Escritor fantasma

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La demanda popular de novelas de acción de Tom Clancy excedía su habilidad para crear nuevos títulos. Como resultado, su editorial contrató a escritores fantasmas para escribir novelas con el estilo de Clancy.

Un negro,[1][2]​ es un profesional a quien se contrata para realizar por cuenta de otra persona o bajo su nombre obras musicales, historietas, autobiografías, cuentos, artículos, novelas, o incluso discursos, en especial para políticos, actores o personas sin instrucción en este tipo de trabajos, sin recibir oficialmente el crédito como autor de esas obras. A lo sumo, en todo caso, recibe créditos como "colaborador". Es muy común que diversas celebridades contraten negros para escribir la historia de su vida, o para redactar artículos (ya que multiplicar artificialmente la fecundidad retribuida de un escritor famoso es muy lucrativo para la editorial o el propio escritor) o contestar a entrevistas (sin que en realidad hayan sido entrevistados) en las revistas.

El neologismo escritor fantasma es calco del inglés ghostwriter. En francés se usa nègre y los sintagmas nègre musical o nègre littéraire cuando se refiere a artes específicas. En catalán es negre, pero en italiano es negro. A quien contrata negros se le llama negrero, del francés negrier.[3]

En la literatura[editar]

Alejandro Dumas padre usó a varios nègres para escribir sus más famosas novelas de aventuras, especialmente a Auguste Maquet;[4]​ de hecho, se le conocen 67 negros.[5]Edward Stratemeyer recurrió a este tipo de escritores continuamente. El valenciano Vicente Blasco Ibáñez fue durante un tiempo uno de los varios escritores fantasma que escribían obras firmadas por el famoso folletinista decimonónico Manuel Fernández y González.[6]​ El periodista español Carlos Luis Álvarez compuso hagiografías de mártires de la Guerra civil que firmaba fray Justo Pérez de Urbel. Muchos escritores hoy famosos empezaron trabajando de escritores fantasmas para otros: Paul Auster, José Luis Coll (de un famoso periodista) o Alejandro Sawa (de Rubén Darío). A los editores y a algunos autores les resultan especialmente rentables, ya que permiten multiplicar la fecundidad y por tanto la producción de beneficios de una "marca" literaria.

Plagio[editar]

La periodista española Ana Rosa Quintana contrató un negro para que le escribiese el libro Sabor a hiel (Barcelona: Planeta, 2000) que firmó ella y tuvo que ser retirado por plagios que Quintana atribuyó al negro.[7]

En la música y el cine[editar]

Esta práctica se realiza también en otras esferas del arte. El compositor Wolfgang Amadeus Mozart compuso su Réquiem para que lo firmara otro compositor, un noble rico. En pleno siglo XX, Ennio Morricone fue negro de otros por muchos años en composiciones musicales para el cine.[8][9]​ Similarmente, el compositor Jean-Claude Petit fue negro del director Michel Magne y no se le reconoció en la industria del cine sino hasta después de su trigésimo sexto cumpleaños.[10]​ Otros que trabajaron de negros en bandas sonoras y casi nunca fueron reconocidos en pantalla incluyen el austríaco Eric Zeisl (1905 – 1959) y el berlinés Wolfgang Frankel (1897 – 1983).[11]

Ettore Scola fue, por medio decenio, negro de Marcello Marchesi y de Vittorio Metz.[12]

Sexismo[editar]

Louise Bertin compuso la música para la versión operística del Nuestra Señora de París de Victor Hugo. Negándose a creer que una mujer fuera capaz de componer una ópera, fue acusada de contratar a Hector Berlioz como negro.[13]

En la pintura y el dibujo[editar]

También muchos pintores solían firmar copias de sus obras maestras que habían hecho en su taller sus alumnos. En el mundo de la historieta es normal que autores consagrados o las empresas que los contratan recurran a otros dibujantes para que imiten su estilo y hagan parte o la totalidad de las historietas para luego publicar las páginas con su nombre. Por ejemplo, Francisco Ibáñez vio a su famoso personaje Mortadelo dibujado por otros y con guiones también ajenos (el llamado Bruguera equip) durante el tiempo que pleiteaba la posesión de los derechos editoriales del mismo. También se da el caso en que la editorial acuda a otros autores para que continúen con los personajes porque se quiere modificar los originales, aumentar la producción (y por tanto el beneficio económico) o se ha roto por algún motivo la relación con el dibujante original. Muchos de los dibujantes de cómics famosos hoy en día comenzaron siendo los dibujantes fantasma de otros autores. También es habitual el término clon, ya que se clona el estilo del dibujante imitado.

El escritor fantasma como tema en el cine y en la literatura[editar]

Algunas obras reciente han abordado centralmente el tema del negro literario:

  • The Ghost Writer, novela de 1979 de Philip Roth.
  • Mañana en la batalla piensa en mí, novela de Javier Marías (1994) donde el protagonista es un negro literario.[14]
  • Roman de gare (Francia, 2006), película dirigida por Claude Lelouch, quien aparece en los créditos con el seudónimo Hervé Picard.
  • Memorias de una dama, novela de Santiago Roncagliolo (2009), donde la co-protagonista contrata al autor como negro.[15]
  • Las dos búsquedas del negro Miguel es una novela de Jorge Bea Gilabert sobre la búsqueda por parte del negro de un autor de éxito de otra colaboradora anónima, a la que ha visto una sola vez por el videochat con el que se comunican como "colaboradores" del autor.
  • Suffering Man's Charity, que posteriormente se distribuyó con el título Ghost Writer, película dirigida en el 2007 por Alan Cumming.
  • The Ghost Writer (Francia/Alemania/Gran Bretaña, 2010), dirigida por Roman Polanski, ganó numerosos premios.
  • Bojack Horseman
  • Violet Evergarden, novela ligera escrita por Kana Akatsuki.
  • L`Autre Dumas, película de Safy Nebbou, sobre la relación de Dumas con su más famoso negro.[16]
  • Chicago Typewriter, una serie surcoreana de 2017 cuya trama gira en torno a un escritor.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Ricardo Bada (4 de junio de 2019). «El «negro» en la Literatura». Corazón de Pantaleón. El Espectador. Consultado el 12 de abril de 2021. «El «negro» literario está definido de manera taxativa en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua desde hace muchas décadas, y en la última edición figura como decimoséptima acepción con las siguientes palabras: «Negro: el que trabaja anónimamente para lucimiento y provecho de otro, especialmente en trabajos literarios»». 
  2. «negro, gra». Diccionario de la lengua española (Real Academia Española / Asociación de Academias de la Lengua Española) (Edición del tricentenario / actualización 2020). 2020. Consultado el 14 de abril de 2021. «negro, gra: Persona que trabaja anónimamente para lucimiento y provecho de otro, especialmente en trabajos literarios.» 
  3. Enrique Campos (31 de marzo de 2015). «Entrevistamos a un negro literario». Vice (revista). Archivado desde el original el 1 de agosto de 2020. Consultado el 26 de septiembre de 2021. «los negriers, los negreros, firmarían los ejemplares que a cambio de unos cuantos francos napoleónicos escribirían los negres, los negros». 
  4. Christopher Domínguez Michael (3 de marzo de 2011). «El negro de Dumas». Letras Libres. Consultado el 30 de octubre de 2020. «se trata de las relaciones entre Dumas y el principal (que no único), de sus negros, Auguste Maquet». 
  5. Fátima Uribarri (2013). «Alejandro Dumas padre: el cuarto mosquetero era negro». XL Semanal. Consultado el 30 de octubre de 2020. «a Alejandro Dumas se le conocieron hasta 67 negros literarios.» 
  6. Alejandro Gamero, "Escritores fantasmas y negros literarios", en La piedra de Sísifo, 13/08/2013, http://lapiedradesisifo.com/2013/08/13/escritores-fantasmas-y-negros-literarios/
  7. «Ana Rosa Quintana culpa de los plagios en 'Sabor a hiel' a un ayudante de toda confianza». El País. 23 de octubre de 2000. Consultado el 24 de septiembre de 2021. «Fue el negro de Ana Rosa Quintana quien metió en la novela publicada por Planeta (100.000 ejemplares vendidos y muchos millones de beneficios) los párrafos de Danielle Steel y Ángeles Mastretta». 
  8. Javier Zurro (7 de julio de 2020). «Ennio Morricone, el Mozart del cine que trabajó de ‘negro’ y rechazó a Clint Eastwood». El Español (periódico digital). Consultado el 24 de septiembre de 2021. «lo cierto es que Ennio Morricone ya llevaba muchos años trabajando en el mundo del cine, pero lo hacía sin que saliera su firma. Como ‘negro’ para arreglar composiciones de otros sin llevarse el mérito ni aparecer en los créditos: "En Roma, quien orquestaba, y a veces rehacía los apuntes escritos por un compositor para convertirlos después en lo que realmente se escuchaba en la película, era llamado, en argot, 'negro'. Pues bien, yo tuve este cometido durante muchos años, desde 1955"». 
  9. «Muere Ennio Morricone, la banda sonora del cine contemporáneo». El Cultural. 6 de julio de 2020. Consultado el 25 de septiembre de 2021. «Antes de firmar con su nombre las bandas sonoras, Morricone estuvo mucho tiempo ejerciendo como ‘negro’». 
  10. «Jean-Claude Petit sans cinéma» (en francés). Radio Classique. 10 February 2011. Archivado desde el original el 25 September 2021. Consultado el 25 September 2021. «Nègre musical pour les films de Michel Magne, il a commencé à signer ses partitions au cinéma à trente-six ans». 
  11. STEPHANE ABDALLAH; DOMINIQUE VILAIN (5 de octubre de 2020). «JERRY GOLDSMITH : LA SYMPHONIE FANTASTIQUE #1». UnderScores (en francés). Consultado el 25 de septiembre de 2021. «En tant que compositeur, Frankel connut un sort artistique similaire à celui de Zeisl, travaillant dans les studios pour des raisons alimentaires, dans des conditions proches de celle d’un « nègre » musical». 
  12. MARIAROSA MANCUSO (20 January 2016). «Ettore Scola, negro». Il Foglio (en italiano). Archivado desde el original el 20 December 2016. Consultado el 26 September 2021. «ETTORE SCOLA, NEGRO. Insomma, scrittore per conto terzi, ghostwriter, fornitore di gag, battutista a cottimo (lo fu anche Woody Allen, agli inizi). Lo voleva far scrivere sul suo biglietto da visita il giovanissimo Ettore Scola [...] Negro e felicissimo». 
  13. Cédric Manuel (28 de abril de 2020). «Victor Hugo librettiste ou la parabole de l'araignée». Forumopera.com (en francés). Consultado el 25 de septiembre de 2021. «ceux qui ne peuvent accepter de voir une femme composer et publier sous son nom des œuvres musicales (« quand on songe, en effet, aux exigences de la nouvelle école musicale, on s’étonne qu’un cerveau féminin ait pu jusque là y satisfaire » [sic] ose un critique dans le Courrier des théâtres, quelques jours après la première)  ; ceux – Alexandre Dumas en tête, qui fera d’ailleurs quelque scandale – qui étaient persuadés que Louise Bertin n’avait pas écrit la musique et que son père avait engagé Hector Berlioz comme « nègre musical »». 
  14. JOSÉ A. PIQUERAS (1 de enero de 2001). «El juego de la ventriloquía política». El País. Archivado desde el original el 3 de diciembre de 2015. Consultado el 1 de octubre de 2020. «En la memorable novela Mañana en la batalla piensa en mí, Javier Marías crea un personaje, protagonista de la trama, que convierte en escritor y ejerce de negro literario». 
  15. DAVID MORÁN (10 April 2009). ««Memorias de una dama»: Roncagliolo hace una sátira del mundo literario». ABC (periódico). Archivado desde el original el 26 September 2021. Consultado el 26 September 2021. «una millonaria que quiere escribir sus memorias y contrata al escritor peruano como negro literario». 
  16. JUAN PEDRO QUIÑONERO (9 de febrero de 2010). «Alexandre Dumas utilizó un «negro» para escribir «Los tres mosqueteros»». ABC (periódico). Consultado el 30 de octubre de 2020. «película cuenta, por vez primera, la historia íntima de las relaciones entre Dumas (interpretado por Gerard Depardieu) y el más famoso de sus «negros», Auguste Maquet».