Ernesto del Castillo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Ernesto del Castillo Bordenabe o Ernesto del Castillo Bordenave, más conocido como el Piqueta por su afán de derribar emblemáticos edificios de notable valor artístico. Fue alcalde republicano de Santander (Cantabria, España) desde el 28 de febrero de 1936 hasta el 2 de febrero de 1937, por el partido Unión Republicana (UR).

Biografía[editar]

Su andadura en la alcaldía santanderina comenzó cuando se depuso a su predecesor, Elofredo García, en favor del propio Castillo Bordenabe, hasta que fue sustituido por el socialista Cipriano González López.

Sus polémicas demoliciones[editar]

Durante su breve legislatura acometió una serie de obras enmarcadas en el proceso de reordenación urbana de la ciudad, lo cual dio lugar a polémicas e injustificables demoliciones que expoliaron parte notable del patrimonio artístico de la Santander. Entre las destacadas construcciones derribadas a causa de sus controvertidas decisiones figuran la Ermita de San Roque, ubicada en El Sardinero desde hacía más de cincuenta años; la iglesia del Sagrado Corazón del siglo XIV, la Estación de la Costa y la Estación del Norte para trasladarlas a la ubicación actual en la Plaza de las Estaciones y el Puente de Vargas, edificado en 1909 sobre otros anteriores. Fruto de todas estas obras de reordenación, durante su mandato se colocó la primera piedra de la ampliación del Palacio del Ayuntamiento, el 16 de diciembre de 1936, aunque las obras fueron paralizadas al finalizar la guerra civil.


Predecesor:
Elofredo García
Escudo de Santander.svg
Alcalde de Santander

1936 - 1937
Sucesor:
Cipriano González López