Escila y Caribdis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Pintura de Odiseo enfrentándose a la elección entre Escila y Caribdis por Henry Fuseli, 1794

Escila y Caribdis son dos monstruos marinos de la mitología griega situados en orillas opuestas de un estrecho canal de agua, tan cerca que los marineros intentando evitar a Caribdis pasarían muy cerca de Escila y viceversa. Posteriormente, la tradición identificó a este lugar con el Estrecho de Mesina, entre Calabria y Sicilia, en el extremo sur de Italia.

La frase «entre Escila y Caribdis» ha llegado a significar el estado donde uno está entre dos peligros y alejarse de uno te haría estar en peligro por el otro, y se cree que es la progenitora de la frase «entre la espada y la pared». Escila vivía en los acantilados y Caribdis era un peligroso remolino. Ninguno de los destinos era más atractivo ya que ambos eran difíciles de superar.

En la cultura popular[editar]

En la canción del grupo musical The Police, «Wrapped Around Your Finger», del álbum Synchronicity (1983), se menciona «Escila y Caribdis» en el contexto de estar entre dos opciones, de las cuales ninguna es ventajosa. Asimismo, en el cuarto álbum del grupo musical Trivium, llamado Shogun, aparece este motivo mitológico, específicamente en la canción «Torn between Scylla and Charibdis».

Al comienzo de la obra del autor Arthur Conan Doyle, El paciente interno, justo cuando el doctor Watson trata de explicar lo que es escribir, para él, sobre su amigo Sherlock Holmes, usa dicha imagen para significar el doble riesgo.

En la novela El Psicoanalista, de John Katzenbach, se hace referencia a Ulises situado entre Escila y Caribdis, en el momento en que el personaje principal debe decidir si deja atrás su vida pública o se refugiará en el anonimato de una nueva vida, escondido de su acechador.

José Saramago, en su libro Las intermitencias de la muerte, suele citar la siguiente frase para acentuar la ironía:

«Aprovechando la confusión que reina en la sociedad, ahora más que nunca entre la espada y la pared, entre Escila y Caribdis, entre martillazos y tenazas.»

Véase también[editar]