Entrevista de Guayaquil

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Entrevista de Guayaquil
Guayaquil LaRotonda Bolivar SanMartin.JPG
Tipo entrevista y evento histórico
Lugar Guayaquil
Ubicación Guayaquil
País Ecuador
Fecha .26 de julio de 1822 y 27 de julio de 1822
Participantes José de San Martín y Simón Bolívar

La entrevista de Guayaquil fue un encuentro de carácter privado ocurrido en dos fechas continuas, el 26 y 27 de julio de 1822, entre José de San Martín y Simón Bolívar en la ciudad de Guayaquil (actual república del Ecuador).[1][2][3]

Sus fines concretos eran discutir la soberanía sobre la Provincia Libre de Guayaquil, cuya capital Guayaquil fue liberada del dominio español en 1820 gracias a la sublevación de la guarnición de la ciudad formada por el regimiento llamado de "Granaderos de Reserva" integrado por realistas peruanos originarios del Cuzco y que están al mando de su jefe el Teniente Coronel Gregorio Escobedo. Es así que posteriormente desde Guayaquil parte un contingente y pertrechos para organizar la liberación de Quito y Perú.

También se trató la forma de gobierno de los nuevos estados. Mientras San Martín se inclinaba por un régimen monárquico, con características constitucionales, Bolívar se mostró partidario de una república democrática y, en forma general, la consolidación de una alianza en América del Sur creando una Federación de Estados Americanos.

Antecedentes[editar]

De acuerdo con la cédula real de 1803, el Gobierno de Guayaquil retorna al control total del Virreinato del Perú, por el alto flujo mercantil existente y a fin mejorar la defensa militar frente a corsarios y fortalecer el astillero.

Motivados por la corriente emancipadora y la llegada del General José de San Martín con la Expedición Libertadora del Perú al norte del Perú y el control sobre el poderío naval español en el Pacífico gracias a la Campaña de Thomas Cochrane, el 9 de octubre de 1820, estalló de sublevación de Guayaquil, bajo la dirección política de José Joaquín de Olmedo, declarando su independencia de España. Más tarde, en el mismo año, se creó una nueva nación denominada Provincia Libre de Guayaquil, cuyo presidente fue Olmedo.

Ante la amenaza del avance realista, José Joaquín de Olmedo pidió colaboración a Simón Bolívar para asegurar la independencia de la ciudad y seguir la liberación de la Real Audiencia de Quito. Bolívar envió al mejor de sus generales, Antonio José de Sucre, con cientos de soldados en pro de la causa patriótica. El 24 de mayo de 1822, Sucre derrotó a los realistas en la Pichincha y ocupó Quito el día siguiente. Quito y Cuenca se anexaron rápidamente a la Gran Colombia. Mientras tanto, Simón Bolívar presiona automáticamente a Guayaquil, con el fin de anexarla también.

Olmedo ratificó la decisión del pueblo guayaquileño de mantenerse independiente y se negó a la integración colombiana, lo cual generó roces diplomáticos con el libertador Bolívar,[4]​ y ante una eminente invasión, envió cartas al libertador San Martín para que interceda en el conflicto.

De lo otro lado, San Martín había convocado al Congreso Constituyente del Perú, el 27 de diciembre de 1821, cinco meses después de haber declarado, simbólicamente, la Independencia de Perú el 28 de julio de 1821. Se eligieron 79 diputados. Este congreso fundador empezó a funcionar, majestuosamente, el 20 de septiembre de 1822. Luego de la instalación y en la misma fecha, este Congreso ofreció al general José de San Martín poderes dictatoriales, los cuales rehusó. Se varió el ofrecimiento al de Fundador de la Libertad del Perú y Generalísimo de las Armas, título que fue aceptado por el general San Martín, aunque de manera honorífica. El Congreso ya instalado eligió como su Presidente al religioso Francisco Xavier de Luna Pizarro.

El 11 de julio de 1822,[5]​ Simón Bolívar arribó a Guayaquil con un ejército de 2000 hombres aproximadamente y dio un golpe de estado desconociendo al gobierno local proclamándose «dictador».[6]​ José de San Martín llegó a la ciudad, con sus edecanes y escolta a los pocos días, sin embargo, las fuerzas colombianas habían tomado la ciudad.[7]

Tanto Bolívar como el general José de San Martín estaban convencidos de que la definición de la independencia americana tenía que darse en suelo peruano, por lo que el propósito de Bolívar era llegar al Perú.

Datos de La entrevista[editar]

Recreación de San Martín y Bolívar durante la entrevista.

Pocos días después llegó San Martín con sus edecanes y escolta, al mando de Pedro Nolasco Fonseca, y sostuvo una reunión con Bolívar, a solas y sin testigos, donde trataron principalmente dos cuestiones: el destino de la Provincia de Guayaquil, y el final de la campaña contra los realistas, cuya definitiva etapa debía librarse en el recientemente independiente Perú, ya que en zonas de la sierra peruana se encontraban los últimos reductos de los ejércitos realistas instalados en Sudamérica. Algunos historiadores sostienen que el tema fundamental del encuentro fue el futuro del Perú, según consta en una carta dirigida a Sucre, en donde el escribano de Bolívar dice: "S. E. (Su Excelencia) el Libertador no ha dejado de pensar un instante en la suerte del Perú desde que tuvo la entrevista en Guayaquil con el general San Martín..."[8]

Una de las versiones de este encuentro, dice que la noche del 27 de julio de 1822, Bolívar agasajó a San Martín con un banquete. A mitad del mismo, y bajo un estricto secreto de todo lo conversado, tal cual lo convenido, San Martín se retiró hacia el muelle, y se embarcó hacia el Perú, dejando en manos de Bolívar parte de su ejército.

La entrevista según la carta de José Gabriel Pérez[editar]

En 2013 un historiador colombiano llamado Armando Martínez encontró en el Archivo Nacional del Ecuador en Quito una carta escrita por el general José Gabriel Pérez, quien se desempeñó como secretario general de Bolívar en la campaña del sur. Al parecer Bolívar le ordenó a Pérez que le escribiera una carta a Antonio José de Sucre (entonces intendente de Quito) haciéndole un resumen de la entrevista. La carta permaneció perdida por casi dos siglos debido a que fue erróneamente archivada. El resumen de la carta es el siguiente: Al contrario de todo lo dicho, la carta de Pérez muestra que el encuentro entre San Martín y Bolívar fue cordial. De igual manera la reunión no giró en torno a si Guayaquil debía ser independiente o anexarse a Colombia, sino al futuro de Perú. De hecho, el viejo general austral sabía que Bolívar y sus tropas habían ya resuelto esta discusión a su favor.

La otra sorpresa de la carta enviada a Sucre está en que los dos libertadores estuvieron en desacuerdo sobre el tipo de gobierno que debía regir en el Perú independiente. San Martín, según Pérez, se quejó «mucho del mando y sobre todo de sus compañeros de armas que últimamente lo habían abandonado en Lima. Aseguró que iba a retirarse a Mendoza; que había dejado un pliego anexo para que lo presentasen al Congreso renunciando al Protectorado (de Lima) y que también renunciaría a la reelección que contaba se haría en él; que luego de ganar la primera victoria se retiraría del mando militar sin esperar a ver el término de la guerra; pero añadió que antes de retirarse pensaba dejar bien puestas las bases del gobierno, que no debía ser democrático porque en el Perú no conviene y dijo que debería venir de Europa un príncipe solo y aislado a mandar».

Bolívar se opuso y dijo que ni a América ni a Colombia le convenía introducir príncipes europeos, que eran ajenos a las masas y que se opondría a ello, salvo que el pueblo decidiera algo así. Frente a esta oposición y a la defensa que Bolívar hizo de la democracia y del Congreso de Angostura, San Martín dijo que el principado podría venir después.

San Martín elogió la idea de crear la Federación de los Estados Americanos, que Chile no tendría problema en entrar pero sí Buenos Aires, y se ofreció a tramitar un arreglo de límites entre Colombia y Perú. Al final, tras ofrecer toda su ayuda en espera que Colombia hiciera lo mismo con Perú, el Protector dejó en claro que la reunión fue una visita sin carácter oficial y sin ningún objeto político y militar.

Tras su encuentro, a Bolívar le quedó claro que San Martín no tenía ni las fuerzas ni el apoyo militar para asumir la victoria final sobre los españoles, que tenían una fuerza importante en el virreinato más rico y contaban con una aristocracia poco afecta a las ideas republicanas. Como había que neutralizar esta amenaza, Bolívar decidió reclutar 4000 nuevos hombres que se unieron al Ejército de 5000 veteranos que había llevado, para ir al Perú y al Alto Perú. Dos años después, y tras varia la Batalla de Ayacucho y el Combate de Tumusla pusieron fin a la guerra contra los españoles.

Eventos posteriores[editar]

La anexión obligada de la Provincia Libre de Guayaquil a la Gran Colombia, provocó el autoexilio de José Joaquín de Olmedo junto con otras 200 familias ilustres de la ciudad a Lima. Olmedo en una conmovedora misiva le hizo conocer a Bolívar su desacuerdo con las medidas adoptadas con su pueblo. El 31 de julio de 1822, Santiago de Guayaquil declaró su anexión a la Gran Colombia y con ella también el resto de la nación guayaquileña.

Al llegar San Martín a Perú se retiró a todos de campo.[aclaración requerida] Acompañado por una pequeña escolta y un ayudante, esa misma noche, montado a caballo, se dirigió a Ancón, al norte de Lima. Era el 20 de septiembre de 1822, el mismo día de la instalación del Primer Congreso Constituyente de la República del Perú. En la madrugada del día 22 de septiembre, en el bergantín “Belgrano”, se embarcó rumbo a Valparaíso.

El Protectorado de San Martín fue sucedido por una Junta de Gobierno, integrada por el general José de La Mar, el comerciante Felipe Antonio Alvarado y el conde Manuel Salazar y Baquíjano. El Primer Congreso Constituyente promulgó el 12 de noviembre de 1822, la Primera Constitución Política de la República, de clara tendencia liberal. Fue una constitución efímera; ahora que San Martín había desaparecido de la escena, Bolívar sí accedió a dirigir sus fuerzas en ayuda del Perú. Así, a la llegada de Simón Bolívar, el propio Congreso Constituyente, tuvo que suspender sus efectos para poder dar plenos poderes dictatoriales a Bolívar.

En la ficción[editar]

La entrevista de Guayaquil inspiró a Jorge Luis Borges a escribir el cuento Guayaquil publicado en El informe de Brodie (1970), en donde explora la posible relación psicológica entre San Martín y Bolívar.[9]

En 2016 se estrenó la película argentina El encuentro de Guayaquil del director Nicolás Capelli y protagonizada por Pablo Echarri, en el papel de San Martín, Anderson Ballesteros, como Bolívar.

Referencias[editar]

  1. «La entrevista de Guayaquil». larepublica.pe. 25 de mayo de 2019. Consultado el 3 de noviembre de 2019. 
  2. Pigna, Felipe (4 de noviembre de 2017). «La entrevista de Guayaquil y el retiro de San Martín de la vida pública». El Historiador. Consultado el 3 de noviembre de 2019. 
  3. «San Martín - Entrevista de Guayaquil». www.todo-argentina.net. Consultado el 25 de julio de 2022. 
  4. Andrade Reimers, 1993, p. 114.
  5. Avilés Pino y Hoyos Galarza, 2007, p. 68.
  6. Rodríguez O., 1998, p. 225.
  7. Avilés Pino y Hoyos Galarza, 2007, p. 72.
  8. Armando Martínez (28 de julio de 2013). «‘La historia se va reinterpretando en cada generación’». eluniverso.com. Archivado desde el original el 21 de enero de 2014. Consultado el 16 de enero de 2014. 
  9. «Un cuento de Borges». Clarín. 17 de agosto de 1998. Consultado el 3 de abril de 2020. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]