Elecciones en España

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Elecciones municipales en España»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Hay cuatro tipos de elecciones en España: elecciones generales, elecciones autonómicas, elecciones municipales y elecciones europeas.

Legislación electoral[editar]

La legislación electoral en España está compuesta por la Constitución española de 1978, la Ley Orgánica del Régimen Electoral General de 1985 y otras leyes de ámbito autonómico. Además la Ley Orgánica sobre regulación de las distintas modalidades de referéndum de 1980 establece el funcionamiento de las votaciones por referéndum.

Elecciones generales[editar]

Las elecciones a Cortes Generales se celebran cada cuatro años, o antes en caso de elecciones anticipadas.[1]​ Las Cortes Generales están formadas por el Congreso de los Diputados —cámara baja— y el Senado —cámara alta—. El presidente del Gobierno puede disolver las cámaras y convocar elecciones anticipadas en cualquier momento, siempre que haya pasado al menos un año desde las anteriores.[2]​ La Constitución española permite que las elecciones al Congreso de los Diputados y al Senado se celebren en días distintos. Sin embargo, en la práctica siempre se han celebrado a la vez.[3]​ Los miembros de ambas cámaras se eligen mediante sistemas de representación proporcional. Las últimas elecciones generales celebradas en España fueron las elecciones generales de 2016.

Congreso de los Diputados[editar]

La Constitución española establece que los miembros del Congreso de los Diputados son elegidos por sufragio universal, libre, igual, directo y secreto.[4]​ Los diputados se eligen mediante escrutinio proporcional plurinominal con listas cerradas en cada circunscripción electoral.[5]​ La Constitución especifica que el Congreso de los Diputados debe estar compuesto por un mínimo de 300 y un máximo de 400 diputados.[4]​ El número actual es de 350 diputados por determinación de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, aprobada en 1985.[6]

Diputados por circunscripción fijados para las elecciones generales de 2016.

Existen 52 circunscripciones electorales para el Congreso de los Diputados, que se corresponden con cada una de las cincuenta provincias españolas, además de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.[7]​ Según la ley electoral española cada provincia tiene garantizado un mínimo de partida de dos escaños. Las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla tienen uno cada una de ellas. De esta forma, quedan ya asignados 102 escaños. Los otros 248 diputados se asignan de forma proporcional a la población de derecho. Este reparto es diferente en cada elección y se concreta en el real decreto de convocatoria de las elecciones.[8]​ Con ello, en las elecciones generales de 2016 hubo un rango desde 2 diputados, en la provincia de Soria, hasta 36, en la provincia de Madrid.[9]

Tras las elecciones generales, se asignan los escaños a las listas electorales en cada circunscripción. Para ese reparto se usa el sistema D'Hondt en cada circunscripción por separado. El sistema D'Hondt es un método matemático para repartir los escaños de cada circunscripción a las listas electorales de forma aproximadamente proporcional a su porcentaje de votos.

Además, existe un umbral electoral del 3 %, es decir, un partido necesita obtener al menos el 3 % de los votos válidos[nota 1]​ emitidos en la circunscripción para optar al reparto de escaños.[10]​ Este último punto solo tiene aplicación real en provincias que tengan asignados al menos 24 diputados, condición que actualmente solo cumplen Madrid y Barcelona. En todo el periodo democrático esta cláusula de exclusión solo se ha aplicado una vez, en 1993 con el Centro Democrático y Social, que había obtenido un 2,99 % de votos emitidos en la provincia de Madrid y al que le habría correspondido un diputado si no hubiera existido el umbral electoral.

En marzo de 2011 se reformó la Ley Orgánica del Régimen Electoral General de tal manera que los partidos sin representación en el Congreso y Senado deben recoger firmas de electores que avalen sus candidaturas para poder presentarse a las elecciones generales (Congreso y Senado), aparte de los requisitos generales. Se necesitan el 0,1 % de firmas del censo electoral de cada circunscripción. Cada ciudadano solo puede firmar para una candidatura.[11]

Críticas[editar]

Circunscripciones infrarrepresentadas (en rojo) y sobrerrepresentadas (en azul) en las elecciones generales de 2016.

Bajo este sistema de reparto, las provincias poco pobladas están sobrerrepresentadas en el Congreso de los Diputados porque se les asignan más escaños que los que recibirían si los escaños se repartieran estrictamente en proporción a la población de cada provincia. Del mismo modo, las provincias muy pobladas están infrarrepresentadas.[12]

El sistema también tiende a favorecer a los partidos políticos grandes.[13]​ A pesar del uso de un sistema de representación proporcional, que en general facilita la aparición de muchos pequeños partidos en vez de pocos grandes partidos, el sistema de elección del Congreso de los Diputados favorece en la práctica la creación de un sistema bipartidista. Esto se debe a varias razones:

  • Debido a la gran disparidad de población entre las provincias, y a pesar de que las provincias pequeñas están sobrerrepresentadas, el número de diputados asignados a cada una de ellas es pequeño y tiende a ir a uno de los dos principales partidos.
  • El umbral electoral del 3 % solo actúa en provincias que elijan más de 30 diputados, es decir Madrid y Barcelona. En el resto de circunscripciones, donde se reparten menos escaños, la barrera real para entrar al Congreso es significativamente mayor. Por ejemplo, la barrera efectiva en las provincias con 3 escaños es del 25 %.
  • El número medio de escaños por circunscripción es uno de los más bajos de Europa. Esto es debido al uso de las provincias españolas como circunscripción electoral, que hace que haya un gran número de circunscripciones.[14]​ Como consecuencia, el número de votos inútiles es muy grande. Es decir, hay un gran número de votos que no pueden afectar al resultado porque han sido emitidos para algún partido pequeño que no consigue representación en la circunscripción donde han sido emitidos los votos.
  • El sistema D'Hondt que se utiliza para repartir los escaños favorece ligeramente a los grandes partidos, comparado con otras fórmulas electorales como el método Sainte-Laguë o los métodos del resto mayor. Sin embargo, la influencia del sistema D'Hondt en la bipolarización del sistema electoral es bastante limitada.
  • El tamaño del Congreso de los Diputados es relativamente pequeño,[12]​ lo que puede favorecer la desproporcionalidad y favorecer a los grandes partidos.

Senado[editar]

La Constitución española establece que el Senado se compone de un número variable de senadores, elegidos por un sistema mixto. A fecha de 2017, el Senado está compuesto por 266 senadores, 208 de elección directa y 58 designados. El número de senadores de elección directa es fijo, mientras que el de senadores designados varía en función de la población.

Senadores de elección directa[editar]

Senadores de elección directa por circunscripción.

La Constitución española establece que los senadores de elección directa son elegidos por sufragio universal, libre, igual, directo y secreto.[15]​ Los miembros de elección directa del Senado se eligen mediante escrutinio mayoritario plurinominal parcial con listas abiertas en cada circunscripción electoral. La Constitución fija el número de senadores de cada circunscripción resultando que el total de senadores de elección directa es de 208.[16]

Existen 59 circunscripciones electorales para el Senado, que se corresponden con cada una de las cuarenta y siete provincias españolas peninsulares, además de diez correspondientes a islas y dos para las ciudades autónomas. Le corresponden cuatro senadores a cada provincia peninsular; tres a cada una de las islas mayores, es decir Gran Canaria, Mallorca y Tenerife; uno a cada una de las islas o agrupaciones de islas siguientes: Ibiza-Formentera, Menorca, Fuerteventura, La Gomera, El Hierro, Lanzarote y La Palma;[17]​ y dos senadores a cada una de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.[18]

Los miembros de elección directa del Senado se eligen mediante escrutinio mayoritario plurinominal parcial. En cada circunscripción electoral los partidos políticos presentan sus listas de candidatos con el mismo número de candidatos que senadores se eligen en dicha circunscripción. Como es un sistema parcial, el votante puede realizar un máximo de un voto menos que el número de senadores a elegir. Así, cada votante puede dar hasta tres votos en las circunscripciones peninsulares; dos en las islas mayores y Ceuta y Melilla; y uno en las restantes islas.[19]​ Aunque en las papeletas de votación los candidatos aparecen agrupados por partidos políticos, las candidaturas son individuales, de modo que el votante puede votar a candidatos de partidos diferentes. Resultan elegidos los candidatos que hayan recibido el mayor número de votos.

Senadores designados[editar]

Los senadores designados por las comunidades autónomas son elegidos por la asamblea legislativa de las mismas. El número de senadores designados es variable en función de la población. Le corresponde a cada comunidad autónoma un senador inicial y otro más por cada millón de habitantes de su respectivo territorio.[20]​ A fecha de 2017, el número de senadores designados es de 58.

La elección de los senadores designados se verifica con arreglo a un criterio de representación mayoritaria atenuada, que prima a los partidos y coaliciones más votadas.

Elecciones autonómicas[editar]

Número de miembros de los Parlamentos autonómicos (2017).

Las elecciones a los diecisiete parlamentos autonómicos se celebran cada cuatro años. Quince de ellos celebraron elecciones por última vez en 2015: Andalucía, Aragón, Asturias, Islas Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, La Rioja, Madrid, Murcia y Navarra. En 2016 celebraron elecciones Galicia y el País Vasco.

En trece de las diecisiete comunidades autónomas se celebran elecciones autonómicas el cuarto domingo de mayo cada cuatro años, coincidiendo con las elecciones municipales.

En Andalucía, Cataluña, Galicia y el País Vasco no se celebran las elecciones autonómicas en una fecha fija.

Elecciones municipales[editar]

Las elecciones municipales en España se celebran el cuarto domingo de mayo cada cuatro años.[21]​ Se celebran de forma conjunta elecciones en los 8124 municipios de España. Las últimas elecciones municipales celebradas en España fueron las elecciones municipales de 2015.

En cada municipio existe una única circunscripción. El número de concejales a elegir en cada municipio varía en función del número de habitantes censados en dicho municipio según establece la Ley Orgánica del Régimen Electoral General.[22]​ En los municipios españoles hay un rango desde 3 concejales en los municipios de menos de 100 habitantes hasta 57 concejales en Madrid.

En los municipios de más de 250 habitantes, los concejales se eligen mediante escrutinio proporcional plurinominal con listas cerradas utilizando el sistema D'Hondt. Existe un umbral electoral del 5 % de los votos válidos.

En los municipios de hasta 250 habitantes se vota mediante escrutinio mayoritario plurinominal parcial. Con este sistema de listas abiertas cada elector puede emitir hasta un voto menos que el número de concejales que se eligen. Este es el mismo sistema electoral que se utiliza en el Senado. En los municipios de hasta 100 habitantes, un elector puede marcar hasta dos candidatos, y si el municipio tiene hasta 250 habitantes, se puede votar hasta cuatro candidatos.

Elecciones europeas[editar]

Circunscripciones electorales al Parlamento Europeo y circunscripción electoral de España.

Las elecciones al Parlamento Europeo se celebran cada cinco años. Las elecciones se celebran de forma conjunta en los veintiocho países de la Unión Europea, aunque no exactamente el mismo día. Las últimas elecciones al Parlamento Europeo celebradas en España fueron las elecciones al Parlamento Europeo de 2014.

Cada país de la Unión Europea establece el sistema de elección de sus eurodiputados. El sistema de elección debe ser una forma de representación proporcional y, en caso de realizar subdivisiones en circunscripciones, no debe afectar a la naturaleza proporcional del sistema de votación. El Tratado de Lisboa establece el número de eurodiputados de cada país, con un máximo de 96 y un mínimo de 6 por país, hasta un máximo de 750 eurodiputados en total.

Los eurodiputados de España se eligen mediante escrutinio proporcional plurinominal con listas cerradas en la circunscripción única que abarca todo el territorio nacional. Para asignar los escaños a cada lista electoral se utiliza el sistema D'Hondt. En España no existe un umbral electoral para la elección de los eurodiputados. En las elecciones de 2014, España eligió 54 eurodiputados.

Procedimientos electorales[editar]

Las elecciones en España se celebran de forma tradicional en domingo. El día de las elecciones las mesas electorales están constituidas por ciudadanos elegidos por sorteo. Después del cierre de los colegios electorales, los votos se cuentan en cada colegio electoral de forma individual en presencia de representantes de los partidos políticos.

Las papeletas electorales están diseñadas por el estado. No obstante, la ley permite a los partidos políticos producir y distribuir sus propias papeletas si cumplen con el modelo oficial. Las papeletas se introducen en sobres que se introducen en las urnas.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Los votos en blanco sí son considerados votos válidos; los votos nulos, no.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]