Enrique Núñez Castelo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Enrique Núñez Castelo
Información personal
Nacimiento valor desconocido Ver y modificar los datos en Wikidata
Valdepeñas (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento valor desconocido Ver y modificar los datos en Wikidata
París (Francia) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española
Información profesional
Ocupación Pintor, dibujante y poeta Ver y modificar los datos en Wikidata
Años activo 1931-1952
Movimiento El Convivio Ver y modificar los datos en Wikidata

Enrique Núñez-Castelo, también escrito Núñez Castelo (n. Valdepeñas (Ciudad Real); 1??? – f. París; 1???) fue un pintor, dibujante y poeta español de la llamada segunda Escuela de Vallecas, reunida en el Madrid de la posguerra española en torno al paisajista manchego Benjamín Palencia.[a][1]​ Como poeta frecuentó los círculos postistas de Eduardo Chicharro y Carlos Edmundo de Ory.[2]

Trayectoria[editar]

Francisco San José, a quien Núñez-Castelo había conocido en 1931 en la Escuela Superior de Comercio de Madrid, le describe en sus Memorias como un "muchacho taciturno y 'empollón', muy pálido y que siempre terminaba los cursos con sobresaliente".[3][4]​ Núñez-Castelo, o como el gustaba firmar Enrice,[5]​ fue uno de los ejemplos más románticos del manifiesto fatalismo de "generación maldita" que acompañó a los componentes de la segunda Escuela de Vallecas, conocida familiarmente entre sus integrantes como "El Convivio" y desmantelada hacia 1942. Su muerte parisina en la absoluta misera,[6]​ como un clochard más de la viaja capital de los pintores vanguardistas, lo pone a la cabeza de los desafortunados del grupo vallecano, junto a Luis Castellanos (muerto de tuberculosis a sus 30 años) y Carlos Pascual de Lara (fallecido a los 35 años de edad). Con ellos, y en su fatalidad, estuvieron también Álvaro Delgado que sobrevivió a un tifus de posguerra, Gregorio del Olmo, que en su experiencia vallecana superó una recalcitrante sarna,[7]​ y que años después falleció en accidente de circulación en el mejor momento de su vida artística, a los 56 años, y el aludido Francisco San José que logró superar una tuberculosis.

En la difícil coyuntura cultural de la posguerra española aparece en la tertulia que Ramón de Garciasol convocaba al inicio de la década de 1950 en el Ateneo de Madrid (junto a Jorge Campos, Lauro Olmo, Rafael Millán o José María Cabezalí);[6][8]​ o bien en lecturas domésticas rodeadas de secretismo juvenil organizadas por los "postistas" Chicharro y Carlos Edmundo de Ory;[9]​ o relacionado con Vicente Aleixandre y Miguel Labordeta en la dedicatoria que un joven Antonio Fernández Molina hace de su libro El cuello cercenado (1955).[10]

Se conservan, muy dispersos, ejemplos de su trabajo como ilustrador, en libros, por ejemplo, de Gerardo Diego, Ángel Crespo, Leopoldo de Luis, Medardo Fraile; ha quedado noticia también de al menos una exposición individual de gouaches y dibujos en 1952,[11]​ en la galería Buchholz de Madrid, punto de partida de la llamada Escuela de Madrid.[12][b]

Notas[editar]

  1. "La segunda Escuela de Vallecas (1939-1942) no fue en realidad exactamente tal...." Reunida en torno a Benjamín Palencia, "...estuvo integrada por Álvaro Delgado, Enrique Núñez Castelo, Gregorio del Olmo, Carlos Pascual de Lara y Francisco San José, a los que se podrían añadir Cirilo Martínez Novillo o Luis García-Ochoa, como parte de otros artistas que luego formarían la Escuela de Madrid. Presentados por el escultor Aventin a Benjamín Palencia, el lugar de encuentro fue el Museo del Prado y la cita constante del grupo se produciría en torno a El Greco. Benjamín Palencia era correa de transmisión del desarbolado espíritu vanguardista de la preguerra, que cultivaba en dibujos surrealizantes de formes orgánicas y descamadas. Pero esos modos serían sustituidos por diversos modos realistas, abandonando así el espíritu experimental de la primera escuela. El mundo rural y el paisaje adquieren un protagonismo representado desde ese nuevo tono realista, transformándolo en un símbolo de evasión y silencio en medio del drama del Madrid de posguerra." (Reflexiones de Carmen Pena, en la entrada dedicada a la segunda Escuela de Vallecas, en Enciclopedia de Madrid, siglo XX).
  2. También aparece con varias obras expuestas en el Catálogo general de la XIV Exposición Manchega de Artes Plásticas, celebrada en 1953 en su pueblo natal, Valdepeñas, dentro de las actividades sindicales de la F.E.T. y de las J.O.N.S.

Referencias[editar]

  1. «Escuela de Vallecas: noticia de Núñez-Castelo». Consultado el 12 de junio de 2016. «Extracto del texto de Raúl Chávarri». 
  2. Piedra, Antonio (2005). Fundación Jorge Guillén, ed. Ángel Crespo: con el tiempo, contra el tiempo. Pilar Gómez Bedate. p. 27. ISBN 9788489707740. Consultado el 12 de junio de 2016. 
  3. Mosquera Pedrosa (comisario), Juan (1995). CCCD, ed. Francisco San José (1919-1981). Ayuntamiento de Madrid. pp. 61-64. ISBN 8488006179. 
  4. García Viñó, Manuel (1979). «San José. Pintor». En Ministerio de Educación, ed. Volumen 168 de Artistas españoles contemporáneos / Colección Biografías: Serie Pintores (Madrid). pp. 22-24. ISBN 9788436907018. Consultado el 12 de junio de 2016. 
  5. de Garciasol , Ramón (1994). «In memoriam». El Ateneo (Madrid: Ateneo de Madrid) (IV-V): 8. Consultado el 12 de junio de 2016. 
  6. a b Garciasol, 1994.
  7. VV. AA. (1989). Luis María Caruncho Amat, ed. Gregorio del Olmo (1921-1977): "Gregorio del Olmo en la Escuela de Vallecas". Carlos García-Osuna (Centro Cultural del Conde Duque edición). Madrid: Ayuntamiento de Madrid. 
  8. de Garciasol, Ramón (1985). Notaría del tiempo. Volumen 5 de Memoria rota / Volumen 5 de Memoria rota: Exilios y heterodoxias. Anthropos Editorial. p. 142. ISBN 9788485887903. Consultado el 13 de junio de 2016. 
  9. López Manzanares, Juan Ángel (2006). «Madrid antes de "El Paso": la renovación artística en la postguerra madrileña (1945-1957)». Tesis (dir. Valeriano Bozal). pp. 167-169. Consultado el 13 de junio de 2016. 
  10. Saldaña, Alfredo (15 de febrero de 2011). «Hemeroteca». Hemeroteca de Antonio Fernández Molina. Consultado el 12 de junio de 2016. «Tomado de la revista Turia». 
  11. «Exposición». Diario ABC (ángulo inferior derecho) hemeroteca.abc.es. 6 de noviembre de 1952. Consultado el 12 de junio de 2016. 
  12. Martínez Cerezo, 1977.

Bibliografía[editar]

  • Cadarso Vecino (dirección), María Victoria (2003). «II». En Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Consejería de Educación y Cultura, Servicio de Publicaciones, ed. Historia del arte en Castilla-La Mancha en el siglo XX. Gianna Prodan (coordinación). Toledo. p. 248. ISBN 84-7788-256-8. Consultado el 13 de junio de 2016. 
  • Chavarri Porpeta, Raúl (1975). Mito y realidad de la Escuela de Vallecas. Madrid: Ibérico Europea de Ediciones. ISBN 978-84-256-0280-1. 
  • Sánchez Camargo, Manuel (1966). Diez Pintores Madrileños. Madrid: Ediciones Cultura Hispánica. pp. 68-124-179. Consultado el 13 de junio de 2016.