El retrato oval

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El retrato oval
de Edgar Allan Poe Ver y modificar los datos en Wikidata
Poe the oval portrait.JPG
Género Cuento Ver y modificar los datos en Wikidata
Subgénero Microrrelato Ver y modificar los datos en Wikidata
Idioma Inglés Ver y modificar los datos en Wikidata
Título original The Oval Portrait Ver y modificar los datos en Wikidata
Texto original The Works of the Late Edgar Allan Poe/Volume 1/The Oval Portrait en Wikisource
Publicado en Graham's Magazine Ver y modificar los datos en Wikidata
País Estados Unidos Ver y modificar los datos en Wikidata
Fecha de publicación 1841 Ver y modificar los datos en Wikidata
Texto en español El retrato oval en Wikisource

El retrato oval (título original: The Oval Portrait) es un relato corto escrito por el escritor norteamericano Edgar Allan Poe. Se escribió en el año 1842 y su título originariamente fue La vida en la Muerte. Este texto, que puede ubicarse en la serie dedicada a las musas muertas, se destaca por la sutil condensación de los motivos: una reflexión sobre el arte, una reflexión sobre el amor y la visión alucinada de un objeto mágico. Se ha dicho que el retrato del cuento remite a un retrato en miniatura de su madre que Poe conservó siempre consigo.

Argumento[editar]

Este relato narra la historia de un hombre herido y perdido, quien con su criado pasa la noche en un castillo abandonado recientemente. El castillo era suntuoso y estaba decorado con hermosos tapices y se destacan numerosos cuadros. El hombre, tiempo después, se acuesta para descansar y sobre su almohada encuentra un libro con la descripción y críticas hacia las obras de arte que decoraban el castillo. Después de un momento cambia de posición del candelabro y se ilumina un sector que antes se hallaba oscuro, y descubre la presencia de un retrato oval de una joven. Así procede a leer su historia. Ella era una mujer de singular hermosura que se enamoró de un pintor con el cual se casó. Su esposo era un apasionado por la pintura, mientras que ella amaba todo excepto al arte, que era su rival, y le arrebataba el amor de su marido. Más detestó el deseo de su esposo de retratarla, pero aun así ella se lo permitió. Así tenía que subir a su torre para ser pintada durante horas. El tiempo pasaba y la joven se iba debilitando sin que su esposo lo notase ya que nunca la miraba por estar obsesionado con aquella pintura. Nunca le recriminaba nada al ver que él amaba lo que hacía. El pintor llegó a enloquecer de pasión hacia su obra, y con cada pincelada le quitaba vida al modelo que tenía frente. Al finalizar su obra, comprobó que su esposa estaba muerta.[1]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]