Escándalo de desechos tóxicos en Costa de Marfil en 2006

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El caso se desarrolló entre enero y agosto de 2006 cuando la empresa Trafigura, tras varios intentos infructuosos para deshacerse en Europa y Nigeria de una gran carga de residuos tóxicos derivados del proceso de refinado de petróleo por el método de lavado cáustico, ordenó al carguero Probo Koala trasladar a Costa de Marfil dicha mezcla de residuos de gasolina y restos cáusticos.

En agosto de 2006 Puma Energy, filial en Costa de Marfil de Trafigura, recibe instrucciones de hacer los preparativos para el vertido del Probo Koala en Abiyán.

El 19 de agosto los desechos fueron vertidos en 15 lugares cercanos a Abiyán, la ciudad más grande del país. Los residuos son descargados en vertederos al aire libre sin capacidad para el proceso de materiales tóxicos. En las semanas siguientes, decenas de miles de personas comenzaron a registrar problemas respiratorios, mareos y diarrea. En septiembre de 2009, un informe de Naciones Unidas sugirió que había estrechos vínculos entre quince muertes y el vertido de los residuos.

La compañía Trafigura, acusada de este hecho, criticó el informe, al que calificó "prematuro" e "inexacto".

El periodista de la BBC Martin Plaut informa que cada damnificado recibirá unos US$1.500, cifra que, como declaró uno de los portavoces de los demandantes, es inferior a lo que ellos esperaban.[1]

Hechos preliminares[editar]

El director de Trafigura, Claude Dauphin, conocía ya en 2006 el elevado índice de toxicidad de los residuos del Probo Koala. Una vez comprobado que ni la UE, ni Estados Unidos o Singapur querían las basuras, intentaron sin éxito dejarlas en Túnez y Nigeria. En última instancia, fue Tommy, una empresa local de Costa de Marfil, la que se hizo cargo. Su falta de experiencia derivó en el vertido tóxico. La diseminaron de noche por trece basureros de Abiyán.[2]

Descargos de la empresa[editar]

La empresa multinacional Trafigura acordó pagar más de US$46 millones a 30.000 personas que alegan haber sufrido daños por desechos tóxicos vertidos en 2006 en Costa de Marfil.

La compañía de comercio de materias primas -que tiene sedes en Londres, Ámsterdam y Ginebra- dijo que la suma se añade a los casi US$200 millones pagados al gobierno de ese país africano en 2007.

"Esta resolución reivindica completamente a Trafigura", afirmó el director de la empresa, Eric de Turckheim.

No obstante, la firma y sus abogados sostienen que no se ha podido demostrar que el vertido de desechos tóxicos hecho por el barco Probo Koala en 2006 provocara muertes.

Un comunicado conjunto de la compañía y los abogados de los demandantes reconoce que los desechos, como mucho, pudieron provocar "síntomas de bajo nivel como los de la gripe y ansiedad".[1]

Trafigura llegó, así, a un acuerdo para evitar ir a juicio. Al día de hoy, siguen sin reconocer los cargos que se le reprochan: haber vertido de manera ilegal 500 toneladas de residuos tóxicos que provenían del carguero “Probo Koala”, fletado por la compañía.[3]

Bibliografía[editar]

  • Amnesty International and Greenpeace Netherlands (2012). The Toxic Truth - About a company called Trafigura, a ship called the Probo Koala, and the dumping of toxic waste in Côte d’Ivoire. Londres: Amnesty International Publications. ISBN 978-0-86210-478-8. «7,6 Mb» (en inglés). ,«8,6 Mb» (en francés). Archivado desde el original el 21 de octubre de 2012. Consultado el 12 de febrero de 2013. 

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «Multinacional compensa en África». BBC Mundo. 21 de septiembre de 2009. 
  2. «33 millones de euros por el vertido tóxico del 'Probo Koala'». El Pais. 21 de septiembre de 2009. 
  3. «Trafigura pagará 1.000 euros a cada uno de los afectados por el vértido de 2006 en Abiyán». Euronews en castellano. 21 de septiembre de 2009.