Emergencia sanitaria de preocupación internacional

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Logo de la OMS

Una emergencia sanitaria de preocupación internacional, también como emergencia sanitaria internacional (PHEIC por sus siglas en inglés) es una declaración formal de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de «un evento extraordinario que se determina que constituye un riesgo para la salud pública de otros Estados a través de la propagación internacional de la enfermedad y que potencialmente requiere una respuesta internacional coordinada», formulada cuando surge una situación que es «grave, repentina, inusual o inesperada», que «conlleva implicaciones para la salud pública más allá de la frontera nacional del Estado afectado» y «puede requerir una acción internacional inmediata».[1]​ Según el Reglamento Sanitario Internacional (RSI) de 2005, los Estados tienen el deber legal de responder con prontitud a un PHEIC.[2]

La declaración es publicada por un Comité de Emergencia compuesto por expertos internacionales que operan bajo el RSI de 2005.[3]​ Entre 2009 y 2020, ha habido seis declaraciones PHEIC:[4]​ la pandemia de gripe H1N1 de 2009, la declaración de poliomielitis de 2014, el brote de ébola en África occidental de 2014, la epidemia de virus Zika 2015-2016[5]​, la epidemia de ébola Kivu 2018–2019[6]​ y a partir del 30 de enero de 2020, la epidemia de neumonía por coronavirus de Wuhan de 2019-2020.[7]​ Las recomendaciones son temporales y requieren revisiones trimestrales.[1]

El SARS, la viruela, la poliomielitis de tipo salvaje y cualquier nuevo subtipo de influenza humana son siempre un PHEIC y no requieren una decisión del RSI para declararlos como tales.[8]

Un PHEIC no solo se limita a enfermedades infecciosas, y puede cubrir una emergencia causada por un agente químico o un material nuclear nuclear.[9]​ Es una medida de «llamado a la acción» y «último recurso».

La mayoría de las epidemias y emergencias no recibirán atención pública ni cumplirán los criterios para ser un PHEIC. Los comités no fueron convocados para el brote de cólera en Haití, el uso de armas químicas en Siria o el desastre nuclear de Fukushima en Japón.[9]

Definición[editar]

PHEIC se define como

un evento extraordinario que se determina que constituye un riesgo para la salud pública de otros Estados a través de la propagación internacional de la enfermedad y que potencialmente requiere una respuesta internacional coordinada.
[1]

Esta definición designa una crisis sanitaria de alcance potencialmente global, implica una situación que es «grave, repentina, inusual o inesperada» y puede requerir una acción internacional inmediata.[1][10]

Reporte de situaciones sanitarias[editar]

Los Estados Miembros de la OMS tienen 24 horas para informar a la OMS de posibles eventos PHEIC.[8]​ No tiene que ser un Estado miembro que informe un brote potencial, por lo tanto, los informes a la OMS también pueden recibirse de manera informal.[11]​ Bajo el RSI (2005), todos los países determinaron formas de detectar, evaluar, notificar e informar eventos para evitar situaciones de PHEIC. También se decidió la respuesta a los riesgos para la salud pública.

El algoritmo de decisión del RSI ayuda a los Estados Miembros de la OMS a decidir si existe un PHEIC potencial y si se debe notificar a la OMS. Se debe notificar a la OMS si se afirman dos de las cuatro preguntas siguientes:[8]

  • ¿Es grave el impacto del evento en la salud pública?
  • ¿El evento es inusual o inesperado?
  • ¿Existe un riesgo significativo de propagación internacional?
  • ¿Existe un riesgo significativo para los viajes internacionales o las restricciones comerciales?

Los criterios PHEIC incluyen una lista de enfermedades que siempre son de notificación obligatoria.[11]​ El SARS, la viruela, la poliomielitis de tipo salvaje y cualquier nuevo subtipo de influenza humana son siempre un PHEIC y no requieren una decisión del RSI para declararlos como tales.[8]

La mayoría de las epidemias no obtendrán atención pública ni cumplirán los criterios para ser un PHEIC. Los comités no fueron convocados para el brote de cólera en Haití, el uso de armas químicas en Siria o el desastre nuclear de Fukushima en Japón.[9]

Se requiere una evaluación adicional con enfermedades propensas a pandemias, como el cólera, la peste neumónica, la fiebre amarilla y las fiebres hemorrágicas virales.[9]

Una declaración de PHEIC puede aparecer como una carga económica para el estado que enfrenta la epidemia. Faltan incentivos para declarar una epidemia y el PHEIC puede verse como una limitación del comercio en países que ya están luchando.

Comité de emergencia[editar]

Para declarar un PHEIC, el Director General de la OMS debe tener en cuenta factores que incluyen el riesgo para la salud humana y la propagación internacional, así como el asesoramiento de un comité de expertos compuesto internacionalmente, uno de los cuales debe ser un experto nominado por el Estado dentro de cuya región surge el evento.[1]​ En lugar de ser un comité permanente, se crea ad hoc.[12]

Hasta 2011, los nombres de los miembros de los comités no se divulgaron públicamente. Estos miembros se seleccionan de acuerdo con la enfermedad en cuestión y la naturaleza del evento. El Director General toma el consejo del comité después de su evaluación técnica de la crisis utilizando criterios legales y un algoritmo predeterminado después de una revisión de todos los datos disponibles sobre el evento. Tras la declaración, el comité formula recomendaciones sobre qué medidas deberían tomar el Director General y los Estados miembros para abordar la crisis.[12]​ Las recomendaciones son temporales y requieren revisiones trimestrales.[1]

Respuesta[editar]

En 2018, un examen de las primeras cuatro declaraciones (2009–2016) mostró que se observó que la OMS era más eficaz para responder a emergencias sanitarias internacionales, y que el sistema internacional para hacer frente a estas emergencias era «robusto».[5]

Otra revisión de las primeras cuatro declaraciones, con la excepción de la poliomielitis salvaje, demostró que las respuestas fueron variadas. Los brotes severos, o aquellos que amenazaron a un mayor número de personas, no recibieron una declaración rápida de PHEIC, y el estudio planteó la hipótesis de que las respuestas fueron más rápidas cuando los ciudadanos estadounidenses estaban infectados y cuando las emergencias no coincidían con las vacaciones.[13]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f «¿Qué son el Reglamento Sanitario Internacional y los Comités de Emergencias?». Organización Mundial de la Salud. 20 de junio de 2016. Consultado el 22 de octubre de 2019. 
  2. Dopplick, Renee (30 de abril de 2009). «Swine Flu: Legal Obligations and Consequences When the World Health Organization Declares a “Public Health Emergency of International Concern”». Inside Justice (en inglés). Consultado el 22 de octubre de 2019. 
  3. «Acerca del RSI». Organización mundial de la Salud. Consultado el 22 de octubre de 2019. 
  4. Pillinger, Mara (2 de febrero de 2016). «WHO declared a public health emergency about Zika’s effects. Here are three takeaways». The Washington Post (en inglés). Consultado el 22 de octubre de 2019. 
  5. a b Hunger, Iris (2018). «Coping with Public Health Emergencies of International Concern». En Maull, Hanns, ed. The Rise and Decline of the Post-Cold War International Order (en inglés). Oxford: Oxford University Press. pp. 64-84. ISBN 978-0-19-882894-5. Consultado el 22 de octubre de 2019. 
  6. «Statement on the meeting of the International Health Regulations (2005) Emergency Committee for Ebola virus disease in the Democratic Republic of the Congo on 17 July 2019» (en inglés). Organización Mundial de la Salud. 17 de julio de 2019. Consultado el 22 de octubre de 2019. 
  7. «OMS: coronavirus es emergencia sanitaria internacional». aristeguinoticias.com. Consultado el 31 de enero de 2020. 
  8. a b c d Hall, Mark; Orentlicher, David; Bobinski, Mary Anne; Bagley, Nicholas; Cohen, I. Glenn (2018). «Public Health law». Health Care Law and Ethics (en inglés). Nueva York: Wolters Kluwer. p. 908. ISBN 978-1-4548-8180-3. Consultado el 22 de octubre de 2019. 
  9. a b c d Halabi, Sam; Gostin, Lawrence; Crowley, Jeffrey (2017). «The International Health Regulations: the governing framework for global health security». Global Management of Infectious Disease After Ebola (en inglés). Oxford: Oxford University Press. p. 110. ISBN 978-0-1906-0488-2. Consultado el 22 de octubre de 2019. 
  10. den Exter, André (2015). «International Health Regulations (2005)». International Health Law and Ethics: Basic Documents (en inglés). Apeldoorn y Amberes: Maklu Publishers. p. 540. ISBN 978-90-466-0792-3. Consultado el 22 de octubre de 2019. 
  11. a b Davies, Sara; Kamradt-Scott, Adam; Rushton, Simon (2015). «From Tipping Point to Cascade: SARS and the IHR revision process». Disease Diplomacy: International Norms and Global Health Security (en inglés). Baltimore: Johns Hopkins University Press. p. 61. ISBN 978-1-4214-1648-9. Consultado el 22 de octubre de 2019. 
  12. a b Eccleston-Turner, Mark; Kamradt-Scott, Adam (Abril de 2019). «Transparency in IHR emergency committee decision making: the case for reform». BMJ Global Health (en inglés) (BMJ Publishing Group) 4 (2). Consultado el 22 de octubre de 2019. 
  13. Hoffman, Steven; Silverberg, Sarah (Marzo de 2018). «Delays in Global Disease Outbreak Responses: Lessons from H1N1, Ebola, and Zika». American Journal of Public Health (en inglés) (Washington: American Public Health Association) 108 (3): 329-333. ISSN 0090-0036. Consultado el 22 de octubre de 2019. 

Enlaces externos[editar]