Entorno empresarial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El entorno empresarial hace referencia a los factores externos a la empresa que influye en esta y condicionan su actividad. Entorno empresarial o marco externo no es un área, es un todo, y no permite su desarrollo. De este modo, la empresa puede considerarse como un sistema abierto al medio en el que se desenvuelve, en el que influye y recibe influencias.

Dentro del marco externo, hay que distinguir entre el entorno general y el entorno específico ya que no son completamente iguales:

  • Entorno general: se refiere al marco global o conjunto de factores que afectan de la misma manera a todas las empresas de una determinada sociedad o ámbito geográfico.
  • Entorno específico: se refiere únicamente a aquellos factores que influyen sobre un grupo específico de empresas, que tienen unas características comunes y que concurren en un mismo sector de actividad.

Factores del entorno general[editar]

El entorno general se caracteriza por un extenso conjunto de factores que delimitan el marco en el que actúan las empresas y establecen las circunstancias en que las empresas se van a tener que desenvolver.

Entre estos factores, no podemos olvidar que existen:

  1. Factores económicos: son todos los que tienen que ver con la economía y desarrollo de la empresa. Algunos tienen un carácter más temporal, como las crisis y las subidas de tipos, mientras que otros tienen un carácter permanente, como el grado de desarrollo económico del país y las infraestructuras disponibles.
  2. Factores socioculturales: las empresas se ven obligadas a reaccionar adaptándose a los cambios si quiere garantizar su supervivencia; como por ejemplo pueden ser en los ámbitos de las tendencias de la moda o en los hábitos de consumo.
  3. Factores político-legales: son aquellas medidas que toman las empresas para desarrollar su actividad de acuerdo con las leyes del ámbito geográfico.
  4. Factores tecnológicos: la aparición de mejoras técnicas obliga a las empresas a incorporarlas si quieren mantener su posición en el mercado. A su vez, la aceleración de las innovaciones está disminuyendo el ciclo de vida de los productos y las empresas que no están atentas pronto descubren que su producto está desfasado.
  5. Factores ecológicos: en el último la empresa vela por un buen cumplimiento de los estándares de seguridad para conservar el ambiente.

Todos estos factores afectan a la demanda de las grandes empresas, que se ven obligadas a reaccionar adaptándose a los cambios si quieren garantizar su supervivencia.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]