El Nombre Yahveh y el Nuevo Testamento

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Yahveh (Yahweh, Yahvé, Yah y Yavé así como sus variantes Iehová, Jehowah o Jehová) es el nombre propio que utiliza la Biblia en el Antiguo Testamento para llamar a Dios. La forma escrita del nombre, es decir el tetragrámaton יהוה, no aparece en ninguno de los existentes manuscritos griegos del Nuevo Testamento, que en las citas al Antiguo Testamento en donde los manuscritos hebreos y ciertos de los más antiguos griegos tienen el tetragrammaton presentan el título griego Kyrios (Señor).

En los existentes manuscritos griegos del Nuevo Testamento tampoco aparece ninguna transliteración del nombre en su forma completa, a pesar de aparecer incluido en los nombres teofóricos en la Biblia y, en su forma abreviada yah, en la palabra ἀλληλούϊα en Apocalipsis 19:1, 3, 4, 6.

La Septuaginta y otras versiones del Antiguo Testamento[editar]

De la Septuaginta y otras recensiones griegas del Antiguo Testamento, los manuscritos precristianos o contemporáneos a la Era Apostólica escritos por judíos o presentan el tetragrámaton en el texto griego en hebreo[1]​ o (lo que puede haber sido el uso original antes de que se estableciera una tendencia de hebraización) utilizan la transliteración griega ΙΑΩ.[2]​ Incluso el manuscrito de la Septuaginta P Oxy 1007 fechado al siglo III, que es un manuscrito postneotestamentario, contiene una Yód doble para representar el nombre de Dios.[3]​ mientras que también utiliza el nomen sacrum θς (θεός).[4]

La tradición judía de escribir el tetragrámaton en caracteres hebreos en el texto griego continuó en los primeros siglos.[1]​ No se ha encontrado ningún manuscrito judío de la Septuaginta con Κύριος para representar al tetragrámaton, y por ello se ha argumentado que el uso del término Κύριος muestra la Septuaginta como actualmente conocida, con características cristianas. Contra los que juzgan que el uso de Κύριος para representar el tetragrámaton es "una marca característica de un manuscrito cristiano de la LXX", Mugridge argumenta en relación a los Papiros Oxirrincos 1007 y 656:

Se ha sugerido que dos papiros del AT, enlistados acá como cristianos, son en realidad judíos. En el 3 [es decir, P. Oxy. VII 1007] (de la segunda mitad del siglo III) una doble yodh (zz) aparece para el Nombre Divino. En el 9 [es decir, P. Oxy. IV 656] (II/III), una segunda mano con "pluma" diferente a la del resto del texto escribió el Nombre Divino como κυριος, quizás un segundo escriba asignado a insertar el Nombre Divino. Pero esto no es motivo suficiente para concluir que estos dos papiros son judíos, ya que en el cristianismo primitivo existían elementos judíos durante todo el período en consideración, como ya notamos. Por lo tanto, esta práctica podría tan solo reflejar la práctica en grupos judeocristianos, los cuales no desaparecieron ni tan pronto ni tan completamente como a menudo se piensa. (…) Si el 3 [es decir, P. Oxy. VII 1007] es un papiro cristiano – opinión que el uso del nomen sacrum θς podría apoyar – este es el único ejemplo de un intento de escribir en un manuscrito cristiano algo parecido a caracteres hebreos.

Kahle dice que los cristianos posteriores "reemplazaban el tetragrammaton por Kyrios, cuando el nombre divino escrito en letras hebreas ya no se entendía."[5]​ Y Sidney Jellicoe concluye en que "Kahle está en lo correcto al sostener que los textos de la LXX [Septuaginta], escritos por judíos para judíos, tenían el nombre divino en letras hebreas (paleohebreas o arameas) o en letras griegas imitatias en la forma ΠΙΠΙ, y que el reemplazo por Κύριος fue una innovación cristiana". Jellicoe traza fuerte evidencia de varios grandes eruditos (B. J. Roberts, Baudissin, Kahle y C. H. Roberts) y varios segmentos de la Septuaginta para la conclusión que la ausencia de "Adonai" del texto reafirma que la inserción del término Kyrios fue una práctica posterior; en la Septuaginta Kyrios se usa para sustituir YHWH; el tetragrámaton apareció en el texto original, pero los copistas cristianos lo removían.

El Profesor Robert J. Wilkinson recuerda que, como se sabe, hubo una creciente renuencia de parte de los escribas hebreos contra el leer y escribir el tetragrámaton; dado que los textos del Nuevo Testamento estaban destinados a ser leídos en voz alta, es probable que los miembros judíos de una comunidad mixta no permitirían pronunciar el tetragrámaton y que los gentiles sólo sabrían leer en voz o iaô o kurios.[6]

Jerónimo indicó que el tetragrámato era considerado ἀνεκφωνητόν (inefable) y escrito con cuatro letras hebreas, y algunos, al no entenderlo, eran acostumbrados a leerlo como ΠΙΠΙ [pipi], debido a la similitud de las letras.[7]

Los manuscritos del Nuevo Testamento[editar]

Existe un intervalo de tiempo entre el momento que se escribieron los diversos documentos que luego se compilaron para formar el Nuevo Testamento y las copias manuscritas más antiguas ahora existientes de esos documentos,[8][9][10]:11[11][12][13][14]​ y ninguna de ellas contiene el Tetragrámaton.[15]:77 Antes del inicio del siglo IV E.C. no existían manuscritos del Nuevo Testamento compilado como una unidad: hubo solo textos de los síngulos documentos que lo componen o colecciones, por ejemplo, de los cuatro evangelios.[10][16]

Entre la composición de los documentos y las copias existentes el intervalo de tiempo es, a juicio de Philip Wesley Comfort, bastante breve: no más de cien años para la mayoría de los libros del Nuevo Testamento.[17]​ Los fragmentos más antiguos ahora conocidos de los manuscritos de esos documentos, el P52, el P90, P98 y el P104, que son del siglo II,[18]​ no incluyen algún versículo que cita un texto del AT con el nombre divino.[19][20]​ El Tetragrámaton no se encuentra en los más antiguos fragmentos existentes que incluyen versículos de citas directas al Antiguo Testamento y que son de finales del siglo II o principios del siglo III: P46 y P66.[18][21][22][23][24][25]

En estudios realizados entre variantes existentes en copias del Nuevo Testamento, la gran mayoría de los estudiosos están de acuerdo en que el Nuevo Testamento se ha mantenido bastante estable con solo muchas variantes menores. (p. ej. Daniel B. Wallace, Michael J. Kruger, Craig A. Evans, Edward D Andrews,[14]Kurt Aland,[26]Barbara Aland, F. F. Bruce,[27]Fenton Hort, Brooke Foss Westcott, Frederic G. Kenyon,[28]​ Jack Finegan,[29]​ Archibald Thomas Robertson). Bart D. Ehrman,[11]​ Helmut Koester, y algunos otros eruditos creen que en los primeros cien años se producen revisiones.[12]

Nomina sacra[editar]

George Howard (profesor emérito de la Universidad de Georgia) afirma que, al más tardar en el comienzo del siglo II ("at least by the beginning of the second century"), los escribas cristianos empezaron a poner en los textos de la LXX no el Tetragrámaton sino el nomen sacrum κς (κύριος, Señor) o, raramente, otro nomen sacrum θς (θεός, Dios).[15]:74–75 Afirma que estos dos primeros nomina sacra fueron creados por escribas cristianos no judíos que al copiar la LXX "no encontraron razón tradicional para conservar el Tetragrámaton" y tal vez consideraron estas formas contraídas de κύριος y θεός "análogas al Nombre Divino hebreo sin vocal".[30]​ Hurtado comenta que el ser escrito sin vocal no diferencia el Tetragrámaton de todas las otras palabras hebreas y que κς quita no solo las vocales de κύριος sino también una consonante y que los nomina sacra ιη o ις (para Ἰησοῦς, Jesús}} y χς (para Χριστός, Cristo) parecen ser anteriores a κς y θς.[31]

Philip Wesley Comfort (Profesor de griego y del Nuevo Testamento en Trinity Episcopal Seminary) dice que, después de Howard, Harry Y. Gamble (Profesor emérito y Presidente de Estudios Religiosos en la Universidad de Virginia) reconstruyó un escenario similar al de Howard para la creación de los nomina sacra: la capacidad de destacar con estos el nombre de Dios (Κύριος, Θεός) en los manuscritos cristianos de la Septuaginta, en vez de como lo hacían los judíos en sus manuscritos escribiéndolo en hebreo.[10]:210

Comfort presenta los manuscritos existentes del Antiguo Testamento griego que contienen el Tetragrámaton u otra variante del nombre de Dios, y la transición a nomina sacra comenzada hacia finales siglo I E.C. y completada en el inicio del siglo II[10]:206-213[32]​ Comfort concluye: "Los cristianos (ya sean judíos o gentiles) habrían usado primero los nomina sacra en textos griegos del Antiguo Testamento, y luego transfirieron esta práctica a los manuscritos del Nuevo Testamento".[10]:210 Según Comfort "la presencia de los nomina sacra en los manuscritos paleocristianos más antiguos [...] requiere que se haya establecido una práctica generalizada mucho antes. Si colocamos el origen de esa práctica en los autógrafos y/o primeras publicaciones de los escritos del Nuevo Testamento, se explica la proliferación universal posterior";[10]:211 "Más o menos a principios del siglo II el Tetragrámato debe haber sido desplazado en ambos Testamentos por las expresiones sustitutas".[32]

No se sabe con exactitud en qué fecha se empezó a emplear los nomina sacra en los textos cristianos. A parecer de Tomas Bokedal, lo más probable es que surgió en un medio judeocristiano a más tardar en los últimos año del siglo I o los primeros del siglo II.[33]​ A juicio de R. Kendall Soulen, la omnipresencia y la relativa uniformidad del uso de los nomina sacra muestran que existía desde mucho antes de finales del siglo I, hasta mismo desde antes del año 70.[34]​ Edward D. Andrews dice que en los manuscritos del Nuevo Testamento, se atestigua el establecido uso de nomina sacra ya en el año 150, lo que indica que eso comenzó poco después del año 100.[35]​ Fuera del Nuevo Testamento, el mismo uso se encuentra en finales del mismo siglo hasta en inscripciones encontradas en Licaonia.[36]

Pavlos Vasileiadis (investigador postdoctoral en estudios bíblicos en la Universidad Aristóteles de Tesalónica) afirma: "el uso subsiguiente de las formas contraídas de los nomina sacra originales κ[ύριο]ς y θ[εό]ς en los manuscritos cristianos probablemente refleja la práctica judía de reemplazar el Tetragramáton por י[הו]ה."[37]:63 La forma abreviada יה es transliterada en griego Koiné como ιά.[38]

En 1977 George Howard publicó su tesis (la cual ha sido considerada influyente y fue acogida por ciertas posturas sectarias con tanto entusiasmo como para ocultar un poco la claridad de la ausencia total del Tetragrámaton en todos los manuscritos paleocristianos que sobreviven y los textos del Nuevo Testamento.[39]​ Declaró que se puede razonablemente creer que los autores del Nuevo Testamento citaron el Antigo Testamento en la entonces existente forma griega (con Tetragrámaton). Hacia fines del siglo I los cristianos empezaron a remplazar el Tetragrámaton en sus copias del Antigo Testamento, y también en las copias del Nuevo Testamento, con los nomina sacra que representan Κύριος y (raramente) Θεός (inicialmente los únicos nomina sacra). A principios del siglo II estos desplazaron el Tetragrámaton y pronto el nombre divino quedó generalmente olvidado.[40]

G. Howard propone que "YHWH" (en letras hebreas o transliteración griega) existía inicialmente en los documentos que más tarde fueron compilados para formar el Nuevo Testamento, más que no fue conservado en las nuevas copias hechas en el siglo II. En este sentido hace tres afirmaciones:

1) los traductores de la LXX conservaron el nombre divino en hebreo o paleohebreo en el texto griego; eso es, al menos, lo que indican los manuscritos de la era precristiana; 2) fueron los cristianos, no los judíos, quienes reemplazaron estas instancias del nombre con κύριος; y 3) la tradición textual del NT contiene variantes que se explican bien en este contexto."[41][42]

Frank Shaw analiza a los diferentes oponentes de Howard, y citándolo, Didier Fontaine afirma:

La tesis de Howard generalmente ha provocado reacciones negativas, como las de C. Osburn, D. Juel o Bruce M. Metzger. En el caso de Metzger, Shaw muestra cómo la tesis de Howard quizás se distorsionó y se citó de manera incorrecta... pero lo más interesante es el completo silencio sobre la tesis relacionada, a saber, que Shem Tov empleó el nombre de shem para el Nombre en varias ocasiones. los pasajes en el evangelio apoyan la idea de su empleo primitivo en el Nuevo Testamento. Howard no es refutado en este punto... Ningún especialista ha proporcionado una solución satisfactoria (escrita) a las variantes informadas por Howard. Como antecedente aquí, uno podría aparentemente promover la idea de que las controversias cristológicas están detrás de estas variantes, lo que parece satisfactorio al principio, pero Shaw señala algunos problemas latentes. De manera sorprendente, grandes especialistas en crítica textual como Metzger y Ehrman no abordan directamente la tesis de Howard sobre las variantes, que se describe fácilmente como "altamente especulativa" (Osburn). Los que han apoyado la tesis de Howard a menudo citan Romanos 10.13 como un caso emblemático; Pero Howard nunca ha citado este verso en su estudio: uno no puede sospechar su tesis sobre esta base. Shaw cita a ciertos eruditos que entienden este pasaje, y la cita de Joel, en referencia al Padre.[41][42]

[página requerida]

Shaw también menciona que Albert Pietersma y Larry Hurtado no han refutado contundentemente los argumentos de Howard.[42][41]​ Junto a G. Howard, el Profesor David Trobisch,[43]Rolf Furuli[44][45][46][47]​ (Profesor emérito en lenguas semíticas en la Universidad de Oslo hasta su retiro), y otros eruditos han sugerido que el tetragrammaton puede haber sido eliminado de los manuscritos griegos. En el libro Arqueología y el Nuevo Testamento, John McRay (Profesor emérito de Nuevo Testamento y arqueología en Wheaton College) escribió que los autógrafos del Nuevo Testamento "pueden haber conservado la costumbre judía y haber conservado el nombre divino en la escritura aramea en citas del Antiguo Testamento.".[48]​ La ​​costumbre judía de escribir el tetragrama en caracteres hebreos dentro del texto griego continuó en los primeros siglos E.C.[1]

Los manuscritos autógrafos del Nuevo Testamento se perdieron, y está ampliamente aceptado que eran de origen judío,[48][49]​ (por ejemplo, Richard Bauckham,[50]​ (Profesor de la Universidad de St. Andrews) y Mark Allan Powell,[51]​ (Profesor del Nuevo Testamento en el Seminario Luterano Trinity). El manuscrito más antiguo conocido P52 ya es un manuscrito cristiano,[52][53]​ y se asume que la nomina sacra estuvo ausente.[54][55][56]

En sus observaciones, Gerard Gertoux menciona que el P52 y P90 no presentan nomina sacra, utilizando este hecho en apoyo a la aparición del nombre divino en los manuscritos autógrafos.[57]​ Gertoux reconstruye el texto del P52 y a la página 9 determina que este contenía el nombre ΙΗΣΟΥΣ y no el nomen sacrum <overline>ΙΣ</overline> y que este contenía YHWH,[página requerida] pero al reconstruir el P90 a la página 10 considera que el título Kyrios aparece en su forma completa en Juan 12:38 en una cita de Isaias 53:1, reemplazando el tetragrámaton del texto de Isaias.[57]

Robert Shedinger (Profesor de religión en el Luther College) citando a Howard y la evidencia interna del Diatessaron, da θεος como un cambio intermedio antes de κυριος y después de YHWH en las copias del Nuevo Testamento en griego,[37][58][59]​ como Kristin De Troyer (Profesor de Antiguo Testamento en la Universidad de Salzburgo) lo propuso en el Antiguo Testamento.[37][60]

En Ap. 1:4 aparece ὁ ὤν y Gerard Mussies postuló un tetragrama original en forma de tetrapuncta,[61][62][63]​ y F. Shaw "apunta a otros casos en la Revelación que podrían apoyar esta postura (Rev 1.8, 4.8, 2.13)".[41][42]

En New Testament Abstracts (Conceptos Abstractos del Nuevo Testamento), publicado por la The School of Theology and Ministry, se lee:

"En manuscritos precristianos griegos del AT, el nombre divino no se vertía por 'kyrios' a como se pensaba. Usualmente el Tetragrama se escribía en letras arameas o paleohebreas... En algún momente posterior, sustitutos como 'theos' [Dios] y 'kyrios' reemplazaron el Tetragrama... Existe una buena razón para creer que de manera similar, en este patrón se envolvió al NT, p.ej. el nombre divino estaba escrito originalmente en las citaciones y referencias al OT, pero en el transcurso del tiempo fue reemplazado por sustitutos".[64]

Pavlos Vasileiadis, no está de acuerdo con el punto de vista de un κύριος original en lugar de tetragramaton en la Biblia de Alejandría. Vasileiadis, citando a J. A. Fitzmyer, H. Balz, Schneider, Grenz, Sean McDonough, Howard, Shedinger, Muraoka, dice:

¿Jesús, su movimiento temprano y, en consecuencia, los autores del Nuevo Testamento siguieron esta práctica [de escribir kurios]? Durante las últimas décadas, esta pregunta se repite cada vez más en el primer plano de la investigación. La respuesta no es tan obvia como puede parecer. Teniendo en cuenta que κύριος en las últimas copias de LXX se usa para representar más de veinte términos hebreos correspondientes o combinaciones de términos de la HB, de manera similar, el término κύριος incluye información más rica en el NT griego.[37]

Vasileiadis y Nehemia Gordon, citando a R. Furuli, F. Shaw, Lloyd Gaston y Howard dicen que:

En el nivel conceptual, mientras algunos sostienen que Jesús y sus discípulos observaron la proscripción de no hablar el Tetragrammaton, otros concluyeron que "es posible que en el discurso oral Jesús y los discípulos vocalizaran el nombre divino". Algunos han llegado tan lejos como para sugerir que 'Jesús no conocía el temor judío de pronunciar el nombre de Dios. En el nivel textual, el Tetragrammaton no se ha encontrado en ningún manuscrito griego del Nuevo Testamento que haya sobrevivido. ¿Significa esto que los autores cristianos optaron por usar términos como θεος y κυριος para traducir el Tetragrammaton? Por el momento no podemos dar una respuesta definitiva. Como se discutió anteriormente, parece improbable que la convención de Tetragrammaton a κυριος, como una especie de Septuagintalismo, existiera cuando se escribieron los textos del Nuevo Testamento. Las primeras copias sobrevivientes del Nuevo Testamento utilizan la nomina sacra, una convención de escribas para representar términos como Dios y Señor, que se expandió rápida y ampliamente junto con el rápido aumento de la copia de la Biblia cristiana. Pero resulta obvio, a partir del desarrollo paralelo de la tradición del Antiguo Griego / Septuaginta, que esta práctica aparece por primera vez solo en el siglo II y sin seguir un patrón estrictamente uniforme. Aunque falta el apoyo para el uso del Tetragrammaton en los manuscritos griegos del Nuevo Testamento, a menudo es posible identificar dónde κυριος refleja el Tetragrammaton en contraste con donde refleja los términos hebreos como adoni utilizado de hombres y ángeles mortales. Varios estudiosos han intentado esta tarea ..., con el resultado de ser un promedio de 64,4 instancias del Tetragrammaton en los Evangelios.[65]

R. Kendal Soulen (Profesor de Teología Sistemática en el Seminario Teológico Wesley) citando a Robert J. Wilkinson sugiere que:

Contrariamente a lo que comúnmente se suponía hace tan solo una generación, el Tetragrammaton sigue siendo igualmente importante en el Nuevo Testamento; en todo caso, se vuelve aún más importante. Ocupa un lugar central en la piedad de Jesús ... el hecho de que mientras que el Tetragrámaton aparece de manera rutinaria en los textos bíblicos judíos, tanto en hebreo como en griego, prácticamente nunca aparece en los textos bíblicos de origen cristiano, sino que está representado por ... la abreviatura distintivamente cristiana ΚΣ. Sin embargo, a pesar de las implicaciones del "eclipse", el autor señala el hecho importante de que este cambio en la convención de escribas no indica una falta de interés cristiano en el Tetragrammaton. Aunque el nombre divino puede estar físicamente ausente en los textos del Nuevo Testamento, "su presencia puede ser detectada indirectamente", en la medida en que los escritores del Nuevo Testamento a menudo lo aluden oblicuamente al formular sus convicciones acerca de Dios, Cristo y el Espíritu Santo.[66]

Los más antiguos manuscritos existentes en 1817 del Nuevo Testamento completo eran de finales del período preniceno y no de la era apostólica.[16]​ Didier Fontaine y G. Gertoux "creen que Tetragrammaton aparece en los primeros textos del Nuevo Testamento",[2]:38[página requerida] pero más tarde, debido a la apostasía cristiana, el nombre fue eliminado.[2]:94[página requerida] [67][página requerida][68][página requerida]

George Howard sugirió que es posible que en las citas del Antiguo Testamento de los autógrafos originales de los documentos posteriormente compilados en el Nuevo Testamento apareció el Tetragrámaton, que, a partir del inicio del II siglo, fue reemplazado con sostitutos,[15]​ y que «Esta eliminación del Tetragrámaton, en nuestra opinión, creó una confusión en las mentes de los primeros cristianos gentiles acerca de la relación entre el "Señor Dios" y el "Señor Cristo"»[69][70]​ Y en el Anchor Bible Dictionary (editado por David Noel Freedman), Howard escribió: "Existe cierta evidencia que el Tetrágramaton, el nombre divino, Yahweh, apareció en algunas de las citas del Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento cuando los documentos del Nuevo Testamento fueron escritos por primera vez."[71]

Robert Shedinger escribió que el uso de θεός en el Diatessaron de Taciano donde en el Nuevo Testamento griego emplea κύριος para traducir YHWH podría proveer una confirmación adicional a la hipótesis de Howard, pero que esa hipótesis es más bien especulativa y la prueba textual del Nuevo Testamento citada por Howard está lejos de ser abrumadora.[58]​ Las variaciones del Diatessaron podrían deberse a su dependencia de la Peshitta.[59]

La consistencia de la presencia de Kyrios y no de YHWH en todas las referencias del Nuevo Testamento al Antiguo sería difícil de explicar si no se hubiera establecido la tradición de leer Kýrios en donde YHWH aparecía en un manuscrito griego de la Septuaginta, o si no existiera un cuerpo de textos con Kýrios ya incluido en griego.

Robert Baker Girdlestone, que de 1877 a 1889 fue Director del Wycliffe Hall, Oxford, escribió en 1871: “Si aquella versión [la Septuaginta] hubiera retenido el término [Jehová], o siquiera hubiera utilizado una palabra griega para Jehová y otra para ʼĂdônây, es indudable que tal uso se habría retenido en los discursos y argumentaciones del N[uevo] T[estamento]. Así nuestro Señor, al citar el Salmo 110, en lugar de decir, ‘Dijo el Señor a mi Señor’, hubiera podido decir ‘Jehová dijo a ʼĂdônîy’”.[72][73][74]

Ιαω[editar]

Frank Shaw sugiere "el uso de Ιαω en los autógrafos del Nuevo Testamento",[41][42]

Él también es uno de los que proponen que la forma más antigua del nombre de Dios en la tradición de la Septuaginta fue ni el Tetragrámaton ni Κύριος sino Ιαω.[75]​ Un Ιαω original en la Septuaginta está respaldado por Emanuel Tov, P. D. Vasileiadis, Hartmut Stegemann, P. W. Skehan, Martin Hengel y Rolf Furuli. David T. Runia (Maestro de Queen's College y Profesor en la Escuela de Estudios Históricos y Filosóficos de la Universidad de Melbourne) cita a Shaw y resume que los usos de Ιαω se encontraron en 1) Copias cristianas de la onomastica antigua, 2) varias fuentes clásicas / gentiles, 3) fuentes judías y 4) testimonio eclesiástico.[76]​ DT Runia afirma que "no todos los judíos de habla griega del segundo templo se refirieron a Dios como κυριος y θεος", y agrega "algunos empleados Iao, Cielo, Padre (la mayoría de los escritores del Nuevo Testamento), Un Invisible u otros términos filosóficos griegos.[76]​ Vasileiadis y Nehemia Gordon afirmaron que:

Según la opinión de E. Tov y otros, el uso del nombre propio ιαω en 4QpapLXXLevb "refleja la representación original, pre-cristiana del Tetragrammaton, precediendo a κυριος." Si esto es correcto, entonces la vista anterior que en la traducción griega del Antiguo Testamento, los eruditos judíos utilizaron el término griego kurios para interpretar tanto a Adonai como a yhwh" ya no es sostenible. Además, el argumento de que "este uso se trasladó al Nuevo Testamento griego" debe volver a evaluarse. Esto puede tener amplias implicaciones para comprender la intención teológica de los autores del Nuevo Testamento, especialmente en lo que se refiere a lo que algunos consideran "una especie de ambigüedad divina en el uso del ... término [κυριος] para aplicar tanto a Dios como a Jesús Cristo ".[65]

El manuscrito 4Q120 tiene ΙΑΩ más bien que ΚΥΡΙΟΣ o el Tetragrámaton. Patrick W. Skehan ha sugerido que la lectura griega ΙΑΩ es el original. ΙΑΩ puede ser una transliteración griega del término hebreo יהוה. Según Larry Hurtado, en manuscritos griegos "fechados desde el siglo II en adelante, 'Kýrios' (Señor) se comenzó a usar más frecuentemente".

Mariyah[editar]

Según George M. Lamsa, Robert Payne Smith, [77]​ A. J. MaClean, [78]​ William Jennings,[79]​ Ulric Gantillon,[78]​ etc., MariYah es una contracción de dos palabras; Mar (arameo para "Señor" o "Maestro") y Yah (la forma corta del nombre divino YHWH). James J. DeFrancisco identifica 178 lugares en la versión Harklean y el texto Peshitta del Nuevo Testamento, en 22 libros del canon Peshitta,[80]​ donde sugiere que el término siríaco "Maryah" debe traducirse como YHWH, basado en que "maryah" se considera equivalente al tetragrama.

"tanto MARI YAH como YudHeyVavHey -o Yahweh- son el equivalente del Tetragrámaton en arameo (siríaco) o ediciones hebreas de las Sagradas Escrituras... es razonable traducir los pasajes del Nuevo Pacto con la palabra, YahVeh, cuando está en la referencia a una cita comprobada por el texto del Antiguo Pacto (Tanaj)".[81]

Expresiones hebreas[editar]

En 1871 R. B. Girdlestone escribió:

“Supongamos que un erudito cristiano estuviera dedicado a traducir el Nuevo Testamento al hebreo, y que tuviera que considerar, cada vez que apareciera la palabra Κύριος, si había algo en el contexto que diera indicación de su verdadera representante hebrea. Esta es la dificultad que surgiría en la traducción del N[uevo] T[estamento] a todos los lenguajes si se hubiera dejado que el título Jehová se mantuviera en el A[ntiguo] T[estamento] [de la Septuaginta]. Las Escrituras hebreas serían una guía en muchos pasajes. Así, allí donde aparece la expresión ‘el ángel del Señor’, sabemos que el término ‘Señor’ representa a Jehová. A una conclusión similar es a la que se llegaría con la expresión ‘la palabra del Señor’ si se siguiera el precedente establecido por el A[ntiguo] T[estamento]. Lo mismo también en el caso del título ‘el Señor de los ejércitos’. Pero allí donde aparece la expresión ‘mi Señor’ o ‘nuestro Señor’ sabríamos que el término Jehová sería inadmisible, y que el término a utilizar debería ser ʼĂdônây o ʼĂdônîy”.[72][73][74]

Fuentes rabínicas[editar]

En un pasaje grabado en la Tosefta hebrea, Shabbat 13:5, se lee, según la Enciclopedia Judaica:

"Los 'Gilyon[im]' y los libros [bíblicos] de los judeocristianos ["minim"] no se han de salvar [en el Sabbat] al fuego; pero uno les permite quemarse junto con los nombres de Dios escritos en ellos". R. José el galileo dice: "En los días de la semana, los nombres de Dios se cortan y se ocultan, mientras que el resto se quema". El Rabino Tarfón dice: "Juro por la vida de mis hijos que si caen en mis manos los quemaré junto con los nombres de Dios sobre ellos". El Rabino Ismael dice: "Si Dios ha dicho, 'Mi nombre que ha sido escrito en santidad [es decir, en el "rollo de celos" mencionado en Núm. V. 21 y ss.] Será borrado por el agua, con el fin de haga la paz entre el esposo y la esposa ', entonces tanto más deberían los libros de los judeocristianos, que causan enemistad, celos y disputas entre Israel y su Padre celestial... Como no se salvan del fuego, así son no se salvan cuando están en peligro de descomposición, o cuando se han caído al agua, o cuando les ha ocurrido cualquier otro percance".

Según Jacob Neusner: "Los Gilyon[im] (es decir, evangelios) y los libros de los minim (es decir los judíos herejes) no se salvan del fuego [en el Sabbat]; sino se les deja quemar junto con los nombres de Dios [Tetragrámaton] escritos en ellos."[82]

La palabra hebrea Gilyon viene del griego εὐαγγέλιον (euangelion).[83][84][85]​ Lawrence Schiffman[86]​ considera que esto es una discusión de si rescatar de un horno parte de sifre minim (textos en idioma hebreo, no griego, de los judíocristianos) que contienen el Tetragrámaton.

Según la Jewish Encyclopedia, los Gilyonim en cuestión no son textos del Nuevo Testamento en griego sino ejemplares del Evangelio en "hebreo" (arameo), que según algunos de los Padres de la Iglesia precedió el ahora conocido Evangelio de Mateo en griego. La misma obra nota la existencia también de evangelios gnósticos.[87]

Presencia en el Antiguo Testamento en griego[editar]

Las copias existentes más antiguas de la Septuaginta y otras traducciones griegas tienen el Tetragrámaton escrito en hebreo y no Κύριος. El Nuevo Testamento contiene declaraciones atribuidas a individuos que citan el Antiguo Testamento. George Howard concluye, porque las copias existentes de la Septuaginta desde el siglo III E.C. contienen el tetragrammaton o formas relacionadas.[88][89][90]​ (por ejemplo, 4Q120 (siglo I a.E.C), P Oxy. 3522 (siglo E.C), P Oxy 5101 (50 y 150 E.C.), P Oxy 1007 (siglo III E.C.), Q (siglo VI E.C.), que los escritores del Nuevo Testamento también usarían razonablemente el tetragrammaton.

Albert Pietersma, junto con la mayoría de los eruditos, no acepta la teoría de Howard,[91]​ Pietersma ha declarado sobre otras revisiones de la Septuaginta: "Es posible que aún se discuta si las copias palestinas con las que estaban familiarizados los autores del NT leyeron alguna forma de el tetragram".[88]​ Según Frank Shaw, "la hipótesis de una recensión de hebraización no sería un obstáculo para este escenario: los autores cristianos pudieron recurrir a este tipo de manuscritos" más exactos".[41][42]​ Según Tuukka Kauhanen, (investigador postdoctoral en la Facultad de Teología de la Universidad de Helsinki), los autores del Nuevo Testamento pudieron conocer un texto de Septuaginta de tipo kaige.[92]​ Ellis R. Brotzman (profesor retirado del Antiguo Testamento en el Seminario Teológico de Tyndale) y Eric J. Tully (profesor asistente de lenguas semíticas y del Antiguo Testamento en Trinity Evangelical Divinity School) afirmaron que una característica de la traducción del kaige es que tiene escrito YHWH en paleohebreo.[93]

Septuaginta o LXX[editar]

Entre los manuscritos más antiguos de la Septuaginta muchos tienen las letras יהוה (el tetragrámaton) en los lugares en que aparece en la biblia hebrea (p.ej. Papiro Fouad 266b, POxy 3522, POxy 5101). Otros tienen el Trigrámaton griego ιαω o diferentes formas del Nombre Divino (LXXP.Oxy.VII.1007, 4Q120). El manuscrito más antiguo (Papyrus Rylands 458) tiene un espacio en blanco (lacuna) en donde algunos eruditos, como C. H. Roberts, creen que contenía letras. Según Paul E. Kahle, el Tetragrámaton debe haber estado escrito en el manuscrito en donde esos espacios aparecen. Sin embargo, la gran mayoría de copias que sobreviven desde el siglo II o III en adelante tienen Κὐριος ("Señor"), o Θεός ("Dios"), en donde los textos hebreos, y los griegos antes mencionados tienen יהוה, correspondiente a la práctica de sustituir "Adonay" por "YHWH" al leer los textos. Algunos manuscritos del siglo V al IX muestran el Tetragrámaton (p.ej. Códice Marchaliano, y el Taylor-Schechter 16.320).

Traducción Kaige[editar]

Esta traducción presenta una revisión de la Septuaginta hacia el texto masorético. En esta se presenta el Nombre Divino con el Tetragrámaton (un LXXVTS 10a, LXXVTS 10b, LXXIEJ 12).

Traducciones de Aquila, Símaco y Teodición[editar]

En la primera mitad del siglo II E.C., uno de los cristianos judíos prosélitos, Aquila de Sinope hizo una traducción de las Escrituras hebreas al griego, y en ella presentó el nombre de Dios por el Tetragrámaton en caracteres hebreos antiguos.[94]

Hexapla[editar]

La Hexapla de Orígenes, que provee entre otras traducciones, el texto de la Septuaginta y aquellas de Aquila, Símaco y Teodoción presenta el Tetragrámaton en sus columnas; un ejemplo de este texto es el manuscrito Ambrosiano O 39 sup. y el Taylor-Schechter 12.182.

Manuscritos del Mar Muerto[editar]

El Tetragrámaton aparece en muchos de los manuscritos bíblicos de los Rollos del Mar Muerto Sea Scrolls; también en los papiros mágicos judíos, en donde este nombre era usado para propósitos mágicos.

Otros textos[editar]

Los escritos judíos helenísticos como los de Josefo, los de Filón, los apócrifos, y las inscripciones judías muestran a menudo, en donde la Biblia hebrea tiene YHWH, el término Kýrios, que se encuentra también en el deuterocanónico Libro de la Sabiduría de Salomón. Es plausible pero no seguro que este uso refleja el texto de la Septuaginta. Filón de Alejandría llamó nombres divinos los términos theos y kyrios. Dahl y Segal concluyen que él encontraba Kýrios en la Septuaginta, mientras que Royce concluye que lo que Filón encontraba era YHWH, más que él lo pronunciaba Kýrios.[95]

Citas hechas en el Nuevo Testamento al Antiguo Testamento en las que el hebreo o griego tienen YHWH[editar]

Libro del NT

Cita en el OT

Manuscrito antiguo del AT

Fecha del manuscrito

Mateo 4:4

Deuteronomio 8:3

Marcos 12:29

Deuteronomio 6:4

Papiro de Nash [96]

Siglo II a. E.C.[96]

Hechos 2:20,21; Rom 10:13

Joel 2:31,32

Hechos 3:22

Deuteronomio 18:15

Papiro Fouad 266 [97][98][99][100]

Siglo I a. E.C.[100]

Enfoque doctrinal[editar]

Jesús, los Apóstoles y los evangelistas citaron el Antiguo Testamento, sea en hebreo o griego.[101]​ A continuación aparece una lista de textos bíblicos en los que Jesus y los Apóstoles leyeron directamente las escrituras: (Deuteronomio 6:13, 16; 8:3; Salmo 110:1; Isaías 61:1, 2; Mateo 4:4, 7, 10; 22:44; Lucas 4:16-21).[102]​ También en el Evangelio según Juan se menciona que Jesús empleó el nombre divino (Juan 17:6, 11, 12, 26).[102]

El Apocalipsis 19:1-6, como ya antes la versión Septuaginta de lo Salmos, emplea ἀλληλούϊα en correspondencia al הללו יה (halelu yah) del texto hebreo. La última sillaba, ια, יה, representa la forma abreviada y la primera sílaba del nombre יהוה.[57][103]

Wolfgang Feneberg comentó en la revista jesuita Entschluß/Offen: "Él [Jesús] no retuvo el nombre de su Padre YHWH de nosotros, mas bien él nos lo confió. De lo contrario, sería inexplicable por qué la primera petición de la oración del padrenuestro debe leerse: 'Santificado sea tu nombre'." Además escribió que "en manuscritos precristianos para judíos de habla griega, el nombre de Dios no estaba parafraseado con Kýrios [Señor], sino escrito en la forma del tetragrama, en caracteres hebreos o hebreos arcaicos... Encontramos recolecciones del nombre en los escritos de los padres de la Iglesia".[104]

El Evangelio según Mateo originalmente en hebreo[editar]

A traves de los siglos, algunos traductores han insertado el Tetragrámaton en el Evangelio de Mateo basándose en la hipótesis de que las citas que el evangelista hizo del Antiguo Testamento son en hebreo en lugar del griego, por lo que el evangelista se habría encontrado con el Tetragrámaton y lo habría incluido en su evangelio.[cita requerida]

Algunos padres de la Iglesia dijeron que existía un evangelio en hebreo (o arameo?) escrito por Mateo o que la versión original de la Carta a los Hebreos fue escrita en ese idioma por San Pablo:

Mateo, quien también se llama Leví, y quien de recaudador se convirtió en un apóstol, antes de todo compuso un Evangelio de Cristo en Judea en idioma y caracteres hebreos para beneficio de aquellos circuncisos que habían creído. No se sabe quién lo tradujo al griego. Sin embargo, el hebreo mismo se preserva hasta este día en la biblioteca de Cesarea, la cual el mártir Pánfilo recolectó diligentemente. Los Nazarenos que usan este volumen en la ciudad siria de Beroea me permitieron copiarlo.
El siendo hebreo escribió en hebreo, la que es, su propia lengua y más fluida; tales cosas escritas elocuentemente en hebreo se convirtieron más elocuentes al pasarlas al griego.
Jerónimo, 382 E. C., De viris illustribus, Libro V
Mateo también publicó un evangelio escrito entre los hebreos en su propio dialecto.
El primero está escrito según Mateo, el mismo que alguna vez fue un recaudador de impuestos, pero luego un emisario de Yeshua el Messíah, quien, habiéndolo publicado para los creyentes judíos, lo escribió en hebreo.
Orígenes, cerca 210 citado por Eusebio, Hist. Ecl. 6:25
La epístola a los hebreos, el afirmó que fue escrita por Pablo, a los hebreos, en la lengua hebrea; pero fue cuidadosamente traducida por Lucas, y publicada entre los griegos.
Clemente de Alejandría, Hypotyposes, referido por Eusebios en Hist. Eccl. 6:14:2

Traducciones del Nuevo Testamento al hebreo[editar]

Algunas de estas[¿cuál?] antiguas traducciones rabínicas de Mateo se mezclan con comentarios críticos de 1385 de Shem-Tob. El incluye el Tetragrámaton escrito o abreviado 19 veces, mientras ocasionalmente incluye el apelativo HaShem (השם, que significa "El Nombre").[cita requerida]

Traducciones del Nuevo Testamento[editar]

Sin el nombre "Yahveh"[editar]

La mayoría de Biblias, incluso aquellas como la Biblia de Jerusalén, que contiene Yahweh en los lugares del Antiguo Testamento, no usan Yahweh en el Nuevo Testamento, porque este término no se encuentra en el texto conservado.

Con el nombre "Yahveh"[editar]

La traducción inglesa de William Newcome tiene el nombre “Jehovah” una sola vez en el Nuevo Testamento (Hechos 2:11), mas generalmente emplea "Señor", como por ejemplo en Marcos 12:29–30.[106]

La primera Biblia completa de 66 libros impresa en los Estados Unidos[107]​ por John Eliot, en un idioma indio, frecuentemente usa "Jehovah" en el NT.[108]

La palabra Jehová aparece 7.210 veces—incluyendo 237 veces en "Las Escrituras Griegas Cristianas" (el Nuevo Testamento)— en la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras (TNM) publicada por la Watch Tower Bible and Tract Society de los Testigos de Jehová. Los Testigos de Jehová afirman que todos los autores de los escritos de las escrituras griegas cristianas (Nuevo Testamento) retuvieron el Tetragrámaton en todas las citas de las escrituras hebreoarameas (el Antiguo Testamento) sin ser sustituido con Kýrios ("Señor").[102]​ Jason BeDuhn, a pesar de juzgar la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras "una de las traducciones más exactas en inglés del Nuevo Testamento que están actualmente a disposición", declara que, a norma del principio más fundamental de la exactitud, es decir la adhesión al texto original, es inexacta su práctica de inserir el nombre Jehová en el Nuevo Testamento.[109]

En 1993, el Institute for Scripture Research (Instituto de Investigación de las Escrituras),(ISR) publicó The Scriptures (Las Escrituras),[110]​ la primera traducción al inglés que incorporó las letras hebreas del Tetragrámaton en lugar de un título genérico (por ej., el Señor) o una transliteración conjetural (por ej., Yahweh o Jehová). The Besorah,[111]​ que es una versión plagiada[112]​ de The Scriptures '98 (TS98) del ISR,[113]​ también incorporó el Tetragrámaton, utilizando el escritura paleohebrea más bien que escritura hebrea estándar. Más recientemente, la Restored Name King James Version (RNKJV), una traducción anónima del Nombre Sagrado adaptada de la Biblia del rey Jacobo, publicada en Internet, representa el Tetragrámaton en el Antiguo Testamento y Κύριος en el Nuevo o como יהוה[114]​ o como YHWH.[115]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c H. Bietenhard, “Lord” in the New International Dictionary of New Testament Theology, C. Brown (gen. ed.), Grand Rapids, MI: Zondervan, 1986, Vol. 2, p. 512, ISBN 0310256208
  2. a b c Wilkinson, Robert J. (2015). Tetragrammaton: Western Christians and the Hebrew Name of God: From the Beginnings to the Seventeenth Century (en inglés). BRILL. pp. 58-59. 
  3. Larry W Hurtado (2017). «Text collected and cannon». Texts and Artefacts: Selected Essays on Textual Criticism and Early Christian Manuscripts, The Library of New Testament Studies (en inglés). Bloomsbury Publishing. p. 19. ISBN 0567677702. 
  4. Zachary Cole, Numerals in Early Greek New Testament Manuscripts: Text-Critical, Scribal, and Theological Studies (BRILL 2017), p. 164
  5. Paul Kahle (1959). The Cairo Geniza, Schweich lectures (2 edición). Blackwell. p. 222. 
  6. Robert J. Wilkinson (2015). «The First Christians and the Tetragrammaton». Tetragrammaton: Western Christians and the Hebrew Name of God: From the Beginnings to the Sevente, enth Century, Studies in the History of Christian Traditions (Brill). p. 95. ISBN 9004288171. 
  7. Nonum tetragrammum, quod ἀνεκωνητόν, id est ineffabile, putaverunt et his litteris scribitur: iod, he uau, he. quod quidam non intellegentes propter elementorum similitudinem, cum in Graecis libris repperint, ΠΙΠΙ legere consueverunt: Sancti Eusebii Hieronymi Stridonensis presbyteri Opera (Paris 1699), vol. II, col. 270; McClintock and Strong Biblical Cyclopedia: "Shem Hammephorash"
  8. Tim LaHaye; David Minasian (2010). Jesús: ¿Por qué el mundo sigue fascinado con él?. Grupo Nelson. p. 23. ISBN 9781418560621. 
  9. Rafael A. Serrano (2018). «Los textos y manuscritos del Nuevo Testamento. Philip W. Comfort». El Origen de la Biblia (NavPress). ISBN 9781496436986. 
  10. a b c d e f Comfort, Philip Wesley (2005). Encountering the Manuscripts: An Introduction to New Testament Paleography & Textual Criticism (en inglés). B&H Publishing. pp. 11-12. 
  11. a b Bart D. Ehrman, Michael W. Holmes, ed. (2012). The Text of the New Testament in Contemporary Research: Essays on the Status Quaestionis. 42 New Testament Tools, studies and Documents (2 ed.). BRILL. ISBN 9789004236042.
  12. a b Helmut Koester (1995). Introduction to the New Testament, History and Literature of Early Christianity. 2 (illustrated ed.). Walter de Gruyter. ISBN 3110149702.
  13. Barbara Aland; Joël Delobel, eds. (1994). New Testament Textual Criticism, Exegesis, and Early Church History: A Discussion of Methods. Contributions to Biblical Exegesis and theology. 7. Peeters Publishers. ISBN 9039001057. ISSN 0926-6097.
  14. a b Edward D. Andrews (2017). MISREPRESENTING JESUS: Debunking Bart D. Ehrman's "Misquoting Jesus" (Third ed.). Christian Publishing House. ISBN 9781945757457.
  15. a b c Howard, George (Marzo de 1977). «Tetragram and the New Testament». Journal of Biblical Literature. Vol. 96, No. 1: 77. 
  16. a b T. & J. Swords, ed. (1817). The Christian Register, and Moral and Theological Review 1. University of Chicago. 
  17. Comfort, Philip Wesley (2005). Encountering the Manuscripts: An Introduction to New Testament Paleography & Textual Criticism. B&H Publishing. p. 289. «The time gap between the autographs and the extant copies is quite close».  Parámetro desconocido |idiome= ignorado (ayuda)
  18. a b The earliest New Testament manuscripts (15 de febrero de 2019)
  19. Aland, Kurt; Aland, Barbara (1995). Erroll F. Rhodes (trans.), ed. The Text of the New Testament: An Introduction to the Critical Editions and to the Theory and Practice of Modern Textual Criticism. Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company. p. 99. ISBN 978-0-8028-4098-1. ; Kurt und Barbara Aland, Der Text des Neuen Testaments. Einführung in die wissenschaftlichen Ausgaben sowie in Theorie und Praxis der modernen Textkritik. Deutsche Bibelgesellschaft, Stuttgart 1989, S. 109. ISBN 3-438-06011-6
  20. «Liste Handschriften». Münster: Institute for New Testament Textual Research. Consultado el 27 de agosto de 2011. 
  21. Philip Charleston (2009). Messing with the Holy Bible. Shattering the Christian Looking Glass. Trafford Publishing. p. 114. ISBN 1425183956.
  22. Michael R. Licona, Contributor: Craig A. Evans (2016). Why are there differences in the Gospels?. Why Are There Differences in the Gospels?: What We Can Learn from Ancient Biography. Oxford University Press. p. 24. ISBN 0190264284.
  23. Norman L. Geisler, William C. Roach, Contribuitor: J. I. Packer (2012). The Early Date of the New Testament Manuscripts. Defending Inerrancy: Affirming the Accuracy of Scripture for a New Generation. Baker Books. p. 95. ISBN 1441235914.
  24. Josh McDowell, Sean McDowell (2010). Do Accounts of Miracles Undermine Credibility?. Evidence for the Resurrection: What It Means for Your Relationship with God. Baker Books. p. 24. ISBN 1441224165.
  25. Norman Geisler (2004). Are Miracles Actual?. Miracles and the Modern Mind: A Defense of Biblical Miracles. Wipf and Stock Publishers. p. 131. ISBN 1592447325.
  26. K. Aland (1986). Das Neue Testament-zuverlässig überliefert (The New Testament-Reliably Transmitted). Stuttgart. pp. 27, 28
  27. F. F. Bruce (2003). The New Testament Documents: Are They Reliable? (reprinted ed.). Eerdmans Publishing Company. ISBN 9780802822192.
  28. Sir Frederic George Kenyon (1940). The Bible and Archaeology. University of California: Harper & brothers. pp. 288–289.
  29. Jack Finegan (2017). Light from the Ancient Past. Vol. 2: The Archaeological Background of the Hebrew-Christian Religion (reprinted ed.). Princeton University Press. p. 449. ISBN 9781400885916.
  30. George Howard, "Tetragrammaton in the New Testament" en Anchor Bible Dictionary, vol. 6, pp. 392-393, citado en Larry W. Hurtado, Texts and Artefacts: Selected Essays on Textual Criticism and Early Christian Manuscripts (Bloomsbury 2017), p. 127
  31. Larry W Hurtado (2017). "The origin of the Nomina Sacra". Texts and Artefacts: Selected Essays on Textual Criticism and Early Christian Manuscripts, The Library of New Testament Studies. Bloomsbury Publishing. p. 127. ISBN 978-0567677709.
  32. a b George Howard, "The Tetragram and the New Testament" en Journal of Biblical Literature 96,1 (marzo de 1977), pp. 76–77
  33. Tomas Bokedal, The Formation and Significance of the Christian Biblical Canon: A Study in Text, Ritual and Interpretation (A&C Black 2013), p. 91
  34. R. Kendall Soulen, Divine Names and the Holy Trinity (Westminster John Knox Press, 2011), p. 32
  35. Andrews, Edward D. (2019). Introduction to the Text of the New Testament: From The Authors and Scribe to the Modern Critical Text (en inglés). Christian Publishing House. p. 268. «the nomina sacra for Lord, Jesus, Christ, God, and Spirit are standard by 150 C.E., which would suggest that, after the death of the last apostle John died in about 100 C.E. the implementation of the nomina sacra began shortly thereafter». 
  36. Cilliers Breytenbach, Christiane Zimmermann (2018). Early Christianity in Lycaonia and Adjacent Areas: From Paul to Amphilochius of Iconium, Early Christianity in Asia Minor (BRILL 2018), p.14. ISBN 9789004352520.
  37. a b c d Pavlos D. Vasileiadis (2014). "Aspects of rendering the sacred Tetragrammaton in Greek"♠. Open Theology. De Gruyter. 1: 56–88
  38. Crawford Howell Toy; Ludwig Blau (1906). «Tetragrammaton». Jewish Encyclopedia. «Abbreviated Tetragrammaton:... It is transcribed by the Greek "Ia," as "Ehyeh" is represented by "Aia," thus showing that "Yah" was the first syllable of יהוה.» 
  39. Wilkinson, Robert J. (2015). Tetragrammaton: Western Christians and the Hebrew Name of God: From the Beginnings to the Seventeenth Century. BRILL. p. 92. «there can be no doubt about the total absence of the Hebrew Tetragrammaton from all recovered early Christian Greek New Testament manuscripts and their texts. The clarity of the situation — incompatible with certain contemporary sectarian positions — has perhaps been somewhat obscured by the enthusiastic response of those same d[en]ominational interests to an influential article by George Howard». 
  40. George Howard, "The Tetragram and the New Testament" en Journal of Biblical Literature, 96/1 (1977), pp. 76–77
  41. a b c d e f Shaw, Frank Edward (2002). The Earliest Non-Mystical Jewish Use of Ιαω. Cincinnati: Peeters. ISBN 9042929782. 
  42. a b c d e f Didier Fontaine, "English Review of F. Shaw, The Earliest Non-Mystical Jewish Use of Ιαω (2014)"; también en francés: "Review de F. Shaw, The Earliest Non-Mystical Jewish Use of Ιαω (2014)".
  43. Bowman, Robert M.; Komoszewski, J. Ed (2007). Putting Jesus in His Place: The Case for the Deity of Christ (en inglés). Kregel. p. 159. 
  44. The Role of Theology and Bias in Bible Translation: With a Special Look at the New World Translation of Jehovah's Witnesses (Elihu Books 1999) pp. 179-191
  45. Bowman, Robert M.; Komoszewski, J. Ed (2007). Putting Jesus in His Place: The Case for the Deity of Christ (en inglés). Kregel. p. 337. 
  46. Furuli, Rolf (2011). The Role of Theology and Bias in Bible Translation: With a Special Look at the New World Translation of Jehovah's Witnesses (Segunda edición). Stavern, Norway: Awatu Publishers. 
  47. Edward D. Andrews (2018). «REVIEWING 11, Review of Rolf J. Furuli, The Role of Theology and Bias in Bible Translation». REVIEWING 2013 New World Translation of Jehovah's Witnesses: Examining the History of the Watchtower Translation and the Latest Revision (Christian Publishing House). p. 154. ISBN 9781945757785. 
  48. a b Archaeology and the New Testament (Baker Academic 2008)
  49. John Thomas (1870). R. Roberts, ed. Phanerosis: an exposition of the doctrine of the Old and New Testament, concerning the manifestation of the invisible eternal God in human nature, etc. British Library. 
  50. Richard Bauckham (2010). The Jewish World Around the New Testament. Vol. 233 Wissenschaftliche Untersuchungen zum Neuen Testament (reprint edición). Baker Academic. p. 212. ISBN 978-0801039034. 
  51. Powell, Mark A. (2009). Introducing the New Testament: A Historical, Literary, and Theological Survey. Grand Rapids, Michigan: Baker Academic. ISBN 9780801028687. 
  52. Ernest Cadman Colwell (July 1936). "An Unpublished Fragment of the Fourth Gospel in the John Rylands Library C. H. Roberts". The Journal of Religion. The University of Chicago Press. Vol. 16, Issue 3. (3): 368–369. doi:10.1086/481869.
  53. Larry W. Hurtado (2006). The Earliest Christian Artifacts: Manuscripts and Christian Origins. Wm. B. Eerdmans Publishing. p. 170. ISBN 0802828957.
  54. Hurtado, Larry W. P52 (P.Rylands Gr 457) and the Nomina Sacra; Method and Probability, Tyndale Bulletin 54.1, 2003
  55. Christopher M. Tuckett, P52 and Nomina Sacra, New Testament Studies 47, 2001 pp 544-48
  56. Didier Fontaine, Le P52 (P. Rylands.Gr.457) contenait-il des nomina sacra?
  57. a b c Gerard Gertoux. The Use of the Name (YHWH) by Early Christians. International Meeting Society of Biblical Literature. 
  58. a b Robert F. Shedinger (2001). «Old Testament citations differing from textual traditions». Per Visibilia ad Invisibilia 591. Peeters Publishers. p. 138–139. ISBN 9042910429. 
  59. a b Shedinger, Robert F. (2002). Tatian and the Jewish Scriptures: A Textual and Philological Analysis of the Old Testament Citations in Tatian's Diatessaron Subs. 109 (Corpus Scriptorum Christianorum Orientalium). Peeters Publishers. p. 137. ISBN 9042910429. 
  60. De Troyer, Kristin. The Pronunciation of the Names of God, With Some Notes Regarding Nomina Sacra. In Gott nennen: Gottes Namen und Gottals Name (Religion in Philosophy and Theology, Volume 35). Edited by Ingolf U. Dalferth and Philipp Stoellger, 143–172. Tübingen: Mohr Siebeck, 2008.
  61. G. Mussies (1971). The Morphology of Koine Greek As Used in the Apocalypse of St. John: A Study in Bilingualism. Vol. 27 Novum Testamentum/Supplements. Leiden: Brill. p. 94.
  62. Dr. David Aune (2017). Revelation 1-5. Volume 52A Word Biblical Commentary. Zondervan. ISBN 978-0310586975.
  63. Gerard Mussies (2001). "Reviewed Work: 𝚼HWH at Patmos: Rev 1:4 in its Hellenistic and Early Jewish Setting (Wissenschaftliche Untersuchungen zum Neuen Testament 2.107) by Sean M. McDonough". Journal for the Study of Judaism in the Persian, Hellenistic, and Roman Period. No. 3. Leiden: brill. 32 (3): 328–331. JSTOR 24668754.
  64. "The World of the New Testament: Jewish backgrounds". New Testaments Abstracts. 3. Cambridge, Massachusetts Phillip Place 3: Weston School of Theology. 21: 306. 1977. ISSN 0028-6877.
  65. a b Vasileiadis, Pavlos, & Gordon, Nehemia “Transmission of the Tetragrammaton in Judeo-Greek and Christian Sources” («Η Μεταβίβαση του Τετραγράμματου στις Ιουδαιο-Ελληνικές και Χριστιανικές Πηγές»), Accademia: Revue de la Société Marsile Ficin, Vol. 18 (2019). pp. 6. ISSN: 1296-7645
  66. R. Kendall Soulen (2015). "Review of Robert J. Wilkison". Journal of Jesuit Studies. 2: 723–724.
  67. Didier Mickaël Fontaine (2007). Le nom divin dans le nouveau testament (en francés). Paris: Editions L'Harmattan. ISBN 978-2296176096. 
  68. Didier Fontaine (2009). S. Pizzorni, ed. Il nome di Dio nel Nuovo Testamento. Perché è scomparso dai testi greci nel I e II secolo? (S. Appiganesi, trad.) (en italiano). Azzurra 7. ISBN 978-8888907109. 
  69. Howard, George (Marzo de 1978). «The Tetragram and the New Testament». Biblical Archaeology Review 4 (1). «This removal of the Tetragram, in our view, created a confusion in the minds of early Gentile Christians about the relationship between the "Lord God" and the "Lord Christ"». 
  70. Soulen, R. Kendall (2011). Divine Names and the Holy Trinity. Westminster John Knox Press. p. 33. 
  71. Howard, George (1996, c1992). «Tetragrammaton in the New Testament». The Anchor Bible Dictionary 6 (Doubleday: New York). p. 392. 
  72. a b R. Girdlestone (2000). Synonyms of the Old Testament. Sovereign Grace Publishers. p. 43. ISBN 9781589600300. 
  73. a b Robert Baker Girdlestone (1986). Santiago Escuain, ed. Sinónimos del Antiguo Testamento: su ilación con la doctrina cristiana (Santiago Escuain, trad.). Terrassa: Clie. p. 51. ISBN 9788476451441. OCLC 803324370. 
  74. a b Robert Baker Girdlestone, Synonyms of the Old Testament: Their Bearing on Christian Faith and Practice (Longman, Green, 1871), p. 71
  75. ThLZ - 2016 Nr. 11 / Shaw, Frank / The Earliest Non-Mystical Jewish Use of IAO. / Bob Becking Theologische Literaturzeitung, 241 (2016), 1203–1205
  76. a b D. T. Runia (2011). Philo of Alexandria: An Annotated Bibliography 1997-2006. BRILL. p. 229. ISBN 9789004210806. 
  77. Smith, J. P. (1998). Jessie Payne Smith (ed.). A Compendious Syriac Dictionary Founded UponThe Thesaurus Syriacus of R. Payne Smith. Eisenbrauns. p. 298. ISBN 9781575060323.
  78. a b Arthur John MaClean (1901). Dictionary of the Dialects of Vernacular Syriac. Oxford. p. 199.
  79. William Jennings, M.A. (1979). Ulric Gantillon (ed.). Lexicon To The Syriac New Testament (Peshitta). New Knoxville: American Christian Press. p. 130.
  80. B.M. Metzger; B.D. Ehrman (2005). Рипол Классик (ed.). The Text of New Testament: Its Transmission, Corruption, and Restoration (Fourth ed.). New York: Oxford University Press. p. 98. ISBN 9785885009010.
  81. James J. DeFrancisco. "RESEARCH REPORT - Use of the word YahVeh in the New Covenant Text". Divine_Names_in_Syriac_NT
  82. Judaism and Christianity in the Age of Constantine (El Judaísmo y el Cristianismo en la Era de Constantino) 2008 p99; también Neusner, Persia and Rome in classical Judaism (Persia y Roma en el Judaísmo clásico) 2008 p14
  83. Ludwig Blau, "Gilyonim" en Jewish Encyclopedia (1910)
  84. Dan Jaffé (2005). Le judaïsme et l'avènement du christianisme: orthodoxie et hétérodoxie dans la littérature talmudique, Ier-IIe siècle. Cerf. pp. 232–312. ISBN 2204077593.
  85. Gerard Gertoux, THE NAME OF GOD YeHoWaH. ITS STORY.
  86. Jeremy Cohen Essential papers on Judaism and Christianity in conflict
  87. Ludwig Blau, "Gilyonim" en Jewish Encyclopedia (1910)
  88. a b Pietersma, Albert (1984). «KYRIOS OR TETRAGRAM: A RENEWED QUEST FOR THE ORIGINAL LXX». DE SEPTUAGINTA. Studies in Honour of John William Wevers on his sixty-fifth birthday (Benben Publications). p. 87.  Parámetro desconocido |luogo= ignorado (ayuda); Parámetro desconocido |editores= ignorado (ayuda)
  89. Robert A. Kraft. «Some Observations on Early Papyri and MSS for LXX/OG Study». 
  90. Sidney Jellicoe (1968). The Septuagint and Modern Study. Eisenbrauns. pp. 271-2. ISBN 0-931464-00-5. 
  91. Robert J. Wilkinson, Tetragrammaton: Western Christians and the Hebrew Name of God: From the Beginnings to the Seventeenth Century (BRILL 2015), p. 63
  92. Tuukka Kauhanen (2017). Anneli Aejmelaeus, Tuukka Kauhanen, ed. The Legacy of Barthelemy: 50 Years After Les Devanciers D'Aquila. V&r Academic. ISBN 978-3525540626. 
  93. Ellis R. Brotzman; Eric J. Tully (2016). Old Testament Textual Criticism: A Practical Introduction (2 edición). Baker Academic. ISBN 9781493404759. 
  94. Aquila - Encyclopedia judía (en inglés)
  95. Robert J. Wilkinson (2015). Tetragrammaton: Western Christians and the Hebrew Name of God: From the Beginnings to the Seventeenth Century. Brill. p. 85. ISBN 9004288171. 
  96. a b Burkitt, F.C., The Hebrew Papyrus of the Ten Commandments
  97. Wadell, W. G. (1944). The Tetragrammaton in the LXX 45. Oxford University Press: JTS. pp. 158-161. 
  98. Studio Patristica, volumen I, part I by Kurt Aland and F. L. Cross, Berlino 1957, pp.339-342;
  99. W. Baars Papiro Fouard Inv. N. 266 publicado por Nederlands Theologisch Tijdschrift, volumen XIII, Wageningen, 1959, pp. 442-446
  100. a b Howard, George (1971). The Oldest Greek Text of Deuteronomy XLII. Cincinnati: Hebrew Union College Annual. pp. 125-131. 
  101. M. J. J. Menken (1996). Old Testament Quotations in the Fourth Gospel: Studies in Textual Form. Volumen 15 de Contributions to biblical exegesis and theology. Peeters Publishers. p. 21. ISBN 9039001812. 
  102. a b c «¿Debe aparecer el nombre Jehová en el Nuevo Testamento?». La Atalaya. 2008. 
  103. Crawford Howell Toy, Ludwig Blau (1905). «Tetragrammaton». Jewish Enciclopedia. 
  104. Wolfgang Feneberg (Abril de 1985). Entschluss/Offen (en inglés). 
  105. Translation from the Latin text edited by E. C. Richardson and published in the series "Texte und Untersuchungen zur Geschichte der altchristlichen Literatur" 14. Leipzig. 1896. pp. 8, 9. 
  106. Un intento hacia la revisión de nuestra traducción inglesa de las Escrituras Griegas de la Nueva Alianza de Jesucristo (en inglés)
  107. Biblioteca del Congreso (en inglés)
  108. Lucas 1 (en inglés)
  109. Truth in Translation: Accuracy and Bias in English Translations of the New Testament (en inglés). University Press of America. 2003. «the name never appears in any Greek manuscript of any book of the New Testament. So, to introduce the name "Jehovah" into the New Testament, as the NW does two-hundred-thirty-seven times, is not accurate translation by the most basic principle of accuracy: adherence to the original Greek text».  Parámetro desconocido |appellido= ignorado (ayuda)
  110. The Scriptures, First Edition (1993) ISBN 0-620-17989-9
  111. The Besorah of Yahushua
  112. http://besorah.synthasite.com/
  113. http://www.isr-messianic.org/
  114. http://www.eliyah.com/Scripture
  115. http://yahushua.net/scriptures

Enlaces externos[editar]