Enrique Camarena Salazar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Enrique "Kiki" S. Camarena Salazar (Mexicali, Baja California, México 26 de julio 1947. - Guadalajara , Jalisco, México, 9 de febrero de 1985) mexicano de nacimiento, estadounidense por naturalización. Fue un agente encubierto de la Drug Enforcement Administration (DEA).

Biografía[editar]

En 1982, Enrique S. Camarena se unió al Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, donde trabajó durante dos años. Luego se unió a la DEA en Calexico, oficina de California. En 1981 fue asignado a la agencia de Guadalajara en México. Camarena también había trabajado como bombero y policía investigador antes de unirse a la DEA en Calexico. Camarena se hizo famoso en los Estados Unidos y América Latina antes de su muerte.

Infiltración en el Cartel de Guadalajara[editar]

Para 1981 se había infiltrado dentro del cártel de Guadalajara, en parte gracias a herencia latina y destacándose en el grupo criminal facilitando la seguridad de la misma en los estados del pacífico mexicano. Su trabajo ayudó a romper varios grupos delictivos con éxito. Se las arregló para mantener su cara fuera de los periódicos y otros medios de comunicación.

Operación Rancho Búfalo[editar]

En 1984, 450 soldados mexicanos, apoyados por helicópteros destruyeron una hectárea de marihuana de las plantaciones-1000 conocido como "Rancho Búfalo", propiedad de Rafael Caro Quintero, donde trabajaban más de 3000 personas en el cultivo de marihuana; la producción anual se valoró en más de ocho millones de dólares, lo que fue la segunda operación antidrogas más grande hecha por la DEA después de que ese mismo año se desarrollara meses antes en las selvas de Colombia la Operación que terminó con la desmantelación del complejo de laboratorios Tranquilandia que terminó con la incautación de 13.8 toneladas métricas de cocaína propiedad del socio de Miguel Ángel Félix Gallardo y narcotraficante Pablo Escobar Gaviria.

Secuestro, tortura y asesinato[editar]

Los capos se indignaron por el operativo en su contra, fue cuando Miguel Ángel Félix Gallardo ordenó el secuestro de Enrique Camarena, el 7 de febrero de 1985, el cual se realizó en plena luz del día por agentes de policía corruptos adscritos a la Direccion Federal de Seguridad pagados por el cártel. Camarena fue torturado y apaleado hasta la muerte. El cuerpo de Camarena fue encontrado el 5 de marzo en una zona rural de un pequeño pueblo con el nombre de La Angostura en el estado de Michoacán, México.

Consecuencias[editar]

La tortura y el asesinato de Camarena provocó una rápida reacción de la DEA y puso en marcha la 'Operación Leyenda', la mayor investigación de la DEA. Una unidad especial fue enviada para coordinar la investigación en México -donde los funcionarios corruptos estaban implicados-. Los investigadores pronto identificaron a Miguel Ángel Félix Gallardo y sus dos colaboradores más cercanos: Ernesto Fonseca Carrillo y Rafael Caro Quintero, como los principales sospechosos en el secuestro. Bajo una enorme presión de los Estados Unidos, al gobierno del presidente de México, Miguel de la Madrid (1982-1988), Fonseca y Quintero fueron detenidos rápidamente. En 1989 durante el primer año del gobierno del entonces presidente Carlos Salinas de Gortari fueron detenidos Felix Gallardo, el cuñado de expresidente Luis Echeverría Álvarez Ruben Zuno Arce quien fuera acusado de la muerte de Camarena al descubrirse que era socio financiero del cartel de Guadalajara y además de que la casa en la calle Lope De Vega en Guadalajara donde había sido torturado Camarena había sido de su propiedad además fue también arrestado por cazarecompensas pagados por la DEA e involucrado en este caso, el ginecólogo Humberto Alvarez Machain quien fuera acusado en declaraciones por agentes de la Dirección Federal de Seguridad que participaron en el hecho de prolongarles la vida a Camarena y a su piloto Alfredo Zavala Avelar por orden de Caro Quintero.

Participación de la CIA en el caso[editar]

En octubre de 2013, tres agentes federales estadounidenses contaron que Camarena había sido asesinado por el agente de la CIA Felix Ismael Rodriguez porque este había descubierto los vínculos que Washington tenía con Caro Quintero y que usaba el dinero de las ganancias del narcotráfico para financiar a los Contras durante la Revolución Sandinista.[1]

Pero esta información había sido suministrada años antes por el ex comandante de la policía mexicana Guillermo Gonzalez Calderoni apodado el "Apostol del diablo" al declarar ante el FBI de que colaboradores de la agencia habían coordinado el secuestro y tortura de Camarena y hasta haberla grabado, por lo que según algunos le costo la vida en febrero del 2003 en McAllen (Texas)donde residía desde hace casi una década tras revelar información sobre la participación de los hermanos Salinas de Gortari en el narcotráfico y de sus relaciones con el Cartel del Golfo y el Cartel de Tijuana los cuales el mismo Gonzalez Calderoni le daba su ayuda.

Referencias[editar]

http://internacional.elpais.com/internacional/2013/10/15/actualidad/1381793663_393256.html