con un escudo genovés (cruz roja sobre blanco).
  • La isla de Rodas también se coloreada con un escudo con una cruz.
  • El escudo de bandas de la Corona de Aragón se reproducía con la mayor frecuencia posible, incluyendo la cobertura de la isla de Mallorca.
  • Una brújula en algún lugar del mapa, con la Estrella Polar en el norte.[7]

Entre las personas en miniatura que se encuentran habitualmente en muchos mapas mallorquines, se encuentran representaciones de los comerciantes en la Ruta de la Seda y en la ruta transahariana, el Emperador de Malí sentado sobre una mina de oro y el barco de Jaume Ferrer.

Aunque la escuela italiana se adhirió en gran medida a su estilo poco denso, algunos cartógrafos italianos posteriores, como los hermanos Pizzigani y Battista Beccario experimentaron con temas mallorquines, e introdujeron algunas de sus características en sus propios mapas.

Aunque algunos historiadores distinguen los mapas italianos como "náuticos" y los mapas mallorquines como "náutico-geográficos", es importante señalar que los mallorquines no sacrificaron la función náutica esencial de sus portolanos. Excluyendo las ilustraciones pintorescas, las cartas de Mallorca son para la navegación tan detalladas y útiles como las italianas.

El estilo mallorquín entró en decadencia a partir de 1440, cuando sus autores parecen haber perdido la comprensión de los símbolos que dibujaban en sus mapas. Los mapas de talleres posteriores, como los de las familias Viladestes y Valseca, muestran una pérdida significativa de información geográfica y etnográfica a causa de la desaparición y mala interpretación de muchos símbolos.[5]

Miembros[editar]

Los principales miembros de la escuela mallorquina de cartografía incluyen:

A diferencia de Italia, donde las artesanías de fabricación de instrumentos y cartografía eran distintas, la mayoría de los cartógrafos mallorquines también trabajaban como fabricantes de instrumentos náuticos, apareciendo a menudo en registros ciudadanos como maestros de mapas y bruixoler (constructor de brújulas). Algunos también eran cosmógrafos aficionados o profesionales, con experiencia en astrología y astronomía, y con frecuencia insertaban calendarios astronómicos en sus atlas.

La mayoría de los miembros de la escuela mallorquina (con la excepción de Soler) eran judíos, ya fueran practicantes o conversos. Como resultado, la escuela sufrió grandes pérdidas y finalmente expiró con la extensión de la conversión forzada, las expulsiones y la Inquisición española durante los reinados de la Corona de Aragón a finales del siglo XV.

La producción de las cartas portulanas medievales se puede atribuir a dos escuelas principales: la italiana y la catalana. Los cartógrafos medievales italianos provenían principalmente de Génova y Venecia. Las cartas catalanas se hicieron en Mallorca y Barcelona. Además de estas dos escuelas principales, se hicieron algunos mapas en Portugal, de los cuales ninguno se ha conservado.[8]

Los habitantes de Mallorca fueron grandes navegantes y cartógrafos. Su conocimiento geográfico se obtuvo de su propia experiencia y se desarrolló en un ambiente multicultural. Los comerciantes musulmanes y judíos participaron en un extenso comercio con Egipto y Túnez, y en el siglo XIV comenzaron a hacer negocios con Inglaterra y los Países Bajos. Estos grupos no estaban limitados por las reglas impuestas por la normativa cristiana, y sus mapas estaban muy adelantados a su tiempo. El profesor Gerald Crone, quien escribió libros sobre cartografía medieval, dijo sobre estos cartógrafos, que "... abandonaron los límites de la tradición y anticiparon los logros del Renacimiento". Los mapas que hicieron fueron apreciados por los príncipes y gobernantes de la parte continental de España y otros países. Los mapas hechos en Mallorca fueron fáciles de reconocer por sus ilustraciones de brillantes colores de rasgos geográficos significativos y retratos de gobernantes extranjeros.[9]

El primer mapa conocido de la escuela mallorquina fue hecho en 1339 por Angelino Dulcert.[8]​ Incluso en este primer trabajo, ya están presentes todas las características distintivas de la escuela cartográfica mallorquina. Dulcert hizo dibujos precisos y coloridos, que muestran todos los detalles topográficos incluyendo ríos, lagos, montañas, etc. Las notas que describen el mapa están escritas en latín.[10]

Los cartógrafos más famosos de la escuela mallorquina son Judíos.[11]

Atlas Catalán - Abraham y Jehuda Cresques[editar]

Caravana de Marco Polo del Atlas Catalán

Abraham Cresques, también conocido como Cresques el judío, fue nombrado Maestro de Mapas y Compases por Juan I de Aragón. El dinero que obtuvo de este acuerdo se usó para construir baños para judíos en Palma. En 1374 y 1375, Abraham y su hijo Jehuda trabajaron en una orden especial. Juan I de Aragón informó a las autoridades que necesitaba obtener un mapa que mostrara el Estrecho de Gibraltar, la costa atlántica y el océano mismo. El mapa que hicieron obtuvo el nombre de Atlas Catalán, y es el mapa catalán más importante de la época medieval.[11][12]​ Las dos primeras hojas, que forman la parte oriental del Atlas catalán, ilustran numerosas referencias religiosas, así como una síntesis de mappae mundi medieval (Jerusalén ubicada cerca del centro) y la literatura de viajes de la época, en particular el Libro de Maravillas de Marco Polo y el viaje de Juan de Mandeville. Se pueden identificar muchas ciudades indias y chinas. Los textos explicativos informan sobre las costumbres descritas por Marco Polo.[10]​ Cresques, que sabía árabe, también usó las narraciones de viajes del explorador marroquí Ibn Battuta. La Meca tiene una cúpula azul y muestra la oración musulmana. El texto al lado de la imagen es:

En esta ciudad es el santuario de Mahoma el Profeta de los sarracenos, que vienen aquí en peregrinación de todos los países. Y dicen que, después de haber visto algo tan precioso, que ya no son dignos de ver nada más en absoluto, y que ciegan a sí mismos en honor a Mahoma.[9][13]

Mientras que las áreas bajo control musulmán estaban marcadas con cúpulas, Jerusalén estaba rodeada de relatos del Antiguo y Nuevo Testamento, como el Jardín del Edén, la crucifixión, el Arca de Noé y otros.

La imagen de la caravana está acompañada por el reporte de viaje de Marco Polo:

Debes saber que aquellos que deseen cruzar este desierto permanecen y se hospedan durante una semana en un pueblo llamado Lop, donde ellos y sus bestias pueden descansar. Luego preparan todas las provisiones que necesitan por siete meses.[14]

En la actualidad, el Atlas Catalán se conserva en la Biblioteca Nacional de Francia. Algunos otros mapas de Cresques se mencionan en inventarios de España y Francia a fines de 1387.[11][12]

Jehuda Cresques continuó las tradiciones de su padre. Se vio obligado a convertirse al cristianismo en 1391. Su nuevo nombre era Jacobus Ribes. Fue llamado "lo Jueu buscoler" (aproximadamente "el judío de los mapas"), o "el jueu de les bruixoles" (aproximadamente "el judío de las brújulas"). Se le ordenó mudarse a Barcelona, donde continuó su trabajo como cartógrafo de la corte. Más tarde, Enrique el Navegante lo invitó a Portugal, pero sus mapas aún estaban hechos en las tradiciones catalanas (Mallorca), y por eso se lo llamó "Mestre Jacome de Malhorca", ("Maestro Jacome de Mallorca").[11]

Otros cartógrafos judíos[editar]

Otro famoso cartógrafo judío fue Haym Ibn Risch. Se vio obligado a convertirse al cristianismo y tomó el nombre de Juan de Vallsecha. Probablemente fue el padre de Gabriel de Vallseca, autor de otro famoso mapamundi, posteriormente utilizado por Américo Vespucio. Gabriel también produjo unos mapas muy precisos del Mar Negro y del Mar Mediterráneo.[15][16]​ Otro cartógrafo judío fue Mecia de Vildestes (o Viladestes). Un destacado mapa de Vildestes con fecha de 1413 se conserva en la Bibliothèque Nationale de Paris.[17]

Las persecuciones antijudías pueden haber sido la causa de la decadencia de la escuela de cartografía de Mallorca.[11][5]

Cronología de cartógrafos mallorquines[editar]

Arnau DomènechAntoni PírisJaume BertranBerenguer RipollAntoni  BramonaRafel MonellsPere RossellGabriel SolerRafel SolerRafel LloretGabriel VallsecaJoan ViladestersJacomé de MallorcaJoan Esteve (cartògraf)Joan Soler (cartògraf)Macià ViladestersJafuda CresquesBonjua MoixiniGuillem SolerCresques AbrahamGuillem CantarellesAngelino Dulcert

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Aczel, Amir D. (2001). The riddle of the compass: the invention that changed the world (en inglés). Orlando: Harcourt Books. ISBN 978-0-15-600753-5. 
  2. Nordenskiöld (1896, 1897).
  3. Winter (1958).
  4. Pujades (2007) y Campbell (1987; 2011)
  5. a b c d Billion, Philipp (2013). «How did medieval cartographers work? New insights through a systematic analysis of the visual language of medieval portolan charts up to 1439». CFC (216): 33-45. 
  6. Houssaye Michienzi, Ingrid; Vagnon, Emmanuelle (2 de enero de 2019). «Commissioning and Use of Charts Made in Majorca c.1400: New Evidence from a Tuscan Merchant’s Archive». Imago Mundi 71 (1): 22-33. ISSN 1479-7801 0308-5694, 1479-7801 |issn= incorrecto (ayuda). doi:10.1080/03085694.2019.1529902. 
  7. Más tarde, los mapas de la escuela italiana comenzaron a incluir una rosa de los vientos, pero colocaron un circunflejo (^) como la marca del norte. Los mapas portugueses (desde 1504) utilizaron una flor de lis como la marca del norte. Ver Winter (1947: p.25)
  8. a b Leo Bagrow; R. A. Skelton (1964). History of Cartography. Watts. pp. 65,66. Consultado el 28 de abril de 2010. 
  9. a b «Newberry Library». Consultado el 28 de abril de 2010. 
  10. a b «The Majorcan Cartographic School» (en inglés). 1964. Archivado desde el original el 16 de mayo de 2010. Consultado el 28 de abril de 2010. 
  11. a b c d e Cecil Roth (1940). The Jewish Contribution To Civilization (en inglés). Harper. pp. 69-72. Consultado el 28 de abril de 2010. 
  12. a b Clayton J. Drees (30 de noviembre de 2000). The Late Medieval Age of Crisis and Renewal, 1300-1500: A Biographical Dictionary (The Great Cultural Eras of the Western World) (en inglés). Greenwood. pp. 119-120. ISBN 0-313-30588-9. Consultado el 28 de abril de 2010. 
  13. «The Catalan Atlas». Archivado desde el original el 6 de marzo de 2012. Consultado el 28 de abril de 2010. 
  14. «The Catalan Atlas». Consultado el 28 de abril de 2010. 
  15. B. Barry Levy (1990). Planets, Potions, and Parchments: Scientifica Hebraica from the Dead Sea Scrolls to the Eighteenth Century. McGill-Queen's University Press. pp. 119-120. ISBN 978-0-7735-0791-3. Consultado el 28 de abril de 2010. 
  16. Julia Brauch, Anna Lipphardt, Alexandra Nocke. Jewish topographies: visions of space, traditions of place. p. 185. Consultado el 28 de abril de 2010. 
  17. Joseph Jacobs; Richard Gottheil. «MECIA (MATTHEW) DE VILADESTES». Jewish Encyclopedia (en inglés). 

Bibliografía[editar]

  • Campbell, T. (1987) "Portolan Charts from the Late Thirteenth Century to 1500". The History of Cartography. Volume 1. Chicago: University of Chicago Press, pp. 371–463.
  • Campbell, T. (2011) "A critical re-examination of early portolan charts with a reassessment of their replication and seaboard function" (online)
  • Caraci, G. (1959) Italiani e Catalani nella primitiva cartografia medievale, Rome: 'Universita degli studi.
  • Magnaghi, A. (1909) "Sulle origini del portolano normale nel Medio Evo e della Cartografia dell'Europa occidentale", in Memorie geografiche, vol. 4, no.8, p. 115-80.
  • Nordenskiöld, Adolf Erik (1896) "Résumé of an Essay on the Early History of Charts and Sailing Directions", Report of the Sixth International Geographical Congress: held in London, 1895. London: J. Murray p.685-94
  • Nordenskiöld, Adolf Erik (1897) Periplus: An Essay on the Early History of Charts and Sailing Directions, tr. Frances A. Bather, Stockholm: Norstedt.
  • Pujades i Bataller, Ramon J. (2007) Les cartes portolanes: la representació medieval d'una mar solcada. Barcelona
  • Heinrich Winter (1947) "On the Real and the Pseudo-Pilestrina Maps and Other Early Portuguese Maps in Munich", Imago Mundi, vol. 4,p. 25-27.
  • Winter, Heinrich (1958) "Catalan Portolan Maps and their place in the total view of cartographic development", Imago Mundi, Vol.11, p. 1-12

Enlaces externos[editar]