Entorno personal de aprendizaje

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Entorno Personal de Aprendizaje»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Un Entorno Personal de Aprendizaje (en inglés: Personal Learning Environment, PLE) es el conjunto de elementos (recursos, actividades, fuentes de información) utilizados para la gestión del aprendizaje personal.

"A pesar de que se ha acuñado hace pocos años, un Entorno personal de Aprendizaje lo hemos tenido y lo tenemos desde hace milenios"[1] .

Johson y Liber (2008) señalan que tiene los Entornos Personales de Aprendizaje surgen en el Reino Unido asociados al movimiento de la Web 2.0 y orientados al sistema educativo. Desde sus comienzos surge como una serie de prácticas que no son homogéneas o compatibles.[2] "Por otra parte, el propio término “personales” se convierte en un término con diversas interpretaciones."[3]

Jordi Adell[4] los define como "un enfoque del aprendizaje", no una manera de enseñar. Es decir, que nos ayudan a comprender el modo en cómo aprendemos las personas utilizando las tecnologías que se encuentran a nuestra disposición. "No es una aplicación, no es una plataforma, ni un nuevo tipo de software que se puede instalar, el PLE es un enfoque pedagógico con unas enormes implicaciones en los procesos de aprendizaje y con una base tecnológica evidente. Un concepto tecno-pedagógico que saca el mejor partido de las innegables posibilidades que le ofrecen las tecnologías y de las emergentes dinámicas sociales que tienen lugar en los nuevos escenarios definidos por esas tecnologías”[5] .

Linda Castañeda y Jordi Adell[6] definen un PLE como "el conjunto de herramientas, fuentes de información, conexiones y actividades que cada persona utiliza de forma asidua para aprender".

Urdaneta, Fernández, Izquierdo & Pérez[7] (2015) expresan que el concepto de PLE va consiguiendo el reconocimiento generalizado de su valor pedagógico, así como de su marco y de sus elementos. A su vez, se está convirtiendo en un referente importante en la Tecnología Educativa y se puede relacionar a toda una corriente de modelos e ideas que hacen referencia a procesos de aprendizajes centrados en el alumno. En realidad, se trata de un entorno en el que caben diferentes tipologías de aprendizaje, y que al situarse en uno de los límites de la práctica de la enseñanza reclama multiplicidad de métodos didácticos, principalmente los que se han dado en llamar "metodologías centradas en el alumno".

En el PLE de cada persona, se integran las experiencias que configuraron sus aprendizajes en la educación formal y las nuevas experiencias facilitadas por las Tecnologías de la Información. En este sentido, César Coll[8] plantea que “… los PLE concretan la ecología de aprendizaje de las personas” dado que organizan y reflejan una visión amplia del aprendizaje, tanto por la demanda de aprender a lo largo de toda la vida, lo que le imprime un carácter dinámico de adaptación a los cambios como en sus posibilidades de extender el proceso de aprendizaje de las personas más allá de los límites de las instituciones formales.

Características de los PLE[editar]

Jordi Adell,[9] describe los entornos personales de aprendizaje mediante tres cuestiones específicas:

  • Les permiten a los estudiantes fijar sus propios objetivos de aprendizaje.
  • Facilitan la gestión de sus aprendizajes, tanto en lo referente a los contenidos como a los procesos involucrados. Es decir, son una manera de aprender.
  • Generan instancias de comunicación con otros en el proceso de aprendizaje.

"Todo esto  nos lleva a entender que son sistemas que ayudan a los estudiantes a tomar el control de su  propio proceso de aprendizaje. Y ello implica una serie de aspectos como son:

• Determinación  de los propios objetivos de aprendizaje.

• Control  del proceso de aprendizaje, tanto desde lo que se refiere a la designación de los contenidos como a los  objetos de aprendizaje con los cuales trabajará. Lo que se persigue en consecuencia con ello, es que los estudiantes controlen con estos entornos su propio proceso de aprendizaje, los objetivos, su contenido y el proceso.

En definitiva que lleve a cabo un proceso autorregulado de aprendizaje."[10]

La idea del entorno de aprendizaje personal reconoce que el aprendizaje es permanente y tiene por objeto proporcionar herramientas para apoyar ese aprendizaje. También reconoce el papel del individuo en la organización de su propio recorrido para aprender. Por otra parte, las presiones para un PLE se basan en la idea de que el aprendizaje se llevará a cabo en diferentes contextos y situaciones, que será suministrada por un único proveedor y que es cambiante a lo largo de la vida.

Vinculado a ello está un reconocimiento creciente de la importancia del aprendizaje informal. [11] En palabras de Martínez Gimeno y Torres Barzabal[12] : “Estos entornos suponen, en definitiva, el entramado que la persona crea a partir de la red de herramientas que utiliza para la adquisición de conocimiento”.  Esta red se conforma conectando entornos  formales y no formales donde adquieren relevancia las conexiones que el sujeto que aprende puede establecer entre ellas,  lo que permite lograr autonomía para tomar decisiones y autoregular el aprendizaje en su beneficio. Es lo que Castañeda y  Sánchez [13]  denominan “rentabilizar” su aprendizaje. Esto plantea una posición de cierta heterodoxia con respecto a la definición tradicional del aprendizaje, donde no es frecuente la valoración de conexiones con espacios de aprendizaje no formal.  

Componentes o partes que conforman un PLE[editar]

Se puede decir que estos entornos personales tienen tres partes: herramientas, recursos o fuentes de información (revistas, blogs, wiki, páginas de revistas de instituciones, entre algunos.) y PLN del inglés Personal Learning Network que se refiere a toda la red de personas en su conjunto con las que nos mantenemos en contacto e intercambiamos información. El PLE permite integrar tanto las tecnologías y herramientas como los procesos y prácticas, precisamente, al componerse de dimensiones diversas, cuando el sujeto que aprende lo explora y define, desarrolla cualidades metacognitivas que le permiten fomentar el fortalecimiento de la competencia digital.[14] La confluencia de estas dimensiones que involucran desde el acceso a recursos hasta la toma de decisiones varía a lo largo de la vida atribuyendo al PLE un carácter dinámico.

Castañeda y Adell (2013) identifican en un PLE tres componentes principales:

Herramientas, mecanismos y actividades para leer: las fuentes documentales de información, conocidas como “los manantiales del conocimiento”, los sitios y los mecanismos mediante los cuales las personas se informan de forma habitual o excepcional en diversos formatos.

  • Herramientas: blogs, wikis, newsletters, canales de video, páginas web, lista de RSS, etc.
  • Mecanismos: búsqueda, curiosidad, iniciativa, etc.
  • Actividades: conferencias, lectura, revisión de titulares, visualización de audiovisuales.

Herramientas, mecanismos y actividades para hacer/reflexionar haciendo: en este componente del PLE, se integran las herramientas y espacios en las que se utiliza la información conseguida; son los sitios en los que se da sentido y se reconstruye el conocimiento a partir de la reflexión sobre esta información. Es en estos sitios donde se re-elabora y publica la información conseguida.

  • Herramientas: blogs, wikis, cuadernos de notas, canales de video, presentaciones visuales, páginas web, etc.
  • Mecanismos: síntesis, reflexión, organización, estructuración, análisis, etc.
  • Actividades: creación de un diario de trabajo, hacer un mapa conceptual, publicar un video propio, etc.

Herramientas, mecanismos y actividades para compartir y reflexionar en comunidad: La PLN (Red Personal de Aprendizaje). No solo se habla de una PLE individual, formado por “mí” y “mis cosas” para aprender, sino que se incluye “mi” entorno social para aprender (Red Personal de Aprendizaje o PLN por sus siglas en inglés), con sus fuentes de información y relaciones como parte fundamental de este entorno. En el PLE se integran las PLN - que son las herramientas, los procesos mentales y las actividades que permiten compartir, reflexionar, discutir y reconstruir con otros conocimientos y también las dudas – así como las actitudes que propician y nutren este intercambio.

  • Herramientas: herramientas de software social, seguimiento de la actividad en red, sitios de redes sociales.
  • Mecanismos: asertividad, capacidad de consenso, diálogo, decisión, etc.
  • Actividades: encuentros, reuniones, foros, discusiones, congresos, etc.

Un PLE puede estar compuesto de uno o varios subsistemas: así, puede tratarse de una aplicación de escritorio o bien estar compuestos por uno o más servicios Web, especialmente de la Web 2.0.[15]

Conceptos importantes en un PLE incluyen la integración de los episodios de aprendizaje formales e informales en una experiencia única, el uso de redes sociales que pueden cruzar las fronteras institucionales y la utilización de protocolos de red (Peer-to-peer, servicios web, sindicación de contenidos) para conectar una serie de recursos y sistemas dentro de un espacio gestionado personalmente.

El PLE es el entorno en el que aprendemos usando eficientemente las tecnologías. Hoy vivimos en un mundo en el que la información se ha fragmentado y dispersado en múltiples espacios por acción de las tecnologías, casi cualquiera puede ser creador y proveedor de información y el conocimiento avanza a velocidades vertiginosas. En este contexto, definir, conocer, manejar y enriquecer el PLE supone una estrategia para aprender eficientemente.

En este sentido, y ante el abundante flujo de información que proveen los nuevos medios electrónicos, es importante destacar que esta manera de aprender (y de concebir el aprendizaje) necesita de un aprendiz formado, alguien que se fije sus propios objetivos de aprendizaje. En este proceso no hay evaluación, es decir que el aprendizaje circula movido por otros intereses.

Una parte esencial de un PLE es la red personal de aprendizaje por la cual los aprendices intercambian información de diversas maneras y con diversos objetos digitales. Por ejemplo, una entrada de blog, una presentación en Slideshare, son objetos compartidos por los residentes digitales en la web. La forma de entender el aprendizaje que propone el PLE implica abordar e incluir a la comunicación digital. Las experiencias de un aprendiz de PLE implican que sea agente activo en ese proceso, es decir, que no sea un mero consumidor de recursos y fuentes que le provee la red sino que aporte productos a esa misma red, que la nutra activamente. Como dice Jordi Adell, "un PLE se desarrolla a lo largo del tiempo". Son de suma utilidad para los residentes de internet, aquellas personan que viven y desarrollan su actividad en la web.

Como indican Castañeda y Adell,[16] es importante hacer explícito el PLE. Un análisis de las fortalezas y debilidades de las herramientas, mecanismos y actividades que usamos o realizamos nos permitirá mejorarlo y potenciar el aprendizaje.

Fundamentos pedagógicos de los PLE[editar]

(Adell & Castañeda, 2013). Las bases teóricas sobre las que se fundamentan el uso de los PLEs dependen del contexto en el que se quiera implementar este enfoque. No existe una teoría del aprendizaje y la enseñanza particular derivada de los PLEs. Algunos autores, incluyendo a Adell, coinciden en que no hay una única teoría para aprender con tecnología: Anderson (2010),[17] ha sugerido una serie de “teorías para aprender con tecnologías emergentes”, donde se mezclan planteamientos del constructivismo y la teoría de la complejidad con nuevos conceptos formulados a partir de la aparición de la web y la Internet, como la pedagogía de la proximidad (Mejías, 2005),[18] la heutagogía (Hase and Kenyon, 2000 y 2007)[19] y el conectivismo (Siemens, 2005).[20] Wheeler (2012)[21] ha propuesto considerar como “teorías para la era digital” el conectivismo, el aprendizaje rizomático (Cormier, 2008),[22] el aprendizaje autorregulado (Beishuizen, Carneiro y Steffens, 2007),[23] la heutagogía y el aprendizaje entre iguales (“paragogía” en la terminología de Corneli (Corneli, 2012 y Corneli y Danoff, 2011).

Por otra parte, los PLE incorporan elementos de la educación abierta y el aprendizaje flexible. Ya sea presencial o a distancia, los planteamientos de estas corrientes otorgan al alumno la posibilidad de participar activamente en las decisiones sobre su aprendizaje. En este sentido, supone, también una concepción administrativa diferente tanto de los materiales a usar como de los sistemas para comunicarse y, especialmente, las metodologías a utilizar. 

Heutagogía: el aprendizaje Auto-Determinado

Concepto acuñado por Steward Hase y Chris Kenyon en el año 2000, se refiere al aprendizaje auto-determinado, que se incorpora a los conceptos de Andragogía, hace énfasis en el aprender a aprender. En la Andragogía, según Hase (2009), el profesor diseña el currículum, las preguntas, los debates y la evaluación de acuerdo con las necesidades del aprendiz, por lo contrario, en la Heutagogía, es el aprendiz quien ajusta el curso del aprendizaje, diseña y desarrolla el mapa de aprendizaje, desde el currículum hasta la evaluación.

Hase (2009) considera que al aprendizaje auto-determinado se justifica si se tiene en cuenta la complejidad y la imprevisibilidad de las conexiones neuronales en el aprendizaje que dan lugar a asociaciones y patrones no previsibles, que cuando se encuentran con contradicciones y dilemas intentan resolverlos con nuevas preguntas.

Uno de los conceptos claves, según Castañeda y Adell (2013), es el aprendizaje de bucle-doble (double-loop learning) (Argyris, 1977),[24] en el cual una persona u organización es capaz no solo de buscar nuevas maneras de resolver un problema si el resultado no es satisfactorio, sino también de reflexionar sobre las creencias y valores subyacentes a la pregunta o incluso rechazar la meta u objetivo a la luz de la experiencia.

Aprendizaje Rizomático

Invoca la metáfora biológica de un rizoma, donde el tallo de una planta echa raíces y brotes, cada uno de los cuales pueden convertirse en una nueva planta. Visto como un modelo para la construcción del conocimiento, hace alusión a la interconexión de ideas y al exploración sin límites a través de varios frentes desde diferentes puntos de partida. Dave Cormier, sugiere, que el aprendizaje rizomático, es un medio a partir del cual los estudiantes logran desarrollar habilidades para resolver problemas complejos.

La educación apoyada en el aprendizaje rizomático, requiere de la creación de un contexto en el que se construyen los planes de estudio y conocimiento de determinada asignatura o materia a partir de las contribuciones de todos los miembros de la comunidad de aprendizaje y, pueden ser remodelados y reconstruidos de manera dinámica en respuesta a las cambiantes condiciones ambientales. Cormier afirma “la comunidad es el plan de estudios”; este plan de estudios abierto representa el ámbito del hábitat local que se puede explorar y proporciona el contexto de un currículo negociado con la comunidad.

Aprendizaje Auto-regulado

Uno de los autores más representativos de la teoría del aprendizaje autorregulado ha sido Zimmerman, que lo entiende como “aquellos procesos de autogobiernos y autocreencias que facilitan a los estudiantes transformar sus habilidades mentales en habilidades de desempeño académico” (Zimmerman,2008).[25] En otras palabras, el aprendizaje autorregulado es aquel en el que el individuo aplica sus estrategias de aprendizaje, se autoevalúa para verificar la calidad de lo aprendido y, si es necesario, aporta medidas correctivas para alcanzar las metas de aprendizaje. Lo anterior implica, que la persona se convierta en un actor clave su propio proceso de formación.

El aprendizaje autorregulado se relaciona con aspectos como la metacognición, la motivación intrínseca y la acción y planificación estratégica movilizada por la persona. Ormrod (2005),[26] señala que el aprendizaje autorregulado incluye diferentes aspectos:

  • Establecer objetivos: identificar el resultado deseado de la actividad del aprendizaje.
  • Planificar: determinar cómo aprovechar mejor el tiempo.
  • Auto-motivarse: mantener la motivación intrínseca para completar las tareas de aprendizaje.
  • Controlar la atención: maximiza la atención en la tarea de aprendizaje.
  • Aplicar estrategias de aprendizaje: seleccionar y utilizar formas apropiadas procesar el material a aprender.
  • Auto-controlarse: comprobar periódicamente si se están alcanzando los objetivos propuestos.
  • Autoevaluarse: evaluar el resultado final de los esfuerzos propios.
  • Auto-reflexionar: determinar si las estrategias de aprendizaje han sido eficaces.

Teoría de la complejidad

Es una categoría científica en formación, fundamentada en gran medida sobre la Teoría del Caos,[27] que se aplica a los sistemas complejos de la realidad. Esta teoría considera el movimiento como la forma de existir de la materia y del pensamiento. Las partículas que integran la materia se encuentran en continuo movimiento; ninguna manifestación de la materia ni del pensamiento está en quietud o reposo. La teoría de la complejidad, tiene una visión integral del mundo, lo ve como un todo, que atiende los nexos entre los sistemas vivientes. Edgar Morin, afirma “el mundo como un todo está cada vez más presente en cada una de sus partes”. Esta afirmación es el punto central de esta teoría.

PLE y estilos de aprendizaje[editar]

En las últimas dos décadas, el aprendizaje, y con ello el “como se aprende” ha tomado gran fuerza. La educación y en general el proceso de enseñanza y aprendizaje, se ha transformado totalmente pasando de tener su foco en el docente para tenerlo en el estudiante, en este caso, en quien aprende. Hoy, este último ha pasado a tener mucha mayor autonomía. En ese sentido, quien arma su propio PLE, tiene la posibilidad de configurarlo según sus preferencias y según su propio estilo de aprendizaje. No nos referimos en este punto a las teorías, sino a los estilos de aprendizaje, según los cuales cada individuo, tiene una forma natural y fácil de aprender dependiendo de su estilo y de su predominancia cerebral. Así, existen los visuales, los auditivos y los cinésicos (también llamados Kinéticos), y por otro lado, los de “cerebro derecho” y los de “cerebro izquierdo”

En este sentido, según nuestra predominancia hemisférica, nuestro estilo de aprendizaje, o la combinación de ambos, nuestro PLE puede estar configurado con herramientas como:

  • Estilo visual de aprendizaje: Imágenes, video, televisión, esquemas mentales, dibujo. Un gran porcentaje de los seres humanos, con predominancia en los hombres, son visuales. Esto significa que aprenden mucho más fácil, si la información llega por la los ojos que por el oído y que no necesitan del contacto físico y el movimiento como los cinéticos.
  • Estilo auditivo de aprendizaje: música, grabaciones, podcast, voz, radio, video, audios en general.
  • Estilo cinético de aprendizaje: Juegos con movimiento, videojuegos, dinámicas, interacción y contacto físico con otros seres humanos o con objetos, talleres activos, simulación, interacción en redes sociales.

Dimensión tecnológica de los PLE[editar]

Cómo y de qué esté compuesto el PLE de cada individuo está totalmente determinado por su grado de adopción de la tecnología, "puede incluir uno o más subsistemas: puede ser tanto un conjunto de aplicaciones utilizadas de una forma u otra en el aprendizaje, como uno o más servicios basados en web y que pueden estar parcial o totalmente integrados (en una aplicación)" Jesús Salinas[28] , así cada persona configura su PLE de acuerdo a las tecnologías que faciliten su aprendizaje y contribuyan a su estilo personal de aprendizaje.

En esencia, como lo describe Marc Prensky en su ensayo “La muerte del mando y del control[29] ”, existen los llamados nativos digitales y los inmigrantes digitales. Los nativos son aquellos nacidos después de los años 80 y 90, cuando ya existía la tecnología. Los inmigrantes, por el contrario, son los nacidos en épocas anteriores, a quienes la tecnología les llegó cuando ya eran adultos, lo que dificulta en mayor o menor grado su adherencia y aprendizaje de la tecnología.

EL PLE de un nativo digital estará lleno de tecnologías de la información, redes sociales, chat, nuevos e interactivos programas. Además, el nativo digital tiene la capacidad de estar usando varios elementos de su PLE al tiempo, configurando lo que se define como “usuarios multitarea”, quienes, por la misma presión del medio, aprendieron a estar todo el tiempo conectados y a estar interactuando con varias situaciones al mismo tiempo.

EL PLE de un inmigrante digital será muy diferente. Si bien estará compuesto también por herramientas tecnológicas, su calidad y cantidad serán muy diferentes, así como su uso. Además, en el PLE de un inmigrante digital estarán también incluidos aquellos medios de aprendizaje más tradicional, como los libros de texto, las enciclopedias, la televisión y el correo físico o virtual. Sin embargo, esto no es una regla. Se puede dar un mejor uso de las TIC en alguien nacido antes de 1980, dependiendo de su grado de capacidad, y su grado de interés en dichas tecnologías.

El impacto de los PLE[editar]

Schaffert y Hilzensauer (2008)[30] señalan los siete aspectos “cruciales” en donde los entornos personales de aprendizaje interpelan a las practicas tradicionales, instituidas en las instituciones escolares.

1) El papel del aprendiz: en los PLE, el alumno es un sujeto activo, buscador, editor, creador, adaptador y emisor de contenidos, un “prosumidor”, frente al aprendiz mero “consumidor” de contenidos estandarizados elaborados por editoriales, expertos y profesores, llegando a tener una identidad formativa.

2. La posibilidad de personalización del proceso: un PLE incentiva que el alumno busque y aproveche oportunidades de aprendizaje y utilice servicios y herramientas en la medida de sus necesidades, en oposición a una selección de actividades, herramientas, servicios y contenidos iguales para todos y decidida por terceros. En este sentido, los PLE favorecen la inversión de la tendencia habitual en la cual los alumnos tienen que adaptarse al sistema. Por el contrario, se trata de ir hacia un sistema cada vez más adaptado al alumno. Donde adquieren el control y la responsabilidad sobre su acción formativa; es decir, aprender a construir, regular y controlar el propio aprendizaje.

3. Los contenidos: los PLE se retroalimentan de contenidos de libre acceso por Internet seleccionados por los usuarios, o sistemas colectivos de filtrado y recomendación. En cambio, en el modelo tradicional, los contenidos, son únicamente seleccionados por el profesor.

4. La implicación social: La clave del proceso de aprendizaje en el PLE remite a la implicación que experimenta el alumno en una o varias comunidades de aprendizaje, lo cual aumenta la presencia social. En cambio la enseñanza tradicional se promueve el trabajo en clase con su profesor en aislamiento.

5. La propiedad y protección de los datos: los contenidos, propios y ajenos, están distribuidos e bajo licencias de tipo Creative Commons. Los estudiantes pueden acceder a los contenidos gratuitamente, reproducir y reutilizarlos bajo las condiciones estipuladas por el autor o autores y crear y compartir los suyos propios. El derecho de autor y la reutilización recaen sobre el sujeto, pues es él, y no la institución, el dueño de los contenidos e información creada y elaborada.

6. La cultura educativa y organizativa: el objeto del enfoque PLE radica en el desarrollo de un alumno organizado que es capaz de relacionarse y situarse en una posición interesante para su aprendizaje partiendo de sus propias necesidades.

7.- Aspectos tecnológicos: en un PLE se destacan herramientas de software social débilmente acopladas y la agregación de múltiples fuentes de información, frente al modelo de plataforma cerrada y repositorio de materiales seleccionados y “aprobados” del enfoque tradicional.

Ventajas y limitaciones de los PLE[editar]

Barroso, Cabero y Vázquez (2012)[31] apuntan ventajas y limitaciones de los PLE desde su utilización en acciones institucionales:

  • Son fáciles y amigables de construir, manejar y desenvolverse sobre ellos, pues tienden a desplegarse y construirse con herramientas web 2.0; esto es, pueden poseer una casi ilimitada variedad y funcionalidad de herramientas de comunicación e interacción.
  • Son entornos abiertos a la interacción y relación con las personas independientemente de su registro oficial en los programas o cursos; es decir, se potencia con ellos acciones formativas tanto formales como no formales e informales.
  • Centrado en el estudiante. Cada alumno elige y utiliza las herramientas que tienen sentido para sus necesidades y circunstancias particulares.
  • El aprendizaje de la aplicación de los PLE para la formación lleva a los estudiantes a aprender algo transversal que se puede transferir a distintos campos del conocimiento.

Barroso, Cabero y Vázquez (2012)[32] señalar las siguientes limitaciones y debilidades:

  • Existe más de un desarrollo tecnológico que modelos conceptuales de actuación educativa y formativa.
  • Su creación exige a los profesores y alumnos una fuerte capacitación conceptual y tecnológica.
  • Limitado control institucional sobre el proceso y el producto. Muchas de las referencias apuntadas podrían dirigirse exclusivamente a los alumnos, pero la configuración de los PLE para los profesores nos ofrece también distintas posibilidades. En este sentido, en el blog de El Camarote (2012) destacan cinco razones para el desarrollo profesional docente mediante redes de aprendizaje personal (PLN):
    • Conocer otros docentes con intereses y problemas similares, compartir experiencia profesional y evitar así el aislamiento. No podemos saber todo y es importante contar con apoyo externo, conocer otras experiencias, compartir problemas y posibles soluciones.
    • Aprender con otros de forma recíproca, ampliando nuestras fuentes de información y campo de aprendizaje. Creamos inteligencia colectiva a la que estamos conectados.
    • Compartir recursos y encontrar nuevos contenidos. Mediante nuestra red de contactos, estamos conectados a las últimas noticias sobre nuestra área y nos actualizamos de manera continua. Participar en proyectos de colaboración, con docentes de otros centros y otros países, y mantener el compromiso con la educación y la profesión docente.
    • Dar a conocer nuestros recursos y lo que hacen nuestros estudiantes. Mostrar nuestra actividad profesional e investigadora y crear así nuestro canal de actividad y, poco a poco, nuestro portafolio profesional docente. En definitiva, es un nuevo modo de organizar el acto formativo virtual apoyándonos en las herramientas web 2.0, y el alumno desempeña un papel clave en la acción formativa.

Véase también[editar]

Desarrollo profesional de los docentes en los PLE[editar]

El Desarrollo Profesional Docente es un proceso complejo y multidimensional[33] , por diversos motivos. El primero porque requiere tanto la implicación cognitiva como emocional de los docentes, exige un alto nivel de compromiso y entender que significa ser maestro o profesor, no solo en forma individual sino colectivamente, cuando se trabaja en equipo. Una segunda razón es porque no solo se trata de adquirir nuevos conocimientos, sino poseer la disposición y la capacidad necesarias para cuestionar y analizar tanto las propias ideas y convicciones sobre el conocimiento, el aprendizaje, la enseñanza, etc. como las propias prácticas en el aula, que muchas veces se contraponen con las formas de aprendizaje y enseñanza que se postulan.

Modificar la forma de pensar, aprender y hacer desde el modelo conductista hasta el modelo socio constructivista, implica redoblar esfuerzos individuales y colectivos, porque la práctica en el aula, se encuentra contenida en instituciones que no han modificado su estructura organizacional, y que impiden el desarrollo de una nueva forma de enseñar y aprender, de ahí el compromiso y el cambio de actitud que es necesario en el docente que considera a la formación continua como su forma de vida.

El aprender a aprender, ya no basta, como indica Bauman, hoy se requiere desarrollar un pensamiento no solo crítico sino también que conlleve el aprender a desaprender, y a entender y comprender que el conocimiento que se adquiere hoy no necesariamente es útil mañana.

El Entorno Personal de Aprendizaje que se puede construir, indican los autores, ha existido siempre, no obstante la Web 2.0 brinda un conjunto variado y potente de herramientas, fuentes de información y conexiones con otras personas que ofrecen grandes posibilidades de construir entornos únicos y personalizados de aprendizaje, capaces de satisfacer múltiples necesidades.

Trujillo[34] considera que "la escuela, con frecuencia perdida en su laberinto, tiene que plantearse que respuesta dar a este reto o corre el riesgo de quedarse descolgada en un mundo de conexiones (y, por tanto, de oportunidades de aprendizaje) ubicuas y permanentes. El aprendizaje en movilidad no es una posibilidad de futuro; es una realidad presente que configura, en buena medida, la identidad del individuo pues surgen patrones culturales propios de la conexión permanente y estos no sólo están presentes en la escuela (el debate “móviles en el aula, ¿sí o no?” es una de sus materializaciones) sino que la escuela tiene un papel formativo de primer orden para que el sujeto haga uso de los recursos tecnológicos de manera libre, racional y crítica."

Este cambio en el uso de la tecnología, segun observan Marín, Barlam y Oliveres (2011: 22) es una de las marcas de una nueva “generación digital”: "Esta generación tiende a una clara preferencia por los soportes digitales para buscar información, son tecnológicamente más competentes, tienen unas altas expectativas respecto a las TIC, prefieren los entornos de información interactivos; el consumo pasivo de medios; valoran la inmediatez de la información en forma resumida en lugar de informes detallados; tienen más capacidad de resolución de problemas usando la estrategia del ensayo-error; regresan a la comunicación textual en detrimento de la comunicación oral y desarrollan capacidades de multitarea. Además, hemos observado que son capaces de procesar la información a más velocidad que generaciones anteriores, que les gusta la acción constante, sin consulta de manual si no es del todo imprescindible y que han creado una especie de lenguaje nuevo, que algunos denominan ciberlengua".

Teniendo en cuenta esta realidad y considerando que lo educativo prima sobre lo tecnologico, como afirma Daniel Innerarity (2011: 212), “los procesos técnicos sólo tienen éxito cuando están preparados y acompañados por procesos de aprendizaje social”, entonces podriamos considerar que la pregunta no es qué tecnología incorporar sino cómo aprenden y, por tanto, cómo enseñamos, es a partir de ahí cuando debemos plantearnos qué necesidades tecnológicas genera nuestra manera de enseñar, aunque la actitud de partida para esta última pregunta ha de ser positiva: el rechazo a lo tecnológico hoy supone un rechazo a una parte importante de nuestra identidad y nuestras prácticas sociales.[34]

Referencias y notas[editar]

  1. eduland.es (25 de septiembre de 2014), Webinar #4: Entornos personales de aprendizaje, por Jordi Adell, consultado el 20 de junio de 2016 
  2. JOHSON, M. & LIBER, O. (2008). The Personal Learning Environment and the human condition: from theory to teaching practice. Interactive Learning Environments. p. 83--‐100. 
  3. Cabero Almenara, J.; Marín Díaz, V.; Infante, A. (Diciembre, 2011). «CREACIÓN DE UN ENTORNO PERSONAL PARA EL APRENDIZAJE: DESARROLLO DE UNA EXPERIENCIA». EDUTEC. Revista Electrónica de Tecnología Educativa. 
  4. Entrevista a Jordi Adell realizada por Josi Sierra para el proyecto de "El blog CC-Conocity", en el año 2011
  5. Linda Castañeda y Jorge Adell. «Entornos Personales de Aprendizaje: Claves para el sistema educativo en red». Consultado el 17 de junio de 2016. 
  6. Castañeda, L & Adell, J. (2013). Entornos Personales de Aprendizaje: Claves para el Ecosistema Educativo en Red.
  7. Urdaneta, C. E. R., Fernández, M. S., Izquierdo, S. J., & Pérez, L. R. G. (2015). Entornos personales de aprendizaje. Revista Iberoamericana de Producción Académica y Gestión Educativa
  8. Engel, Ana; Coll, César (18 de enero de 2013). «Los entornos personales de aprendizaje en contextos de educación formal». Revista Cultura y Educación. Consultado el 23 de junio de 2016. 
  9. Jordi Adell: es doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación y profesor titular de la asigantura Nuevas Tecnologías Aplicadas a la Educación en el Departamento de Educación de la Universitat Jaume I de Castellón. También dirige el Centro de Educación y Nuevas Tecnologías (CENT) de dicha universidad.
  10. Cabero Almenara, J.; Marín Díaz, V.; Infante, A. (Diciembre de 2011). «CREACIÓN DE UN ENTORNO PERSONAL PARA EL APRENDIZAJE: DESARROLLO DE UNA EXPERIENCIA». Edutec. Revista electrónica de Tecnología Educativa. 
  11. Attwell, Graham. [eLearning Papers • www.elearningpapers.eu • Vol 2, No 1 • January 2007 • ISSN 1887-1542: Documento original: http://www.elearningeuropa.info/files/media/media11561.pdf Entornos personales de aprendizaje ¿el futuro del e-learning?]. 
  12. Martínez Gimeno, Almudena; Torres Barzabal, Luisa (Enero de 2013). «Los entornos personales de aprendizaje (PLE). Del cómo enseñar al cómo aprender». Revista EDMETIC. Consultado el 24 de junio de 2016. 
  13. Castañeda, Linda; Sánchez, María del Mar (2009). «Entornos e-learning para la enseñanza superior entre lo institucional y lo personalizado». Pixel-Bit. Revista de Medios y Educación. Consultado el 24 de junio de 2016. 
  14. Magro Mazo, Carlos (2015). «Bloque 1.1 Introducción». En Ministerio de educación cultura y deporte. Educación conectada en tiempos de redes. España: Secretaría General Técnica -Subdirección de publicaciones y documentación. p. s/n. ISBN 978-84-369-5644-3. 
  15. Van Harmelen, Mark: «Personal Learning Environments» en School of Computer Science, Univ. of Manchester. Consultado el 25-03-2014.
  16. Castañeda y Adell (2011). El desarrollo profesional de los docentes en entornos personales de aprendizaje (PLE). En Roig Vila R y Laneve, C. (Eds.) La práctica educativa en la Sociedad de la Información: Innovación a través de la investigación / La practica educativa nella Societa dell informazione: L´innovazione attraverso. Marfil. p. 83-95. 
  17. Anderson, T. (2010). Theories for learning with emerging technologies. En G. Velesianos (Ed.), Emerging technologies in distance education. (pp. 23-40). Edmonton, Canada: AU Press, Athabasca University.
  18. Mejias, U. (2005). Re-approaching nearness: Online communication and its place in Praxis. First Monday, 10(3). Disponible en http://firstmonday.org/htbin/cgiwrap/bin/ojs/index.php/fm/article/view/1213/1133
  19. Hase, S. y Kenyon, C. (2007). Heutagogy: A child of complexity theory. Com- plicity: An International Journal of Complexity and Education, 4(1), 111–118. http://www.complexityandeducation.ualberta.ca/COMPLICITY4/documents/Complicity_41k_HaseKenyon.pdf
  20. Siemens, G. (2005). Connectivism: A learning theory for the digital age. International Journal of Instructional Technology and Distance Learning, 2(1), 3-10. Disponible en http://www.itdl.org/Journal/Jan_05/article01.htm
  21. Wheeler, S. (2012). “Theories for the digital age”. Serie de cinco entradas del 26, 27, 28 y 29 de octubre y 1 de noviembre de 2012 en el blog Learning with e’s, Disponibles en http:// steve-wheeler.blogspot.com.es) como extractos de una publicación en preparación titulada Personal Technologies in Education: Issues, Theories and Debates. Disponibles en: http://steve-wheeler.blogspot.com.es
  22. Cormier, D. (2008). Rhizomatic education: Community as curriculum. Innovate: Journal of Online Education, 4(5). Disponible en http://www.innovateonline.info/pdf/vol4_issue5/Rhizomatic_Education-__Community_as_Curriculum.pdf
  23. Beishuizen, J., Carneiro, R. y Steffens, K. (eds.) (2007). Self-regulated Learning in Technology Enhanced Learning Environments: Individual Learning and Communities of Learners. Proceedings of the KALEIDOSCOPE-TACONET Conference, Amsterdam, 5 de octubre de 2007, Vrije Universiteit, Amsterdam. Aachen: Shaker Verlag.
  24. Argyris, C. (1977). Double loop learning in organizations. Harvard Business Review, 55(5), 115-125.
  25. Zimmerman, B.J & Schunk, A. (2008). An essential dimension of selfregulated learning. En D. H. Schunk & B. J. Zimmerman (Eds.), Motivation and selfregulated learning: Theory, research, and applications, Nueva York, Erlbaum, 1-30.
  26. Ormrod, J. E. (2005). Aprendizaje humano. Madrid: Pearson/Prentice Hall
  27. Colom, A. Teoría del Caos y Educacion. Recuperado de: http://revistadepedagogia.org/20070604155/vol.-lix-2001/nº-218-enero-abril-2001/teoria-del-caos-y-educacion.-acerca-de-la-reconceptualizacion-del-saber-educativo.html
  28. Salinas, Jesús (2008). «Algunas perspectivas de los entornos personales de aprendizaje». TICEMUR. Consultado el 21 de junio de 2016. 
  29. Marc Prensky. «The death of command and control?». Consultado el 26 de junio de 2016. 
  30. Adell, Jordi Castañeda Quintero, Linda Johanna (2010). Los Entornos Personales de Aprendizaje (PLEs): una nueva manera de entender el aprendizaje. Marfil – Roma TRE Universita degli studi. ISBN 978-84-268-1522-4. 
  31. Barroso Osuna, Julio y otros. La formación desde la perspectiva de los entornos personales de aprendizaje (PLE). En Revista Apertura. Vol 4, No 1 (2012). Disponible en https://idus.us.es/xmlui/bitstream/handle/11441/24556/file_1.pdf?sequence=1&isAllowed=y
  32. Barroso Osuna, Julio (20121). «Revista Apertura. Vol 4, No 1 (2012)». Revista Apertura. Vol 4, No 1 (2012). Consultado el 20160628. 
  33. Castañeda Quintero - Adell Segura, Linda - Jordi (2011). «El desarrollo profesional de los docentes en entornos personales de aprendizaje (PLE)». Roig Vila, R y Lavene, C (eds) La práctica educativa en la Sociedad de la Información: Innovación a través de la investigación. Consultado el 27 de junio de 2016. 
  34. a b Trujillo Saez, Fernando, "De los ordenadores a los dispositivos móviles". Facultad de Educación, Economía y Tecnología de Ceuta Universidad de Granada", Publicado en Andrea Giráldez (coord.). Barcelona: Graó (pp. 11-30)

Enlaces externos[editar]