El ilusionista

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El ilusionista es una película de 2006 escrita y dirigida por Neil Burger y protagonizada por Edward Norton, Jessica Biel, Rufus Sewell y Paul Giamatti. La película está basada en la novela Eisenheim the Illusionist, escrita por Steven Millhauser.

Fue presentada en la edición de 2006 del Festival de Cine de Sundance.

Argumento[editar]

En Viena, Austria-Hungría, 1889, un mago llamado Eisenheim es arrestado por el Inspector Jefe Walter Uhl de la Policía de Viena durante un espectáculo de magia que involucra la nigromancia. Más tarde, Uhl explica la historia de la vida de Eisenheim al Príncipe Heredero Leopold.

Eisenheim nació de un ebanista y se interesó en la magia después de conocer a un mago viajero. También se enamoró de Sophie, la duquesa von Teschen, pero a los dos se les prohibió verse mutuamente a causa de que el primero era un campesino. Siguieron reuniéndose en secreto, pero un día fueron atrapados y separados por la fuerza. Eisenheim procedió a estudiar magia viajando por el mundo, y quince años más tarde regresó a Viena para actuar. Durante una presentación, se encuentra con la adulta Sophie y descubre que se espera que se case con el príncipe heredero Leopold, quien, se rumorea, es brutal con las mujeres y en el pasado incluso asesinó a una. Eisenheim conduce un espectáculo privado para el Príncipe Heredero y lo humilla en el show. En respuesta, tiene prohibido volver a presentarse en Viena. Eisenheim le pide a Sophie que huya con él, pero Sophie teme que sean ejecutados. Sophie también revela que el Príncipe Heredero planea un golpe de estado contra su anciano padre, el Emperador Franz Joseph I.

En el pabellón de caza de Mayerling, Sophie intenta terminar su compromiso con Leopold. Él reacciona persiguiéndola a los establos con una espada, a la vista de los sirvientes. El cuerpo de Sophie es descubierto a la mañana siguiente en el Bosque de Viena, un hombre desconocido culpado por su asesinato. Esto arroja a Eisenheim a una profunda depresión. Eventualmente compra un teatro y comienza una nueva serie de espectáculos de magia, esta vez centrándose exclusivamente en la invocación de espíritus muertos. Leopold asiste en secreto a uno de ellos, durante el cual Eisenheim convoca el espíritu de Sophie, que dice que alguien en el teatro es su asesino. Leopold, muy nervioso, ordena a Uhl arrestar a Eisenheim por fraude, pero Eisenheim logra evitar la cárcel confesando abiertamente al público que su espectáculo es una mera ilusión.

Eisenheim es amenazado de que, si convoca a Sophie en su próxima actuación, será arrestado y probablemente encarcelado. Uhl asiste a la actuación repleta de docenas de oficiales y, a pesar de las advertencias, Eisenheim revive el espíritu de Sophie. Uhl irrumpe en el escenario con sus oficiales, pero ante la sorpresa y el horror de la audiencia, Eisenheim se revela como un espíritu después de que la mano de Uhl pasa a través de él. Eisenheim luego se desvanece frente a todos.

Uhl le revela a Leopold que ha encontrado pruebas, una joya de la espada de Leopold y el medallón distintivo de Sophie, que podrían implicar a Leopold en el asesinato de Sophie. Uhl ya ha informado al Emperador y al General del Estado Mayor de la conspiración de Leopold para tomar el trono. Leopold apunta con un revólver a Uhl, amenazando con matarlo, pero cuando llegan los oficiales de la guardia imperial del ejército austro-húngaro, Leopold se dispara en la cabeza. Más tarde, cuando Uhl abandona el palacio, coloca el relicario de Sophie en su bolsillo. Ya no es el inspector jefe de la policía. Cuando un niño se acerca a él, es empujado por un hombre barbudo con un abrigo largo. El niño le da un paquete que contiene el cuaderno de Eisenheim sobre el truco del Naranjo, que Uhl no había podido descifrar. Le pregunta al niño que le dio el cuaderno y el niño responde "Herr Eisenheim". Él revisa su bolsillo y se da cuenta de que la persona que lo empujó le robó el guardapelo. Él ve al hombre y lo persigue, pero el hombre sube a un tren y escapa. Uhl se da cuenta de que los empujones y el cuaderno son un mensaje del ilusionista y comienza a reconsiderar los acontecimientos recientes. Llega a la conclusión de que Sophie y Eisenheim organizaron su muerte para poder liberarse de Leopold. Uhl se ríe con deleite de la brillantez de su plan. Más tarde, y muy lejos, Sophie y Eisenheim comienzan una nueva vida juntos en una cabaña al pie de una hermosa montaña. Eisenheim coloca el relicario de Sophie en su palma.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]