El perseguidor

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El perseguidor
de Julio Cortázar
Género Cuento
Idioma Español
País Flag of Argentina.svg Argentina
Serie
Todos los cuentos El perseguidor Textos costeños
[editar datos en Wikidata]

El perseguidor es un cuento del escritor argentino Julio Cortázar. Fue publicado en 1959 e incluido en la colección Las armas secretas.


Argumento[editar]

La historia se desarrolla en las noches insomnes del París de los años 50. El protagonista principal, Johnny Carter, saxofonista de jazz adicto a la marihuana y con una percepción del mundo y del espacio-tiempo muy particulares, se basa en la figura de Charlie Parker que fue uno de los mejores saxofonistas norteamericanos. El cuento consta en una serie de encuentros y conversaciones entre el protagonista y Bruno, periodista y crítico musical que escribe una biografía sobre Jhonny y que narra el cuento. Al principio de la historia, Bruno visita a Johnny en un lúgubre hotel de París y descubre el precario estado de salud en el que su amigo se encuentra a causa de su dependencia de la marihuana y del alcohol. Además ha vuelto a perder el saxo y no puede tocar; por consiguiente Bruno ayuda a la pareja no solo dándoles algo de dinero sino también consiguiendo un nuevo saxo. En esta manera la salud del protagonista empieza a mejorar. Sin embargo, Johnny sufre un colapso nervioso durante la grabación de Amorous. En efecto, de golpe soltó un soplido capaz de arruinar la melodía y se fue a un rincón dejándo a todos en plena marcha. Amorous es una composición que pasa a formar parte de los anales de la historia del jazz, aunque el propio Johnny la odie y quiera destruirla. El relato sigue transcurriendo a través de la narración de las locuras de Johnny. Incendia su cuarto de hotel y es hospitalizado, hace referencia al tiempo, a urnas azules llenas de cenizas que contienen sus restos. Asimismo, Johnny sufre porque su hija Bee muere. Al final del cuento, el protagonista se va a Nueva York donde fallece y Bruno publica la biografía que, por cierto, es todo un éxito.

Personajes[editar]

Johnny Carter[editar]

El personaje principal del cuento es Johnny Carter, un nombre que probablemente haya sido tomado de dos grandes saxos de la historia (Johnny Hodges y Benny Carter). El protagonista no solo es imprevisible, excesivo, adicto a la marihuana, al alcohol, al sexo, al desorden, sino también que se caracteriza por sus inquietudes metafísicas y dudas existenciales. Johnny Carter es un perseguidor ya que busca una realidad que va más allá del tiempo real, una supra-realidad en la que pueda encontrar el sentido de su existencia. Sin embargo, él es incapaz de agarrarla intelectualmente, por eso se sirve de su música: cada toma del saxo representa un nuevo intento de penetrar el nivel mítico de la realidad. Además, él es el perseguidor de sí mismo porque toda búsqueda le provoca angustia y dolor que solo lo llevarán a su autodestrucción.

Bruno[editar]

En contrapartida con Johnny está Bruno, el otro personaje del relato. Bruno es crítico de jazz, escribe la biografía del protagonista y es su amigo. De hecho se considera un evangelista ya que protege a Johnny como si fuera su madre o su padre, ayudándolo económicamente, consiguiendo contratos y organizando conciertos. Es el que no solo mejor comprende al músico, sino también que se preocupa que se drogue o beba demasiado y eche todo a perder una vez más. Sin embargo, junto a estas preocupaciones, en el cuento, el crítico va destacando poco a poco la importancia de su libro, lo que demuestra que Bruno también tiene sus intereses. Además, el narrador representa el hombre convencional. Al contrario que Carter, vive en el tiempo presente y cronológico y es, por tanto, apegado a la realidad cotidiana, preocupado por la hora, por el éxito de su libro, por cosas racionales. No busca una supra-realidad, pero sabe que existe. Bruno es un perseguidor no solo porque quiere alcanzar la inmortalidad literaria con su biografía traducida a muchos idiomas, sino también porque persigue a Jhonny. De hecho, la vida desordenada del músico y su incesante búsqueda atraen al crítico que lo juzga, lo atrapa y lo analiza en su biografía, en sus notas, en sus críticas eruditas. En definitiva, Bruno persigue a Johnny (sin ser completamente consciente del hecho), que a su vez persigue algo más, que nunca alcanzará y que solo vislumbrará.

Relación entre Johnny y Bruno[editar]

Johnny y Bruno son completamente diferentes: el primero improvisa, lleva una vida desordenada de drogas y de alcohol. El segundo es metódico, tiene familia y un buen empleo y representa la realidad, la estabilidad y está afectado por el ambiente cultural en el que vive. Por consiguiente Bruno es un ser racional y equilibrado mientras que Johnny es un hombre irracional pero al que aspira el crítico para evocar libertad y espontaneidad. El biógrafo, por su parte, intuye la originalidad de las revelaciones de Carter, pero se limita a vivir el extrañamiento instantáneo. Lo único que los une es la pasión por la música.

Temas[editar]

Tiempo[editar]

El tiempo es el tema principal de El perseguidor. Hay muchos autores que afirman que existen dos formas opuesta para entender la realidad. Diferencian, por un lado, el Cronos, el tiempo considerado normal, que es mesurable con el reloj y que es, sin duda, el tiempo en el que vive Bruno. Por otro lado, está el Aion, el tiempo que no se puede atrapar, que no es hoy ni mañana, que no tiene territorio, que huye. Es lo que persigue Johnny Carter. El episodio del metro le permite, por ejemplo, acceder a ese otro tiempo, donde perder el saxo es lo de menos. Además, Johnny sabe que su experiencia temporal es radicalmente distinta a la de Bruno.

Música[editar]

La música es otro tema importante ya que Johnny no toca el saxofón ni porque le interesa conferirle valor cultural ni porque piensa que es necesario revolucionarla (eso lo hace sin querer), sino porque es un remedio para intentar alcanzar la realidad superior que persigue. Por tanto, sus improvisaciones musicales son el verbo con el que trata de penetrar la supra-realidad.

Marihuana[editar]

La drogadicción de Johnny puede enmarcarse en esta búsqueda metafísica. De hecho, algunas drogas intensifican y alteran las sensaciones y percepciones arrancando al hombre de la realidad cotidiana y transportándolo a otro lugar en el que encuentra una paz espiritual. Además no solo contempla la vida desde una perspectiva más amplia sino también que experimenta una suerte de reconciliación de las contradicciones de su ser.

Estilo[editar]

La estructura narrativa de El Perseguidor es similar a la de un diario de vida ya que se trata de una historia íntima, plagada de contradicciones, imágenes poéticas y digresiones. Además, el cuento está escrito en tiempo presente y el narrador es Bruno. Hay también abundancia de diálogos entre Bruno y Johnny que permiten develar la auténtica realidad del protagonista. Para terminar, la obra está caracterizada por la improvisación narrativa dado que la narración de Bruno sube y baja, el ritmo varía, hay pausas y silencios, los tiempos verbales cambian. En definitiva, la improvisación narrativa es un intento de Bruno de hacer jazz con la misma historia.

Análisis de los epígrafes[editar]

In memorial de Ch.P.[editar]

El primer epígrafe indica que el cuento es un homenaje al músico Charlie Parker, considerado por muchos uno de los mejores intérpretes de saxofón alto y hasta el máximo exponente del jazz. Parker, junto a Dizzy Gillespie y Thelonious Monk, forjó la renovación que inaugura la etapa moderna del jazz. El saxofonista fue uno de los iniciadores del estilo bebop (1944-1945) que reacciona contra el revival (viejo estilo), y contra el swing. Este nuevo estilo se basa en la improvisación sobre una melodía modificando los acordes y creando variaciones sobre la estructura de los temas. El cuento sigue con apenas distorsionada puntualidad los últimos tramos de la vida de Charlie Parker. De hecho, el músico Charlie Parker se convierte en Johnny Carter, su ex-mujer Chan es Lan, su hija muerte Pree es Bee, la marquesa Tica corresponde a la baronesa británica Pannonica de Koenigswarter, famosa por ser una de la patronas de la música bebop y por socorrer siempre a los músicos de jazz. Además en la historia se mencionan algunos aspectos que realmente occurieron en la vida del safoxofonista: las temporadas que pasó Parker en los hospitales mentales de Camarillo y Bellevue, el incendio de la habitación de un hotel, el colapso nervioso durante la interpretación de Lover Man (que en el relato se titula Amorous) y su muerte a causa de un ataque de risa mientras miraba la televisión. Parker, como Johnny, era drogadicto. Sin embargo, Cortázar no habla de heroína sino de alcohol y marihuana.

Sé fiel hasta la muerte (Apocalipsis 2:10)[editar]

Con el segundo epígrafe Cortázar indica la regla de oro de la traducción citando del libro del Apocalipsis la sentencia bíblica “Sé fiel hasta la muerte”. Además presenta el tema de la muerte que, en este caso, está relacionada con la idea de la fidelidad.

O make me a mask (Dylan Thomas)[editar]

El tercer y último epígrafe “O make me a mask” (Dylan Thomas), anuncia una idea que, en el cuento, se desarrolla posteriormente: el modo en que la vida de Johnny queda enmascarada en la biografía de Bruno, a tal punto que, al leerla, el protagonista por momentos no se reconoce a sí mismo. De hecho, Bruno en la biografía solo se refiere a los aspectos positivos de la vida del protagonista (como por ejemplo a su talento y a sus obras) y nuca menciona la droga, el alcohol, su existencia desordenada y, sobre todo, su búsqueda de la supra-realidad. Por tanto está presente, en el cuento, el símbolo de la máscara junto con el del espejo, imagen reiterada varias veces en la historia. De hecho, la biografía representa un producto distinto al personaje sobre el que está escrita. El libro es, entonces, una máscara que cubre en forma velada al personaje principal, un espejo que distorsiona y deforma la auténtica realidad de Johnny Carter.

Adaptación cinematográfica[editar]

En 1965, el director argentino Osías Wilenski hizo una adaptación cinematográfica con el mismo título.