El barril grande del castillo de Heidelberg

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
HeidelbergTun.jpg

En el castillo de Heidelberg, Alemania, hay un barril grande, hecho de madera. Cada año, unas 500.000 personas van a ver esta atracción turística. De hecho, no es exacto hablar de «el» barril grande porque en realidad hubo cuatro barriles grandes desde el siglo XVI:

  1. El primer barril de Johann Kasimir desde 1592.
  2. El segundo barril de Karl Ludwig desde 1664.
  3. El tercer barril de Karl Philipp desde 1728.
  4. El cuarto barril de Karl Theodor desde 1752.

Para ver una fotografía del barril grande actual véase el primer enlace externo.

El primer barril[editar]

El primer barril grande fue construido entre 1589 y 1592 por el Küfer (término alemán para «constructor de barriles») Michael Werner de Landau por encargo de Johann Kasimir, regente del Palatinado. Tuvo una pequeña pista de baile encima de la cara. Fue construido como atracción y podía contener 130.000 litros. Fue destruido en la Guerra de los treinta años y quemado.

Primer barril grande 1592.

Poema sobre el primer barril[editar]

En 1594, Anton Praetorius, pastor de la ciudad de Dittelsheim, visitó Heidelberg, que en estos días fue el bastión de la fe reformada. Un año después, en 1595, editó su poema Vas Heidelbergense, en que él pregonó el primer barril grande como símbolo para la soberanía de la fe calvinista. Praetorius fue la primera persona en dar a conocer el barril grande.

Poema Vas Heidelbergense Praetorius 1595.

Extracto del poema:

Mehr staunt, wer selber das ganze Werk
Persönlich betrachtet; auch kann er
Für wahrhaft jederzeit gelten und Zeuge sein.
Viele kommen daher aus der Ferne
Zu guten Freunden, um dieses Fass
Sehen zu können, gleichwie ich selbst kürzlich tat.
Und fürwahr, dieses Werk ist bei Gott wert, dass man’s
Besichtigt, wenn sich eine passende Gelegenheit ergibt.
Solch ein Gefäß mit so großer Gabe des Weinstocks, glaub’ ich,
Gibt’s nicht, soweit der riesige Erdkreis reicht.
Vergeblich erreicht die Kunde vom Fass die ungläubigen Ohren.
Denn keiner vermag es zu glauben, wenn er’s nicht hat geschaut.
Hier leuchtet die Güte, hier die Majestät, hier die höchste Macht
Des ewigen Gottes überall heller.

(traducción del latín al alemán de Burghard Schmanck)


el texto latino de Praetorius

http://la.wikipedia.org/wiki/Antonius_Praetorius


«Más admira quien sí mismo contempla
Personalmente toda la obra; también puede
Estar considerado como sincero y apadrinar.
Muchos vienen de lejos
A amigos buenos, para pueden ver
Este barril, como yo hice recientemente.
Y por cierto, esta obra gualá vale la pena, que se
Visita si se presenta la ocasión.
Semejante envase con semejante dádiva tan grande de la vida
No existe en todo el mundo.
En vano la noticia del barril alcanza las orejas infieles
Por ninguno puede creerlo si no lo vio.
Aquí la bondad luce, aquí la majestad, aquí la fuerza altísima
De Dios eterno, más brillante en todos partes».

El segundo barril[editar]

Por encargo de Karl Ludwig, regente del Palatinado, el Kellermeister (término alemán para «maestro de la bodega») Johannes Meyer dirigío la construcción del segundo barril grande en 1664. Fue construido como símbolo para el vino bendicionado del Palatinado y puede contener 195.000 litros.

El tercer barril[editar]

El tercer barril de Karl Philipp desde 1728

El cuarto barril[editar]

Johann Jakob Englert construyó el cuarto barril grande por encargo de Carl Theodor, regente del Palatinado, entre 1750 y 1751. Este es el barril que todavía hoy está en la bodega del castillo de Heidelberg. Tiene 7 m de ancho, 8,5 m de largo y puede contener 222.000 litros. El tercer barril fue cuidado por Perkeo, el bufón famoso de Heidelberg; según una leyenda él vació el barril a lo largo de sólo un día.

Uso[editar]

Los barriles fueron usados para recoger el Zehntwein (término alemán para «décima parte de vino»), la décima parte de la recolección de vino. Por eso, es probable que los barriles contenían una mixtura de vinos de baja calidad. Según aproximaciones del consumo de vino en el castillo, se vació el primer barril en 60 a 100 días, el segundo barril en 120 a 150 días.

Literatura[editar]

Literatura alemana:

  • Andreas Cser, Stefan Wiltschko: Das Große Fass im Schloss Heidelberg. Neckargemünd-Dilsberg 1999, ISBN 3-931033-26-0
  • July Sjöberg: Das große Fass zu Heidelberg - ein unbekanntes Kapitel kurpfälzischer Kunstgeschichte. Neckargemünd-Dilsberg 2004, ISBN 3-931033-33-3
  • Hartmut Hegeler, Stefan Wiltschko: Anton Praetorius und das 1. Große Faß von Heidelberg. Unna 2002, ISBN 3-9808969-0-0

Enlaces externos[editar]