Ernesto Samper

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ernesto Samper
Samper cropped.jpg

Presidential Seal of Colombia.svg
55º Presidente de la República de Colombia
7 de agosto de 1994-7 de agosto de 1998
Vicepresidente
Predecesor César Gaviria Trujillo
Sucesor Andrés Pastrana Arango

Emblem of the Union of South American Nations.svg
Secretario General de la UNASUR
22 de agosto de 2014-31 de enero de 2017
Predecesor Alí Rodríguez Araque
Sucesor Vacante

Embajador de Colombia en EspañaBandera de ColombiaBandera de España
1992-1993
Presidente César Gaviria Trujillo

Ministerio de Comercio de Colombia.svg
Ministro de Desarrollo Económico de Colombia
7 de agosto de 1990-enero de 1992
Presidente César Gaviria Trujillo
Predecesor María Mercedes Cuéllar
Sucesor Luis Alberto Moreno

Senado de Colombia.svg
Senador de la República de Colombia
por Bogotá
20 de julio de 1986-20 de julio de 1990

Escudo de Armas de Bogota.svg
Concejal de Bogotá
20 de julio de 1982-20 de julio de 1986

Información personal
Nacimiento 3 de agosto de 1950 Ver y modificar los datos en Wikidata (69 años)
Bogotá (Colombia) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Colombiana
Partido político
Familia
Padres Andrés Samper Gnecco y Helena Pizano de Samper
Cónyuge Silvia Arbeláez (c. 1972)[1]​ - Jacquin Strouss Lucena (1979-)
Hijos Andrés Samper Arbeláez
Felipe Samper Strouss
Miguel Samper Strouss
Educación
Educado en
Información profesional
Ocupación Diplomático, abogado, economista y político Ver y modificar los datos en Wikidata
Tratamiento Expresidente de la República
Miembro de Grupo de Puebla[2]

Ernesto Samper Pizano (Bogotá, 3 de agosto de 1950). Es un político, abogado y economista. Fue presidente de Colombia entre el 7 de agosto de 1994 y el 7 de agosto de 1998. Antes de ser presidente de la República, fue senador, concejal de Bogotá, diputado de Cundinamarca, ministro y embajador. En el 2014 fue elegido secretario general de UNASUR, cargo que desempeñó hasta 2017.

En la actualidad, lidera la construcción de una agenda de integración iberoamericana a través de la Corporación Escenarios y se ocupa de aspectos relacionados con los derechos humanos, el derecho internacional humanitario y la paz en Colombia a través de la Corporación Vivamos Humanos.

Biografía[editar]

Descendiente de aristocráticas e ilustres familias colombianas, de inmediato origen español. Su tatarabuelo fue el poeta Diego Fallon y su tatarabuela Felisa Pombo Rebolledo era hermana del poeta Rafael Pombo; quienes eran nietos de Beatriz O'Donnell Anetham, hermana del Conde de La Bisbal, Enrique O'Donnell, y la tía del I duque de Tetuán, I conde de Lucena y I vizconde de Aliaga, Leopoldo O'Donnell, todos descendientes de la dinastía O'Donnell.

Así mismo, es descendiente colateral de Antonio Nariño, nieto paterno del escritor Daniel Samper Ortega, bisnieto en línea directa del empresario Tomás Samper Brush y tataranieto del político Miguel Samper Agudelo, quien fuera candidato presidencial en 1898; además es sobrino del arquitecto Germán Samper Gnecco, hermano del escritor y periodista Daniel Samper Pizano, tío del periodista, escritor y youtuber Daniel Samper Ospina, padre del político y ex-viceministro de justicia Miguel Samper Strouss y primo del biólogo Cristián Samper. Su tatarabuelo, Teodoro Valenzuela Sarmiento, era sobrino del expresidente y prócer de la Independencia de Colombia Crisanto Valenzuela Conde. Su tío abuelo segundo, Ernesto Samper Mendoza, fue el piloto del avión trimotor Ford matrícula F-31 de la empresa Servicio Aéreo Colombiano (SACO) que el 24 de junio de 1935 chocó mientras estaba despegando en el Aeropuerto Olaya Herrera, en el cual fallecieron 17 personas, entre las cuales se encontraba el cantor Carlos Gardel.[3]

Entre 1972 y 1975 estuvo casado con Silvia Arbeláez, con quien tuvo a su hijo Andrés Samper Arbeláez. En 1979 se casó con Jacquin Strouss Lucena, madre de sus hijos Miguel y Felipe Samper Strouss.

Carrera política[editar]

En 1981, como coordinador de la campaña presidencial de Alfonso López Michelsen, inició su carrera política, en la que conoció éxitos y fracasos. Dos años después ocupó la secretaría general del Partido Liberal y Belisario Betancur lo nombró embajador extraordinario ante la Asamblea de las Naciones Unidas, en Nueva York. Cuando regresó al país, fundó y dirigió el Instituto de Estudios Liberales, órgano de pensamiento del Partido Liberal Colombiano. En 1984 fue elegido concejal de Bogotá y diputado por el departamento de Cundinamarca. En 1986 fue elegido senador de la República.

Un año más tarde el Partido Liberal lo eligió  presidente de la Dirección Nacional. La violencia no le fue ajena ni lo detuvo en su carrera política: en un atentado de las organizaciones terroristas del narcotráfico, perpetrado en 1989, su vida se salvó milagrosamente gracias a la intervención de su esposa, Jacquin Strouss Lucena. Después de una penosa recuperación, que duró varios meses, se reintegró a la actividad política. Durante el gobierno de César Gaviria actuó como ministro de Desarrollo Económico y embajador de Colombia ante España. A lo largo de su carrera y de su movimiento el Poder Popular colocó un acento particular en los temas sociales, la paz y el respeto de los derechos humanos.

Concejo (1982 - 1986)[editar]

Desde el Concejo de Bogotá trabajó en proyectos de acuerdo para la reglamentación de las ventas ambulantes. Samper también asumió la defensa de los pequeños y medianos propietarios y se abanderó de la protección de los derechos de los usuarios de servicios públicos. En su labor como concejal abogó por la construcción del metro de Bogotá, obra que también respaldó siendo presidente, cuando firmó un acuerdo de voluntades con el entonces alcalde Enrique Peñalosa, en el que la Nación se comprometía a financiar el 70% de la primera fase de la obra. Aunque el dinero fue desembolsado, la obra del metro no inició porque el alcalde decidió destinar los recursos a Transmilenio

Asamblea (1982 - 1984)[editar]

Durante su paso por la Asamblea de Cundinamarca trabajó por mejorar las relaciones entre Bogotá y Cundinamarca, abogó por los derechos de los campesinos y por la salvación del río Bogotá.

Senado (1986 - 1990)[editar]

En el Senado impulsó la ley de la reforma urbana, la ley de protección de los arrendatarios y trabajó en temas de servicios públicos.

Ministerio de Desarrollo Económico (1991 - 1992)[editar]

Como ministro de Desarrollo Económico trabajó en la creación del Ministerio de Comercio Exterior. Trabajó en subsidios para la vivienda de interés social, bancos de tierras y desarrolló la ley de la reforma urbana, en la que había trabajado desde el Congreso de la República. Desde su cargo ejerció la defensa del río Magdalena e hizo parte de la Asamblea Nacional Constituyente de 1991 en lo que tenía que ver con el tercer sector de la economía.

Embajada de Colombia en España (1992 - 1993)[editar]

Como embajador representó a Colombia en el quinto centenario del descubrimiento de América, hizo parte de la Feria Universal de Sevilla y acompañó a la delegación colombiana en los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992. Así mismo trabajó para que se les otorgaran garantías a los presos colombianos.

Campaña a la presidencia[editar]

Tras su estadía en el exterior como embajador de Colombia ante España, Samper regresó a Colombia para buscar nuevamente la candidatura de su partido. En la consulta popular derrotó al jurista y exministro de Gobierno Humberto de la Calle y al veterano dirigente Carlos Lemos Simmonds. Los dos terminarían siendo sus vicepresidentes (entre 1994 y 1997, y  entre 1997 y 1998, respectivamente).

En las elecciones presidenciales de mayo de 1994 consiguió el paso a la segunda vuelta, que lo enfrentó con el candidato conservador Andrés Pastrana, a quien terminó derrotando tras ganar las elecciones en 27 de los 33 departamentos de Colombia y en Bogotá.

Presidencia de Colombia[editar]

La administración de Ernesto Samper Pizano se propuso enfocarse en cuatro temas fundamentales: la búsqueda de una salida política al conflicto armado, la lucha contra el narcotráfico, la preservación de los derechos humanos y el respeto del Derecho Internacional Humanitario. En lo económico, buscó mejorar las condiciones de competitividad y tomó medidas para mitigar el impacto de la apertura económica, iniciada por el gobierno anterior. Durante su gobierno se le dio un papel fundamental a la cultura, por lo que se creó el Ministerio de Cultura.

En su administración se restableció la extradición de colombianos al exterior, después de que en la Constitución de 1991, y por presiones de los narcotraficantes liderados por Pablo Escobar, había quedado tajantemente prohibida. Así mismo, durante su gobierno, Colombia presidió el Movimiento de países No Alineados, que defendió el multilateralismo y un nuevo sistema de Naciones Unidas más acorde con los intereses de los países en desarrollo del Sur. Fortaleció la integración regional renovando la Comunidad Andina.

Plan de gobierno[editar]

El Salto Social fue la bandera con la que Ernesto Samper Pizano llegó a la presidencia en 1994 y ese fue el nombre del Plan de Desarrollo que su gobierno presentó para el cuatrienio, a través del cual se duplicó la inversión social como parte del PIB, con lo cual se pudieron crear programas de alto contenido social que se explicarán con mayor detalle en los siguientes apartes:

El tiempo de la gente[editar]

El compromiso de articular los proyectos del gobierno alrededor de la inversión social se denominó “El tiempo de la gente”. Con estas políticas se buscó focalizar la atención en materia social en quienes más la necesitaban. Esto se logró a través de una estructura administrativa que atendía a las necesidades de cada región.

El objetivo que se buscaba era combinar universalidad y focalidad, para lo cual se creó el SISBEN, que permitió la implementación de una política pública integral de atención subsidiada de salud. El SISBEN se encargó de medir la pobreza en materia de salud a través de una unidad de medida denominada POS, que permitía estimar el costo de la atención. Durante el gobierno Samper la cantidad de colombianos beneficiarios del Sistema de Salud pasó de 8 a 23 millones. Las regiones más alejadas del país se vieron beneficiadas con la decisión de encargar a las Secretarías Territoriales de Salud de la atención en los casos en que no llegaran los prestadores tradicionales. Los esfuerzos en salud también se enfocaron en la prevención, con campañas de vacunación y esfuerzos para llevar las redes de agua potable a más colombianos.  

En materia educativa tomaron medidas para aumentar cobertura. Se mejoró la calidad a través de incentivos para los maestros como primas, reajustes y nivelaciones. A estas políticas sociales se sumaron otras como La Red de Solidaridad, que permitió ayudar a varias comunidades excluidas - madres cabeza de familia, indígenas, desempleados y ancianos indigentes- y el Plante, programa de  sustitución de cultivos ilícitos. En 1997 se logró por primera vez en muchos años un aumento real en el salario mínimo de los colombianos. Como resultado de las políticas mencionadas anteriormente, se vieron avances significativos en la disminución de la pobreza relativa.

Política agraria[editar]

Con el fin de salvar al agro de las consecuencias nocivas de las importaciones de productos agrícolas al país, el gobierno de Samper lanzó una política de modernización del sector agrícola. Esta política otorgó protección al sector a través de transferencia de tecnología, apertura de canales de comercialización, políticas para la absorción de cosechas nacionales, fortalecimiento de cadenas agroindustriales y financiación de proyectos de riego. La Caja Agraria se transformó y pudo así subsidiar vivienda y otras necesidades de las comunidades campesinas.

Esfuerzos alrededor de la paz[editar]

En su gobierno se preparó un proyecto de ley de orden público, que reconoció el carácter político de la subversión armada y que planteó una hoja de ruta para negociar la salida armada del conflicto colombiano. Dicha ley se convertiría en un instrumento fundamental para lograr el acercamiento que finalmente llevó a las partes a negociar en La Habana con el gobierno de Juan Manuel Santos. Así mismo, se establecieron la figura del Alto Comisionado para la Paz y la Oficina de Representación de la Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

La administración de Samper inició acercamientos con el ELN en los llamados “Acuerdos Puerta del CIelo”. Estos compromisos se interrumpieron con la llegada de Andrés Pastrana Arango a la Presidencia de la República.

Ministerio de Cultura[editar]

El Ministerio de Cultura nació como una herramienta de paz, con la que se buscaba resaltar y celebrar las diferencias entre todos los colombianos. El Ministerio se encargó de recoger los intereses de las comunidades, los artistas, las regiones, los productores de bienes culturales, las expresiones de folclore, creatividad y talento. Con el fin de llevar esas políticas a todo el país, el gobierno de Samper inició la creación de Casas de la Cultura en todas las regiones y se brindó apoyo a los trabajadores de la cultura.

Los derechos humanos[editar]

Ante la degradación del conflicto armado colombiano en materia de derechos humanos y Derecho Internacional Humanitario, en 1997, Ernesto Samper Pizano solicitó formalmente a las Naciones Unidas que se abriera una oficina de Derechos Humanos en Colombia, con el fin de que acompañara al gobierno en la implementación de una política integral de defensa de los derechos humanos. Con ese mismo ánimo, Colombia suscribió y aprobó los Protocolos I y II, que desarrollaban la Convención de Ginebra, y  suscribió la Convención de Ottawa sobre minas antipersonales. Durante el gobierno de Samper se reconoció por primera vez la comisión de violaciones de los derechos humanos por parte de agentes del Estado y se sancionó una ley que ordenaba la indemnización moral y material para las víctimas de sucesos de esa índole.

El interés del gobierno en materia de derechos humanos se extendió a los niños con la expedición del Código de Infancia y a las mujeres con la creación de la Oficina Presidencial para la Equidad, que abrió la puerta a políticas de discriminación positiva de género. De la política de derechos humanos del gobierno también se beneficiaron afrodescendientes, a quienes se les reconocieron derechos ancestrales de tierras; los indígenas con la institucionalización de de  sus resguardos; a los campesinos, con titulación de tierras. Con la ley 387 de 1997 también se abrió paso al Sistema Nacional de Desplazamiento, el cual permitió atender integralmente a las víctimas de desplazamiento. Por último, se dio protección especial a los defensores sociales.

Modernización de las Fuerzas Armadas[editar]

A través de los llamados “bonos de seguridad”, y con la ayuda de los empresarios, el gobierno de Samper logró recaudar fondos para la modernización de las Fuerzas Armadas. La modernización no solo se vio reflejada en equipos, sino en la profesionalización de los soldados y la aplicación de protocolos para garantizar transparencia y respeto al Derecho Internacional Humanitario por parte de las Fuerzas Armadas. Así mismo se incorporó la cátedra de derechos humanos en los programas educativos de todas las escuelas militares del país. Durante la administración de Ernesto Samper Pizano se aprobó un nuevo Código Penal Militar, que hizo una distinción clara entre los delitos de conocimiento de la justicia penal militar y los conocidos por la justicia ordinaria. Se tomaron medidas para salvar al Hospital Militar.

Política económica[editar]

El gobierno de Samper rescató lo positivo de la política de apertura económica de César Gaviria y realizó ajustes en términos de gradualidad, impacto sectorial. Dichos ajustes a la política económica se concertaron a través del diálogo social. El gasto estatal se redujo en el gobierno central, mientras que aumentó en las regiones como consecuencia de todas las políticas sociales descentralizadas que fueron adoptadas. Como resultado de las nuevas propuestas en materia de competitividad, 1996 fue el año con mayor inversión extranjera directa del que se tuviera registro.

La política económica del Salto Social no logró reducir el desempleo, pero tuvo resultados positivos en indicadores como el crecimiento del PIB, que estuvo en el 3.5%, comparado con el 2.9% del resto de América Latina. Durante el gobierno de Samper se mantuvieron públicas las instituciones del Estado que eran estratégicas para lograr los objetivos económicos del Salto Social: el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), Ecopetrol, la Caja Agraria, el Instituto de Seguridad Social y el Banco Central Hipotecario. De igual manera, algunos monopolios de servicios públicos se abrieron a la competencia.

Con el fin de realizar obras de infraestructura, se crearon las alianzas estratégicas del Estado con entes privados, conocidas como concesiones. A través de ese mecanismo se recuperaron carreteras como Pasto - Tumaco, Medellín - Turbo, Mocoa - Pitalito y el Magdalena Medio. También se hicieron obras como la segunda pista del Aeropuerto El Dorado, la troncal Bogotá - Villavicencio y las mallas viales del Valle, Antioquia y Santander. La conservación de vías pasó del 37% al 76% en las carreteras nacionales.

Antes de terminar el gobierno, se habían duplicado la cantidad de líneas telefónicas y las redes de gas natural domiciliario. Adicionalmente entraron en operación varios puertos, incluyendo el nuevo de Cartagena.

Competitividad[editar]

Para el gobierno fue una prioridad establecer una política de fomento de la producción, que atendiera a las necesidades específicas de cada sector económico. A pocos días de instalarse el gobierno, se creó el Consejo Nacional de Competitividad, que desarrolló la política de selectividad. Tecnología, infraestructura, productividad y capacitación para el trabajo fueron protagonistas. Se crearon comités asesores de competitividad que definieron acuerdos que atendían a las condiciones de cada sector.

Juicio político[editar]

En el año 1994 se conocieron informaciones que mostraban la posibilidad de que las campañas presidenciales, entre ellas la de Ernesto Samper Pizano, hubieran sido infiltradas por dineros provenientes del Cartel de Cali. Samper, entonces presidente electo, pidió a la Fiscalía General de la Nación abrir de manera inmediata una investigación sobre el caso. La Fiscalía no encontró pruebas sólidas de la infiltración y cerró el caso. Al conocerse declaraciones del tesorero de la campaña de Samper, confirmadas más tarde por el director de la misma, sobre evidencia de dicha infiltración ilegal, el presidente Samper pidió a la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes que abriera el proceso para indagar sobre su participación en dichos hechos, entregó de manera formal su versión de los mismos, ordenó que la investigación y el juicio fueran transmitidos por la televisión pública y renunció a la primera instancia para que fuera la Cámara de Representantes en pleno la que juzgara su conducta. Lá Cámara exoneró al entonces presidente de cualquier responsabilidad, por una amplia mayoría de votos de todos los partidos.

La responsabilidad recayó sobre los administradores de la campaña, quienes para ese momento ya habían sido condenados por la justicia ordinaria por el delito de enriquecimiento ilícito a favor de terceros. Años más tarde se pudo establecer que los administradores de la campaña habían gestionado los dineros del narcotráfico en su propio beneficio, lo cual llevó a la Corte Suprema de Justicia a proferir fallo de cierre condenatorio por enriquecimiento ilícito personal contra el director de la campaña. Para ese momento, febrero de 2007, el tesorero ya había fallecido.

Durante todo el tiempo de investigación y juzgamiento, e incluso en los años posteriores, no apareció prueba alguna que comprometiera la conducta de Ernesto Samper Pizano, salvo versiones interesadas de narcotraficantes afectados y de algunos adversarios políticos. El Cartel de Cali fue perseguido, encarcelado y desmantelado durante el gobierno de Samper y sus jefes fueron extraditados a los Estados Unidos.

Después de la presidencia[editar]

En julio de 2014, Samper fue nombrado Secretario General de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), donde permaneció hasta 2017. Allí trabajó en la concertación y el desarrollo de políticas públicas suramericanas relacionadas con temas sociales, económicos y políticos.

Samper actualmente lidera la construcción de una nueva agenda latinoamericana a través de su Corporación Escenarios y se ocupa de temas relacionados con los derechos humanos en Colombia a través de la Corporación Vivamos Humanos, que también preside.

Hace parte de los fundadores del Grupo de Puebla, que es un foro político y académico integrado por líderes progresistas de América Latina. El objetivo principal del Grupo de Puebla es articular ideas, modelos productivos, programas de desarrollo y políticas de Estado de carácter progresista. Allí Samper comparte espacio con líderes como Alberto Fernández, Dilma Roussef, Luiz Inácio Lula da Silva, Leonel Fernández, José Miguel Insulza, Rafael Correa y Clara López Obregón.

Visión política[editar]

A  lo largo de su carrera, Samper ha liderado la tendencia progresista dentro del Partido Liberal de Colombia. Ha sostenido la necesidad de construir un modelo alternativo de desarrollo, distinto al modelo neoliberal, que privilegie la inversión social, el empleo productivo, la autonomía de la política económica y la competitividad de todos los sectores. Así mismo ha defendido la necesidad de la integración regional y el relacionamiento Sur - Sur a nivel global. Su gobierno ha sido considerado como el mejor gobierno social de la segunda mitad del siglo XX [cita requerida] y el último gobierno del Partido Liberal.

En lo político ha defendido la negociación como fórmula de salida del conflicto armado, el respeto de los derechos humanos, el Derecho Internacional Humanitario y la protección de las víctimas. Ha sostenido igualmente la necesidad de una nueva política de lucha contra las drogas en Colombia, que ofrezca un tratamiento no punitivo a los eslabones débiles de la cadena de las drogas, como campesinos, consumidores y vendedores al detal y la persecución de los grandes actores como los carteles, narcotraficantes y los grupos paramilitares que los protegen. Fue la primera persona en referirse a la necesidad de legalizar la marihuana, anticipándose al tratamiento que hoy se le está dando en varios estados de los Estados Unidos.

Trayectoria académica[editar]

Ha sido profesor de “Realidades Colombianas” en la Universidad Central de Bogotá; de “Desarrollo ” de la Universidad Javeriana; de “Mercado de Capitales” de la Universidad de los Andes; y, de “Procesos Globales de Integración” en la Fundación Politécnico Grancolombiano de Bogotá. También ha desarrollado docencia en universidades europeas como profesor invitado sobre “América Latina y la Globalización” en las Universidades de Salamanca y Alcalá de Henares en España; y, en el Instituto de Altos Estudios de América Latina de la Universidad de la Sorbona en París.

Obra literaria[editar]

  • Ensayos sobre el desarrollo (ANIF, 1977)
  • Para quién fue la bonanza cafetera (Ediciones Tercer Mundo, 1978)
  • Colombia sale adelante! (E.C.M. Impresores, 1989)
  • Hacia un modelo alternativo de desarrollo (Presidencia de la República de Colombia, 1990)
  • Apertura & modernización (1992)
  • Hacia la segunda fase de la apertura. (Imprenta Nacional de Colombia, 1994)
  • 100 días del salto social (Imprenta Nacional de Colombia, 1994)
  • Una nueva política por la vida (Presidencia de la República, 1994)
  • The time of the people (Imprenta Nacional de Colombia, 1994)
  • El tiempo de la gente (Imprenta Nacional de Colombia, 1994)
  • La cultura, tarea colectiva (Presidencia de la República, 1995)
  • Colombia en Alemania. (Colombia Política Internacional, 1996)
  • Apertura & modernización. (1998)
  • Por los derechos de la gente. (Centro de Información Colombia CIC, 1998)
  • Escritos. (Presidencia de la República de Colombia, 1998)
  • Escritos (Presidencia de la República de Colombia, 1998)
  • Aquí estoy y aquí me quedo (El Ancora, 2000)
  • El salto global: Retos de América Latina frente a la globalización (Taurus 2004)
  • Drogas: prohibición o legalización. Una nueva propuesta (Debate, 2013)

Genealogía[editar]

Su tatarabuelo fue el poeta Diego Fallon y su tatarabuela Felisa Pombo Rebolledo era hermana del poeta Rafael Pombo; quienes eran nietos de Beatriz O'Donnell Anetham, hermana del Conde de La Bisbal, Enrique O'Donnell, y la tía del Duque de Tetuán, I Conde de Lucena y Vizconde de Aliaga, Leopoldo O'Donnell y Jorris, todos descendientes de la dinastía O'Donnell.

Así mismo, es descendiente colateral de Antonio Nariño, nieto paterno del escritor Daniel Samper Ortega, bisnieto en línea directa del empresario Tomás Samper Brush y tataranieto del político Miguel Samper Agudelo, quien fuera candidato presidencial en 1898. Además, es sobrino del arquitecto Germán Samper Gnecco, hermano del escritor y periodista Daniel Samper Pizano, sobrino del periodista, escritor y youtuber Daniel Samper Ospina, padre del político y ex-viceministro de justicia Miguel Samper Strouss y primo del Biólogo Cristian Samper. Su tatarabuelo, Teodoro Valenzuela Sarmiento, era sobrino del expresidente y prócer de la Independencia de Colombia Crisanto Valenzuela Conde. Su tío abuelo segundo, Ernesto Samper Mendoza, fue el piloto del avión trimotor Ford matrícula F-31 de la empresa Servicio Aéreo Colombiano (SACO) que el 24 de junio de 1935 chocó mientras estaba despegando en el Aeropuerto Olaya Herrera, en el cual fallecieron 17 personas, entre las cuales se encontraba el cantor Carlos Gardel.[4]

Referencias[editar]


Predecesor:
Alí Rodríguez Araque
Emblem of the Union of South American Nations.svg
Secretario General de Unasur

22 de agosto de 2014 - 31 de enero de 2017
Sucesor:
En el cargo
Predecesor:
César Augusto Gaviria Trujillo
Presidential Seal of Colombia.svg
Presidente de Colombia

7 de agosto de 1994 - 7 de agosto de 1998
Sucesor:
Andrés Pastrana Arango
Predecesor:
César Augusto Gaviria Trujillo
Bandera del Partido Liberal Colombiano.svg
Candidato del Partido Liberal a la Presidencia de la República de Colombia

1994
Sucesor:
Horacio Serpa Uribe
Predecesor:
María Mercedes Cuellar de Martínez
Ministerio de Comercio de Colombia.svg
Ministro de Desarrollo Económico de Colombia

1991 - 1992
Sucesor:
Luis Alberto Moreno