El coleccionista de relojes extraordinarios

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El coleccionista de relojes extraordinarios
Autor Laura Gallego García
Género Fantástico
Tema(s) Aventura
Idioma español
Artista de la cubierta Alfonso Ruano
Editorial SM
Páginas 236
Laura Gallego García
Memorias de Idhún I El coleccionista de relojes extraordinarios Alas de fuego

El coleccionista de relojes extraordinarios es una novela fantástica escrita por la autora valenciana Laura Gallego García. Fue publicada en marzo de 2004 por la editorial Grupo SM.

Reseña[editar]

Jonathan Hadley, su padre Bill y su madrastra, están de vacaciones en la Ciudad Antigua. Se disponen a visitar un museo de relojes de todo tipo, cuyo responsable es un extraño hombre llamado El Marqués. Aunque la exposición fue cerrada años atrás ( el folleto turístico de los Hadley era muy viejo y ponía que estaba abierto), El Marqués accede a enseñarles su colección. En ella también se encuentran unos relojes muy misteriosos, algunos hasta malditos.

Un descuido de la madrastra de Jonathan le hace tocar el reloj de Qu Sui, lo que provoca que su alma quede encerrada dentro del reloj y si la separan del reloj morirá. Sólo hay una forma de salvarla, como explica El Marqués, y es encontrar el Reloj Deveraux, oculto en la misma Ciudad Antigua, o al menos eso es lo que el cree al principio. Sin pensárselo dos veces, Jonathan sale corriendo y recorre la ciudad de un sitio a otro. Ésta parece un laberinto sin salida, y el joven Hadley tiene tan sólo doce horas para encontrar el reloj. En su búsqueda se encuentra con Nico, un vendedor que le entrega un misterioso medallón, y después con Emma, una joven de pelo rojizo, que guía a Jonathan por las calles de la Ciudad Antigua y la lleva a una echadora de cartas para que solucione las preguntas que él tiene. Pero lo que no sabe Jonathan es que hay personas que están dispuestas a evitar a cualquier precio que se haga con el reloj Deveraux, y otras en las que es mejor no confiar. Según avanza el tiempo, la Ciudad Antigua va cambiando y cada vez parece más oscura y misteriosa. Al final acaban con una pelea mental entre el portador del reloj Deveraux y el Marqués