Efecto Caipirinha

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El efecto Caipirinha es una metáfora que se utilizó en los años 1990 para designar a la extensión de la crisis económica que enfrentaba Brasil a otros países del mundo, en especial Argentina.

Historia[editar]

En 1997 Brasil atravesaba una crisis económica bajo el mandato de Fernando Henrique Cardoso. Se caracterizó por la fuga de capitales, caída del nivel de actividad y cuentas públicas en rojo.[1]​ La medida que tomó el gobierno para revertir esta situación fue la devaluación del real con respecto al dólar.

Esta situación generó un efecto sobre la economía argentina que vio caer las exportaciones hacia Brasil, profundizando el declive de la economía. El efecto de la crisis en Brasil sobre la economía Argentina recibió el nombre de efecto Capirinha por parte de la Fundación Capital, denominación que fue luego utilizada por economistas y medios de comunicación.[2]​ Este nombre hace referencia al efecto Tequila, un fenómeno económico causado por la crisis de México de 1994.

Los sectores más afectados de la industria argentina fueron aquellos que dependían del mercado brasileño como automotores, textiles, calzado, lácteos, maquinaria eléctrica, plásticos, frutas frescas y neumáticos.[2]​ La caída en el nivel de actividad tuvo un efecto además sobre la recaudación fiscal y produjo un aumento del déficit a finales de los años 90.

El gobierno argentino, primero bajo la presidencia de Menem (1989-1999) y luego de De la Rúa (1999-2001), tomó la decisión de no devaluar el peso aun bajo este escenario de pérdida de competitividad contra Brasil, lo cual desencadenó la crisis de diciembre de 2001.

Referencias[editar]