End of Days

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

End of Days (titulada El fin de los días en España y El día final en Hispanoamérica) es una película estadounidense de 1999 dirigida por Peter Hyams y protagonizada por Arnold Schwarzenegger. Fue galardonada con el premio Bogey ese mismo año y está basada en La profecía y en ciertas predicciones sobre los acontecimientos que tendrían lugar en el nuevo milenio.

Argumento[editar]

En 1979, un sacerdote en el Vaticano ve un cometa que se arquea sobre la luna (descrito como el "ojo de Dios"), que anuncia el nacimiento de una elegida para ser la madre del niño de Satanás. El Papa es enviado en una misión para encontrar y proteger a la niña de Satanás, aunque algunos caballeros del Vaticano (liderados por un cardenal corrupto) insisten en que ella debe morir. En Nueva York, una niña recién nacida, Christine York, es identificada por los satanistas (incluido su médico, el Dr. Abel y su enfermera y futuro tutora, Mabel) elegida para engendrar el hijo de Satanás en la víspera de Año Nuevo de 1999, siendo bautizada con la sangre de una serpiente (una cascabel), probablemente como una representación de la encarnación de Lilith. Los Satanistas actúan ritos ocultos en el recién nacido.

A finales de 1999, Satanás posee un banquero de inversión en un restaurante; luego destruye el restaurante, matando a muchos adentro. El ex detective de policía suicida y alcohólico Jericho Cane, deprimido desde los asesinatos de su esposa y su hija, trabaja para una compañía de seguridad privada y culpa a Dios por su difícil situación. Jericho y su compañero de trabajo Bobby Chicago están asignados para proteger al banquero poseído. Un sacerdote, Tomás de Aquino, intenta sin éxito matar al banquero. Jericó captura a Tomás de Aquino, quien le dice a Jericó: "Los mil años han terminado, el ángel oscuro ha sido liberado de su prisión" y dice que una niña es fundamental. Jericho dispara a Aquinas, quien es arrestado por el Departamento de Policía de Nueva York. Marge Francis, detective del NYPD y ex colega de Jericho, le dice que Santo Tomás no tiene lengua.

Jericho y Bobby investigan por su cuenta, sabiendo que Tomás de Aquino fue entrenado en el Vaticano y enviado a Nueva York antes de desaparecer. Jericho le pregunta al padre Kovak, un sacerdote que conocía a Aquino. Kovak le pregunta a Jericó si cree en Dios; cuando dice que no, el sacerdote le dice que Aquino fue enloquecido por fuerzas que un ateo no podía entender. Van al departamento de Aquinas, donde encuentran su lengua en un frasco y mensajes y símbolos escritos con aparente sangre en las paredes. Marge llega, obligándolos a irse. Satanás se infiltra en el hospital de Aquino y lo crucifica en el techo. Jericho y Chicago ven palabras latinas y "Cristo en Nueva York" raspando la piel de Aquinas, y comienzan a buscar a Christine York.

Jericho y Chicago encuentran a Christine en su departamento, salvándola de caballeros del Vaticano asesinos, y Mabel se niega a llevarla a Satanás. Satanás llega y explota la camioneta de Chicago, matándolo. Satanás entra a la casa y mata a Mabel por haberle fallado; Jericho y Christine escapan. Marge y otro oficial, ambos satanistas, le dicen a Jericho que entregue a Christine. Jericó los mata, pero Satanás resucita a Marge. El padre Kovak le dice a Jericho y Christine que Satanás debe embarazarla entre las 23:00 y la medianoche de la víspera de Año Nuevo para marcar el comienzo del "fin de los días". Christine acepta la protección de Kovak.

Satanás se infiltra en el departamento de Jericó, mostrándole una visión del asesinato de su familia. Jericó arroja a Satanás a través de la ventana de su departamento y aparece Chicago.

En la iglesia, el cardenal y sus caballeros intentan matar a Christine y Satanás mata al clero del Vaticano. Chicago le dice a Jericho y Christine que él está en alianza con Satanás. Kovak rescata a Jericó, y Satanás secuestra a Christine. Jericho rescata a Christine y nuevamente mata a Marge. Chicago detiene a Jericho, quien lo persuade para luchar contra la influencia de Satanás; Satanás lo quema vivo. Jericho escapa con Christine en un túnel del metro. Dispara una granada a Satanás, quien deja al banquero por un nuevo anfitrión.

En plena víspera en una de las avenidas de Nueva York, donde hay mucha gente reunida para recibir el año nuevo, unas personas con un muñeco de tela flotante de color blanco y de barba y bigote blanco levantado hacia el aire, al parecer es una representación de la imagen de Dios, señal que el ser supremo está presente para proteger a toda la humanidad y evitar las fechorías de Satanás de conducir al infierno por medio del acoso y nacimiento de Christine.

Jericho y Christine escapan a otra iglesia, donde renueva su fe en Dios y ora por fortaleza. Satanás se enfrenta a Jericó como una criatura enorme y alada y lo posee. Jericho intenta violar a Christine, que trata de escapar antes de que Jericho se enganche deliberadamente en una espada que sobresalga de una estatua que era la imagen del Arcángel San Miguel. Al filo de la medianoche, Dios libera al cuerpo moribundo de Jericó, envía a Satanás de vuelta al infierno y el mundo celebra el nuevo milenio. Jericho y Christine ven a su esposa e hija esperándolo en el más allá. Muere en paz, y Christine espera con su cuerpo a las autoridades.

Final alternativo[editar]

Se filmó un final alternativo en el que Jericho vuelve a la vida después de ser empalado en la espada de la estatua que era la imagen del Arcángel San Miguel y abandona la iglesia con Christine, pero las audiencias de prueba preferían la versión original. El final fue utilizado en la novela de la película.

Reparto[editar]

Enlaces externos[editar]