Enrico I de Ventimiglia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Escudo de armas de la casa de Ventimiglia.
Escudo de armas de la casa de Altavilla.

Enrico I de Ventimiglia[1]​ fue el primer miembro de la noble casa de Ventimiglia, venidos de Liguria, que se asentó en Sicilia.

En 1252 contrajo matrimonio con Isabella de Geraci, IX condesa titular del feudo de Geraci y adyacentes y a partir de este momento, aunque Enrico I de Ventimiglia no utilizó nunca a nombre propio el título de su esposa, conde de Geraci, es el punto de partida de los Ventimiglia de Sicilia.

Más adelante, esta línea troncal de los Ventimiglia de Geraci irá generando nuevas ramas, como Ventimiglia-del Maro, Ventimiglia-Granmonte, Ventimiglia de Málaga, Ventimiglia-Pisa y otras más que se afincarán en distintas ubicaciones e incluso adoptarán sus respectivos escudos de armas, normalmente pequeñas inclusiones en el blasón original de los Ventimiglia, campo de gules con jefe de oro (rojo con franja superior amarilla).

Títulos[editar]

  • Señor de Bilici y de la Foresta Regia di Caronia.
  • Señor de Gratteri.[2]
  • I conde titular de Ischia Maggiore y Menore, maritale nómine.
  • Señor de Gangi y de la Petralia (1258).
  • Señor de Isnello (o Asinello).
  • Capitán general de los ejércitos del rey Manfredo.
  • Vicario del reino de Sicilia.

Biografía[editar]

También conocido como Arrigo di Ventimiglia, fue el primogénito de Filippo di Ventimiglia y de Aldixia,[3]​ hija del Marchese de Ceva.

Fue el primer miembro del linaje ligur de los condes de Ventimiglia con dominio feudal efectivo en Sicilia: el establecimiento definitivo de la familia en la Isla ocurre a mitad del siglo XIII, con su matrimonio con Isabella de Geraci, segundogénita de Alduino de Geraci, conde de Ischia y señor de Geraci, y de una descendiente de la familia de los Cicala, señores de Polizzi y de Collesano. Las respectivas familias de ambos progenitores estaban fuertemente afincadas en el territorio madonita, aunque en la época de dicho matrimonio, los territorios de Geraci eran de propiedad Real.

En el 10/08/1258, Enrico es investido por el rey Manfredo con el señorío de la Petralia, el gran feudo formado por Bilici, Gratteri y la Foresta regia di Caronia, reforzando de forma notable su asentamiento en el territorio sobre el que, más adelante, reivindicará los derechos de su esposa.

También en esos mismos días y en Nápoles, fue investido conde de Isola Maggiore por el mismo Rey.[4]​ No obstante, no es hasta 1271, en plena época del dominio de los Anjou, que Isabella es nominada titular del condado de Geraci, como comitissa Geracii, título jamás utilizado por Enrico y su hijo Alduino, que si utilizó el de comte Iscle Maioris, procedente de la herencia de su madre, Isabella.

En otro documento fechado el 21 de noviembre de 1261, dado en Foggia y firmado por dos jueces de la gran corte regia, dan fé de una transacción entre Filippo de Ventimiglia y su hijo Enrico, mencionando a este último como conde de Ventimiglia y de Isola Maggiore.

Enrico I de Ventimiglia jugó un papel de primerísimo orden en la política del rey Manfredo, ostentando el cargo de capitán general en Italia (1258) y vicario de la Marca (1259-60). Los méritos[5]​ adquiridos en la corte real fueron probablemente el origen de la tolerancia de que gozaban sus acciones en su área de dominio Siciliana; perduran multitud de pruebas testimoniales de su política de continuas y permanentes usurpaciones a las propiedades de la Iglesia de Cefalú, rica terrateniente de la región madonita por la época.

El régimen hegemónico que instauró sobre la Iglesia, que controlaba la región Madonita, fue en realidad más que un patronato una especie de rígido corsé ejercido implacablemente. Queda constancia de que hizo reparar la techumbre de la Iglesia en dos ocasiones, 1261 y 1263, tal y como dejan testimonio algunas inscripciones sobre las vigas. Hasta tal punto ejercía su poder feudal sobre los bienes territoriales eclesiásticos que el propio obispo de Cefalú denunciaba en 1272 que Enrico I de Ventimiglia tenebat dictam ecclesiam occupatam.

En 1262, el papa Urbano IV, queriendo expulsar al rey Manfredo del trono, lanzó una cruzada en su contra, con Roberto de Fiandra[6]​ como condottiero. Llamó el rey a todos sus barones, que reunió en el Passagio del Garigliano, expulsando a los cruzados franceses a la otra ribera.

El 11 de septiembre de 1262 el cronista Da Giovanasso, en una relación de los principales condottieri del ejército Real, menciona al conde de Ventimiglia como uno de los más notables personajes del consejo del rey Manfredo.

En 1263 queda constancia en un documento de que promete a sus hermanos Oddone[7]​ y Oberto 57 onzas de oro para recuperar libre de toda carga el castillo del Maro, tras una desastrosa situación financiera heredada de Raimondo de Ventimiglia. Firma dicho documento Enrico di Ventimiglia, conde de Isola Maggiore. El 6 de septiembre de ese mismo año, el rey Manfredo ratifica dicho acuerdo.

Con la muerte del rey Manfredo[8]​ y la llegada del régimen angevino, y a pesar de la buena disposición del rey Carlos de Anjou,[9]​ Enrico seguirá la misma suerte que el resto de la aristocracia gibelina, estrechamente ligada a la dinastía sueva (Hohenstaufen): las dificultades políticas por las que pasará están bien representadas en un proceso del año 1266 que lo obligaba a la devolución al Obispo de Cefalù de los bienes usurpados de los pastos de Malvicino, y tienen su momento culminante en el año 1271, con su propio exilio y la confiscación de todos sus bienes por parte del rey, a la sazón Carlos de Anjou.

En el momento de su mayor declive, Carlos de Anjou confiscó a Enrico I de Ventimiglia no solo las dos Petralias y Caronia, sino también las tierras de Geraci, Gangi, Castelluzzo, Ypsigrò, Fisaula y Montemaggiore.

Para empeorar la situación, su participación (de Enrico Ventimiglia) y apoyo en la revuelta filo-sueva de Corradino Capece[10]​ de 1268 en Tagliacozzo terminó con la paciencia del rey, que decidió atajar definitivamente la situación. Tras un tenaz asedio de las tropas Angiovinas a la Roca de Geraci, Enrico no tuvo más remedio que rendir la fortaleza. Fue condenado al exilio y a la confiscación de todos sus bienes.

Sometido a persecución, optó el conde Enrico por el exilio. Se refugió en sus posesiones Liguras,[11]​ esperando tiempos mejores para reconquistar sus posesiones sicilianas. Durante este periodo tuvo cortas estancias en Valencia, como huésped de la reina Constanza, única hija del ya difunto rey Manfredo y esposa del rey Pedro III de Aragón. En agosto de 1273 acudió a Requena, donde estaba esos días el rey Alfonso X el sabio, para solicitar su regio permiso para abandonar España.[12]

Así, en enero de 1271 y con el conde Enrico en el exilio, Carlos de Anjou repartió el condado de Geraci entre los hermanos Giovanni y Simone de Monfort, hijos de Filipo de Monfort, primo de Carlos de Anjou y su vicario general en Sicilia hasta el año 1267: Giovanni recibe Geraci, Gangi y Castel di Lucio; Simone el resto de los bienes confiscados a Enrico: La Castra ('le fortezze') de San Mauro, Fisauli, Belici y Montemaggiore.

Igualmente, a Guglielmo de Mosterio[13]​ le fueron concedidas las tierras de Gratteri, confiscadas al traidor conde Arrigo Ventimiglia y firmado por el rey Carlos de Anjou, según consta en el Archivo de Nápoles, donde se conserva el documento fechado a 12 de enero de 1278.

Por su parte y en el exilio, en un documento fechado a 4 de enero de 1277 Enrico declara haber tomado como parte de su herencia paterna el lugar de Aurigo, con su castillo incluido, el castillo de Lerín con sus villas y tierras y el lugar de Cenoa[14]​ y con fecha de 27 de Octubre de ese mismo año, otro documento ilustra la donación que hizo el conde Enrico a la Iglesia de ‘S. Stephani de Plausano’ del lugar de Giossanico.

El 07/08/1281 en un documento público Actum supra castrum Turiae[14]​ el conde Enrico Ventimiglia fija en una cantidad determinada, pagada al contado por la comunidad de Toria y que aglutina los diversos tributos que hasta entonces tenían que pagar, según las anteriores estipulaciones, fijadas por su padre el conde Filippo de Ventimiglia en 03/03/1247.

El retorno a Sicilia en 1282 del primogénito de Enrico, Alduino de Ventimiglia, coincide con el desembarco en la isla de Pedro III de Aragón, después de las denominadas Vísperas Sicilianas,[15]​ que marcaron el final del dominio angevino en la isla de Sicilia.

No sabemos con exactitud cuando regresó Enrico de Ventimiglia a Sicilia, aunque existe un documento público firmado por él en 18/02/1282 ante el notario del S.P. Fassio en el castillo de Cunio en el que reconoce haber recibido de su hermano Filippino cierta cantidad de dinero, prometiendo restituirla tras las fiestas de San Michele, ya próximas en esa fecha. Firman como testigos su otro hermano, el conde Oberto, así como todos los hijos de Filippino. Al parecer, Enrico necesitaba dicho dinero para cubrir los gastos del viaje de su regreso a Sicilia, donde al parecer llegó justo antes de las Vísperas.[16]

Estuvo presente en la coronación de Federico III de Aragón (1296), y de forma activa a pesar de su ya avanzada edad, pues hizo inclinar la balanza de la fidelidad popular hacia el nuevo soberano, que en el año 1300 le confirma nuevamente en todas sus posesiones, suyas y de su esposa, estableciendo definitivamente el condado de Geraci.

La cancillería genovesa conserva un documento que atestigua la participación de Enrico de Ventimiglia en la misión diplomática que Federico II envió a la república de Génova, después de la derrota naval de Ponza (14 de junio de 1300), en la que figura citado con los títulos de comes Yscle maioris et Geracii.[17]

El 2 de marzo de 1307, un poco antes de morir, Enrico de Ventimiglia reconoce en escritura pública la emancipación de su hijo Guglielmo de Ventimiglia.[18]

El conde Enrico aún vivía en mayo de 1307, cuando el Obispo de Cefalú protestó públicamente contra él por el asalto que sufrieron sus clérigos por parte de la familia Ventimiglia durante la procesión a la Iglesia de Santa María de Gibilmanna.[19]

También se sabe que un mes más tarde, en mayo de 1307, le fue devuelta una viña de Cefalú, confiscada años antes.[20]

Según se ha determinado, Enrico de Ventimiglia debió morir en los albores de 1308, pues se conserva un documento firmado por otro de sus hijos, Guglielmo de Ventimiglia, firmado como «quondam dom. com. Henrici de Vintimilii».[21]

El rey Federico no tuvo entre sus vasallos a nadie que defendiese con mayor tenacidad su Corona como el conde Enrico, tal y como reconoce un gran número de historiadores. Esta actitud quedó claramente manifestada en el transcurso de los acontecimientos ocurridos cuando los Lengiati traicionaron a su rey introduciendo solapadamente al enemigo en el castillo de Langi.

Enrico se casó con la condesa de Benevento, que regresó desde Sicilia hasta Liguria, a los estados del marido, para acabar sus días, tal y como se deduce del documento público del 4 de enero de 1300, bajo el reinado de Federico III de Aragón.[22]

En 1311, se procedió a ejecutar su testamento, en el que Francesco I de Ventimiglia (nieto de Enrico e hijo del difunto Alduino), hereda el condado.

Los documentos que se conservan hablan del reparto de sus bienes entre Guglielmo y Nicoló (y otros quince hijos más que al parecer tuvo) y el ya mencionado heredero del condado. Tanto Guglielmo como Nicoló dieron origen a los que más tarde fueron sus propias casas, con importantes ramificaciones europeas.

Según N. Speciale y Zurita, fue quién asedió y destruyó Engio.

Matrimonio y descendencia[editar]

En 1252 contrajo matrimonio con su pariente[23]Isabella de Geraci, descendiente y heredera de la Casa de Altavilla, IX condesa titular del feudo de Geraci y adyacentes. Se considera que dicho enlace representó el nexo de unión entre las dos casas, independientemente de los lazos de parentesco previos que ya pudiesen existir.[24]

  • Pietro Pietruccio, con muerte prematura.
  • Alduino de Ventimiglia, X Conde de Geraci, que sigue.
  • Giovanni, que casó Giovanna de Calatafimi pero muriò sin herederos antes el 1311.
  • Guglielmo I, barón de Buscemi y Barchino en Sicilia el 15 de septiembre de 1327 (por herencia de su madre y tras resolver las objeciones de Guglielmo y Oberto de Brizzolo),[25]​ Cannelli y Loazzolo en Piemonte (por herencia de la esposa), capitán de Marsala, que da origen a la rama Ventimiglia de Buscemi y de Passaneto. Casó con Damigella de Cannelli (Piemonte) hija de Giordano baron de Canelli, primo del rey Manfredo. Guglielmo I recibió como dote los feudos de Catufo y Barbo.[26]​ Tuvieron los siguientes descendientes:[27]
    • Enrico de Ventimiglia, Enricuccio, heredero universal según testamento del 1341 ante el notario Bartolomeo di Puttua. Casó con doña Eufemia de Monteliano, hija de Riccardo de Monteliano, barón de Rocca Nardore y emparentada con las familia Palizzi y Sclafani, con descendencia:
      • Eliana (*01/01/1328 Sciacca). Casó con Perícono de Montecateno.[28]
      • Francesco (*27/01/1333 Sciacca), heredero universal según testamento del 1341 ante el notario Bartolomeo di Puttua. Casó con Riccadona, hija del mílite Corrado de Manuele.
      • Riccardo (16/09/1334 Sciacca).
    • Giovanni
  • Nicolò Nicoloso, murió en el 1326, en una batalla naval contra venecianos. Probablemente fue el barón de Caronia, posesión más tarde de su hija (y yerno):
    • Eleonora Ventimiglia, murió exiliada en Pisa en el 1340, casada con Matteo Palizzi, señor de Mesina, conde de Novara y barón de Caronia, Castelluccio di Noto, Churca, Santa Lucia del Mela, Saponara, Porta di Randazzo y Tripi: « ...ciò erano que' della casa de' Palizzi i più possenti di Mesina..., Nuova Cronica, Giovanni Villani, 3. 13. 14.»

Línea de sucesión en el condado de Geraci[editar]


Predecesor:
Alduino de Geraci
IX Conde de Geraci, maritale nómine
(I titular de la casa de Ventimiglia)

*1226?-+1308
Sucesor:
Alduino de Ventimiglia

Notas y referencias[editar]

  1. En muchos documentos Enrico I aparece como Enrico II de Ventimiglia. Efectivamente, considerando el linaje Ventimiglia ligur, es el II. Para este trabajo, habida cuenta de su enfoque desde la perspectiva de la casa marquesal de Irache, es decir, de los Ventimiglia establecidos en Geraci, es el primero y por tanto se ha utilizado Enrico I.
  2. Investido en 1258. Frammenti storici ed evocativi dell'almo. Castellare di Gratteri, Giuseppe Terregino. Accesible desde la red.
  3. Existe una escritura fechada en 10/01/1263 en la que Filippo cede a su mujer, la condesa Aldixia, jurisdicción y renta sobre Lusinaco, firmada ante Guglielmo de Buttonia: Actum in Castro Maeri Dom. Pilippus Comes de Vigintimilio fuit confesus se habuisse a dom. Aldixia Comitissa uxore sua libras sexentum januenses de extradotalibus dictae comitissae..., Sulle famiglie nobili della monarchia di Savoia, Volumen IV, Torino 1857, Pag 303. Aldixia aportó como dote el feudo de Carrú.
  4. En 1261 ya poseía dichos títulos, tal y como se deduce de un documento fechado el 25 de Enero de ese año, firmado por Nicolao Formalis (Juez de la Gran Corte Regia) y dado en Tolentino (Marca Anconitana), donde se le cita con tales atributos.
  5. El rey Manfredo lo consideraba su consanguineus et familiaris, tal y como afirma el professore Carlo Fisber Polizzi. Fue nombrado vicario general en la marca anconitana, puesto que ocupó al menos desde marzo de 1260 hasta agosto de 1261.
  6. Roberto de Fiandra fue hijo del conde de Fiandra, yerno de Roberto de Anjou, conde de Provenza.
  7. Oddone Ventimiglia, que casó en fecha anterior a 1269 con Giovanna Abate, hija de Giliberto Abate, señor de Ciminna (monografía sobre la familia Abate en Sciascia 1993, Pag 109-160, Gli Abbate di Trapani y tavola genealogica, Pag 244. Repertorio della feudalità siciliana (1282-1390) Pag 17), fue el cabeza de la rama del Bosco. La primera vez que esta denominación aparece en un documento oficial es el 9 de febrero de 1283, en el que Pedro I ordina restituir a Oddone los bienes confiscados previamente confiscados a él y a los Abate. Su esposa, ya viuda en el 9 de mayo de 1298, y sus hijos Simona, Perrona y Raimondo Ventimiglia vendieron una casa en Polizzi el 3 de junio de1301. Archivo de Palermo sobre familia feudales. Repertorio della feudalità siciliana (1282-1390). La famiglie feudali, Antonino Marrone, Mediterranea ricerche storiche, Palermo 2006, ISBN 88-902393-0-1, Pag 90.
  8. En febrero de 1266, en la batalla de Benevento, el rey Manfredo atacó a las tropas francesas, no queriendo esperar al conde Enrico de Ventimiglia, que acudía para reforzar el ejército Real con sus propias tropas y otras muchas más reunidas por todo el reino.
  9. Cuando Carlos de Anjou conquistó Sicilia completamente, encumbró a sus caballeros en los puestos de responsabilidad, pero inicialmente no destituyó a ninguno de los antiguos barones, incluso los que habían apoyado al extinto rey Manfredo, como era el caso de Enrico de Ventimiglia.
  10. Corradino Capece era sobrino del Emperador Federico de Hohenstaufen.
  11. En sus feudos del Maro y de Aurigo. Existe documentación que atestigua que como mínimo estuvo entre 1277 y 1282.
  12. Cronología de la Meseta del Cabriel, Archivo Municipal de Requena, Ignacio Latorre Zacarés, Pag7. (en Requena cayó gravemente enfermo Alfonso X el sabio, según recoge la cántiga 235.)
  13. Caballero del ejército francés y familiar del mismo Carlos de Anjou. En el Sulle famiglie nobili della monarchia di Savoia, Volumen IV, Torino 1857, pag 315es citado como Guglielmo de Matterio.
  14. a b Vittorio Angius, Sulle famiglie nobili della monarchia di Savoia pp. 315.
  15. La guerra de las vísperas supuso la expulsión de todos los efectivos franceses de Sicilia, en unas jornadas de sangre y fuego que se saldaron con innumerables víctimas de ambos lados de la contienda (Vincenzo Castelli cifra entre 24 y 28.000 los provenzales muertos. Desde entonces, todas las ciudades de Sicilia elegían a sus gobernantes. En 1282, en esta primera ocasión, salieron elegidos con un considerable consenso 4 regentes: Alduino de Ventimiglia, Alajmo di Leontini, Abbone Barresi y Palmerio Abbate. Estarían apoyados en su tarea de gobierno por un Consiglio di sessanta, también electo del pueblo. Fue en esta ocasión cuando cambió el blasón de Sicilia, adoptando el combinado de las armas de Aragón y las casa sueva, desechando definitivamente todo rastro de los Anjou. Carlo de Anjou, con la benevolencia del papa, planificó la reconquista del reino, reuniendo para ello una considerable fuerza militar (100 galeras, 200 naves, 10.000 infantes, múltiples regimientos de caballería, etc). El primer objetivo fue la reconquista de Mesina, a la que sometieron a un durísimo asedio, por mar y tierra. Durante los primeros días del asedio, el pueblo messines se defendió con una contundencia ejemplar tal que pasó a la historia. Mientras tanto, el rey Pedro de Aragón se acercaba a Mesina por tierra con sus ejércitos y Roger de Lauria, el gran almirante de Aragón, lo hacía por mar el 27 de septiembre de 1282, burlando el bloqueo francés y entrando en la ciudad. Con los refuerzos obtenidos, Mesina se libró con facilidad de los atacantes, aclamando a su nuevo rey como su soberano y padre de Sicilia.Fasti di Sicilia, descritti da Vincenzo Castelli, principe di Torremuzza e gentiluomo di camera, Volume II, Presso Giuseppe Pappalarbo, Mesina 1820, Pag 31.
  16. Las Vísperas fueron un levantamiento popular ocurrido el lunes de Páscua (30 de marzo de 1282) y que dio lugar a la sustitución en el trono de Sicilia de la Casa de Anjou (Carlos de Anjou) por la Casa de Aragón (Pedro III de Aragón) en la isla de Sicilia. Fue instigada, entre otros, por Giovanni de Prócida. Pero el historiador Villani, el cual merece toda confianza según Vittorio Angius en su obra Sulle famiglie nobili della monarchia di Savoia, asegura que fueron el Conde Ventimiglia y el Abad Palmieri los principales instigadores de dicha revuelta. Igualmente, Filodelfo Mugna, en su Teatro Genealógico delle Famiglie illustri di Sicilia, afirma que fue el Conde Ventimiglia junto a notros Barones sicilianos los instigadores de las Vísperas. La guerra de las Vísperas concluyó con la Paz de Castelbellota en 1302, que reconocía a Federico III de Aragón como Rey de Sicilia.
  17. Repertorio della feudalita Siciliana (1282-1390), la famiglie feudali, Pag 440.
  18. Notum fecimus et testamur quod magnif. dom. comes Henricus, comes Ventimilii et Isolae Majoris, volens emancipare a sua patria potestate Gulielmum de Ventimilio, filium ejus praesentem...emancipavit ipsum coram nobis...ita quod de postero sine patriae potestatis obtentu possit testari, agere, contrahere, pacisci et ea omnia facere, quae pater familias etc. Qua quidem emancipatione facta dictus comes Henticus in praemium emancipationis tradidit ipsi Gulielmo filio equum unum pili sporelli balsanum.
  19. Archivio di Stato di Palermo, Tabulario della mensa vescovile di Cefalù, 12 aprile 1307, pergamino 78.
  20. Ividem, Mesina, 26 de mayo de 1307, pergamino. 79. Del marzo 1307 è l’emancipazione del figlio Guglielmo. Vittorio Angius, Sulle famiglie nobili della monarchia di Savoia, Pag 317.
  21. Vittorio Angius, Sulle famiglie nobili della monarchia di Savoia Pag 317 y 324.
  22. Vittorio Angius, Sulle famiglie nobili della monarchia di Savoia Volumen IV pp. 317, 324. Para su retiro fue debidamente provista de terris et castris, positis in valle Oneliae et valle Arrociae, et concessit eidem dominae ad usufructuadum castrum ipsium dom. com. quod nuncupatur de Lavina juxta vallem Arrociam cum villa Lavinae et villa Cenoae, quae villae sunt dicti castri Lavinae cum hominibus, jurisdictionae, redditibus etc...’.
  23. No cabe duda que ambos, Enrico e Isabel, estaban emparentados con la antigua casa reinante sueva Hohenstaufen. Por otra parte, existen bastantes testimonios y estudios que aseguran el parentesco entre Isabel de Geraci y la casa de Ventimiglia, entre los que cabe citar Doze Frutos de la Muy Antigua Y Ilustre Casa de Bournonville, Pag. 24 y 25, en las que cita a Eliusa de Altavilla (casada con Rogerio de Bournonville) como Eliuza de Ventimiglia. Esta obra está disponible en pdf. Es necesario también citar los estudios realizados por el historiador Carlo Fisber Polizzi (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión). al respecto. Es decir, es muy probable que Isabel y Enrico fuesen parientes directos.
  24. Guida d'Italia. Sicilia, 6 Edición, 1989, ISBN 88-365-0350-0.
  25. Della Sicilia Nobile, Francesco María Emanuele e Gaetani, marqués de Villabianca, libro I parte II Pag 116.
  26. Notario Crispo de Mesina, en fecha 06/05/1336).
  27. Existe un magnífico manuscrito de aquella época que perteneció a Enrico Ventimiglia, Baron de Buscemi y Barchino, Capitan de Marsala, fechado entre 1330 y 1372. En este manuscrito, que pasó desde Francia a la biblioteca de la reina Cristina de Suecia y después a la Biblioteca Apostólica Vaticana, Ms Vat. Reg. Lat. 1320. Contiene anotaciones personales del mismo Enrico Ventimiglia (hijo de Guglielmo y sobrino de Enrico II de Geraci), en particular las fechas de nacimiento de sus hijos.
  28. Es muy posible que Eufemia Monteliano, la esposa de Enrico Ventimiglia, sea la protagonista de una triste aventura sucedida en 1356: Eufemia viajaba con Riccadonna y Liana. Posiblemente se trataban de su yerna y su hija, ya que Riccadona era hija del milite Corrado de Manuele y mujer de Francesco Ventimiglia y Liana era la esposa de Pericono de Montecateno. Estas señoras denunciaron al rey que, habiéndose embarcado en Trapani con muchas joyas de perlas, oro y plata, para viajar hasta Cefalù, fueron abordadas cerca de la Isla de las Mujeres por un navio a remos bajo el mando de Simone Mirulla y Pietro Burgi, messineses, los cuales robaron todas sus pertenencias. El rey, el 2 de octubre de 1356, ordenó al Stratigoto de Mesina que obligase a Mirulla y Burgi a restituir los objetos robados.

Véase también[editar]

  • Storiamediterránea, Múltiples trabajos de historiadores tan prestigiosos como Orazio Cancila (Doctore, professore ordinario di Storia Moderna alla Facoltà di Lettere e Filosofia dell’Università di Palermo, director científico del centro on-line Mediterranea...) y otros...
  • CSV, Centro Studi Ventimigliani, dirigido por el professore Carlo Fisber Polizzi.
  • Manuscritos de la Casa Ventimiglia

Enlaces y Bibliografía[editar]