Efectos de los plaguicidas en la salud humana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Toxicidad de los pesticidas
Warning2Pesticides.jpg
Una señal de advertencia sobre posible exposición a pesticidas.
Especialidad Toxicología
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Los efectos de los plaguicidas en la salud humana pueden ser agudos o retrasados en aquellos que están expuestos.[1]

La aplicación de plaguicidas y fertilizantes impacta sobre la salud humana, existiendo relaciones directas entre varios tipos de cáncer,[2]​ problemas en la piel, problemas neurológicos,[3]trastornos en el desarrollo neurológico,[4]defectos congénitos y muerte fetal.[3]​ En particular, los trabajadores rurales que deben aplicar los productos agroquímicos son quienes sufren el mayor riesgo[5]​ y se ven afectados por el contacto directo,[6]​ llegando a sufrir daños genéticos.[7]​ La situación es particularmente grave para quienes trabajan en cultivos intensivos en el Tercer Mundo.[5][8]​ La OMS también advierte que quienes se encuentran en áreas cercanas a la aplicación también se encuentran en una situación de mayor riesgo de exposición.[9]

Una revisión sistemática de la literatura científica encontró en 2007 que «la mayoría de los estudios sobre el linfoma y la leucemia no Hodgkin mostraron asociaciones positivas con la exposición a pesticidas» y por lo tanto concluyó que el uso de pesticidas se debería reducir.[10]

Según datos de la OMS, unas 10 personas mueren al año por el uso de plaguicidas y 20 quedan intoxicadas de forma aguda por su utilización en la agricultura y la ganadería.[cita requerida] Según la Convención de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes (2001), 9 de los 12 productos químicos más peligrosos y persistentes eran pesticidas,[11][12]​ algunos de los cuales se han retirado de circulación.[cita requerida]

Efectos agudos[editar]

Pueden ocurrir problemas de salud agudos en los trabajadores que manejan pesticidas, como dolor abdominal, mareos, dolores de cabeza, náuseas, vómitos, así como problemas en la piel y los ojos.[13]​ En China, se estima que medio millón de personas son envenenadas por pesticidas cada año, 500 de las cuales mueren. [14]​ Las piretrinas, los insecticidas comúnmente utilizados en los pesticidas comunes de insectos, pueden causar una condición potencialmente mortal si se inhalan. [15]

Efectos a largo plazo[editar]

Cáncer[editar]

Muchos estudios han examinado los efectos de la exposición a pesticidas en el riesgo de cáncer. Se han encontrado asociaciones con: leucemia, linfoma, cerebro, riñón, mama, próstata, páncreas, hígado, pulmón y cáncer de piel. [12]​ Este mayor riesgo ocurre tanto con exposiciones residenciales como ocupacionales. Se han encontrado mayores tasas de cáncer entre los trabajadores agrícolas que aplican estos químicos.[16]​ La exposición ocupacional de una madre a los pesticidas durante el embarazo se asocia con un aumento en el riesgo de leucemia, tumor de Wilms y cáncer cerebral del niño. [17]​ La exposición a insecticidas dentro del hogar y herbicidas en el exterior del hogar está asociada con cánceres de sangre en niños. [18]

Neurológicos[editar]

La evidencia vincula la exposición a pesticidas con resultados de pobres desempeños neurológicos. [3]​  

La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos finalizó una revisión de 10 años de los pesticidas organofosforados después de la Ley de Protección de la Calidad de los Alimentos de 1996, pero hizo poco para dar cuenta de los efectos neurotóxicos del desarrollo, lo que generó fuertes críticas dentro de la agencia y de investigadores externos. [19]​ No se han realizado estudios comparables con pesticidas más recientes que están reemplazando a los organofosforados, como los neonicotinoides.[20]

Efectos reproductivos[editar]

La evidencia sólida vincula la exposición a pesticidas con defectos de nacimiento, muerte fetal y crecimiento fetal alterado.[3]​ El Agente Naranja, una mezcla 50:50 de 2,4,5-T y 2,4-D, se ha asociado con mala salud y efectos genéticos en Malaya y Vietnam. [21][22]​ También se descubrió que los fetos que en algún momento estuvieron expuestas a pesticidas tenían un bajo peso al nacer y defectos de desarrollo. [23]

Fertilidad[editar]

Varios pesticidas, incluidos el dibromoclorofano y el 2,4-D, se han asociado con una disminución de la fertilidad en los hombres. [24]​ La exposición a pesticidas resultó en una fertilidad reducida en los hombres, alteraciones genéticas en los espermatozoides, un número reducido de espermatozoides, daño al epitelio germinal y función hormonal alterada. [25]

Otros[editar]

Algunos estudios han encontrado un mayor riesgo de dermatitis en las personas expuestas. [3]

Además, los estudios han indicado que la exposición a pesticidas está asociada con problemas respiratorios a largo plazo. [26]​ Los resúmenes de investigaciones revisadas por pares han examinado el vínculo entre la exposición a pesticidas y los resultados neurológicos y el cáncer, quizás las dos cosas más significativas que resultan en trabajadores expuestos a organofosforados. [27][28]

Según los investigadores de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), los aplicadores de pesticidas con licencia que usaron pesticidas clorados en más de 100 días en su vida tenían un mayor riesgo de diabetes. Un estudio encontró que las asociaciones entre pesticidas específicos y diabetes incidental variaron entre un 20 y un 200 por ciento de aumento en el riesgo. El 3.4 por ciento de los que estaban en la categoría más baja de uso de pesticidas reportaron nuevos casos de diabetes en comparación con el 4.6 por ciento de los que estaban en la categoría más alta. Los riesgos fueron mayores cuando los usuarios de pesticidas específicos se compararon con los aplicadores que nunca aplicaron ese químico. [29][30]

Ruta de exposición[editar]

Las personas pueden estar expuestas a los pesticidas por una serie de actividades diferentes, que incluyen sus actividades laborales y domésticas. Las personas pueden entrar en contacto con los pesticidas en sus espacios de trabajo, en el hogar y en la escuela. Los pesticidas también pueden encontrarse en los alimentos y en el agua que consumen las personas. Las personas están expuestas a los plaguicidas a través de la inhalación, por medio de la contaminación del aire.

Existe la preocupación de que los pesticidas utilizados para controlar las plagas en los cultivos agrícolas sean peligrosos para las personas que consumen esos alimentos. Estas preocupaciones son una de las razones del movimiento de alimentos orgánicos. Muchos cultivos alimenticios, incluyendo frutas y verduras, contienen residuos de pesticidas después de ser lavados o pelados. Los productos químicos que ya no se usan pero que son resistentes a la descomposición durante largos períodos pueden permanecer en el suelo y el agua y, por lo tanto, en los alimentos.[31]

La Comisión del Codex Alimentarius de las Naciones Unidas ha recomendado normas internacionales para límites máximos de residuos (LMR), para pesticidas individuales en los alimentos.[32]

En la Unión Europea, la DG-SANCO establece los LMR.

En los Estados Unidos, los niveles de residuos que permanecen en los alimentos se limitan a los niveles de tolerancia establecidos por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos. [33]​ La APA establece las tolerancias en función de la toxicidad del pesticida y sus productos de descomposición, la cantidad y frecuencia de la aplicación del pesticida y la cantidad de pesticida (es decir, el residuo) que permanece en los alimentos o sobre ellos en el momento de su comercialización y preparación.[34]

Los niveles de tolerancia se obtienen mediante evaluaciones de riesgo científicas que los fabricantes de pesticidas deben producir al realizar estudios toxicológicos, modelos de exposición y estudios de residuos antes de que se pueda registrar un pesticida en particular, sin embargo, los efectos se prueban para pesticidas individuales, y hay poca información sobre posibles efectos sinérgicos de la exposición a múltiples trazas de pesticidas en el aire, los alimentos y el agua.[35]

Las fresas y los tomates son los dos cultivos con el uso más intensivo de fumigantes del suelo. Son particularmente vulnerables a varios tipos de enfermedades, insectos, ácaros y gusanos parásitos. En 2003, solo en California, se utilizaron 3,7 millones de libras (1.700 toneladas métricas) de metano sódico en los tomates. En los últimos años, otros agricultores han demostrado que es posible producir fresas y tomates sin el uso de productos químicos nocivos y de manera rentable.[36]

Las rutas de exposición distintas al consumo de alimentos que contienen residuos, en particular la deriva de pesticidas, son potencialmente significativas para el público en general. [37]

Algunos pesticidas pueden permanecer en el ambiente por períodos prolongados de tiempo. Por ejemplo, la mayoría de las personas en los Estados Unidos todavía tienen niveles detectables de DDT en sus cuerpos a pesar de que fue prohibido en los Estados Unidos en 1972. [12]

Prevención[editar]

La exposición a pesticidas no puede estudiarse en ensayos controlados con placebo, ya que esto no sería ético. [3]​ Por lo tanto, no se puede establecer una relación de causa efecto definitiva. Evidencia consistente puede y ha sido recolectada a través de otros diseños de estudio. Por lo tanto, el principio de precaución se usa con frecuencia en la legislación ambiental, de modo que no se requiere una prueba absoluta antes de que se realicen esfuerzos para disminuir la exposición a toxinas potenciales. [38]

La Asociación Médica Estadounidense recomienda limitar la exposición a los pesticidas y utilizar alternativas menos peligrosas.[39]​ Llegaron a esta conclusión debido al hecho de que los sistemas de vigilancia actualmente en uso son inadecuados para determinar los problemas relacionados con la exposición. En el reporte publicado en 1997 advertían que:[39]

Existe incertidumbre acerca de los efectos de la exposición prolongada de dosis bajas de plaguicidas. Los sistemas de supervisión actuales son inadecuados para definir los riesgos potenciales relacionados con el uso de plaguicidas y con enfermedades relacionadas a plaguicidas (...). Teniendo en cuenta estas faltas de datos, es prudente (...) limitar la exposición a plaguicidas (...) y usar los plaguicidas químicos menos tóxicos o recurrir a alternativas no químicas.

La utilidad de la certificación del aplicador y los programas de notificación pública también tienen un valor desconocido en su capacidad para prevenir resultados adversos.

Epidemiología[editar]

La Organización Mundial de la Salud y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente estiman que cada año, 3 millones de trabajadores en la agricultura en el mundo en desarrollo sufren intoxicaciones graves por pesticidas, de los cuales aproximadamente 18.000 mueren. [40]​ Según un estudio, hasta 25 millones de trabajadores en los países en desarrollo pueden sufrir envenenamiento leve por pesticidas anualmente. [41]​ Se encontraron niveles detectables de 50 pesticidas diferentes en la sangre de una muestra representativa de la población estadounidense. [12]

Conflictos de interés en la investigación sobre pesticidas[editar]

Se han planteado preocupaciones sobre conflictos de intereses con respecto a la base de investigación. Después de su muerte, se descubrió que Richard Doll, del Imperial Cancer Research Fund en Inglaterra, tenía vínculos no revelados con la financiación de la industria. [42][43]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. U.S. Environmental Protection Agency (August 30, 2007), Pesticides: Health and Safety. National Assessment of the Worker Protection Workshop #3.
  2. «Pesticides and health risks». J Obstet Gynecol Neonatal Nurs (Review) 39 (1): 103-10. 2010. PMID 20409108. doi:10.1111/j.1552-6909.2009.01092.x. 
  3. a b c d e f «Non-cancer health effects of pesticides: systematic review and implications for family doctors». Can Fam Physician 53 (10): 1712-20. October 2007. PMC 2231436. PMID 17934035. 
  4. «Prenatal and childhood exposure to pesticides and neurobehavioral development: review of epidemiological studies». International Journal of Occupational Medicine and Environmental Health 21 (2): 121-32. 2008. PMID 18614459. doi:10.2478/v10001-008-0014-z. 
  5. a b Cf. US Environmental Protection Agency (August 30, 2007), Pesticides: Health and Safety. National Assessment of the Worker Protection Workshop #3.
  6. «Studying health outcomes in farmworker populations exposed to pesticides». Environmental Health Perspectives 114 (3): 953-960. 2006. PMC 1480483. PMID 16760000. doi:10.1289/ehp.8526. Archivado desde el original el 27 de septiembre de 2007. Consultado el 15 de septiembre de 2007. 
  7. Peralta, Laura; Mañas, Fernando; Gentile, Natalia; Méndez, Álvaro (Febrero de 2011). «Evaluación del daño genético en pobladores de Marcos Juárez expuestos a plaguicidas: estudio de un caso en Córdoba, Argentina.». diálogos | Revista Científica de Psicología, Ciencias Sociales, Humanidades y Ciencias de la Salud 2 (1): 7-26. ISSN 1852-8481. Consultado el 29 de febrero de 2020. 
  8. Cf. Mª Dolores Roldan Tapia, «De los cultivos al cerebro: el efecto de los pesticidas», Mente y Cerebro, 33, 2008, págs. 50-51.
  9. «Chemical safety: Pesticides». www.who.int (en inglés). Consultado el 19 de marzo de 2021. 
  10. «Cancer health effects of pesticides: systematic review». Can Fam Physician 53 (10): 1704-11. October 2007. PMC 2231435. PMID 17934034. 
  11. «What are POPs?». Pops.int. Archivado desde el original el 16 de abril de 2014. Consultado el 4 de febrero de 2014. 
  12. a b c d «Pesticides and health risks». J Obstet Gynecol Neonatal Nurs (Review) 39 (1): 103-10. 2010. PMID 20409108. doi:10.1111/j.1552-6909.2009.01092.x. 
  13. Ecobichon DJ. 1996. Toxic effects of pesticides. In: Casarett and Doull's Toxicology: The Basic Science of Poisons (Klaassen CD, Doull J, eds). 5th ed. New York:MacMillan, 643–689.
  14. Lawrence, Dune (February 13, 2007), Chinese develop taste for organic food: Higher cost no barrier to safer eating. Bloomberg News, International Herald Tribune Retrieved on 2007-10-25.
  15. Medline Plus (May 17, 2006), Medical Encyclopedia: Insecticide. Retrieved on September 15, 2007.
  16. «Studying health outcomes in farmworker populations exposed to pesticides». Environmental Health Perspectives 114 (3): 953-960. 2006. PMC 1480483. PMID 16760000. doi:10.1289/ehp.8526. Archivado desde el original el 27 de septiembre de 2007. Consultado el 15 de septiembre de 2007. 
  17. «Childhood leukaemia and parental occupational exposure to pesticides: a systematic review and meta-analysis». Cancer Causes Control 21 (6): 787-809. June 2010. PMID 20467891. doi:10.1007/s10552-010-9516-7. 
  18. Chen, M; Chang, CH; Tao, L; Lu, C (October 2015). «Residential Exposure to Pesticide During Childhood and Childhood Cancers: A Meta-Analysis.». Pediatrics 136 (4): 719-29. PMID 26371195. doi:10.1542/peds.2015-0006. 
  19. Phillips ML (2006). «Registering skepticism: does the EPA's pesticide review protect children?». Environmental Health Perspectives 114 (10): A592-A595. PMC 1626397. PMID 17035127. doi:10.1289/ehp.114-a592. 
  20. Mascarelli, A. (2013). «Growing Up with Pesticides». Science 341 (6147): 740-741. PMID 23950529. doi:10.1126/science.341.6147.740. 
  21. «Association between Agent Orange and birth defects: systematic review and meta-analysis». Int J Epidemiol 35 (5): 1220-30. October 2006. PMID 16543362. doi:10.1093/ije/dyl038. 
  22. «Paternal exposure to Agent Orange and spina bifida: a meta-analysis». Eur. J. Epidemiol. 25 (1): 37-44. 2010. PMID 19894129. doi:10.1007/s10654-009-9401-4. 
  23. «Pesticide exposure: the hormonal function of the female reproductive system disrupted?». Reproductive Biology and Endocrinology 4 (1): 30. 2006. ISSN 1477-7827. PMC 1524969. PMID 16737536. doi:10.1186/1477-7827-4-30. 
  24. «Effect of occupational exposures on male fertility: literature review». Ind Health 41 (2): 55-62. April 2003. PMID 12725464. doi:10.2486/indhealth.41.55. 
  25. «Environmental Impacts on Reproductive Health: Pesticides». Archivado desde el original el 23 de febrero de 2018. Consultado el 22 de febrero de 2020. 
  26. Doust, E; Ayres, JG; Devereux, G; Dick, F; Crawford, JO; Cowie, H; Dixon, K (June 2014). «Is pesticide exposure a cause of obstructive airways disease?». European Respiratory Review 23 (132): 180-92. PMID 24881073. doi:10.1183/09059180.00005113. 
  27. «Health effects of chronic pesticide exposure: cancer and neurotoxicity». Annu Rev Public Health 25: 155-97. 2004. PMID 15015917. doi:10.1146/annurev.publhealth.25.101802.123020. 
  28. «Association of pesticide exposure with neurologic dysfunction and disease». Environ. Health Perspect. 112 (9): 950-8. June 2004. PMC 1247187. PMID 15198914. doi:10.1289/ehp.7135. 
  29. «Incident diabetes and pesticide exposure among licensed pesticide applicators: Agricultural Health Study, 1993–2003». Am J Epidemiol 167 (10): 235-46. May 2008. PMC 2832308. PMID 18343878. doi:10.1093/aje/kwn028. 
  30. Newswise: Long-term Pesticide Exposure May Increase Risk of Diabetes Retrieved on June 4, 2008.
  31. Cornell University, College of Veterinary Medicine (March 1999), Consumer concerns about pesticides in food. Fact Sheet #24. Retrieved on 2007-10-25.
  32. Codex Alimentarius Commission Code of Ethics for International Trade in Food. CAC/RCP 20-1979 (Rev. 1-1985). Retrieved on 2007-10-25.
  33. U.S. Environmental Protection Agency (March 27, 2007), Pesticides and food: What the pesticide residue limits are on food. epa.gov. Retrieved on September 15, 2007.
  34. U.S. Environmental Protection Agency (July 24, 2007), Setting tolerances for pesticide residues in foods. epa.gov. Retrieved on September 15, 2007.
  35. Rabideau, Christine L. Multiple pesticide exposure: Immunotoxicty and oxidative stress 2001
  36. Levine, Marvin J. (2007). Pesticides: A Toxic Time Bomb in our Midst. Praeger Publishers. pp. 213-214. ISBN 978-0-275-99127-2. 
  37. U.S. Environmental Protection Agency (December 1999), Spray drift of pesticides. Retrieved on September 15, 2007.
  38. Lockwood AH (December 2000). «Pesticides and parkinsonism: is there an etiological link?». Curr. Opin. Neurol. 13 (6): 687-90. PMID 11148671. doi:10.1097/00019052-200012000-00013. 
  39. a b «Educational and informational strategies to reduce pesticide risks. Council on Scientific Affairs». Preventive Medicine 26 (2): 191-200. 1997-03. ISSN 0091-7435. PMID 9085387. doi:10.1006/pmed.1996.0122. Consultado el 19 de marzo de 2021. 
  40. Miller GT (2004), Sustaining the Earth, 6th edition. Thompson Learning, Inc. Pacific Grove, California. Chapter 9, Pages 211-216.
  41. Jeyaratnam J (1990). «Acute pesticide poisoning: a major global health problem». World Health Stat Q 43 (3): 139-44. PMID 2238694. 
  42. «Secret ties to industry and conflicting interests in cancer research». Am. J. Ind. Med. 50 (3): 227-33. March 2007. PMID 17086516. doi:10.1002/ajim.20357. 
  43. Boseley, Sarah (8 de diciembre de 2006). «Renowned cancer scientist was paid by chemical firm for 20 years». theguardian.com. Consultado el 21 de enero de 2018.