El oficio más antiguo del mundo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El oficio más antiguo del mundo es una película mexicana de 1970 dirigida por Luis Alcoriza. Fue protagonizada por Maricruz Olivier, Gloria Marín, Jacqueline Andere, Isela Vega, Lupita Ferrer y Óscar Chávez.[1]

Sinopsis[editar]

Dos prostitutas, Libertad (Maricruz Olivier) y Graciela (Jacqueline Andere), encuentran a un hombre herido en la calle mientras se encontraban con dos clientes. Ambas mujeres deciden llevar al hombre al prostíbulo de lujo donde trabajan. El hombre está gravemente herido. Tiene un golpe en la cabeza y dos puñaladas. La dueña del prostíbulo (Gloria Marín), se alarma ante el escándalo que pueda provocar el hombre si muere en la casa, más aún cuando, indagando entre sus pertenencias, descubre que el hombre es un sacerdote. Con ayuda de un doctor (Pancho Córdova) y del Teniente de policía Julio Ávila (Jaime Fernández), que es amigo suyo, la mujer logra mantener la situación bajo control. La noche siguiente, el supuesto sacerdote, llamado Aurelio (Óscar Chávez), despierta de su conmoción. La apostura física del sacerdote y la paradoja que representa su presencia en un lugar de perdición y vicio, termina despertando la curiosidad de las prostitutas. El arraigado catolicismo de la Señora de la casa, provoca que el prostíbulo cierre sus puertas mientras el sacerdote se encuentre residiendo allí en su convalecencia. En los próximos días, el hombre se encarga de escuchar las trágicas historias de todas las muchachas del lugar, a las que orienta y aconseja para que abandonen la vida de perdición y enderecen su vida. Todas las mujeres terminan adorando al sacerdote y viéndolo como un santo, a excepción de Libertad, quién se muestra renuente a creer en las palabras del hombre.

Sin embargo, la trama toma un giro inesperado cuando el Teniente Ávila descubre que el supuesto sacerdote en realidad es un criminal que se hace pasar como cura para estafar a la gente reuniendo fondos para construir supuestas iglesias. Cuando el Teniente revela la situación a las mujeres, estas se sienten decepcionadas y agreden al "padre". Este se defiende afirmando que en realidad es un sacerdote frustrado, y aunque lleva una vida de crimen y estafas, las palabras y consejos que les brindo fueron sinceros. Pero las mujeres se rehúsan a creerle de nuevo y deciden regresar a su vida en la prostitución y reabrir la casa de citas. No obstante, Libertad le revela al Padre haberse enamorado de él. Promete dejar la prostitución y esperarle mientras sale de prisión. Sin embargo, el Padre rechaza sus sentimientos. Ella le reprocha no ser ni un sacerdote ni un hombre de verdad.

El Teniente Ávila lleva al Padre a prisión, prometiéndole abogar por él, pues sabe que sus intenciones son buenas. Por su parte, las resentidas mujeres de la casa de citas retoman sus labores, sintiéndose engañadas y traicionadas y cada vez más sumidas en la perdición.

Elenco[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]