El amor brujo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El amor brujo (subtitulado "Gitaneria en 2 grupos”) es un ballet con cante jondo de Manuel de Falla. Quizás la obra más conocida del autor. Fue bastante criticada[1]​ el día de su estreno, que tuvo lugar el 15 de marzo de 1915 en el Teatro Lara en Madrid, por lo que se vio obligado a realizar algunos cambios. La versión posterior es considerada una de las obras más importantes de la música clásica española.[2]

Versión definitiva[editar]

En 1915, Falla transformó la primera versión para orquesta sinfónica en una de sus obras más importantes, con tres canciones cortas para mezzo-soprano. Con este formato, El amor brujo triunfó como otras muchas obras de Falla.

El argumento cuenta la historia de una muchacha gitana, cuyo amor se ve atormentado por su descreído antiguo amante. La obra es de carácter marcadamente andaluz, tanto en lo musical como en lo literario. Aunque durante mucho tiempo se creyó que el libreto había sido escrito por Gregorio Martínez Sierra, al igual que la mayoría de sus obras, fue su esposa, María de la O Lejárraga García, la autora.

La obra incluye las famosas Danza ritual del fuego, la Canción del fuego fatuo y Danza del terror. Una historia de hechizos, de brujería, donde el espectro del amante muerto de Candela se le aparece celoso ante sus amores con Carmelo.

Sinopsis[editar]

Candela, una mujer joven, muy bella y apasionada, ha amado a un gitano malvado, celoso y disoluto, pero fascinante y zalamero. Aunque vivió con él una vida de infelicidad, lo amó intensamente y lloró su pérdida, incapaz de olvidarlo. Los recuerdos de él son como un sueño hipnótico, un hechizo morboso, espantoso y enloquecedor. Candela está horrorizada por el pensamiento de que el muerto no se haya ido del todo, que pueda volver y la siga queriendo a su manera feroz, ambigua, desleal e insidiosa. Incluso se permite a sí misma caer presa de los pensamientos del pasado, como la influencia de un Espectro, a pesar de que es joven, fuerte y vivaz. La primavera vuelve y, con ella, de nuevo el amor en la persona de Carmelo. Carmelo, un joven atractivo, enamorado y galante, la corteja. Candela, que nos es reacia a ser conquistada, corresponde a su amor de forma casi inconsciente, pero su obsesión por el pasado supera su inclinación presente. Cuando Carmelo se acerca a ella y se propone conseguir que comparta su pasión, el Espectro vuelve y aterroriza a Candela hasta separarla de su amante. No pueden intercambiar el beso de amor perfecto.

En ausencia de Carmelo, Candela languidece y se desploma; se siente embrujada y sus amores pasados parecen revolotear sobre ella como murciélagos malévolos de mal fario. Pero el sortilegio maligno se ha de romper y Carmelo cree haber encontrado un remedio. Una vez fue compañero del gitano cuyo espectro atormenta a Candela. Sabe que el amante muerto era el típico galán andaluz, infiel y celoso. Puesto que parece conservar, incluso después de muerto, su querencia por las mujeres hermosas, se debe aprovechar esta debilidad para apartarle de sus celos póstumos y, así, Carmelo pueda intercambiar con Candela el beso perfecto, contra el cual nada podrá hacer el embrujo del amor.

Carmelo convence a Lucía, una joven gitana guapa y encantadora, amiga de Candela, para que simule aceptar los galanteos del Espectro. Lucia acepta por mor de su cariño hacia Candela y también llevada por la curiosidad femenina. La idea de coquetear con un fantasma le parece atractiva y novedosa. Además ¡ El muerto era tan divertido en vida! Lucía ocupa el puesto de centinela. Carmelo vuelve para cortejar a Candela y el Espectro aparece para encontrarse con la encantadora gitanita y ni puede ni quiere resistir la tentación, incapaz de resistirse a los atractivos de una cara bonita. Corteja a Lucía engatusándola e implorándola, y la coqueta gitana casi llega a desesperarlo. Mientras tanto, Carmelo consigue convencer a Candela de su amor y la vida triunfa sobre la muerte y el pasado. Por fin los amantes intercambian el beso que derrota la maligna influencia del Espectro, que perece vencido definitivamente por el amor.[3]

Escenas[editar]

La obra consta de 13 escenas:

  • Introducción y escena
  • En la cueva
  • Canción del amor dolido
  • El Aparecido
  • Danza del terror
  • El Círculo Mágico
  • A medianoche
  • Danza del ritual del fuego
  • Escena
  • Canción del fuego fatuo
  • Pantomima
  • Danza del juego del amor
  • Final - las campanas del amanecer

Adaptaciones[editar]

La sección más afamada conocida "Canción del Fuego Fatuo" ha sido adaptada por varios músicos a lo largo del siglo XX:

  • El músico de jazz Miles Davis en "Will O' the Wisp" en un arreglo de Gil Evans para su álbum Sketches of Spain.[4]
  • El guitarrista Paco de Lucía adaptó una pieza a guitarra en su álbum Paco de Lucía interpreta a Manuel de Falla, convertida en una de sus adaptaciones más famosas.

Más información[editar]

Referencias[editar]

  1. «"El amor brujo" a través de la crítica musical». www.csmcordoba.com. Consultado el 12 de junio de 2017. 
  2. Sevilla, Diario de. «Cien años de 'El amor brujo'». Diario de Sevilla. Consultado el 12 de junio de 2017. 
  3. Manuel de Falla: El Amor Brujo, escena gitana de Andalucía. Partitura orquestal. London: J. & W. Chester, Ltd., 1924. http://imslp.eu/files/imglnks/euimg/7/72/IMSLP16745-Falla_-_El_Amor_Brujo_(orch._score).pdf
  4. «Miles Davis's 'Will O' the Wisp' - Discover the Original Song». WhoSampled. Consultado el 22 de enero de 2018. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]