El Avatar y el Señor del Fuego (Avatar: La Leyenda de Aang)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «El Avatar y el Señor del Fuego»)
Saltar a: navegación, búsqueda
The Avatar and the Firelord
Episodio de Avatar: la leyenda de Aang
Logo de Avatar la leyenda de Aang.png
Título El Avatar y el Señor del Fuego
Episodio n.º 6
Temporada 3
Guionista Elizabeth Welch Ehasz
Director Ethan Spaulding
Emisión 28 de enero de 2008 (Argentina: 21 de enero)
Episodios de Avatar: la leyenda de Aang
La Playa El Avatar y el Señor del Fuego La Fugitiva
[editar datos en Wikidata]

Es el cuadragésimo sexto episodio de la serie animada de televisión Avatar: la leyenda de Aang y el sexto capítulo de la tercera temporada.

Sinopsis del capítulo[editar]

El episodio empieza con una gran muralla de llamas; de entre ellas sale Roku y le dice a Aang que ya es hora que le cuente cómo inició la guerra y cómo era su relación con el Señor del Fuego Sozin y dice que para enseñarle debe ir al lugar donde una vez fue el hogar de Roku. Después, Zuko es despertado por alguien que se aproximaba hacia su aposento. Rápidamente va hacia la entrada donde no encuentra a nadie, solo encuentra una nota, donde le dice que es hora que conozca la verdadera historia de su bisabuelo y cómo murió.

A la mañana siguiente aparece el grupo dirigiéndose hacia la isla que Roku mencionó mientras que Aang hace una nube alrededor de Appa para que no los vean. Finalmente llegan a la isla donde era el hogar de Roku. Al llegar Katara afirma que no hay nada, cuando Toph baja, se da cuenta que sí hay algo, dice que hay muchas casas debajo y que están totalmente intactos. Después se ve a Zuko enfrente de un retrato del Señor del Fuego Sozin, en ese instante aparece Azula y aprovechando la ocasión le pide a Azula que le diga un poco sobre Sozin y Azula acepta, aunque no le dice mucho, solo que fue el Señor del Fuego que inicio la guerra con el poder del cometa y que murió en paz siendo un hombre ya anciano.

Aang está meditando sobre un acantilado enfrente del ocaso, sus tatuajes brillan y entra al mundo de los espíritus, donde aparece Roku montado sobre su dragón. Zuko sigue confundido con la nota ya que no entiende que significa y en su desesperación la lanza hacia la vela que está cerca de su cama, esto hace que un grabado secreto se revele y Zuko lo agarra rápidamente para ver que lo que dice, después de esto se dirige hacia el templo de su ciudad, donde ve a un Sabio del Fuego ir hacia un signo marcado en el piso, hace Fuego Control y el signo se abre revelando unas escaleras descendientes, Zuko se queda esperando lo suficiente para que pueda entrar y repite lo mismo que hizo el monje, al descender se encuentra un túnel que lo conduce hacia una estatua del Señor del Fuego Sozin y tiene una insignia de la Nación del Fuego, Zuko coloca su mano sobre ella y hace Fuego Control, al hacerlo la estatua se ilumina y se desliza donde da a revelar una entrada hacia otra sala, donde se encuentra la estatua de un dragón y frente a ella un par de pergaminos, llenos de telarañas que resultan ser las memorias del propio Sozin. A partir de aquí mientras Zuko empieza a leer la historia de su bisabuelo concuerda al mismo tiempo con lo que Roku relata.

Roku extiende la mano para que Aang pueda subir con él y viajar a su tiempo de juventud, aquí se muestra a Roku joven luchando con un chico por diversión, ambos están en un jardín extenso, donde su compañero por inteligencia lo vence, Aang se queda impresionado al darse cuenta que su compañero es Sozin (cuando era príncipe) y Roku agrega que antes eran los mejores amigos y lo compartían todo, incluso el mismo día de nacimiento. Cuando el joven Roku iba saliendo del jardín pasó en frente de él una chica, lo que causo que inmediatamente se sonrojara y se la quedó contemplando, trató de hablar con ella pero no pudo y mientras la chica se iba se sonrojo también, lo que indica que también le gusta. Después el espíritu de Roku lleva a Aang hacia otra escena del pasado, donde aparece una fiesta por el cumpleaños de Roku y de Sozin, había gente al frente de un templo y de este salieron Roku y Sozin con mayor edad, al bajar las escaleras, apareció la misma chica que le gustaba al joven Roku, al verla hizo que el joven Roku perdiera el equilibrio, en esto Sozin lo agarra evitando que cayera. En ese instante aparecieron monjes de la Nación del Fuego. En un primer momento Sozin temió que venían a informarle sobre la muerte de su padre pero los Sabios del Fuego se dirigieron a Roku y le dijeron que él era el nuevo Avatar. En esto todos le hicieron reverencia a Roku, incluyendo Sozin.

Después el joven Roku se despide de su buen amigo Sozin, ya que necesita viajar por el mundo para llevar a cabo su entrenamiento de Avatar, y para recordar su amistad Sozin le regala el adorno real que lleva en el pelo, y Roku se lo pone en el suyo. Roku empieza con el aire y se dirige hacia los Nómadas del Aire, en su entrenamiento conoce al Monje Gyatso - quien por entonces era un joven aprendiz, no mayor que Aang- y se hicieron amigos. Esto sorprendió mucho a Aang y Roku le dijo que hay amistades que traspasan la vida. Después viaja hacia el Polo Norte donde es entrenado por un maestro agua, al final, el joven Roku lo vence fácilmente, después viaja hacia el reino tierra, para terminar con su entrenamiento y finalmente tiene el total control sobre los 4 elementos tras doce años de entrenamiento. Después de esto, Roku decide volver finalmente a casa donde se reencuentra con Sozin, quien ya era el Señor del Fuego, y ambos se alegran mucho. Unos meses después, se casa con la misma chica que conoció un tiempo atrás, en la fiesta de su boda, Sozin le pide a Roku que hablen en privado, aquí Sozin le dice que el mundo necesita otro orden y así como la Nación del Fuego había conseguido generar progreso y prosperidad dentro de sus fronteras podía hacer lo mismo con el resto del mundo si lograba someterlo a su dominio. Roku le responde que no, que las cuatro naciones debían ser eso: cuatro. Sozin le responde que no estaba viendo todas las posibilidades. Roku le dice que no hay ninguna posibilidad y que no quería volver a escuchar esa idea. En ese momento Roku se retira, dejando a Sozin sólo y bastante molesto con la negativa de Roku. Varios años después, Roku viajaba montado en su dragón sobre el Reino Tierra, y al ver una colonia fundada por la Nación del Fuego, supo que solo Sozin sería capaz de cometer tal atropello. Fue hacia su palacio a decirle que cómo se atrevía a tomar territorios del Reino Tierra después de la conversación que tuvieron y Sozin le respondió que cómo él, siendo un ciudadano de la Nación del Fuego, se atrevía a dirigirse de esa forma a su Señor del Fuego, que su lealtad era primero con su nación y si no era un traidor a la misma. Roku le dijo que no siga provocándolo porque si no iba a terminar todo mal. Dado que Sozin no cambió de opinión Roku dijo que todo terminaba aquí. Cuando Roku le da la espalda, Sozin lo ataca con gran fuerza, en esto Roku desaparece, aparece del suelo donde aplica aire y tierra control, después entra en estado avatar, destruyendo todo el palacio de Sozin. Éste quedó colgado en una columna y Roku se le acerca utilizando Aire Control y le dijo que por esta vez, y como recuerdo por su antigua amistad, lo dejaría ir, pero si volvía a sorprenderlo intentado alterar el equilibrio del mundo no dudaría en acabar con su vida. Sozin lo escuchó en silencio, irritado y al mismo tiempo resignado, ya que comprendió que no podía vencer al Avatar.

Después de ese encuentro, Roku le continuó comentando a Aang que él y Sozin no volvieron a verse por veinticinco años, hasta que una noche él y su esposa, que ya eran dos personas ancianas, fueron despertados por un fuerte sonido y temblor y salieron corriendo para ver que era y se dieron cuenta que el volcán de la isla en la que vivían iba a entrar en actividad. Ambos salieron huyendo del lugar tan rápido como pudieron, pero era tarde ya que el volcán ya estaba activo y empezó a soltar una gran y masiva cantidad de lava, antes de llegar a los botes y salir de la isla, Roku quiso evitar la terrible destrucción del volcán y se devolvió para intentar controlarlo, usó todo lo que tenía a disposición e hizo lo que pudo, pero en ese instante el volcán desató aún más su furia dejando en problemas a Roku ya que era demasiado para poder controlarlo, en eso entró en estado avatar he hizo una salida por la parte de atrás del volcán, logrando que toda la lava se fuera en una dirección opuesta, en eso, otro volcán que estaba casi a la par del otro, igualmente hizo erupción, al verlo Roku perdió la esperanza, en eso aparece Sozin montado sobre un dragón y vino con intenciones de ayudarlo y juntos calmaron la furia del segundo volcán, pero no fue suficiente, al no tener opción ambos huyeron del volcán, en eso grietas salían de la tierra a presión, ambos intentaron esquivarlas, pero Roku no pudo en una y al recibir el impacto, lo dejó mareado y sin fuerzas, perdió el equilibrio y le pidió ayuda a Sozin, pero Sozin simplemente lo abandonó, en esto venía descendiendo del volcán un flujo piroclástico, el dragón de Roku se colocó frente a él para intentar protegerlo, aunque fue en vano. Después se ve otra imagen del pasado donde se ve el nacimiento de un bebé, Aang se da cuenta que es él. Y en esto Roku desaparece al igual que Aang. Mientras tanto, Zuko sigue leyendo las memorias de su bisabuelo. Sozin tomó de ventaja la ausencia del Avatar y el paso de un cometa que aumentaba el Fuego Control para iniciar su guerra de conquista. Sabía que el próximo Avatar nacería entre los Nómadas del Aire así que atacó sus templos y los exterminó en su intento por detener el Ciclo del Avatar, pero no lo encontró. Desde entonces, dedicó lo que le quedaba de vida para encontrar y aniquilar al que veía como la mayor amenaza para su nación y sus ambiciones: el último Maestro Aire. No obstante, el texto parece incompleto.

Zuko va a ver a Iroh y adivina que fue él el que le dio el pergamino y le pregunta si su bisabuelo sigue vivo, lo cual Iroh desmiente. Zuko se extraña por eso, ya que los pergaminos que encontró no dicen nada sobre la muerte de Sozin que él no supiera. Iroh le responde que él no se refería al bisabuelo por parte de su padre sino al bisabuelo por parte de su madre, que era el Avatar Roku. Zuko, sorprendido, le pregunta por qué le cuenta todo eso y él le dice porque es la explicación de sus conflictos emocionales ya que tanto el bien como el mal se enfrentan dentro de su ser y que es esa herencia peculiar de Zuko la que le permitirá expiar los pecados de la Familia Real de la Nación del Fuego ("Nuestra familia") y devolverle la paz al mundo. Luego le entrega la corona para sujetar el pelo que Sozin le regaló a Roku, verificando completamente que este fue su bisabuelo. Mientras, Aang les cuenta lo que ha visto y este cree que puede que haya esperanza con Ozai y que hasta él puede salvarse. Toph se muestra dudosa frente a ello, así que Aang la toma de la mano. Sokka se muestra escéptico ante la afirmación de Aang, pero Katara le manda callar y le dice que solo le tome la mano. Todos contemplan el cielo tomados de la mano, como si ese sencillo gesto lo dijera todo.