Escoba

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Escobas de fibra de sorgo con mangos largos y cortos.
Una escoba rudimentaria.

La escoba es una herramienta que consta de un palo o vara al que se fijan en el extremo fibras duras o cepillo y que se utiliza para barrer o limpiar suciedad del suelo.

Se distingue entre una "escoba dura" y una "escoba suave" y un espectro intermedio. Las escobas blandas se utilizan en algunas culturas principalmente para barrer las paredes de telarañas y arañas, como un "plumero", mientras que las escobas duras son para tareas más ásperas, como barrer la suciedad de las aceras o los suelos de hormigón, o incluso alisar y texturizar el hormigón húmedo. La mayoría de las escobas se sitúan en un punto intermedio, adecuadas para barrer los suelos de los hogares y las empresas, lo suficientemente suaves para ser flexibles y mover incluso el polvo ligero, pero lo suficientemente rígidas para lograr una acción de barrido firme.

Historia[editar]

Las escobas han experimentado cambios significativos en su construcción, desde que se desarrollara a partir de un manojo de ramas o de distintas fibras naturales o sintéticas atadas a un palo por uno de sus extremos

Las fibras usadas en escobas modernas se obtienen a partir de una planta parecida a la del maíz llamada sorgo escobero (en Chile se llama “curagüilla”). Son largas, rectas y duraderas.

El cambio principal más reciente es la escoba plana, inventada por los Shakers a principios del siglo XIX.[1]​ Esta escoba tiene más anchura para empujar mejor la suciedad. En la actualidad, casi todas las escobas que se construyen son planas, habiendo quedado prácticamente obsoleta la escoba redonda.

Fabricación[editar]

Fabricación de escobas, 2012

En 1797, la calidad de las escobas cambió cuando Levi Dickenson, un granjero de Hadley, Massachusetts, fabricó una escoba para su mujer, utilizando las borlas del sorgo, un grano que cultivaba para las semillas. Su esposa comentó a sus amigas en la ciudad las bondades de su escoba, creando una demanda de las escobas de sorgo de Dickenson. Las escobas de sorgo aguantaban bien, pero al final, como todas las escobas, se deshacían. Posteriormente, Dickenson inventó una máquina que haría mejores escobas y más rápido que él. En 1810, se inventó la máquina de escobas de pedal. Esta máquina jugó un papel integral en la Revolución Industrial.[2]

Estados Unidos[editar]

Una fuente menciona que los Estados Unidos tenían 303 fábricas de escobas en 1839 y que el número alcanzó un máximo de 1.039 en 1919. La mayoría de ellas se encontraban en el Este de Estados Unidos; durante la Gran Depresión de la década de 1930, el número de fábricas disminuyó a 320 en 1939.[3]​ El estado de Oklahoma se convirtió en un importante centro de producción de escobas porque el maíz para escobas crecía especialmente bien allí, y The Oklahoma Broom Corn Company abrió una fábrica en El Reno en 1906. Ante la competencia de las escobas importadas y las cerdas sintéticas, la mayoría de las fábricas cerraron en la década de 1960.[3]

En la literatura[editar]

Las Brujas Lancashire,[4]​ ilustración de William Harrison Ainsworth.

Desde tiempos antiguos, es tradición asociar a las brujas con las escobas, las que les otorgarían el poder para volar, y por cierto, esta creencia se ha reflejado ampliamente en la literatura, en el cine y la televisión.

En muchos cuentos infantiles aparecen las escobas como elementos importantes en las tramas de las historias; tal es por ejemplo el caso de la obra Cenicienta, cuyo personaje principal incluso ha sido llamada “La reina Escoba”.[5]

Cenicienta, Gretel (la hermanita de Hansel), y Blancanieves, todas ellas han sido tradicionalmente asociadas con la escoba.[6]​ Barriendo el piso dos de ellas consiguieron marido, y la tercera salvó su vida. Como se puede observar, la escoba y las tareas hogareñas tradicionalmente han estado asociadas a personajes femeninos.

También se observa la escoba en el cuento infantil venezolano La Cucarachita Martínez de Antonio Arráiz.[7]​ En este caso, el personaje barriendo se encontró un "mediecito" (moneda equivalente a 25 céntimos de bolívar).

Galería[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]