El Sótano 00931

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Sótano 00931 es una revista literaria de Puerto Rico.

Historia[editar]

Esta revista literaria comienza a organizarse el 23 de septiembre de 2000, en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras[1]. Un grupo de jóvenes escritores concibió la idea de publicar en grupo. conscientes de lo difícil que resultaría publicar de forma individual en Puerto Rico, deciden experimentar al igual que otros grupos de promociones anteriores, mediante la fundación de una revista literaria. De esa manera, continuarían la tarea de promulgar la nueva literatura como en su momento lo hicieron las revistas Guajana, Zona de carga y descarga, Ventana, Filo de juego, Taller, entre otras. El grupo entendió, debido a su condición de anonimato, que una revista literaria tendría mayor poder de penetración y alcance que cualquier otro tipo o método de publicación (plaquetas, muestras colectivas o ediciones de autor). Así comenzó a fraguarse la forma de lo que más tarde se denominó: COLECTIVO LITERARIO EL SÓTANO 00931. En la nómina de sus cofundadores figuran: Juanmanuel González Ríos, Jorge David Capiello Ortiz y Julio César Pol –miembros de la Junta Directiva- y Amarilis Tavárez Vales[2], Jorge Rodríguez y Carlos Vázquez Cruz como miembros de la Junta Editorial. No fue hasta un semestre después que la revista pudo ver la luz pública por vez primera, en febrero de 2001. Desde entonces y hasta hoy, año 2007, a la nómina de El Sótano 00931 se han sumado otros importantes compañeros de esfuerzos: Federico Irizarry Natal, Sonia Marcus Gaia[3], Carlos Esteban Cana, Robert William Jara Vélez[4], Kattia Chico y John Torres[5]. Entre los colaboradores de cada una de las ediciones de la revista se encuentran las firmas de algunas de las más importantes voces de Hispanoamérica y la literatura puertorriqueña actual: José Raúl “Gallego” González, Carlos López Dzur, Mario Meléndez, Eddie Ortíz González, Rosa Vanesa Otero, Pedro Cabiya, José Javier Franco, Hugo Ríos, Samuel Sarmiento, Eduardo Asfura, Kattia Chico, Guillermo Rebollo Gil, Leo Zelada, Juan Carlos López-Pérez, Mayda Colón, Kristina Medina, Carlos Tirado, Javier Ávila, Emmanuel Bravo, Elidio La Torre Lagares, Edgar E. Ramírez Mella, Mayra Santos-Febres, Alberto Martínez Márquez, Ángel Darío Carrero, Irizelma Robles Álvarez, Janette Becerra, Mayrim Cruz Bernal, Néstor Rodríguez, Rafael Acevedo, Alejo Sandoval, Antonio Aguado Charneco, Francisco Font Acevedo y José “Pepe” Liboy, entre otros. A todo esto, se suman el siguiente listado de logros que ha tenido El Sótano 00931: creación de la organización estudiantil (el Colectivo Literario), ejemplares en manuscrito (5) y uno digital con versión pdf, presentaciones alrededor de la Isla (Noches de Poetastros) y los encuentros intergeneracionales: (De) Generaciones, entre otros no menos importantes logros individuales y personales de cada uno de los integrantes de la revista. Más aún, El Sótano 00931 ha sobrepasado las fronteras insulares del [8 1/2 (100 x 35) 11] y cuenta con una página Web (www.elsotano00931.com)[6], a la cual se puede acceder gratuitamente para disfrutar de todos los ejemplares publicados hasta el momento, las reseñas a las distintas ediciones, las actividades realizadas por el colectivo y las críticas hechas a la revista por importantes estudiosos del ambiente académico y literario en general.

El Sótano 00931 (Surgimiento del nombre)[editar]

El nombre de El Sótano 00931 surge en una de las reuniones que se celebraron en la oficina del consejo de estudiantes de Ciencias Sociales, en la cual, fueron Juanmanuel González Ríos (El Sótano) y Julio César Pol (00931) quienes propusieron el nombre que, entre otras opciones sugeridas colectivamente, obtuvo el mayor número de votos. Ahora bien, ¿por qué El sótano? y ¿por qué 00931? Las razones podrían ser muchas y distintas, pero no cabe duda que El Sótano nos ubica inmediatamente en la facultad de Humanidades, específicamente, en los salones y los pasillos del sótano de Pedreira, donde se enseñan literatura y lenguas. Dice la Dra. Mercedes López-Baralt en la que fue la primera reseña que se publicó sobre la revista, en abril de 2001, con motivo de la presentación del primer volumen de la revista en la Sala Jorge Enjuto de la Facultad de Humanidades: “Con una hermosa portada de Eduardo Matos Roldán, que muestra la entrada a nuestro ominoso –por ser reino indisputado del hongo- pero tan querido sótano de Pedreira, y con un título que rinde homenaje a nuestra sempiterna brega (sobrevivir en el mundo de lo posible, creando a partir de la precariedad, como nos lo recuerda Arcadio Díaz Quiñones),…

No cabe duda, a ese espacio frío y oscuro al que alude la doctora López-Baralt, y que llegó a ser –incluso- clausurado por la alta proliferación de hongos letales, hace referencia el nombre y la portada de la revista, y hasta podría simbolizar, para algunos, cierto grado de nostalgia y marginación. Pero no es el deseo, limitar todas las posibles interpretaciones que pudieran surgir del nombre de la revista a una única y exclusiva referencia directa (el sótano de la Facultad de Humanidades), mucho menos, al trillado malditismo que supone la marginalización. Entiéndase esto, no como un simple capricho, sino porque la compleja estructura del colectivo literario, sus verdaderos orígenes, los desmentirían púb (l) icamente. Pero, ¿Qué hay con el 00931? Sí, otra vez nos remite a la Universidad de Puerto Rico y a su exclusivo código postal aéreo, pero –además- dice al respecto el profesor y crítico literario Luis Felipe Díaz en la presentación oficial de la revista que se llevó a cabo en Casa Blanca (Viejo San Juan) y que posteriormente se publicó el 24 de mayo de 2001 en la sección En Rojo del periódico Claridad[7]: “Algo contradictorio es, sin embargo, el que el espacio del sótano, tan misterioso y marginal, pero tan tangible y concreto, (pues está allí, sólo debemos bajar las escaleras) aparezca acompañado de otro significante tan aéreo y virtual, como lo es el 00931. Se trata de la poderosa zona de la modernidad numérica que clasifica y fija, que sella el lugar más allá de la naturaleza y la realidad, que busca la comunicación rápida y fugaz, que mantiene todos los elementos del código comunicativo sometido a una unidad y a una organicidad artificial. Si bien el sótano nos ubica en lo bajo y lo reposado, el 00931 es espacio de lo aéreo y lo fugaz que pretende después de todo llegar a lo fijo. Tal vez sean los dos símbolos de nuestras versiones modernas del cielo y el infierno”. Símbolos, estos dos últimos, que como bien sugiere Díaz, nos recuerdan el matrimonio del cielo y el infierno (título de uno de los libros de Blake).

Tres raíces medulares[editar]

La realización de este proyecto a surgido de la fusión de tres grupos paralelos en tiempo, uno proveniente de Arecibo, otro de Cayey y otro de Ponce.

En Arecibo (Recinto de la Universidad de Puerto Rico)[8], Juanmanuel González Ríos y Amarilis Tavárez Vales[9] junto a Reynaldo Román[10], Hiramia Milán González y Dharma Agustina Padrón Daly, formaron la organización estudiantil Arpegios de Versos Frustrados. Dicha organización continuó con la realización del recital poético musical Vocablos en tres verbos multiplicados por π, que en un principio, y de forma independiente, había sido iniciativa original de Reynaldo Román[11]. A este recital que se realizaba semestralmente dentro del teatro de la institución, se sumó otro que se comenzó a realizar en el patio interior de la universidad y se llamó: Utopía del verbo. También hay que añadir la publicación de un único ejemplar de la revista poética Guasábara, cuya dirección estuvo a cargo del joven poeta y artista gráfico Reynaldo Román[12] y, la selección y corrección, de la profesora y crítica literaria Priscilla Rosario Medina. No se puede pasar por alto la labor como orientador y mentor de la organización estudiantil Arpegio de versos frustrados que llevó a cabo el poeta y profesor de literatura José Juan Rivera. Mucho menos, se puede obviar la exposición de Poesía instalada que, con motivo del segundo recital “Utopía del verbo”, se realizó en la Sala de exposiciones de la biblioteca del recinto.

Por su parte, Carlos Vázquez Cruz fue integrante de la Asociación de Estudiantes de Literatura de la UPR, Recinto de Río Piedras[13]. Sin embargo, en este grupo, la intensidad de los integrantes no resultó suficiente para impedir su fugacidad.

En el centro de la Isla, se formó el Círculo Literario de la Universidad de Puerto Rico Recinto de Cayey[14]. Allí, entre otros escritores, participaron Jorge Rodríguez y Pablo Alexis. Este grupo presentaría diferentes lecturas y presentaciones en el recinto de Cayey. Uno de los proyectos del Círculo Literario de Cayey que más trascendió fue Expresiones. Éste, fue una muestra de los escritores del Círculo literario de Cayey y Ponce. Hay que destacar que fue uno de los primeros talleres de edición y publicación de estos jóvenes. Hoy día, de los tres grupos (Arecibo, Cayey y Ponce), sobrevive el Círculo Literario de Cayey[15], bajo la dirección de la escritora Janette Becerra.

En Ponce hubo dos espacios que sirvieron de taller, tanto a Jorge David Capiello Ortiz, como a Julio César Pol, y contribuyeron a formar parte de las cimientes sotaneras. Estos son La Generación del Nuevo ’98 y la revista literaria Botella al Mar. La Generación del Nuevo ’98 agrupó a más de 15 escritores jóvenes del área sur en lecturas y publicaciones. Luego de la disolución del grupo por el traslado de algunos de los miembros a otros recintos del sistema de la Universidad de Puerto Rico, se comienza a cuajar, de forma independiente, el grupo que constituiría la revista Botella al Mar. Aunque la revista Botella al Mar, se podría decir que naufragó en tierra (fue un proyecto natimuerto), no cabe duda, sirvió de escuela a la hora de sus miembros adquirir madurez colectiva, al contraponer sueños y errores, para aprender a pensar en grupo. Botella al Mar fue organizada por los escritores Jermaín Flores, Sonia Marcus Gaia[16], Federico Irizarry Natal, Jonathan Berríos, entre otros; a este grupo se incorporarían luego: Jorge David Capiello Ortiz y Julio César Pol.

Publicaciones[editar]

El Sótano 00931 Año I Vol. I[editar]

La primera revista de El Sótano 00931 vio la luz pública en el 2001. La portada hace alusión al sótano de Pedreira, en la Facultad de Humanidades de la Universidad de Puerto Rico, Recinto Ríopedrense. En este primer número, homenaje al poeta cialeño Edwin Reyes, los integrantes del colectivo El Sótano 00931 publican bajo los géneros de poesía, cuento y ensayo. Este esquema ha de mantenerse en los subsiguientes números de la revista. Bajo el género de poesía pubicaron: Ángel Matos (colaborador), Darissa Mantilla (seudónimo de Amarilis Tavárez Vales, miembro del colectivo y co-fundadora), Federico Irizarry Natal (miembro del colectivo y actual director de la revista), Ivette Martí (colaboradora), Juanmanuel González Ríos (miembro del colectivo y co-fundador) y Julio César Pol (miembro del colectivo, co-fundador y director de la revista hasta el 2006). -En el género de cuento publicaron: Jorge David Capiello Ortiz (miembro del colectivo y co-fundador), Enio Cuadrado (seudónimo de Carlos Vázquez Cruz, miembro del colectivo y co-fundador), Francisco Horgel (seudónimo de Jorge Rodríguez, co-fundador de la revista) y Sonia Marcus Gaia (miembro del colectivo). -En ensayo publicaron: Juanmanuel González Ríos (ensayo homenaje a Edwin Reyes) y Pablo Alexis Santos Sánchez (colaborador).

El Sótano 00931 Año II Vol. I[editar]

El segundo volumen de El Sótano 00931, es publicado en febrero de 2002. En esta edición se abren, aún más, las puertas a colaboraciones más allá de los integrantes del colectivo. Tal como en el primer número, esta edición se presenta en un código de área -pero esta vez- mucho más subleve. -En esta segunda revista publican bajo el género de poesía: Jorge Acevedo, María Bigai, Mayda Colón, Jermaín Flores, Kristina Medina y Carol Roche. En cuento: Jonathan Díaz, Nicolás Fernández, Robert William Jara Vélez (quien se uniría al colectivo y revolucionaría a El sótano 00931 al publicarlo a través del internet) y Carlos R. Tirado. En ensayo publicaron: Cynthia Morales y Jorge David Capiello Ortiz (miembro y coordinador de la revista). -Después de esta publicación El Sótano 00931 emprende una nueva aventura con la colaboración de otras revistas, en los encuentros (De) generaciones.

El Sótano 00931 Vol. III, Núm. I[editar]

En febrero de 2003 aparece la tercera edición de la revista El sótano 00931, la revista tornará sus ojos con mayor ímpetu a la internacionalización, publican en poesía: Eduardo Asfura, Mario Bigai, Kattia Chico (quien se unirá al colectivo), Reynaldo Román (artista gráfico de la revista cibernética de El Sótano 00931), Guillermo Rebollo Gil, Migdalia Rivera Ortiz, John Torres (quien se unirá al colectivo) y Leo Zelada. En cuento: David Caleb, Carlos Esteban Cana (director de la revista Taller Literario y quien ha de unirse por igual al colectivo de El Sótano 00931), Juan Carlos López-Pérez y Wilkins Román. En ensayo: Federico Irizarry Natal y Julio César Pol. -Ya en la primera edición de la revista, mostraban imágenes controversiales como la de pies descalzos pisando libros como si fueran peldaños, en esta edición muestran la imagen de una mano sosteniendo un libro en llamas. Tal vez metáfora de la autoparodia al pisar y destruir lo mismo que elaboran o quizás la entrada al mundo de las letras a través de la destrucción o imposición, o la humanización del conocimiento que sólo puede ser poseído por los dioses.

El Sótano 00931 Vol. IV Núm. I[editar]

Cuarto ejemplar de la revista.

Ciudad Paria (edición especial de El Sótano 00931)[editar]

Esta edición de El Sótano 00931 publicada en su página de internet con versión pdf.[17], es una selección de poemas de los integrantes del sótano y de escritores reconocidos que colaboraron en la misma. Su temática: San Juan, la ciudad, la urbanidad, la urbe... Con un código de área reveladoramente poético, inician su travesía en la ciudad: "San Juan: año cuatro del veintiuno. Puerto, rico en contrabando y cabotaje. Cicatriz entre dos hemisferios desiguales. Urbe, tres barcos más acá del horizonte. Descascarada y vieja: ciudadela oxidada entre barrotes. Filtro de huracanes. Proa que al garete oscila. Sata cosmopolita: lúcida en sus múltiples contradicciones. Fragmentada desembocadura del río piedras. Pedazo de isla, … “decapitada cabeza de patria”. Metrópoli antigua -1521- conglomeración de textos: Ciudad Paria.". -Ciudad paria: muestra de 15 escritores que figuran en la más reciente nómina de la literatura puertorriqueña actual, viene a ser una bitácora de experiencias individuales que retrata, desde diferentes perspectivas poéticas, la experiencia individual del sujeto común (el paria), en una ciudad donde se (con) funden el amor y la encerrona, el desespero, el tedio, la nostalgia, la soledad, el apoderamiento, la persecución, el hambre, la belleza, el crimen, la prostitución, la velocidad, la esperanza, la incertidumbre y el azar. Celebremos, pues, lo urbano y la poesía para que, como cantara Edwin Reyes: surja la ciudad junto a nuestro (a) brazo. -En esta muestra figuran: Javier Ávila, Emmanuel Bravo, Omar García Ojeda, José Raúl González "Gallego", Juanmanuel González Ríos, Robert William Jara Vélez, Elidio Latorre Lagares, Rosa Vanessa Otero, Julio César Pol, Edgar E. Ramírez Mella, Jorge L. Rodríguez Ruiz, Amarilis Tavárez Vales, John Torres, Nina Dimarie Valedón y Carlos Vázquez Cruz.

E.M. El Sótano 00931[editar]

Es una antología de poesía y cuento, trabajada por el colectivo de "El Sótano 00931", bajo el sello editorial de Publicaciones Gaviota. Recopilación de 32 poetas y cuentistas que en modo de haiku, elaboran textos cortos en esta publicación (2005, ISSN 1547-8963). Según su código de área: "es el hastío que le murmura a galope su aburrimiento en un haiku... es el hombre mínimo, sin tiempo, que está junto al reloj..." Esta publicación recopila autores como: Alberto Martínez Márquez, Amarilis Tavárez Vales, Ángel Darío Carrero, Carlos Vázquez Cruz, Edgar Ramírez Mella, Elidio Latorre Lagares, Federico Irizarry Natal, Irizelma Robles Álvarez, Janette Becerra, Jorge David Capiello Ortiz, Juanmanuel González Ríos, Julio César Pol, Kattia Chico, Mairym Cruz Bernal, Mario Bigai, Néstor Rodríguez, Nicole Cecilia Delgado y Rafael Acevedo, bajo el género de poesía. Alejo Sandoval, Ana M. Fuster, Antonio Aguado Charneco, Braulio de la Barra, Carlos Esteban Cana, David Caleb, Francisco Font Acevedo, Hugo Ríos, John Torres, Jorge Rodríguez, José "Pepe" Liboy, Mayra Santos-Febres, Sonia Marcus Gaia y Wilkins Román Samoa, en el género de cuento.

En 2007[editar]

Desde 2007, Federico Irizarry Natal dirige la revista. Jorge David Capiello Ortiz, Sonia Marcus Gaia[18], Juanmanuel González Ríos, Federico Irizarry Natal, Julio César Pol, Amarilis Tavárez Vales[19] y Carlos Vázquez Cruz continúan en el colectivo. A ellos, se unen Carlos Esteban Cana, Robert William Jara Vélez[20], Kattia Chico y John Torres[21].

Enlaces externos[editar]