El corazón de las tinieblas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El corazón de las tinieblas
de Joseph Conrad
Blackwood's Magazine - 1899 cover.jpg
Género Novela y novela corta
Subgénero Narración enmarcada
Idioma Inglés británico y inglés
Título original Heart of darkness
Editorial
País Flag of the United Kingdom.svg Reino Unido
Fecha de publicación 1899
Serie
El Negro del 'Narciso' El corazón de las tinieblas Lord Jim
[editar datos en Wikidata]

El corazón de las tinieblas (Heart of darkness) es el título de un cuento extenso o novela corta de Joseph Conrad publicada en 1899, y en forma de libro en 1902. Ambientado en África, El corazón de las tinieblas está hasta cierto punto inspirada en los seis meses que Joseph Conrad pasó en el Congo colonizado y devastado por el rey Leopoldo II de Bélgica. Hoy es probablemente la obra más conocida de Conrad. Fue incluido en la serie Great Books of the 20th Century ("Grandes libros del siglo XX"), publicada por Penguin Books.

T. S. Eliot incluyó una cita de El corazón de las tinieblas al comienzo de su obra The hollow men.[1]

Publicación[editar]

El corazón de las tinieblas fue publicado en entregas periódicas en la revista inglesa Blackwood's Magazine entre febrero y abril de 1899. En 1902, se publicó el libro Youth, compuesto por los cuentos: «A Narrative», «Heart of Darkness» y «The End of the Tether».

Nueve años antes, un joven marinero inglés de origen polaco, emprendió un viaje que marcaría su vida. En 1890 Joseph Conrad fue contratado por la compañía belga SGB para ejercer como capitán de un barco de vapor por el río Congo. Una estancia de seis meses más que suficiente para el joven Conrad, en la que quedó horrorizado por la brutalidad con la que los europeos actuaban en África, además de contraer varias enfermedades. Tras años de pensar sobre aquel viaje escribió un cuento que según sus propias palabras relataba «una experiencia llevada un poco, (y sólo un poco) más allá de los hechos reales».[2] Sin embargo, la palabra «Congo» no aparece ni una sola vez en la novela, ya que Conrad no quería ser demasiado explícito en su relato. La traducción del título a la mayoría de lenguas optó por la palabra «tinieblas» en vez del de oscuridad, darkness, su traducción literal.

Trama[editar]

La novela se centra en un marinero llamado Charlie Marlow, el cual narra una travesía que realizó años atrás por un río tropical, en busca de un tal Kurtz, el jefe de una explotación de marfil, y que a lo largo de la novela adquiere un carácter simbólico y ambiguo.

Los dos primeros tercios de la novela narran el viaje de Marlow desde Londres a África, y remontando el río, hasta alcanzar la base de recolección de marfil en la que se encuentra un empleado de la compañía belga que lo ha contratado. Ese empleado, llamado Kurtz, ha tenido un enorme éxito en el tráfico de marfil, pero eso le ha granjeado la envidia de otros colegas. Marlow intuye que Kurtz ha roto con todos los límites de la vida social tal y como se conoce en Europa, lo que le repele y atrae al mismo tiempo.

En el camino, Marlow será testigo de la situación extrema en que viven los colonos europeos, su brutalidad hacia los nativos africanos, y deberá superar todo tipo de obstáculos —retrasos, enfermedades o ataques de indígenas— hasta alcanzar su destino. Cuando finalmente se encuentra con Kurtz, cuya imagen ha ido agrandándose y mitificándose durante el proceso, descubre que se trata de un personaje misterioso, al que los nativos idolatran como si fuera un dios, pero que parece haber caído en una locura bestial. Como legado deja un panfleto en el que detalla cómo civilizar a los nativos, y que incluye una anotación brutal: «¡Exterminad a todas esas bestias!». Marlow y sus compañeros de viaje logran cargar a Kurtz, ya gravemente enfermo, en el pequeño barco de vapor que debe sacarlo de la selva, pero éste muere en el trayecto, pronunciando ante Marlow sus últimas y enigmáticas palabras: «¡El horror! ¡El horror!». El viaje de Marlow al corazón del continente africano se transforma así en un descenso a los infiernos, pero también en una crítica al imperialismo occidental y una investigación acerca de la locura.

Personajes[editar]

El corazón de las tinieblas constituye una novela en clave sobre la colonización europea de África. Conrad recreó su peripecia por el río Congo cambiando nombres y detalles geográficos, pero sin ocultar su repulsa hacia las actividades del Estado Libre del Congo. Así, cada personaje esconde cierto significado en forma de alegoría.

· Charles Marlow: A menudo se ha relacionado al narrador de la historia como el alter ego de Joseph Conrad. Aunque esta no era la intención del autor, los paralelismos son evidentes en el relato. Su máxima aspiración es llegar a conocerse a sí mismo y detesta la mentira por encima de todo. El autor lo compara con la estampa de un Buda, poseedor de un conocimiento superior.

· Señor Kurtz: Representa la ambición de la empresa colonizadora disfrazada bajo la aureola de la civilización. Es admirado por todos por su enorme capacidad y elocuencia. Sin embargo, en el corazón de la jungla se ha dejado llevar por el salvajismo. El ansía de marfil y el contacto con un mundo desconocido lo transforma en un ser brutal. Parece haber enloquecido por el horror y se deja idolatrar por los nativos como si fuera una divinidad. Varias personas inspiraron a Conrad para elaborar el personaje de Kurtz. Son abundantes las referencias al explorador británico Morton Stanley. La escena de las cabezas empaladas recuerda tal como Conrad pudo verlas en la empalizada de la casa del capitán belga León Rom. La muerte de Kurtz es una clara referencia a la que padeció George Atoine Klein, agente de marfil francés que murió en el vapor que capitaneó Conrad (de hecho Klein en alemán significa pequeño, mientras que Kurtz significa corto).

· La jungla: La selva se convierte en un personaje subyugante e imprescindible en el relato. Representa las misteriosas e invasoras fuerzas de la naturaleza a las que se ven arrastrados los personajes a medida que se adentran río arriba. Cuanto más se adentra el protagonista en la selva, alejándose de la civilización, empieza también a alejarse de la forma de pensar y percibir racional, regresando a una etapa más instintiva del comportamiento humano.

· El arlequín: Representa a la comunidad internacional que se admira por los logros de la colonización y permanece pasiva ante la barbarie en África. Esta alegoría se establece a partir de la vestimenta del individuo, compuesta por varios colores que representan las banderas de los estados europeos, así como por la nacionalidad rusa del arlequín, nación que no tenia posesiones en África.

· La prometida de Kurtz: Representa la inocencia de la sociedad victoriana, que ignora las atrocidades cometidas en el continente africano, creyendo en la bondad de la misión civilizadora. Tiene una imagen idealizada de Kurtz y desconoce el horror que ha sucumbido a su prometido.

Técnica narrativa[editar]

Mas allá del hilo argumental que desarrolla el relato, la obra de Conrad ha sobrevivido al paso del tiempo como un anticipo a la narrativa moderna. El estilo narrativo no es meramente descriptivo, sino que traslada al lector a un descenso al inconsciente, al conocimiento personal, y todo ello con una asombrosa capacidad para alejarnos de la realidad. El autor juega de forma magistral con los dobles planos, que se superponen o se contraponen: luz y oscuridad, quietud y movimiento, el bien y el mal, razón y locura, la verdad y la mentira, Marlow y Kurtz. Conrad utiliza la técnica del subtexto: la precisión descriptiva va perdiendo peso en el relato para acercarnos a la sospecha de lo que va a desplegarse ante nosotros; todo son alusiones, sobreentendidos o suposiciones. Así, a partir de cierto punto las descripciones dejan de ser visuales para convertirse en sonoras; los escenarios devienen simbólicos mientras las coordenadas espaciales empiezan a carecer de sentido. El autor utiliza constantemente la idea de envoltorios semánticos, historias que se desvelan como un juego de muñecas rusas pero invertidas, empujando las ideas hacia fuera y no hacia dentro. Gran parte del significado del relato no está en el centro del libro sino en su periferia.

La novela sigue una estrategia dual como dos ríos cuyo destino es el abismo: por un lado, el viaje de Marlow a lo más profundo de la jungla; por el otro, el descenso del hombre al interior de su alma. Otra característica del cuento es el uso de una narración enmarcada. El autor utiliza dos narradores; un primer narrador que inicia el relato y nos presenta al grupo de marineros que escuchan la narración de Marlow, quien se apropia de la historia a partir de ese momento. Además, sus múltiples niveles de lectura permiten encontrar ciertas referencias implícitas a Freud, Jung, Nietzsche y a mitos como el pecado original. A menudo se la consideró como una obra extraña, pero de una subyugante perfección estilística. El último párrafo de este libro está considerado uno de los mejores finales de la literatura universal. Es por ello que esta obra constituye también una reflexión sobre el arte de narrar un relato intenso en pocas páginas.

Recepción y crítica[editar]

El corazón de las tinieblas fue escrito en una época en la que el imperialismo europeo y en especial británico, empezaba a perder su aura de misión humanizadora, y empezaban a conocerse algunos de los desmanes y brutalidades cometidos por los europeos en el continente africano.[3] Marlow —basado en gran medida en las experiencias del propio Conrad— relata la brutalidad y arbitrariedad con la que los europeos tratan a los nativos, y se refiere irónicamente a la «misión salvadora» de los colonos en repetidas ocasiones, calificando, por ejemplo, a la Conferencia de Berlín de 1884, en que los estados europeos se repartieron el continente africano, como la «Sociedad Internacional para la Supresión de las Costumbres Salvajes».

Pese a esta visión crítica de la labor de los europeos en África, la novela de Conrad también ha sido considerada como una novela «racista», por su reflejo poco humano y casi animalizante de los nativos africanos. El primer y más famoso ataque en este sentido lo realizó el crítico poscolonialista Chinua Achebe en su ensayo Una imagen de África: racismo en «El corazón de las tinieblas» de Conrad (An image of Africa: racism in Conrad's «Heart of darkness»), donde negaba que se pudiera considerar como «obra de arte» una novela que reducía a los africanos a una condición infrahumana, negándoles incluso la capacidad de expresión lingüística o el desarrollo de una cultura.[4] Esta lectura poscolonial de Achebe ha sido a su vez atacada por otros críticos por considerarla «corta de miras» y distorsionadora de la verdadera intención de Conrad, quien subvierte muchos de los tópicos eurocéntricos que Achebe le acusa de promover.[5]

Estudiosos como Caryl Phillips sostienen por el contrario que El corazón de las tinieblas es ante todo un producto de su tiempo. El objeto principal de la obra sería el efecto que produce en los europeos el contacto con un mundo completamente distinto del suyo, así como la duda acerca de la supuesta supremacía moral del viejo continente, por entonces dada por descontado.[6]

Sin embargo, y para zanjar este asunto, recordemos algunas de las motivaciones que el propio Conrad apuntó en uno de sus últimos libros :

Descendió sobre mí una gran melancolía cuando me di cuenta de que las realidades idealizadas de los ensueños de un muchacho habían sido desplazadas y embrutecidas por las actividades de Stanley y del Estado Libre del Congo; por la nada santa recolección de una periodistilla sensacionalista y por el desagradable conocimiento del más vil de los saqueos en la historia de la exploración geográfica y de la conciencia humana.

(Last Essays, 1926) [7]

Es por ello que debería considerarse esta obra no como una crítica política, sino como una condena a la doble moral europea de la época, así como una reflexión sobre la violencia y la locura. Por su parte, Hannah Arendt se inspiró en este relato para elaborar su obra Los orígenes del totalitarismo (1951). Incluso hay quienes han considerado esta obra como un augurio de los horrores del siglo XX.

Adaptaciones a otros medios[editar]

Francis Ford Coppola se basó en este breve relato para su película Apocalypse Now, que si bien estaba ambientada en la Guerra de Vietnam, mantenía el espíritu y la estructura del relato de Conrad.[8] En esta adaptación destaca la notable interpretación que Marlon Brando hizo del señor Kurtz, así como las menos fidedignas que Martin Sheen y Dennis Hopper hicieron de Willard (Marlow) y del arlequín respectivamente.

Otros directores también quisieron llevar a la gran pantalla la novela de Conrad. Orson Welles, por ejemplo, la eligió para su primer proyecto, pero finalmente no lo llevó a cabo. Román Chalbaud dirigió el El corazón de las tinieblas en el año 1990. En 1993 se estrenó una nueva versión de El corazón de las tinieblas dirigida por Nicolas Roeg, protagonizada por Tim Roth (Marlow) y John Malkovich (Kurtz). En 2009 en Colombia se desarrolló el rodaje de una nueva versión, situada en la selva de dicho país y con el conflicto armado de fondo. El título de esta película será Viene el Jaguar y el equipo responsable detrás del proyecto es el mismo que recientemente se llevó varios aplausos en el Festival de Cine de Sundance por la película Perro come perro.

En 2002, la narradora Karim Taylhardat la adaptó al medio historieta (Ediciones Sinsentido, col. Sin Futuro, núm. 5, Madrid), con imágenes de Pablo Auladell, Miguel Ángel Díez, Luis Manchado y Francisco Marchante, y coordinación de Jesús Cuadrado. En 2009, sirvió de inspiración en la trama del videojuego de disparos en tercera persona Spec Ops: The Line. También, hacen referencia de este libro en la serie de anime Psycho pass, siendo este sostenido por el personaje Kougami Shinya mientras se encontraba en una cama de hospital.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «La tierra baldía».  Notas de esta edición. George Herbert
  2. «Viaje al 'gran espacio en blanco'».  Javier Reverte. El Mundo
  3. Knowles, Owen (2007). «Introducción». En Penguin Classics. Introducción a Heart of Darkness (en inglés). Londres: Penguin Books. pp. xvi–xvii. 
  4. Chinua Achebe (1977). «"An Image of Africa: Racism in Conrad's Heart of Darkness (en inglés). Consultado el 21 de mayo de 2009. 
  5. Conor Wyer. «"Two Readings of Heart of Darkness"» (en inglés). Consultado el 21 de mayo de 2009. 
  6. Caryl Phillips. Introduction to Heart of Darkness. Modern Library, New York 1999. ISBN 978-0-375-75377-0
  7. «El corazón de las tinieblas».  mural.uv.es. Jorge Luis Marzo.
  8. «Apocalypse Now: un barco hacia Kurtz, hacia el horror y la inmoralidad.».  José Luis García. L'Atlante. Julio 2009.

Enlaces externos[editar]