Elena Quiroga

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Elena Quiroga
Elena Quiroga.jpg
Información personal
Nacimiento 26 de octubre de 1921 Ver y modificar los datos en Wikidata
Santander (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 3 de octubre de 1995 Ver y modificar los datos en Wikidata (73 años)
La Coruña (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padre José Quiroga Velarde Ver y modificar los datos en Wikidata
Cónyuge
Información profesional
Ocupación Escritora Ver y modificar los datos en Wikidata
Movimiento Generación del 50 Ver y modificar los datos en Wikidata
Género Novela Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de
Distinciones

Elena Quiroga de Abarca (Santander, 26 de octubre de 1921 - La Coruña, 3 de octubre de 1995) fue una escritora española nacida en Santander en 1921 y fallecida el 3 de octubre de 1995. Es autora de una extensa obra narrativa en prosa. Su obra, junto a la de otros escritores como Carmen Martín Gaite, Rafael Sánchez Ferlosio, Ignacio Aldecoa, Ana María Matute y Juan García Hortelano, jugó un papel clave en el auge de la novela española entre los años 50 y 60. Se le considera, dentro de su generación de mediados de siglo, una de las voces femeninas más relevantes, con rasgos comunes como la preocupación por las injusticias de la vida, y la explotación temática de las experiencias, especialmente durante la infancia y adolescencia.[1][2]​ Fue la segunda mujer en entrar en la Real Academia Española (siguiendo los pasos de Carmen Conde). Elegida en 1983, tomó posesión en 1984.[3]

Biografía[editar]

Hija de los condes de San Martín de Quiroga, quedó huérfana de madre a los dos años. Su infancia y su adolescencia transcurrieron en la pequeña localidad de Villoria (O Barco de Valdeorras, Ourense), cuna de su padre, y en la que su familia tenía una casa señorial, la Casa Grande de Viloira, hoy propiedad de la Xunta de Galicia. Era la penúltima de 17 hermanos, y al quedar huérfana de madre, fue criada por su abuela. Por cuestiones de estudios, residió también en Bilbao, Barcelona o Roma, donde acabó sus estudios secundarios.[4]

Consideraba que Santander era su matria y Galicia su patria, por la procedencia de sus padres.[5]​ Publicó con 28 años, La Soledad sonora (1949), en la que relata las aventuras de la vida de una mujer desde su adolescencia hasta su madurez. Aunque no realizó estudios universitarios, Quiroga acudía de forma libre a clases que le interesaban y durante varios años trabajó diariamente en sus novelas y escritos, unas cuatro o cinco horas.[2]

En 1942 se estableció con su padre en La Coruña, donde conoció a Dalmiro de la Válgoma, historiador y futuro secretario perpetuo de la Academia de la Historia, con quien contrajo matrimonio en 1950.[4]​ El matrimonio se trasladó a Madrid, ciudad en la que Elena frecuentó foros y cenáculos literarios, conoció a algunos de los principales sellos editoriales nacionales y entró en el grupo de narradores que renovaron la novela española contemporánea de mediados del siglo XX.[1]

Quiroga no tuvo hijos y vivió a caballo entre Madrid y el pazo de Cea, en Nigrán (Pontevedra) donde sufrió una fractura de cadera que hizo que la hospitalizaran en A Coruña. Falleció el 3 de octubre de 1995, a los 74 años de edad debido a un fallo y encefalopatía hepática. Sus restos fueron trasladados a Villafranca del Bierzo (León) al panteón familiar.[2][6]

Trayectoria[editar]

Sus obras están influenciadas por el ambiente gallego; como lo muestra que eligiera al gallego Álvaro Cunqueiro y su obra para su discurso de ingreso en la RAE.[7]​ Tras su primera novela, La soledad sonora, su mudanza a Madrid coincidió con una nueva publicación, la novela Viento del Norte (1951), historia que narra las relaciones entre una joven sirvienta y su anciano señor y que fue galardonada con el Premio Nadal 1950. En esta obra, Quiroga define las claves del estilo de su posterior producción narrativa, entre las que se encuentran un aprovechamiento intimista de sus memorias de la infancia y adolescencia, una prosa en la que destaca un lenguaje rico, elegante y depurado, así como una trama y unos perfiles de los personajes elaborados.[1]​ La presencia del naturalismo y el escenario gallego, la complejidad de amores y el feudalismo como estructura social hizo que la relacionaran con Emilia Pardo Bazán.[8]

Durante aquellos primeros años de la década de los 50, tras el temprano éxito editorial, tuvo una actividad narrativa intensa. Al año siguiente, 1952, volvió a las librerías con su tercera entrega literaria, La Sangre, obra que según sus editores “la consagró definitivamente como una novelista extraordinaria por su estilo delicado y expresivo y el interés de los problemas que trata”. La obra, presentada como “una novela que atrae y subyuga y que sitúa a su autora entre los valores más destacados de nuestra actual novelística”, cuenta “la historia de cuatro generaciones a través de un árbol […] que narra cuanto ve y oye. Algunos observadores de la literatura española del momento destacaron las similitudes en tono, temática y enfoque social con Historia de una escalera, del dramaturgo Antonio Buero Vallejo.[1]

Poco tiempo después, en 1954, Quiroga publicó su cuarta obra Algo pasa en la calle, en la que trajo una nueva forma de novelar. En ella el lector debe esforzarse para identificar la voz de cada personaje, entender la novela y situar todos los acontecimientos en la línea temporal. El protagonista está muerto y los otros personajes son su mujer, su otra mujer, su hija su hijo y su yerno. El discurso interior es fundamental y el tiempo no es lineal. La trama –las relaciones tempestuosas que giran en torno a la vida del fallecido Ventura, un profesor de filosofía que abandonó a su mujer y comenzó una relación intima con su estudiante– se desarrolla a través de varios recursos narrativos que transmiten la complejidad de las relaciones humanas.[8]

En la década de los años 50, siguiendo el acelerado ritmo de escritura, Quiroga publicó La Careta (1955)[1]​ y en 1955, La Enferma , en la que dos mujeres viven un convergente proceso de catarsis: una trata de hallar sentido a su vida desde el distanciamiento de su entorno mas íntimo; otra se niega voluntaria y definitivamente a buscar ese sentido.[9]​, Plácida la joven y otras narraciones (1956), y La última corrida (1958), en el que recrea las vidas de tres matadores de toro, sumando en total ocho obras narrativas publicadas en menos de diez años, lo cual la convirtió en una de las escritoras españolas más prolíficas del momento, todo ello sin perder calidad en su prosa.[1]

En 1960 publicó Tristura, novela de tonos intimistas y corte autobiográfico basada en las memorias de Tadea y en 1965 publicó Escribo tu nombre, la segunda parte, enfocada en parte a la descripción del ambiente colectivo.[10]

Publicó los relatos cortos La otra ciudad (1953), Trayecto uno (1953), Plácida, la joven (1956), Carta a Cadaqués (1961) y Envío a Faramello (1963).[4]Presente profundo, publicada en 1970, es de una gran complejidad lectora en las que enfrenta a dos mujeres muy distintas que deciden suicidarse.[11]​ y su última novela fue Grandes Soledades (1983).[4]

Estilo y pensamiento[editar]

Quiroga pertenece, junto a Dolores Medio, Carmen Laforet, Carmen Kurtz, Carmen Martín Gaite y Ana María Matute, a una generación de escritoras que en sus relatos sobre la Guerra Civil aumentaron la profundización psicológica del testimonio femenino.[1]

Fue alabada en su época por su inquietud innovadora, su valentía para ensayar nuevas técnicas y estilos y por mostrar sensibilidad por el análisis psicológico y la evolución de sus protagonistas.[10]​ En Algo pasa en la calle introdujo como recursos innovadores, el monólogo interior y el uso del estilo indirecto libre para enriquecer y abrir el discurso a la profusión y a la complejidad de los interiores y exteriores de los protagonistas.[8]

Lapesa describió en su respuesta en la RAE el estilo y lenguaje de Quiroga como innovador ya que Quiroga renovaba continuamente los materiales lingüísticos que usaba, buscando palabras exactas aunque no existieran. Su exactitud terminológica le hacía dar un giro semántico inesperado a las acciones, que así cobraban un sentido nuevo. También mencionó la variedad de sus niveles, desde el lenguaje selecto y poco engolado, elegante pero no ostentoso, hasta la utilización de popularismos o regionalismos.[7]

Junto a las otras autoras hace hincapié en los estragos que una educación diferenciadora deja en sus personajes. La educación femenina durante la posguerra se basa en la transmisión de los “valores” considerados tradicionalmente femeninos, delicadeza, pureza, sacrificio y entrega a los demás. La trama de estas novelas está centrada en un personaje femenino inconformista, denominado por Carmen Martín Gaite la “chica rara”, que está muy lejos de cumplir con esa imagen. La religión será un instrumento de adoctrinamiento para esas jóvenes, como ocurre en Tristura, donde la repetición del rezo facilita la aceptación de las reglas y la disciplina. El terror ante la culpabilidad será también parte importante de esta educación. A su vez, en Escribo tu nombre describirá las pautas de la educación masculina como una educación espartana, sin sentimientos. También se hará eco de ideas muy extendidas en la época como "el arte de atrapar a un chico" como lo defiende Teresa en La soledad sonora, que elabora un plan de conquista perfectamente calculado.[10]

En su retrato de la posguerra a través de sus novelas, Quiroga ofrece su testimonio literario y llama la atención sobre la dificultad de crecer en una sociedad construida bajo unas reglas estrictas en un espacio con pocas oportunidades para la libertad individual. Sus personajes femeninos se muestran dentro generalmente del modelo tradicional.[8]

Reconocimientos[editar]

Real Academia Española[editar]

En enero de 1983, como reconocimiento por su destacable trayectoria y producción novelesca, fue elegida miembro de número de la Real Academia Española, ocupando el sillón “a”, previamente ocupado por Pío Baroja y Juan Antonio de Zunzunegui. Fue la segunda mujer que se incorporaba a la docta casa, después de Carmen Conde, quien ingresó en 1978. Fue propuesta por Conde, Rafael Lapesa y Gonzalo Torrente Ballester[2][3]

Tras su discurso de entrada en la RAE, titulado Presencia y ausencia de Alvaro Cunqueiro, el filólogo Rafael Lapesa en su contestación, tras expresar que con ella se demostraba el cambio que daba la Real Academia hacia una mayor inclusión femenina, alabó su "don de sabiduría como conocimiento del alma humana, sagaz observación de lo significativo, rechazo de la desmesura y dominio del arte de novelar."[7]

Su sucesor Domingo Ynduráin en la RAE, en su discurso de ingreso a la Academia destacó «los rasgos dominantes que caracterizan el arte novelístico de Elena Quiroga: la continuidad de las esencias o cualidades naturales por encima de los esfuerzos por alternarlos; la melancolía por lo que habría podido ser y no fue, que se hace más intensa cuando los personajes llegan al convencimiento de que tales ilusiones en ningún caso se hubieran realizado».[3]

Otros[editar]

  • Premio Nadal 1950 por su novela Viento del Norte.[12]
  • En 1960 ganó el Premio de la Crítica con Tristura.[13]
  • En 1967 el premio internacional Rómulo Gallegos por Escribo tu nombre.[6]
  • En 1990 fue distinguida con la Medala Castelao por la Junta de Galicia en reconocimiento a su valiosa obra literaria y a su dedicación a Galicia.[4]
  • Tiene calles a su nombre entre otros municipios, Viloira, Abarca, Huelva, Santander, Parla y Torrejón de Ardoz.
  • En Santander hay un Colegio Público con su nombre.[14]

Obras[editar]

  • La soledad sonora. Madrid: Espasa Calpe, 1949.
  • Viento del norte. Barcelona: Destino, 1951 (ganadora del Premio Nadal 1951) y llevada al cine en 1954 por Antonio Momplet.[4]
  • La sangre. Barcelona: Destino, 1952.
  • Trayecto uno, Madrid: Tecnos, 1953.
  • Algo pasa en la calle. Barcelona: Destino, 1954.
  • La careta. Barcelona: Noguer, 1955.
  • La enferma. Barcelona: Noguer, 1955.
  • Plácida, la joven y otras narraciones. Madrid: Prensa española, 1956.
  • La última corrida. Barcelona: Noguer, 1958.
  • Tristura. Barcelona: Noguer, 1960. (Ganadora del Premio de la Crítica Catalana)
  • Carta a Cadaqués. Santander: Imp. Bedia, 1961.
  • Envío a Faramello. Madrid: Raycar, 1963.
  • Escribo tu nombre. Barcelona: Noguer, 1965. Premio Rómulo Gallegos
  • El pájaro de oro
  • La otra ciudad
  • Presente profundo. Barcelona: Destino, 1973.
  • Grandes soledades, 1983.
  • Presencia y ausencia de Álvaro Cunqueiro. Madrid: Real Academia Española (RAE), 1984.

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g MCNBiografias.com. «Quiroga y Abarca, Elena (1921-1995).». Consultado el 3 de abril de 2017. 
  2. a b c d País, Ediciones El (4 de octubre de 1995). «La escritora Elena Quiroga muere a los 74 años». EL PAÍS. Consultado el 3 de abril de 2017. 
  3. a b c «Elena Quiroga de Abarca». www.rae.es. Consultado el 25 de junio de 2019. 
  4. a b c d e f «Elena Quiroga de Abarca | Real Academia de la Historia». webcache.googleusercontent.com. Consultado el 25 de junio de 2019. 
  5. Chica, Miguel Ángel. «Elena Quiroga, de la piel para dentro». eldiario.es. Consultado el 25 de junio de 2019. 
  6. a b «ABC (Madrid) - 04/10/1995, p. 49 - Fallece a los setenta y cuatro años la académica y novelista Elena Quiroga». hemeroteca.abc.es. Consultado el 3 de abril de 2017. 
  7. a b c «Discurso de Ingreso en la RAE de Elena Quiroga y de Abarca». 1984. 
  8. a b c d Wiewióra, Celestyna. La evolución del discurso femenino en la novela española de la postguerra (en inglés). Consultado el 25 de junio de 2019. 
  9. «Ediciones Cátedra». www.catedra.com. Consultado el 25 de junio de 2019. 
  10. a b c Zovko, Maja (2011). «Educación femenina y masculina a través de la narrativa de Elena Quiroga». Itinerarios: revista de estudios lingüisticos, literarios, históricos y antropológicos (12): 223-238. ISSN 1507-7241. Consultado el 25 de junio de 2019. 
  11. VIDAL ORTUÑO, JOSÉ MANUEL (2013). «ACTUALIDAD DE ELENA QUIROGA». MONTEAGUDO. Consultado el 25 de junio de 2019. 
  12. lecturalia.com. «Premio Nadal de Novela». Lecturalia. Consultado el 25 de junio de 2019. 
  13. «Elena Quiroga». Agencia Literaria Carmen Balcells. Consultado el 25 de junio de 2019. 
  14. «Colegio Público Elena-Quiroga». sites.google.com. Consultado el 25 de junio de 2019. 

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Juan Antonio de Zunzunegui y Loredo
Coat of Arms of the Royal Spanish Academy.svg
Académica de la Real Academia Española
Sillón a

1984 - 1995
Sucesor:
Domingo Ynduráin Muñoz