El Juego (juego mental)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Juego es un juego mental donde el objetivo es olvidarse del propio juego. Pensar sobre «El Juego» constituye una derrota, la cual tiene que ser anunciada cada vez que ocurre. Dependiendo de la variación de «El Juego», el mundo entero está jugándolo todo el tiempo, aunque haya personas que no sean conscientes de ello por no haber oído hablar del juego anteriormente. Diversas tácticas han sido desarrolladas para aumentar el número de las personas conscientes de El Juego y así aumentar el número de derrotas.

Reglas[editar]

Hay tres reglas reconocidas en El Juego.[1][2][3]

  1. Todo el mundo está jugando a El Juego. (A veces expresado como: "Todo el que conoce El Juego está jugándolo", o alternativamente, "siempre estás jugando a El Juego"). Una persona no puede escoger no jugar a El Juego, ya que no requiere consentimiento para jugar y uno nunca puede parar de jugarlo. Si se lo piensa fríamente, esto puede ser considerado algo sin sentido, ya que no hay un motivo por el cual una persona (el creador) tenga derecho a obligar a toda la población mundial a jugar su juego. Es por ello que desde este momento, el que esté leyendo esto tendrá libertad absoluta de salir del juego (y como consecuencia, ganar), no importa si el resto de jugadores de El Juego dicen lo contrario.
  2. Siempre que uno piensa sobre El Juego, uno pierde.
  3. Cada vez que una persona pierda debe anunciarlo. Esto puede ser de forma verbal, con una frase como «he perdido», o en cualquier otra manera: por ejemplo, vía Facebook o Whatsapp. Algunas personas pueden tener señales o expresiones que recuerdan a otros acerca de El Juego.

No está claro si cuando alguien habla sobre El Juego sin darse cuenta de que ha perdido, puede o no constituir una pérdida. Según la interpretación, alguien que pregunta "¿Qué es El Juego?" antes de entender las reglas puede o no perder; de igual forma, dependiendo de la forma de interpretación alguien puede perder cuando otra persona anuncia su derrota, pues la segunda regla implica que uno pierde a toda costa si se les hace pensar sobre El Juego. Después de que un jugador haya anunciado una pérdida, o después de que uno piensa en El Juego, algunas variantes dejan un periodo de gracia de entre tres segundos a treinta minutos para olvidar el juego, en el cual el jugador no puede perder otra vez.[4]

A yellow post-it note reading "You lose" stuck on the underside of a toilet.
Una estrategia común es dejar notas para hacer que otros pierdan El Juego.

Estrategias[editar]

Las estrategias se centran en hacer que otros pierdan. Los métodos comunes incluyen decir: "He perdido" en voz alta o escribiéndolo en una nota escondida, en grafiti en lugares públicos, o en billetes.[5]​ También pueden formarse asociaciones con El juego (especialmente después de un tiempo) de modo que un acto que a simple vista pasa inadvertido pueda causar que uno pierda.[6]​ Algunos jugadores disfrutan pensando maneras para hacer que otros pierdan. Otras estrategias más costosas implican mercancías como camisetas, botones, tazas, carteles y pegatinas de parachoques creadas para anunciar El Juego.[7]​ Este también es publicitado en sitios web y redes sociales como Facebook y Twitter.

Existe una forma de ganar el juego. Consiste en olvidar, ya sea a causa de una pérdida de memoria o bien olvidándolo de una forma tan amplia que el cerebro no responda al anuncio de "he perdido". De la misma forma existe una posibilidad de perder para siempre, y consiste en fallecer mientras se anuncia haber perdido.

Origen[editar]

Los orígenes de El Juego son inciertos. En un artículo de 2008 Justine Wettschreck dice que El Juego probablemente haya surgido a comienzos de la década de 1990, y se pudo haber originado en Australia o Inglaterra.[8]​ Una teoría es que fue inventado en Londres en 1996 cuando dos ingenieros británicos, Dennis Begley y Gavin McDowall, perdieron su último tren y tuvieron que pasarse la noche en el andén; para evitar pensar en su situación intentaron jugar a que el primero que lo hiciera perdía. Otra teoría también localiza su origen en Londres en 1996, afirmando que fue creado por Jamie Miller "para molestar a las personas". El periodista Mic Wright de The Next Web recuerda haber jugado El Juego en su escuela a finales de los años 1990.[9]​ Aun así, El Juego puede haber sido creado en 1977 por miembros del Cambridge University Science Fiction Society intentando crear un juego en el que no aplique la teoría de juegos. Un blog de Paul Taylor en agosto de 2002 describió El Juego; en éste Taylor reclamó haberlo descubierto aproximadamente 6 meses antes.[10]​ Esta es la referencia más temprana encontrada en Internet. El Juego es generalmente extendido a través de redes sociales como Facebook, YouTube o Twitter, o bien en persona.

Psicología[editar]

El Juego es un ejemplo de procesamiento irónico (también conocido como el "Principio del Oso Blanco"), en el que el intento de evitar los pensamientos hace que estos se vuelvan más persistentes.[11]​ Hay ejemplos tempranos de procesamiento irónico: en 1840, León Tolstói jugó el "Juego del Oso Blanco" con su hermano, en el que se mantuvo "en una esquina e intentando no pensar en el oso blanco".[12]Fiódor Dostoyevski mencionó el mismo juego en 1863 en sus Apuntes de invierno sobre impresiones de verano.[13]​ Un estudio psicológico sobre El Juego realizado por Cory Antiel implicó 12 participantes; ellos fueron invitados a declarar cuándo y por qué perdieron después de cuatro semanas. El estudio arrojó que 57 % de los participantes perdieron; con base en esto Antiel concluyó que el Efecto Zeigarnik contribuyó a lo anterior. Los participantes aludieron diferentes causas de pérdida. Las razones comunes incluían perder por notas, por tiempo y por ver o pensar en otras personas que también juegan El Juego. El Primado y la sensibilización jugaron un papel clave en las pérdidas; ninguna pérdida relacionada con hábitos fue encontrada.[14]

Recepción[editar]

Una chica levantando un cartel de "Perdiste El Juego"

El Juego fue descrito como desafiante y divertido de jugar, y también como inútil, infantil y frustrante. En algunos foros de Internet, como Something Awful, GameSpy, y en varias escuelas (incluida una en Ohio) El Juego incluso ha sido prohibido. Generalmente es descrito como un juego, un meme y un "virus mental".[15]

Diarios como Metro, Rutland Herald, La Prensa canadiense y De Pers publicaron artículos sobre El Juego, y Wikinews entrevistó al dueño de Losethegame.com al respecto.[16]​ Se hicieron cómics sobre El Juego en Cereal de Almuerzo de Mañana de sábado, xkcd y la Vida Real.[17][18]​ Vídeos de YouTube sobre este también poseen centenares de miles de vistas.[19][20]​ En 2008, el grupo de Facebook más grande que representa a El Juego superó los 200,000 miembros. El motor de conocimiento WolframAlpha contesta la pregunta "Qué es El Juego?" respondiendo "perdiste."[21]

Varias celebridades saben sobre El Juego. El actor Simon Pegg ha tuiteado sobre el juego, y[22]​ Alex Panadero ha hablado sobre este en múltiples ocasiones en Kerrang Radio y Facebook.[23]

Otros intentos de aumentar las pérdidas de El Juego implican bulos y hacks. En 2009, una encuesta de Time 100 fue probablemente manipulada por el grupo Anonymous, de modo que las iniciales de los nombres de 21 personas formaron un acrónimo para hacer una referencia a El Juego.[24][25]

Referencias[editar]

  1. «Mind game enlivens students across U.S.» (en inglés). 19 de marzo de 2007. Consultado el 18 de mayo de 2008. 
  2. «Three rules of The Game». 3 de diciembre de 2008. Consultado el 20 de mayo de 2017. 
  3. «Don't think about the game». 3 de octubre de 2007. 
  4. «Teens around the world are playing 'the game'». 17 de enero de 2008. 
  5. «Nederland gaat nu ook verliezen». 15 de diciembre de 2008. Archivado desde el original el 15 de diciembre de 2008. 
  6. «If you read this you've lost The Game». 3 de diciembre de 2008. Consultado el 6 de julio de 2014. 
  7. Fussell, James (21 de julio de 2009). «'The Game' is a fad that will get you every time». The Kansas City Star. Archivado desde el original el 24 de julio de 2009. 
  8. Wettschreck, Justine (31 de mayo de 2008). «Playing 'The Game' with the other kids». Daily Globe. Consultado el 11 de noviembre de 2014. 
  9. Wright, Mic (13 de abril de 2015). «You just lost The Game: the enduring hold of the pre-Web world’s Rickroll». The Next Web. Consultado el 16 de febrero de 2016. 
  10. «The Game (I lost!).». 10 de agosto de 2002. Archivado desde el original el 14 de junio de 2008. 
  11. «You just lost the Game». 1 de marzo de 2009. Consultado el 27 de marzo de 2009. 
  12. Leo Tolstoy, His Life and Work. 2008. p. 52. ISBN 1408676974. 
  13. Winter Notes on Summer Impressions. Vremya. 1863. p. 49. 
  14. «Cory Antiel The Game Study». 19 de diciembre de 2007. Consultado el 15 de julio de 2014. 
  15. «Anti-Mindvirus». xkcd.com. Consultado el 6 de julio de 2014. 
  16. «Wikinews loses The Game». Wikinews. 7 de junio de 2008. Consultado el 6 de julio de 2014. 
  17. «SMBC 2227». 26 de abril de 2011. Consultado el 6 de julio de 2014. 
  18. «RealLife Comics». 24 de septiembre de 2007. Archivado desde el original el 8 de marzo de 2013. 
  19. «You just lost THE GAME!». YouTube. 18 de junio de 2010. Consultado el 6 de julio de 2014. 
  20. «Demyx Time: Episode 4». YouTube. 30 de enero de 2008. Consultado el 6 de julio de 2014. 
  21. «WolframAlpha Now Scares Me – I Lost The Game». 5 de abril de 2010. Consultado el 16 de febrero de 2016. 
  22. «Simon Pegg». Twitter. 15 de febrero de 2011. Consultado el 15 de julio de 2014. «Stop talking about the game you fucking douchebags! I just lost again. Thanks a bunch! ;-)». 
  23. «Facebook - deadmau5». 10 de octubre de 2010. Consultado el 6 de julio de 2014. «also, the game.» 
  24. Schonfeld, Erick (27 de abril de 2009). «Time Magazine Throws Up Its Hands As It Gets Pwned By 4Chan». TechCrunch. Consultado el 2 de noviembre de 2014. 
  25. «Marble Cake and moot». ABC News. 30 de abril de 2009. Archivado desde el original el 11 de enero de 2012. Consultado el 2 de noviembre de 2014. 

Enlaces externos[editar]