El Cantábrico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Cantábrico fue una publicación diaria santanderina de tendencia republicana liberal fundada en 1895 por Manuel y Buenaventura Rodríguez Parets y por Mauricio Rodríguez Lasso de la Vega. José Estrañi sería su primer director, mientras que Buenaventura Rodríguez sería su primer redactor jefe.[cita requerida] En poco tiempo el periódico se convirtió en el más leído de Cantabria, antes de desaparecer en 1937 tras la confiscación por las tropas franquistas, que utilizarían sus talleres para editar el periódico falangista Alerta.[cita requerida]

Fundación[editar]

Vendedoras de periódicos, como El Cantábrico o El Pueblo Cántabro, en el centro de Santander a principios del s.XX (colección Thomas)

En 1895 José Estrañi, periodista y escritor manchego afincado en Cantabria desde 1877 y redactor jefe del periódico La Voz Montañesa, renuncia a su puesto a raíz de un enfrentamiento con su director y dueño del periódico, Antonio María Coll y Puig como consecuencia del llamado caso Cobián. Tras este incidente, Estrañi se incorpora al proyecto de los abogados Rodríguez Parets y de Rodríguez Lasso de la Vega, el nuevo diario El Cantábrico, donde se mantiene en la dirección hasta su muerte en 1919.

El periódico[editar]

El diario El Cantábrico fue el más leído y uno de los de mayor influencia en la región. Inició su andadura el 4 de mayo de 1895, llegando en tan sólo seis meses a ser el de mayor tirada en Cantabria (4500 ejemplares diarios), posición que no perdió en toda su historia. En 1903 inaugura nueva redacción y talleres,[cita requerida] y para 1916 el periódico ya alcanzaba una tirada de 13000 ejemplares. En 1923 se modernizan los talleres con la instalación de la primera rotativa en Cantabria.[cita requerida] Desde el principio El Cantábrico contó con una tecnología y un concepto informativo mucho más adelantado que sus rivales regionales. Según lo definió su propio director, Estrañi, EL CANTÁBRICO [es] periódico de información, no de combate, ni de propaganda, ni órgano de ningún partido [...].[1]

Entre otros, El Cantábrico contó como redactores con Fernando Segura, Eduardo Torralva Beci o Aurelio Piedra.

Durante la Segunda República el periódico vivió la polémica entre diferentes planteamientos regionalistas. Así en 1931, en ocasiones separadas, Víctor de la Serna y Manuel Ruiz de Villa, diputado radical socialista por Santander, proponen en sus páginas una Mancomunidad de Castilla Septentrional con Burgos, Palencia y Valladolid, mientras que el 28 de mayo de 1936 Antonio Orallo anuncia en El Cantábrico la redacción del Estatuto Cántabro-Castellano que daría la autonomía a la actual Cantabria.[2]

Desaparición[editar]

Una vez comenzada la Guerra Civil Española las autoridades republicanas someten a los periódicos a la censura, y El Cantábrico no es una excepción. A partir del 27 de junio de 1937 los mandos republicanos suspenden todos los periódicos por la falta de papel y tinta, quedando tan sólo el diario La República. Finalmente, una vez ocupada la región por las tropas franquistas, el periódico es incautado por las nuevas autoridades, quienes se incautan de sus instalaciones para la edición del nuevo Diario Alerta. Su último director fue José Segura.[cita requerida]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. De la Cueva Merino, Julio. Clericales y anticlericales. El conflicto entre confesionalidad y secularización en Cantabria (1875-1923). SP Universidad de Cantabria, Santander, 1991. p.344. ISBN 84 8102 072 9
  2. de Diego, Sancho Michelle (4 de agosto de 2008). «Tradición regionalista». Cantabria Liberal. Consultado el 26 de febrero de 2017. 

Enlaces externos[editar]