Emilia Alperovich

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Emilia Alperovich
Información personal
Nombre de nacimiento Esphir Alperovich Kosakovsky
Nacimiento 30 de noviembre de 1917
Bandera de Ucrania Kremenchuk, Poltava, Ucrania
Fallecimiento 23 de junio de 2004
(86 años)
Bandera de Uruguay Uruguay
Nacionalidad argentina, uruguaya de origen ucraniano
Familia
Padres Rachel Kosakovsky
Abraham Alperovich
Cónyuge Schwartz (1943-1948)
José Luis Invernizzi (1950-2001)
Hijos Carlos Alberto, Mario, Claudio
Información profesional
Ocupación arquitecta, constructora, profesora
[editar datos en Wikidata]

Emilia Alperovich Kosakovsky (Kremenchuk, Poltava, Ucrania, 30 de noviembre de 1917-Uruguay, 23 de junio de 2004) fue una arquitecta, constructora y profesora ucraniana y argentina radicada en Uruguay.

Biografía[editar]

Nació en Kremenchuk, Óblast de Poltava, Ucrania, el 30 de noviembre de 1917 y fue inscripta como Esphir. Poco después, de acuerdo con la reglamentación rusa, los hebreos debieron adoptar nombres rusos. A ella la reinscribieron como Ludmila pero la llamaban por su diminutivo: Milaia o Milka. Era de tez blanca, ojos algo rasgados, de color gris azulado, cabello castaño lacio.

Su padre, el lituano Abraham Alperovich, era médico y farmacéutico. Su madre, la ucraniana Rachel Kosakovsky, era enfermera, escritora y cantante lírica. Fue hija única, aunque tuvo mucho contacto con sus primos paternos.

Las dificultades que históricamente habían sufrido los judíos para la integración en las distintas comunidades europeas, continuaban vigentes en aquellos años, incluso intensificadas luego de la revolución en Rusia. Aunque Rachel era militante pro bolchevique, decidieron migrar de Ucrania en 1920. Estimulados por la presencia de un tío paterno en Argentina, junto a varios familiares, emprendieron el viaje vía Alemania, donde permanecieron dos años.[1]

A Buenos Aires llegaron en barco, luego de dos meses de viaje. Milka, Abraham y Rachel adoptaron nombres castellanizados: Emilia, Alejandro y Raquel (como lo exigía la reglamentación Argentina). Se instalaron en Mendoza. Alejandro fue médico de campaña y revalidó materias de su carrera en Buenos Aires, a donde se mudaron cuando se recibió.

De niña sufrió tuberculosis y la llevaron seis meses a Córdoba para su recuperación. Al terminar la secundaria, Milka realiza cursos de aviadora, y comienza a estudiar arquitectura.

Con la desaparición de Amelia Earhart en 1937, su padre la desestimula a continuar con la aviación. Se intensificó su dedicación a la arquitectura, no sin dificultades, ya que eran dos mujeres las que estudiaban en su generación y ambas judías, siendo objeto de varias acciones anónimas en su contra con especial repercusión emocional, dado el auge del nazismo en el momento.

En 1943 se recibió de arquitecta y se casó con su primer esposo. En 1946 nace su primer hijo Carlos Alberto Schwartz.

La familia Alperovich se convierte en asidua veraneante de Piriápolis, cuando construyen una casa allí, junto con una familia amiga. Allí conoció Milka a José Luis Invernizzi más conocido como " Tola ". Se divorció en 1948, con la intención de formar pareja con Tola. Fueron muchas las dificultades que se presentaron, para que la pareja se quedara en Buenos Aires, su hijo Carlos permaneció con su padre y ella se mudó a Piriápolis. En 1950 se casó con "Tola" y al poco tiempo revalidó su título en Uruguay y comenzó a ejercer su profesión en Piriápolis. El matrimonio tuvo dos hijos: Mario Invernizzi (1952) y Claudio Invernizzi (1956).

Entre 1976 y 1985, por motivos políticos y por poseer ciudadanía argentina, luego de estar en prisión en la cárcel de mujeres de Treinta y Tres, fue expulsada del país. Sus diez años de exilio transcurrieron en Buenos Aires, mientras Carlos se exiliaba en España, Mario y Claudio estuvieron presos y su esposo era detenido intermitentemente.[2]

Trayectoria[editar]

Desde la primera mitad de los años 1950 Milka trabajó como arquitecta en Piriápolis. Según ella contaba, en materia profesional, le debe mucho al trabajo en equipo con los oficiales y capataces, en particular con la familia Rivero (con quienes trabajó muchos años). Era una arquitecta que amaba subirse a los andamios y dirigir obras, tanto como dibujar y proyectar.

En la obra de Milka se observa una fuerte influencia del racionalismo. Entre sus obras se destacan centenares de viviendas, algunos edificios, gimnasios, policlínica, locales de estudios y comisaría. La mayoría se encuentran en Piriápolis, aunque varias están ubicadas en Pan de Azúcar, Punta del Este, Buenos Aires y balnearios del oeste de Maldonado.

Los diseños de la Bauhaus fueron de gran inspiración, motivándola a diseñar muebles para algunas de sus obras. Sus materiales definitorios son el hierro y hormigón, incorporando en algunos casos, revestimientos irregulares de piedra laja y revestimientos de venecitas. También incorporó elementos pictóricos (murales) como elementos de composición-

En 1963 realiza el proyecto de la planta física del Liceo de Piriápolis de forma honoraria. En ese mismo liceo impartió clases de dibujo e historia del arte.[2]

El 7 de junio de 2016 la Intendencia Departamental de Maldonado resolvió denominar con su nombre a la arteria de tránsito ubicada entre las calles Dr. Héctor Barrios y Jacinto Trápani de la ciudad de Piriápolis.[3]

Referencias[editar]

  1. Debali, Gerardo (7 de septiembre de 2015). «Claudio Invernizzi habla de su madre; Milka Alperovich». La Prensa. Consultado el 2 de octubre de 2016. 
  2. a b Debali, Gerardo (25 de abril de 2016). «Milka Alperovich será el nombre de calle lateral de plaza Artigas». Semanario La Prensa. Consultado el 1 de octubre de 2016. 
  3. Intendencia de Maldonado. «Piriápolis cuenta con una calle denominada Arquitecta Emilia Alperovich». Consultado el 1 de octubre de 2016.