Escritor fantasma médico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Un escritor fantasma médico es una persona empleada por compañías farmacéuticas y fabricantes de dispositivos médicos para producir manuscritos aparentemente independientes para: revistas revisadas por pares, presentaciones de conferencias y otras comunicaciones. A los médicos y otros científicos se les paga por adjuntar sus nombres a los manuscritos como si los hubieran creado. Los autores mencionados pueden haber tenido poca o ninguna participación en el proceso de investigación o escritura.[1]

Definiciones y reglas[editar]

La American Medical Writers Association habla sobre el tema de la siguiente manera:[2]

«Autoría fantasma» se refiere a hacer contribuciones sustanciales sin ser identificado como autor. «Autor invitado» se refiere a ser nombrado como autor sin haber hecho contribuciones sustanciales. «Escritura fantasma» se refiere a ayudar en la presentación de la obra del autor sin ser reconocido. El término «escritura fantasma» se utiliza a menudo para abarcar todas estas tres prácticas.

Las reglas para la autoría y contribución del Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas (ICMJE por sus siglas en inglés, informalmente conocido como «el Grupo de Vancouver» por la localidad de la primera reunión del grupo, Vancouver, Columbia Británica, Canadá) son un único y universalmente respetado conjunto de directrices para describir la autoría y la contribución a las publicaciones médicas profesionales. El documento «Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas: Definición del Papel de Autores y Contribuyentes»[3]​ es considerado como la declaración definitiva de los requisitos éticos sobre la autoría en artículos de revistas médicas (el principal foro para la publicación de profesionales médicos) y el grado en que se considera que un escritor dado contribuyó al contenido de un artículo de revista médica. El cumplimiento con el Requisitos Uniformes para Manuscritos presentados a Revistas Biomédicas del Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas es voluntario.[4]​ Una lista de las revistas médicas que han declarado que siguen los Requisitos Uniformes para Manuscritos presentados a Revistas Biomédicas es mantenido por el Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas.[5]

Qué tan estrechamente las revistas médicas individuales y los autores de los artículos de revistas médicas cumplen con las directrices del ICMJE es un asunto ampliamente autocontrolado. El documento del ICMJE «Requisitos Uniformes para los Manuscritos Sometidos a Revistas Biomédicas: Publicación y Ediciones Editoriales Relacionadas con la Publicación en Revistas Biomédicas: Correcciones, Retracciones, Republicaciones y Control de Versiones»[6]​ es la sección de los Requisitos Uniformes del ICMJE que establece las directrices sobre cómo deben tratarse los errores científicos potenciales o reales y el fraude científico, y remite a los lectores a las directrices pertinentes del Comité para la Ética en la Publicación (COPE),[7]​ específicamente los diagramas de flujo de COPE en los que se esboza un enfoque sistemático hacia el error científico y el posible fraude.[8]

Crítica[editar]

Los escritores fantasmas médicos han sido criticados por una variedad de organizaciones profesionales[9][10]​ que representan a la industria de las drogas, los editores, y las sociedades médicas, y puede violar las leyes estadounidenses que prohíben la promoción fuera de etiqueta por los fabricantes de la droga así como las provisiones antiretrocomisión dentro de los estatutos que rigen Medicare.[11]​ Ha atraído el escrutinio de la prensa,[12][13]​ legisladores,[14]​ la Academia Nacional de Medicina de los Estados Unidos,[15]​ y los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos.[15]​ Está permitido en algunas instituciones, incluyendo la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington,[16]​ mientras que se prohíbe y se considera una forma particularmente perniciosa de plagio en otras, como las Facultades de Medicina de la Universidad Tufts y de la Universidad de Pensilvania.[15][17]

Los escándalos que implican a prominentes investigadores médicos se han divulgado en más de una decena de universidades en los Estados Unidos, sin embargo, no ha habido ningú informe de ningún profesores que sen disciplinado.[15]​ El profesor Trudo Lemmens, de la Facultad de Derecho de la Universidad de Toronto, argumenta que los documentos escritos por escritores fantasmas ayudan a proteger a las compañías cuando son demandadas ante los tribunales.[18]

Escritores profesionales médicos pueden escribir artículos sin ser enumerados como autores del papel y sin ser considerados escritores fantasma, siempre que su papel sea reconocido. La Asociación Europea de Escritores Médicos ha publicado directrices que tienen por objeto garantizar que los profesionales de la medicina desempeñen este papel de manera ética y responsable.[19]​ El uso de escritores médicos debidamente reconocidos es aceptado como legítimo por organizaciones como la Asociación Mundial de Editores Médicos[9]​ y el British Medical Journal.[20]​ Además, la experiencia de los profesionales de la redacción médica en la presentación de datos científicos puede ser beneficiosa para producir papeles de mejor calidad.[21]

Predominio[editar]

Es difícil determinar con qué frecuencia se produce la escritura fantasma debido a su naturaleza encubierta. Un artículo del The New York Times de 2009 estimó que el 11 % de los artículos del The New England Journal of Medicine, el 8 % de los artículos de medicina JAMA, The Lancet y PLOS Medicine, el 5 % de los artículos de Annals of Internal Medicine y el 2 % de los artículos de Nature Medicine fueron escritos por escritores fantasmas.[22]​ Entre 1998 y 2005, Wyeth tenía 26 artículos que promovían terapia de sustitución hormonal (TSH) publicados en revistas científicas.[23]

Documentos internos anteriormente secretos de Wyeth que proporcionan evidencia de esto están visibles en el Archivo de Documentos de la Industria Farmacéutica. También parece haber ocurrido en el 75 % de los ensayos financiados por la industria entre 1994 y 1995, aprobados por los comités científicos éticos para Copenhague y Frederiksberg.[1]​ De los artículos publicados entre 1998 y 2000 con relación a la sertralina, entre 18 % y 40 % fueron escritos por Pfizer.[1]​ Un cuestionario utilizando métodos comparables en 2005 y 2008 con una tasa de respuesta del 14-28 % encontró una disminución en el número de personas que informaron sobre escritura fantasma entre los escritores médicos profesionales.[24]

La mayoría de las compañías farmacéuticas tienen gerentes internos de la publicación que pueden manejar la escritura de publicaciones en las drogas de la compañía por un equipo de escritores médicos internos o contratarlos hacia fuera a las compañías de la comunicación médica o a los escritores médicos independientes. Las reimpresiones de los artículos pueden ser distribuidas a los médicos en sus oficinas o en reuniones médicas por representantes de las compañías farmacéuticas en lugar de folletos del producto. Esta práctica podría ser ilegal si efectivamente constituye publicidad o recomienda el uso del medicamento para indicaciones o dosis no aprobadas. Los pagos a los escritores fantasmas médicos pueden ser aumentados con contratos de consultoría, viajes pagados para enseñar cursos de educación médica continua, o subvenciones.

Investigación del Senado de los Estados Unidos[editar]

El 24 de junio de 2010, el senador Chuck Grassley, miembro del Comité de Finanzas del Senado de los Estados Unidos emitió un informe sobre la escritura fantasma médica. El informe dijo: «El Comité recibió documentos de recientes demandas relacionadas con los productos de terapia hormonal de Wyeth. Los documentos mostraron que Wyeth contrató a una compañía de comunicaciones y educación médica, DesignWrite Inc. (DesignWrite), para redactar artículos de revisión sobre el riesgo de cáncer de mama de productos de terapia hormonal y luego invitó a investigadores académicos a firmar como los autores primarios».[25]

Referencias[editar]

  1. a b c Sismondo, S. (Septiembre de 2007). «Ghost management: how much of the medical literature is shaped behind the scenes by the pharmaceutical industry?». PLoS Med. (en inglés) 4 (9): e286. PMC 1989751. PMID 17896859. doi:10.1371/journal.pmed.0040286. 
  2. «AMWA Ethics FAQ». American Medical Writers Association (en inglés). Archivado desde el original el 16 de julio de 2013. 
  3. «ICMJE - Recommendations - Defining the Role of Authors and Contributors». Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas (en inglés). 
  4. «ICMJE - Recommendations». Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas (en inglés). 
  5. «ICMJE - Journals Following the ICMJE Recommendations». Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas (en inglés). 
  6. «ICMJE - Corrections, Retractions, Republications and Version Control». Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas (en inglés). 
  7. «Guidelines». Comité para la Ética en la Publicación (en inglés). 
  8. «All Flowcharts» (PDF). Comité para la Ética en la Publicación (en inglés). 
  9. a b Fletcher, Robert (2005). «Ghost writing initiated by commercial companies». Journal of General Internal Medicine 20 (6): 549. doi:10.1111/j.1525-1497.2005.41015.x. 
  10. Rennie, D.; Flanagin, A. (1994). «Authorship! Authorship! Guests, ghosts, grafters, and the two-sided coin». JAMA 271 (6): 469-471. doi:10.1001/jama.1994.03510300075043. 
  11. «Financial Conflicts of Interest in Physicians' Relationships with the Pharmaceutical Industry—Self-Regulation in the Shadow of Federal Prosecution». The New England Journal of Medicine 351 (18): 1891-1900. 2004. PMID 15509824. doi:10.1056/NEJMlim042229. 
  12. Mathews, Anna Wilde (13 de diciembre de 2005). «At medical journals, paid writers play big role». The Wall Street Journal (en inglés). 
  13. Ross, Elliot (20 de mayo de 2011). «How drug companies' PR tactics skew the presentation of medical research». The Guardian (en inglés). 
  14. Comité de Salud de la Cámara de los Comunes del Reino Unido (2005). «The Influence of the Pharmaceutical Industry». The Stationery Office Limited (Londres). 
  15. a b c d «Frequently Asked Questions about Medical Ghostwriting». Project On Government Oversight (en inglés). 28 de junio de 2011. 
  16. Giombetti (1992). «UW's Friendly Corporate Ghostwriter». Eat the State 6 (19). 
  17. Krimsky, Sheldon (2003). Science in the Private Interest: Has the Lure of Profits Corrupted Biomedical Research?. Lanham: Rowman-Littlefield. ISBN 0-7425-1479-X. 
  18. Thacker, Paul (22 de junio de 2011). «How Scientific Literature Has Become Part of Big Pharma's Marketing Machine and How Being Nice Hurts Canada: 5 Questions with Ghostwriting Expert Trudo Lemmens». Project On Government Oversight (en inglés). 
  19. Jacobs, A.; Wager, E. (2005). «European Medical Writers Association (EMWA) guidelines on the role of medical writers in developing peer-reviewed publications». Current Medical Research and Opinion 21 (2): 317-321. doi:10.1185/030079905x25578. 
  20. «Resources for authors». British Medical Journal (en inglés). 
  21. Schultz, H. Y.; Blalock, E. (2007). «Transparency Is the Key to the Relationship between Biomedical Journals and Medical Writers». Journal of Investigative Dermatology 127 (4): 735-737. doi:10.1038/sj.jid.5700794. 
  22. Wilson, Duff; Singer, Natasha (11 de septiembre de 2009). «Ghostwriting Is Called Rife in Medical Journals». The New York Times (en inglés). Consultado el 12 de mayo de 2010. 
  23. Singer, Natasha (5 de agosto de 2009). «Ghostwriters Paid by Wyeth Aided Its Drugs». The New York Times (en inglés). Consultado el 12 de mayo de 2010. 
  24. Jacobs, A.; Hamilton, A. (2009). «Decreased evidence of ghostwriting in a 2008 vs 2005 survey of medical writers». The Write Stuff (en inglés) 18 (2): 118-123. Archivado desde el original el 16 de julio de 2011. 
  25. Grassley, Charles, ed. (24 de junio de 2010). «Ghostwriting in Medical Literature». Minority Staff Report, 111th Congress, United States Senate Committee on Finance (en inglés). Washington, D. C. Archivado desde el original el 5 de julio de 2010. Consultado el 11 de julio de 2010.