Eruditos bizantinos en el Renacimiento

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Demetrio Calcocondilas (hermano de Laónico Calcocondilas) (1424–1511) fue un erudito renacentista griego,[1]​ humanista y profesor de filosofía griega y platónica.[2]
Juan Argirópulo (1415–1487) fue un erudito renacentista griego que tuvo un papel prominente en el resurgimiento de la filosofía griega en Italia.[3]

Numerosos eruditos consideran que la migración de sabios bizantinos tras el saqueo de Constantinopla por los cruzados (1204) y la caída del Imperio bizantino ante los otomanos (1453), es una de las claves del resurgimiento de los estudios griegos y romanos que condujeron al surgimiento del humanismo renacentista[4]​ y la ciencia. Estos emigrados eran gramáticos, humanistas, poetas, escritores, impresores, conferencistas, músicos, astrónomos, arquitectos, académicos, artistas, escribientes, filósofos, científicos, políticos y teólogos,[5]​ que aportaron a Europa occidental el remanente de conocimiento de cultura griega clásica que habían acumulado y preservado relativamente bien, y que en Occidente casi no había logrado sobrevivir a los años oscuros.

Su principal papel en el humanismo renacentista fue enseñarles griego a sus homólogos occidentales tanto en las universidades como en privado, así como difundir los textos antiguos. Sus precursores fueron Barlaam de Calabria (Bernardo Massari) y Leoncio Pilato, ambos provenientes de la Calabria culturalmente bizantina del sur de Italia. El impacto de estos dos eruditos en los primeros humanistas del Renacimiento es indiscutible.[6]

El Colegio Pontificio Griego fue una fundación de Gregorio XIII, que estableció una universidad en Roma para recibir a los jóvenes griegos de todos los países donde se usara el rito griego, y por consiguiente para los refugiados griegos en Italia así como para los rutenos y los melquitas de Egipto y Siria. Estos jóvenes debían estudiar teología a fin de difundir posteriormente conocimientos tanto sagrados como profanos entre sus compatriotas, y facilitar la reunificación con las iglesias cismáticas. De una sola vez se comenzó la construcción del colegio y de la iglesia de san Atanasio, unidos por un puente sobre la Via dei Greci. Los primeros estudiantes llegaron ese mismo año (1577) y hasta que se hubo ultimado la construcción del colegio se hospedaron en otra parte.[7]

Además de los italianos septentrionales que habitaban territorios de la península y de Sicilia antes bizantinos y aún muy vinculados con la cultura de Bizancio -en muchas zonas incluso seguían hablando griego-, hacia 1500 había una comunidad de unos 5.000 hablantes de griego en Venecia. Los venecianos también gobernaban Creta, Dalmacia, e islas y ciudades portuarias dispersas por los territorios del antiguo imperio, cuya población había aumentado con los refugiados de otras provincias bizantinas, que preferían un gobierno veneciano antes que uno otomano. Creta era especialmente notable por su escuela de iconografía, que después de 1453 se convirtió en la más importante del mundo griego.[8]

Contribución de los eruditos griegos al renacimiento italiano[editar]

Uno de los manuscritos de Jorge Gemisto (Pletón), en griego, escrito a principios del siglo XV.

Si bien ciertas ideas desarrolladas en la antigua Roma ya gozaban de popularidad entre los eruditos del siglo XIV, y su importancia para el renacimiento es innegable, las lecciones sobre cultura griega por parte de los intelectuales bizantinos cambió el curso del humanismo y del propio renacimiento. La cultura griega influenció todos los aspectos de los studia humanitatis, y en particular la historia y la filosofía se vieron profundamente afectadas por los textos e ideas provenientes de Bizancio. La historia cambió gracias al redescubrimiento y la difusión de los escritos de los historiadores griegos, y el conocimiento de los tratados historiográficos griegos contribuyó a que el objetivo de la historia pasara a ser el de guiar hacia una vida virtuosa a base del estudio de los acontecimientos y personajes del pasado. Los efectos de este renovado conocimiento de la historia griega se pueden ver en los escritos de los humanistas sobre la virtud, que fue un tema popular, y que se muestran específicamente en los ejemplos provistos por la antigüedad griega que exhiben tanto las virtudes como los vicios. Tanto la filosofía aristotélica como la platónica afectaron al renacimiento provocando debates sobre el lugar del hombre en el universo, la inmortalidad del alma y la habilidad de perfeccionarse mediante la virtud. El florecimiento de los escritos filosóficos en el siglo XV revelan el impacto de la filosofía y la ciencia griegas en el renacimiento. La resonancia de estos cambios perduró siglos después del renacimiento, no solo en los escritos de los humanistas, sino también hasta el presente en la educación y los valores de Europa y de la sociedad occidental.[9][10][11]

Deno Geanakopoulos, en su obra sobre la contribución de los eruditos bizantinos al renacimiento, ha resumido su aportación en tres cambios principales sobre el pensamiento renacentista: 1) A principios del siglo XIV, en Florencia, el énfasis inicial en la retórica por el énfasis en la filosofía metafísica mediante la introducción y reinterpretación de los textos platónicos, 2) En Venecia y Padua mitigando el predominio del Aristóteles averroísta en la ciencia y la filosofía suplementándolo, aunque no reemplazándolo por completo, con las tradiciones bizantinas basadas en los comentadores antiguos y bizantinos de Aristóteles, 3) y a mediados del siglo XV en Roma, mediante el énfasis, no en ninguna escuela filosófica, sino en la producción de versiones más auténticas y confiables de textos griegos relevantes para todos los campos del humanismo y la ciencia, así como de los padres griegos de la iglesia. No menos importante fue su influencia directa o indirecta en la exégesis del propio Nuevo Testamento mediante las correcciones bíblicas a la vulgata latina hechas por Lorenzo Valla a la luz de los textos griegos bajo la inspiración de Besarión.[12]

Eruditos[editar]

Referencias[editar]

  1. Beckett, William à (1834). A universal biography: including scriptual, classical and mythological memoirs, together with accounts of many eminent living characters, Volume 1. Mayhew, Isaac and Co. p. 730. OCLC 15617538. «CHALCONDYLES (DEMETRIUS), a learned modern Greek, and a native of Athens, came over into Italy about 1447, and after a short abode at Rome». 
  2. Bèze, Théodore de; Summers, Kirk M. (2001). A view from the Palatine: the Iuvenilia of Théodore de Bèze. Arizona Center for Medieval and Renaissance Studies. p. 442. ISBN 9780866982795. «Demetrius Chalcondyles (1423-1511), a Greek refugee who taught Greek at Perugia, Padua, Florence, and Milan. Around 1493 he produced a Greek textbook for beginners.» 
  3. Rabil, Albert (1991). Knowledge, goodness, and power: the debate over nobility among quattrocento Italian humanists. Medieval & Renaissance Texts & Studies. p. 197. ISBN 0-86698-100-4. «John Argyropoulos (ca. 1415-87) played a prominent role in the revival of Greek philosophy in Italy. He came to Italy permanently in 1457 and held». 
  4. Byzantines in Renaissance Italy
  5. Greeks in Italy
  6. The Italian renaissance in its historical background, Denis Hay Cambridge University Press 1976
  7. De Meester, "Le Collège Pontifical Grec de Rome", Roma, 1910
  8. Maria Constantoudaki-Kitromilides in From Byzantium to El Greco,p.51-2, Atenas 1987, Byzantine Museum of Arts
  9. Constantinople and the West by Deno John Geanakopulos- Italian Renaissance and thought and the role of Byzantine emigres scholars in Florence, Rome and Venice: A reassessment University of Wiskonshin Press, 1989
  10. From Byzantium to Italy: Greek Studies in the Italian Renaissance. by N. G. Wilson The Sixteenth Century Journal, Vol. 25, No. 3 (Autumn, 1994), pp. 743-744
  11. Eight philosophers of the Italian Renaissance, Paul Oskar Kristeller, Stanford University Press,1964
  12. Constantinople and the West by Deno John Geanakopulos- Italian Renaissance and thought and the role of Byzantine emigres scholars in Florence, Rome and Venice: A reassessment University of Wiskonshin Press, 1989
  13. Boehm, Eric H. (1995). Historical abstracts: Modern history abstracts, 1450-1914, Volume 46, Issues 3-4. American Bibliographical Center of ABC-Clio. p. 755. OCLC 701679973. «Between the 15th and 19th centuries the University of Padua attracted a great number of Greek students who wanted to study medicine. They came not only from Venetian dominions (where the percentage reaches 97% of the students of Italian universities) but also from Turkish-occupied territories of Greece. Several professors of the School of Medicine and Philosophy were Greeks, including Giovanni Cottunio, Niccolo Calliachi, Giorgio Calafatti...» 
  14. Convegno internazionale nuove idee e nuova arte nell '700 italiano, Roma, 19-23 maggio 1975. Accademia nazionale dei Lincei. 1977. p. 429. OCLC 4666566. «Nicolò Duodo riuniva alcuni pensatori ai quali Andrea Musalo, oriundo greco, professore di matematica e dilettante di architettura chiariva le nuove idée nella storia dell’arte.» 
  15. Feller, François-Xavier de (1782). Dictionnaire historique, Volume 2. Mathieu Rieger fils. p. 18. OCLC 310948713. «CALLIACHI, ( Nicolas ) grec de Candie, y naquit en 1645. Il profefla les belles». 
  16. Deutsche Akademie der Wissenschaften zu Berlin. Institut für Griechisch-Römische Altertumskunde, Deutsche Akademie der Wissenschaften zu Berlin. Zentralinstitut für Alte Geschichte und Archäologie (1956). Berliner byzantinistische Arbeiten, Volume 40. Akademie-Verlag. pp. 209-210. «John Cigala (born at Nicosia 1622). He studied at the College of Saint Athanasios, Rome (1635-1642), which he graduated as Doctor of Philosophy and Theology and at which he taught Greek successfully for eight years (1642-1650). From Rome he moved to Venice, where he practised law for a short time, therefore he may have also studied law. - In 1666 he was appointed Professor of Philosophy and Logic at the University of Padova. In 1678 he was appointed Professor to the second chair of Philosophy of the same University and in 1687 (214) to the first. From some time before 1678 he had also been censor of the books published by the S. Ufficio, Venice, which presupposed his Catholic loyalty, actually praised by D’ Alviani. His Greek and theological wisdom, his modesty, piety and other humane virtues are praised by Petin, Nicholas Bouboulios and D’ Alviani. In 1685 he appears as bestman at the marriage of Antonia daughter of Const. Tzane the Cretan painter to Mario Botza. Some of his epigrams have survived published in books of other scholars. Because of his duties as censor he seems to have lived in Venice from time to time. He died on the 5/11/1687.» 
  17. Merry, Bruce (2004). Encyclopedia of modern Greek literature. Greenwood Publishing Group. p. 442. ISBN 0-313-30813-6. «Leonardos Filaras (1595-1673) devoted much of his career to coaxing Western European intellectuals to support Greek liberation. Two letters from Milton (1608-1674) attest Filaras’s ptriiotic crusade.»