Encyclopédie Méthodique

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Primera página de la Encyclopédie méthodique (1782)

La Enciclopedia metódica, o en francés original L’Encyclopédie méthodique ou par ordre de matières par une société de gens de lettres, de savants et d'artistes ; précédée d'un Vocabulaire universel, servant de Table pour tout l'Ouvrage, ornée des Portraits de MM. Diderot et d'Alembert, premiers Éditeurs de l'Encyclopédie o, más abreviadamente, Encyclopédie méthodique, llamada también «Encyclopédie Panckoucke», fue una enciclopedia temática monumental que se fundaba en la previa Encyclopédie de Diderot y d’Alembert con el objetivo de mejorarla y completarla.

Historia[editar]

Charles-Joseph Panckoucke

A diferencia de esta última, se divide en materias cada una de las cuales se extiende entre uno y diez volúmenes (la historia natural ocupa 14; la medicina 13, al igual que la botánica; diez la jurisprudencia; ocho la artesanía y oficios; nueve las antigüedades y la mitología; siete la agricultura; seis la historia, como también la química y las matemáticas; cinco la geografía física, etc.). Se pretendía así remediar el fraccionamiento y atomización de la obra dirigida por Diderot y D'Alembert que obligaba «a leer cien artículos para tener una idea suficiente de un tema. Se quería intentar si, procediendo de distinto modo, el análisis y la síntesis no abocarían a una mejor conciliación»[1]

Fue editada en forma de suscripción en 1782 por el librero y filósofo Charles-Joseph Panckoucke, establecido en París, donde el había creado el primer imperio periodístico de la época. El librero y editor Clément Plomteux, establecido en Lieja, la continuó entre 1782 y 1789.

Cronología[editar]

La publicación de la Enciclopedia metódica se escalonó durante un medio siglo y concluyó en 1832. Tras la muerte de Charles-Joseph Panckoucke, sobrevenida en 1798, la publicación fue sustentada por su yerno y socio Henri Agasse (1752-1813) y luego por su hija Antoinette-Pauline Agasse.[2]

Estructura[editar]

Esta empresa, en la que participaron más de un millar de autores, abocó a un conjunto total de 210 volúmenes.[3]​ Otras fuentes hablan de 206 volúmenes, de los cuales 47 eran de láminas, como afirma la nota FRBNF33366462 de la Biblioteca Nacional de Francia. Según ella se trataba de 157 volúmenes de texto a dos columnas y 53 de ilustraciones o láminas: quince metros de libros.

La subdivisión adoptada estableció 26 materias: Matemáticas, Física, Medicina, Anatomía y fisiología, Cirugía, Química, Agricultura, Zoología, Botánica, Minerales, Geografía física, Geografía antigua y moderna, Época clásica, Historia, Teología, Filosofía, Metafísica, lógica y moral, Gramática y literatura, Leyes, Finanzas, Economía política, Comercio, Marina, Arte militar, Bellas Artes y Artes y oficios.

Los más grandes diccionarios fueron:

  • Zoología: 13645 páginas, 1206 ilustraciones (7 vol.);
  • Botánica: 12002 páginas, 1000 ilustraciones (34 solo sobre plantas criptógamas);
  • Medicina: 10330 páginas (13 vol.);
  • Geografía: 9090 páginas, 193 mapas e ilustraciones (3 vols. y 2 atlas);
  • Jurisprudencia (con policía y municipalidad): 7607 páginas (10 vols.); y
  • Anatomía (no un diccionario, sino una serie de tratados sistemáticos): 2866 páginas (4 vols.).

Algunos colaboradores[editar]

Sus contribuyentes eran especialistas[4]​ con una cierta libertad de escritura, sobrepasando a las compilaciones generalistas de la Enciclopedia de Diderot y D'Alembert. Pero sus tres libreros-editores tuvieron alguna torpeza al canalizar la producción de sus colaboradores y, por ejemplo, materias próximas como la agricultura y la labrantía habrían podido unirse en una sola, lo que habría dado más cohesión al conjunto. Lo mismo ocurre en el caso de las matemáticas y los juegos matemáticos. Una lista no exhaustiva de colaboradores (entre ellos algunos tan ilustres como Diderot, D'Alembert, ¨Condorcet, Félix Vicq d'Azyr y Thomas Jefferson) podría ser esta:

En España[editar]

La Inquisición trató de impedir la transmisión y comercialización de la obra no solo por la visión protestante de Pantoucke y el ateísmo y materialismo de la parte filosófica, sino por el gran escándalo que causó el artículo "España"[5]​ de Masson de Morvilliers, donde afirmaba que la cultura y la ciencia europeas no debían nada a ese país; incluso originó un verdadero conflicto diplomático entre Francia y España: el embajador de España en París, el conde de Aranda, transmitió una protesta al gobierno galo y la Real Academia Española reaccionó convocando un concurso con el tema «apología o defensa de la nación (enfocado a la ciencia y las artes)». Un español establecido en la corte de Prusia, el padre Denina, contestó a los enciclopedistas franceses con un brillante texto titulado: Respuesta a la pregunta de qué se debe a España. La Inquisición, además, consiguió la incautación de la obra «mientras se realizaban las correcciones oportunas». Al concurso de la Academia respondieron numerosos escritores ilustrados (Juan Pablo Forner, por ejemplo, que ganó el premio con una Apología de España, aunque también otros ilustrados (por ejemplo León de Arroyal, con su libelo Pan y toros) se burlaron de que se ponderase un mérito escaso o inexistente, escribiendo sátiras y parodias al respecto. La polémica sirvió para revitalizar la leyenda negra y el historiador y político francés François Guizot insistió en el retraso crónico de España medio siglo después: «Mientras que en las partes de Europa en las que la Reforma protestante tuvo un papel importante el espíritu humano alcanzó una actividad y una libertad hasta entonces desconocidas, pero allí donde no penetró, como en el caso de España e Italia, cayeron en la molicie y la inercia», publica en un libro de historia europea publicado en 1828. El caso sirvió de precedente para la famosa Polémica de la ciencia española en el siglo XIX.

Por otra parte, en España asumió la traducción y adaptación de la obra la tertulia del ilustrado impresor manchego Antonio de Sancha, que publicó su Prospecto de la Nueva Encyclopedia metódica en 1782, aunque solo inició su traducción al castellano en 1784, ya que el 25 de junio de este año la Gaceta de Madrid insertó el anuncio de su publicación en España, “traducida por sujetos hábiles en las respectivas materias y editada a medida que los cuadernillos lleguen de París”. También se publicó en la Gaceta el inicio de la suscripción:

Don Antonio de la Sancha, mercader de libros e impresor en esta corte abre la suscripción a la Enciclopedia traducida del francés al español, señalando el plazo para suscribir hasta el fin del año próximo pasado (1783) al precio de 2.688 reales. Su impresor es Mr. Panckouke. El tomo I constará de la Historia Natural de los Animales, traducido por don Gregorio Manuel Sanz y Chanas; el tomo II incluirá la Historia Natural de las Aves y será su traductor don Joseph Mallent, etc.[6]

Pero el 25 de junio de 1784 intervino la censura eclesiástica o inquisitorial, aunque Sancha se le había autorizado ya por parte de la censura civil:

Aunque por un efecto de buena fe, se ha dado orden para que a los suscriptores de la Enciclopedia metódica, que se imprime en París, en francés, se les entreguen los ejemplares, que hasta ahora se hayan traducido en el reino, ha parecido, con motivo de dar este aviso al público, prevenirle que esta obra, en muchos tomos de ella no desempeña las promesas que se hicieron en el prospecto, con que se convidó a suscribir; antes por el contrario contiene, todavía, como la antigua (la de Diderot), muchos errores, equivocaciones y falsedades en las materias más importantes, delicadas y escrupulosas, que conviene expurgar, y entretanto leerlas con mucha preocupación.[7]

La parte filosófica, escrita por un discípulo de los materialistas y ateos Denis Diderot y Barón de Holbach, Jacques-André Naigeon, era sin duda imposible de traducir. Sin embargo, gracias a los permisos reales, la obra se fue publicando en parte y a trancas y barrancas en materias ni ideológicamente ni religiosamente espinosas. El escolapio Luis Mínguez de San Fernando (1745-1808) tradujo adaptado el Diccionario de gramática y literatura, de la Encyclopedia metódica (1788), contando entre sus colaboradores al también escolapio afrancesado Pedro Estala.[8]Antonio Carbonell tradujo además los volúmenes consagrados a Artes y oficios (Encyclopedia metódica. Fábricas, artes y oficios, Madrid: Imprenta de Sancha, 1794, 2 vols). Los de Arte militar los tradujo el teniente coronel de infantería Luis Castañón (Madrid: Sancha, 1791 y 1792, 2 vols.). El de Artes académicos (equitación, baile, esgrima y natación) los tradujeron Baltasar de Izurzun, caballerizo del Conde de Aranda, que ya había traducido un tratado de equitación francés, y Gregorio Sanz (Madrid: Sancha, 1791). La Historia natural de las aves la tradujo José Mallent (Madrid: Sancha, 1788), los tomos de Geografía moderna los tradujeron Juan Arribas y Soria y Julián de Velasco; los de Historia natural de los animales Gregorio Manuel Sanz y Chanas.

Referencias[editar]

  1. Frédéric Loliée, "Introduction", p. XVI, en Paul Guérin, Dictionnaire des dictionnaires. Lettres, sciences, arts, encyclopédie universelle, París: Librairie des imprimeries réunies, Motteroz, 1886-1895 http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/bpt6k201375w/f12.image.r=.langFR.
  2. Según la nota de autoridad de la BNF y el Dictionnaire des femmes libraires.
  3. Cifra dada por la nota de la Biblioteca Interuniversitaria de Medicina BIUM [1]
  4. Los autores no fueron generalmente indicados bajo el título
  5. Trad. de Masson de Morvilliers, "España", en Encyclopédie méthodique http://elgranerocomun.net/Espana-1782.html
  6. La Gaceta de Madrid, 7 de enero de 1783, nº 2, p. 36 y 2 de abril de 1784, nº 27, p. 289.
  7. La Gaceta de Madrid, 25 de junio de 1784, nº 51, p. 544.
  8. José Checa Beltrán, "Mínguez de San Fernando y su traducción de la Encyclopédie_Méthodique" en Francisco Lafarga (ed.), La traducción en España (1750-1830). Lengua, literatura, cultura, Lleida, Edicions de la Universitat de Lleida, 1999, pp. 177-185. http://www.cervantesvirtual.com/obra/mnguez-de-san-fernando-y-su-traduccin-de-la-encyclopdie-mthodique-0/ y María Elena Arenas Cruz, Pedro Estala, vida y obra: una aportación a la teoría literaria del siglo XVIII español, Madrid: CSIC - CSIC Press, 2003

Véase también[editar]