Edward Smith

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Edward John Smith»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Edward Smith
Edward J. Smith.jpg
Capitán Edward J. Smith
Información personal
Nacimiento 27 de enero de 1850
Bandera del Reino Unido Stoke-on-Trent, Inglaterra
Fallecimiento 15 de abril de 1912 (62 años)
Bandera de Canadá Océano Atlántico, cerca de Canadá
Causa de muerte Ahogamiento
Nacionalidad Británica
Familia
Cónyuge Sarah Eleanor Pennington (1867-1931)
Hijos Helen Melville Smith (1898-1973)
Información profesional
Ocupación Capitán de barco y marino
Empleador
[editar datos en Wikidata]

Edward John Smith (Hanley, Inglaterra, 27 de enero de 1850océano Atlántico, 15 de abril de 1912) fue un marino británico, principalmente conocido por haber sido capitán y comodoro de la compañía naviera White Star Line y el oficial comandante del RMS Titanic en 1912, en cuyo hundimiento falleció. Criado en una familia de la clase trabajadora, dejó la escuela aún joven para entrar en la marina mercante. Smith consiguió entrar en la White Star Line, una de las principales compañías navieras británicas de la época, tras recibir su certificado de oficial. Rápidamente ascendió en la jerarquía de la compañía y en 1887 fue puesto al mando del Celtic. Comandó posteriormente otros buques, principalmente el Majestic, el cual dirigió durante nueve años.

Gradualmente adquirió una gran popularidad, y ascendió a comodoro de la White Star en 1904, pasando a comandar los mayores navíos de la compañía. Fue sucesivamente capitán del Baltic, del Adriatic y del RMS Olympic. Su carrera fue relativamente tranquila, siendo perturbada sólo por dos misiones de transporte de tropas durante la Segunda Guerra Bóer.

Smith fue situado en 1911 al mando del Olympic, el mayor barco del mundo construido hasta entonces, sin embargo no consiguió evitar una colisión con el crucero HMS Hawke en septiembre de ese año. Al año siguiente fue designado para ser el capitán del Titanic en su viaje inaugural; el navío colisionó con un iceberg en la noche del día 14 de abril y se hundió en el océano Atlántico. Smith murió en el naufragio.

Biografía[editar]

Nacimiento e infancia[editar]

Edward John Smith nació en Hanley, Staffordshire, Inglaterra,[1] el día 27 de enero de 1850, en el seno de una familia muy humilde dedicada a la alfarería y de confesión metodista. Edward John fue el único hijo del matrimonio compuesto por Edward Smith (11 de noviembre de 1804 - 7 de octubre de 1864), alfarero, y Catherine Hancock (1808 - 1893), quienes se casaron el 2 de agosto de 1841 en Shelton, Staffordshire. Creció en un barrio pobre donde pocos de sus habitantes conseguían llevar una carrera profesional de éxito y muchos niños comenzaban a trabajar pronto en las alfarerías.[2] Posteriormente, sus padres se mudaron para abrir una tienda de comestibles.[3]

Su familia, profundamente religiosa, asistía a la iglesia metodista de Etruria en el pequeño pueblo de Hanley. Smith recibió una buena educación en la Etruria British School, sin embargo abandonó la escuela a los trece años de edad[4] para trabajar en la forja de Etruria. Posteriormente, en 1867, se trasladó a Liverpool y se enroló en la marina mercante siguiendo los pasos de su hermanastro Joseph Hancock, capitán de velero, embarcando en varios navíos y trabajando como grumete.[5] [6]

Matrimonio e hijos[editar]

Se casó el 13 de enero de 1887 con Sarah Eleanor Pennington, con quien tuvo una hija el 2 de abril de 1898: Helen Melville Smith (conocida como Mel).[7] La familia vivió en una casa en Southampton que fue posteriormente destruida durante la Segunda Guerra Mundial.[8] Su esposa murió el 29 de abril de 1931, atropellada por un taxi.[9]

Mel perdió a su padre en el océano Atlántico cuando apenas había cumplido 14 años de edad. Mel se casó en dos ocasiones, la primera con John Gilberson (sin hijos), y la segunda con Sidney Ruseell-Cooke en 1922, con quien tuvo dos hijos; Ruseell-Cooke, muerto prematuramente en la primera infancia y Sidney Ruseell Cooke, muerto en marzo de 1944 en acto de servicio en la Segunda Guerra Mundial y sin dejar descendencia.[10]

Carrera[editar]

Primeros años y comienzo en la White Star Line[editar]

Edward Smith c. 1895.

En 1869, Edward Smith embarcó en el Senator Weber, de la compañía A. Gibson & Co., como aprendiz de oficial, consiguiendo su certificado en 1875 y viajando al año siguiente como cuarto oficial del Lizzie Fennell.[8]

Smith fue contratado en 1880 por la White Star Line, comenzando a trabajar como cuarto oficial del Celtic. Enseguida trabajó como oficial en varios navíos en rutas a Australia y Nueva York, hasta conseguir en 1887 su primer mando, el SS Republic.[7] En los años siguientes Smith comandó varios de los navíos de la empresa, entre ellos el SS Britannic, el SS Baltic, el SS Cufic, el SS Republic, el SS Coptic, el SS Adriatic, el SS Runic y el SS Germanic. Con la excepción del Coptic en 1889, el resto de navíos realizaban la ruta transatlántica.[8]

En 1895 asumió el mando del RMS Majestic, ejerciendo como su capitán ininterrumpidamente hasta 1902. Durante la Segunda Guerra Bóer, el Majestic, capitaneado por Smith, fue requisado para realizar dos viajes de transporte de tropas a Ciudad del Cabo, en la Colonia del Cabo.[11] En 1901 tuvo que lidiar con un caso de combustión espontánea en uno de los depósitos de carbón del Majestic, pero el incidente no fue grave. Tal suceso ocurrió otras dos veces en su carrera: primero en el RMS Baltic en 1906 y después en el RMS Titanic en 1912.[12] Todavía como capitán en el Majestic, en 1902 Smith tuvo que realizar maniobras en el navío para evitar colisionar con icebergs.[11] Su navío pasó por una reforma entre 1902 y 1903, por lo que fue transferido temporalmente como capitán al Germanic. Smith retomó el mando del Majestic tras su remodelación y lo capitaneó durante un año más, antes de hacerse comodoro de la White Star.[8]

El RMS Majestic fue el mando más longevo del capitán Smith. Comandó este barco en dos ocasiones durante casi 9 años, primero entre 1895 y 1902, y posteriormente entre 1903 y 1904, antes de ser ascendido a comodoro de la White Star Line.

Comodoro[editar]

El Baltic, primer barco que Smith comandó tras haber sido ascendido a comodoro de la White Star Line.

Ya entonces Smith era el capitán mejor valorado en su línea, muy recomendado y reconocido por personajes de la alta sociedad inglesa. Smith se convirtió en 1904 en comodoro de la White Star Line, lo que suponía que comandaría los mayores navíos de la empresa,[13] siendo cada buque que encargaba la compañía más grande e imponente que el anterior. Su primer mando en tal posición fue el del RMS Baltic, tercer buque de los Cuatro Grandes, durante su viaje inaugural el 29 de junio de 1904.[14]

Tres años después, el 8 de mayo de 1907, asumió el mando del nuevo RMS Adriatic, navío hermano del Baltic,[15] [16] y se hizo muy popular y mediático en la prensa inglesa, dando muchas entrevistas por su carrera sin incidentes hasta entonces y conociéndosele como el capitán más seguro y más experimentado de la White Star Line. Smith hizo una declaración sobre su carrera inmediatamente tras llegar a Nueva York en el viaje inaugural del Adriatic:

No puedo imaginar ninguna condición por la cual un barco actual pueda hundirse, ni puedo concebir que algo vital pueda ocurrirle a este buque. Las construcciones modernas han llegado más allá que eso.[8] [17]

A pesar de ese comentario, Smith tuvo algunos incidentes en su carrera. Al mando del Coptic en 1889, el navío encalló mientras estaba en Río de Janeiro, y veinte años después ocurrió el mismo problema mientras servía en el Adriatic en Nueva York, sin embargo ninguno de esos incidentes tuvieron consecuencias graves.[18]

Durante su periodo en el Adriatic, acabó ganando el sobrenombre de "Rey de la tempestad".[17] Pero de entre sus muchos sobrenombres, el que más se destacó fue "Capitán de los millonarios".

Edward Smith (derecha), junto con el primer oficial William Murdoch, el oficial jefe Joseph Evans y el cuarto oficial David Alexander a bordo del Olympic.

Por su personalidad quieta, reconfortante y tranquila, Smith era muy apreciado en el ambiente marítimo, e hizo que muchos pasajeros ricos crearan una gran afección por él, con algunos incluso prefiriendo no viajar si Smith no se encontraba al mando de la embarcación.[19] Muchos marineros y oficiales compartían la misma opinión y les gustaba mucho trabajar junto a él. Charles Lightoller escribió en sus memorias que el capitán Smith siempre mantenía un tono de voz tranquilo y benevolente, pero aún así cargado de autoridad. Mencionó particularmente la destreza con que Smith maniobraba sus navíos por los canales del puerto de Nueva York.[20] Fue en esa misma época cuando Smith también se convirtió en el marino mejor pagado de su tiempo, con un salario anual de 1.250 libras esterlinas, además de un bonus de doscientas libras por realizar singladuras sin colisiones. En comparación, Henry Wilde, su oficial jefe en el Olympic y en el Titanic, ganaba aproximadamente trescientas libras por año.[19]

Al mando del RMS Olympic[editar]

Tras el Adriatic y sus hermanos, la White Star Line decidió encargar la construcción de una nueva serie de barcos de proporciones nunca antes vistas: la denominada clase Olympic. Como comodoro de la empresa, Smith comandaría cada uno de los nuevos navíos. Asumió el mando del RMS Olympic, primero de los tres barcos planeados, el 21 de junio de 1911 para su viaje inaugural.[17]

Edward J. Smith en el Olympic, en 1911.

El primer accidente grave de la carrera de Smith ocurrió el 20 de septiembre de 1911, cuando el RMS Olympic chocó con un buque de guerra, el HMS Hawke, ocasionándole una perforación apreciable en el casco, en la línea de flotación a popa. El Olympic navegaba por el Solent en la isla de Wight paralelo al HMS Hawke de la Marina Real Británica, cuando viró para el lado de estribor, sorprendiendo al capitán del Hawke y dejándolo sin tiempo hábil para reaccionar.[21] La succión de las hélices del Olympic atrajeron al Hawke, que colisionó por proa con el lado de estribor de la popa del buque de pasajeros, abriendo un enorme agujero en el casco del Olympic, por encima y por debajo de la línea de flotación, permitiendo que dos de sus compartimentos estancos fueran inundados y dañando uno de los ejes de las hélices. El Hawke sufrió daños graves en su proa. Los interrogatorios sobre el accidente colocaron la responsabilidad en el Olympic, sin embargo Smith fue exento de cualquier culpa.[22]

A pesar de los daños, el Olympic consiguió volver por cuenta propia a Southampton.[23] El buque volvió a los astilleros de Harland and Wolff en Belfast para reparaciones. El Titanic tuvo que ser retirado de su dique seco para que su hermano pudiera ser reparado. Parte de los trabajadores también fueron temporalmente transferidos al Olympic, atrasando significativamente el equipamiento del interior del Titanic.[24] El Titanic fue llevado de vuelta a su dique en noviembre, cuando las obras de su hermano fueron concluidas, y los trabajos continuaron al mismo ritmo que anteriormente.

En enero de 1912, el Olympic sufrió un nuevo incidente, debido a la pérdida de una pala de la hélice de estribor y tuvo que retornar de nuevo a los astilleros en Belfast para reparaciones. Nuevamente se retrasó la entrega del Titanic, ya que tuvo que ser sacado del dique seco para dejar sitio al Olympic. Cuando el RMS Olympic fue entregado en marzo, fue amarrado en el muelle de la White Star junto al flamante Titanic. Smith continuó al mando del Olympic hasta el 30 de marzo de 1912, cuando fue sustituido por el capitán Herbert Haddock.[25]

Al mando del RMS Titanic[editar]

Preparativos[editar]

El Titanic en el puerto de Southampton.
El RMS Titanic zarpa para realizar las pruebas en alta mar, el 2 de abril de 1912.

Smith fue transferido a finales de marzo de 1912 al RMS Titanic, navío hermano del Olympic, para su viaje inaugural de Southampton hasta Nueva York. Los años posteriores al naufragio se ha dicho que pretendía jubilarse al final de ese recorrido,[19] [26] pero en realidad no existen pruebas de que esa fuera su intención, y probablemente no había considerado la jubilación hasta entonces.[27] Además de eso, un artículo publicado el 19 de abril en un periódico de Halifax decía que la White Star Line quería que Smith quedara al mando del Titanic hasta el lanzamiento del tercer barco de la clase Olympic: el HMHS Britannic.[8] [28]

El 31 de marzo de 1912, Smith llegó a puerto a bordo del RMS Olympic. Al fondear en el muelle, en ese momento pudo contemplar el nuevo transatlántico recién terminado, el Titanic, que estaba al otro lado del muelle. El capitán asumió el mando del nuevo navío el 1 de abril de 1912 para sus pruebas marítimas cerca de Belfast, Irlanda. El mal tiempo obligó a que las pruebas fueran aplazadas para el día siguiente, y reducidas a fin de que el barco pudiera ser comisionado.[29] Aun así, se realizaron las principales pruebas,[30] y el 2 de abril, después de extensas maniobras en el mar, el Titanic fue oficialmente aprobado para el servicio de pasajeros y la embarcación partió hacia Southampton, llegando en la noche del día 3 a 4 de abril, para abastecerse y recibir a la nueva tripulación. El Titanic tenía previsto zarpar al mediodía del 10 de abril de 1912.[31]

Smith se despidió de su esposa y de su hija por última vez en la mañana del 10 de abril, yendo hasta el puerto en un taxi.[19] Llegó a las 8h e inspeccionó la tripulación antes de la partida.[32] El capitán entonces fue al puente de mando y comenzó a trabajar con el timonel George Bowyer en las maniobras para salir del puerto.[33]

Viaje[editar]

Smith junto con el sobrecargo Hugh McElroy a bordo del Titanic, el 11 de abril de 1912.

El 10 de abril, justo al mediodía, el RMS Titanic toca el silbato, Smith ordena soltar amarras y los remolcadores ayudan al gigantesco navío a colocarse en posición en el canal. Smith y sus oficiales están atentos en el puente a las maniobras del buque. Una nueva colisión fue evitada mientras el Titanic dejaba Southampton. Al salir del puerto, el RMS Titanic usando ya sus hélices y debido a la gran cantidad de agua desplazada por el casco, hizo soltar las amarras que unían al transatlántico SS City of New York al muelle, atrayéndolo peligrosamente. Smith ordenó dar marcha atrás y un remolcador, que afortunadamente se encontraba cerca, ayudó y logró que el pequeño buque de pasajeros no chocase contra el costado de babor del enorme transatlántico.[34]

Superado el incidente, el RMS Titanic enfiló al puerto de Cherburgo, donde arribó al atardecer del 10 de abril. El transbordador SS Nomadic le transfiere las sacas de correos y más pasajeros, algunos de ellos notables como John Jacob Astor IV y Molly Brown, pero preferentemente de segunda y tercera clase. Posteriormente zarpa hacia Queenstown, Irlanda, llegando alrededor del mediodía siguiente. Un pasajero al bajar al transbordador tomó la última instantánea de Smith en vida y su barco en este lapso de tiempo. Embarcó y desembarcó pasajeros y correo y luego zarpó con 2.254 personas a bordo rumbo a Nueva York.

Los primeros días del viaje del RMS Titanic transcurrieron sin incidentes. Como capitán del navío, Smith no necesitaba cumplir ningún horario específico de servicio, al contrario de sus oficiales. Sin embargo, siempre debía estar presente en el puente en caso de mal tiempo.[35] Tenía su propia suite, localizada cerca del puente de mando, además de un asistente enteramente para su uso personal. Se trataba de James Arthur Paintin de 29 años, que servía con Smith desde el Adriatic.[36]

Sin embargo, el 12 de abril el Titanic comenzó a recibir en la sala de telegrafía mensajes que anunciaban grandes concentraciones de hielo en la ruta. Smith fue informado de al menos seis mensajes del mismo tenor. La ruta seguida por el Titanic aparentemente interceptaba la zona de los témpanos. En dicha zona del Gran Banco de Terranova se encontraba la llamada esquina, donde el barco debía cambiar de rumbo hacia Nueva York. Smith, teniendo en cuenta el peligro latente, ordenó desviar la ruta unas 16 millas náuticas (30 km) más al sur para bordear la zona de peligro.

El 14 de abril, otro informe del Caronia, recibido por la mañana, señaló algunos icebergs en las coordenadas 42°N, 49°W y 51°W.[37] Por la tarde, tres buques más, el Baltic, el Amerika y el Noordam informaron sobre icebergs en la misma zona.[38]

Durante ese mismo día, el telégrafo Marconi del Titanic sufrió una avería y estuvo inoperativo durante varias horas, lo que obligó a los operadores Jack Phillips y Harold Bride a emplear buena parte del día en su reparación. Cuando al fin lo repararon, los partes de icebergs se acumularon, y los pasajeros deseaban además enviar sus mensajes, así que la presión era fuerte y por ende el humor del operador Phillips empeoró. Al atardecer, el Titanic alcanzó la zona donde debería haber cambiado su rumbo y enfiló nuevamente a 10 millas más al sur de la ruta normal. El Titanic se sumergió en las penumbras nocturnas en torno a las 19:15 h en un tiempo con ventiscas heladas que obligó a cerrar las ventanas de la cubierta B. Más o menos a la misma hora, el SS Californian, un barco de carga y pasajeros que había zarpado desde Liverpool el 5 de abril y se encontraba ahora en la misma zona del Titanic, se había detenido por precaución debido a un vasto campo de hielos y témpanos.

Durante la noche, Smith fue invitado por el pasajero George Widener a una cena en su homenaje en el restaurante a la carta de la cubierta B, donde se reunió con un grupo de prominentes pasajeros de primera clase. Se encontraban George y Eleanor Widener, el hijo de ellos, Harry, y las familias Thayer y Carter. En la misma mesa estaba también Archibald Butt, asesor de los presidentes Theodore Roosevelt y William Howard Taft.[39] Concluida la cena, Smith bajó al salón de fumadores de la primera clase para continuar la velada, costumbre muy común en la sociedad inglesa. El Titanic navegaba ahora por aguas muy tranquilas, casi sin oleaje.[40] Las luces del gran barco se reflejaban sobre la superficie del agua, que era un vasto espejo de color negro. Cerca de las 21:00 h, Smith apareció en el puente, donde se encontraba de guardia el segundo oficial Charles Lightoller, y comentaron acerca del frío imperante. Lightoller también le habló del estado del mar y Smith afirmó que nunca había visto el mar en esas condiciones. Lightoller le hizo ver que en esas condiciones de mar, el avistamiento de icebergs resultaría más difícil, a lo que Smith replicó que confiaba en que gracias al cielo estrellado el hielo fuese avistado a tiempo, y ordenó de todos modos redoblar la guardia en las cofas. A las 21:20, Smith dijo antes de retirarse a su camarote, que ante cualquier duda se le llamase de inmediato.[41]

A las 22:00, Lightoller fue relevado por el primer oficial William Murdoch y le fueron retransmitidas las instrucciones del capitán. A las 22:30 horas, Cyril Evans, radiotelegrafista del SS Californian, quiso informar al RMS Titanic de su presencia, pero Phillips irritado le ordenó callar el informe del Californian, que iba a dar cuenta exacta de un gran iceberg en la ruta del Titanic. Además, Phillips no entregó los partes acumulados al puente. El operador Marconi del Californian, frustrado, no intentó comunicarse más con el Titanic y a eso de las 22:45 h apagó el equipo y se retiró a dormir. A las 23:10 h, el RMS Titanic se hizo visible en el horizonte visual de quienes estaban de guardia en el SS Californian; tanto Groves como el capitán Stanley Lord confirmaron que se trataba del nuevo RMS Titanic.

Naufragio[editar]

Ilustración del naufragio del Titanic, por Willy Stöwer (1912).

A las 23:39 h, la guardia de la cofa divisó un iceberg al frente, justo a proa. El primer oficial Murdoch ordenó un viraje cerrado a babor, ordenó por telégrafo a la sala de máquinas dar «Alto» (esta operación quita algo de maniobrabilidad al viraje, reduciendo la presión a dicho viraje, pero permite disminuir la velocidad del impacto). A las 23:40 h la proa del barco esquivó el iceberg por estrecho margen, pero pasó por el costado y dobló algunas planchas, abriendo brechas en el casco, bajo la línea de flotación a estribor. El barco empezaba a inundarse.

Smith no se encontraba en el puente de mando durante la colisión con el iceberg. El temblor del impacto fue leve, pero sin embargo se sintió lo suficiente para llamar su atención.[42] Rápidamente, Smith se dirigió al puente, donde el primer oficial Murdoch le informó sobre la situación, ordenando enseguida que las puertas estancas fueran cerradas, algo que ya había hecho. Smith, Murdoch y el cuarto oficial Joseph Boxhall fueron entonces a la pasarela de estribor para intentar ver el iceberg, vanamente, y entonces el capitán ordenó que Boxhall investigara los daños.[43] Minutos después fue informado de que el navío estaba haciendo agua, mandando llamar a Thomas Andrews, el constructor del barco, para que pudiera inspeccionar con más detalle los compartimentos inferiores.[44] Tras su inspección, Andrews informó de que los daños eran muy graves: los primeros cinco compartimentos estancos del barco estaban abiertos al mar. Andrews predijo que la embarcación se hundiría irremediablemente en menos de dos horas, por lo que aconsejó su evacuación inmediata.[45]

El capitán enseguida ordenó que se iniciaran los preparativos para botar los botes salvavidas.[46] Acudió al cuarto de radiotelegrafía, donde se encontraban los operadores Harold Bride y Jack Phillips y ordenó que se prepararan para el envío de la señal de socorro (CQD).[47] [48] Poco después, Bride sugirió que Phillips usara la nueva señal de socorro SOS, por lo que pasaron a alternar las dos señales en sus peticiones de ayuda.[49] El navío más próximo a responder los llamados fue el RMS Carpathia de la Cunard Line, que estimó que tardaría unas cuatro horas en alcanzar la posición del Titanic; Bride informó a Smith, que sólo respondió «Gracias».[50]

Poco tiempo después, Smith comenzó a comprender la enormidad del desastre que estaba a punto de ocurrir, ya que no había botes salvavidas suficientes para todo el pasaje. Aparentemente quedó paralizado por la indecisión. Tras la preparación de los botes, el capitán no dio ninguna orden para la evacuación, tampoco dio órdenes directas a sus oficiales para que llenasen los botes, y no compartió informaciones cruciales, dando algunas veces órdenes ambiguas o impracticables. Incluso algunos de sus compañeros oficiales estuvieron durante buena parte del tiempo sin saber de la seriedad de la colisión: Boxhall sólo descubrió que el Titanic se hundiría alrededor de la 1:15 h, casi una hora antes de que el Titanic se hundiera por completo,[51] mientras que un poco antes el contramaestre George Rowe llegó a telefonear al puente preguntando por qué los botes salvavidas habían sido botados al mar.[52]

No obstante, Smith ordenó aproximadamente a la misma hora que se trajeran los cohetes de emergencia desde la popa y se comenzaran a lanzar. El SS Californian estaba aproximadamente a 10 millas (18 km) del lugar, y algunos oficiales del Titanic creyeron ver señales luminosas desde éste, albergando la esperanza de que el navío respondiera a las luces de respuesta, pero no sucedió nada. En efecto, desde el Californian se observaron los fogonazos blancos, pero el capitán Stanley Lord, ya acostado en su camarote, pensó que eran señales de la compañía y no mostró mayor interés.

Smith no participó activamente de las operaciones de evacuación, delegando la autoridad en el lanzamiento de los botes en Murdoch y el segundo oficial Lightoller.[53] Aún así, tras recuperarse aparentemente de su indecisión, intentó auxiliar en la evacuación. La superviviente Ella White dijo durante los interrogatorios de la posterior comisión de investigación sobre el naufragio que vio al capitán ir hasta la escalinata principal para pedir a los pasajeros que acudieran a los botes,[54] mientras Arthur Godfrey Peuchen afirmó que «estaba haciendo todo lo que podía para llevar a las mujeres a los botes y que fueran botados apropiadamente».[55]

Muchos otros sobrevivientes afirmaron que Smith nunca demostró nerviosismo o algún descontrol de la situación. A la 1:45 a. m., con el castillo de proa ya sumergido, la mayor parte de los botes salvavidas se encontraban ya en el agua y Smith, al percatarse de que casi la mayoría no estaban ocupados en su totalidad, comenzó a llamarlos mediante un megáfono para lograr su retorno y embarcar a más pasajeros. No hubo respuesta, ya que en los botes tanto tripulantes como pasajeros temieron que el pánico cundiese y los botes se hundieran o fueran succionados. El pasajero Robert Williams Daniel comentó acerca de las acciones del capitán: «El capitán Smith fue el mayor héroe que yo vi. Permaneció en el puente y gritó por un megáfono, intentando ser oído».[56]

Smith aún estaba ocupado durante los minutos finales del Titanic liberando a la tripulación de sus funciones. A las 2:05 a. m. de la madrugada del día 15 de abril, fue de nuevo a la sala de radiotelegrafía para liberar a Bride y Phillips de sus servicios. Los dos aun así continuaron enviando señales de socorro durante diez minutos más.[53] El capitán Smith realizó un último paseo por la cubierta de botes, diciendo a los miembros de la tripulación: «Ahora cada hombre por sí mismo».[57] A las 2:10 a. m., el mayordomo Edward Brown dijo haber visto al capitán acercándose con un megáfono en la mano diciendo: «Bien chicos, procurad lo mejor para las mujeres y niños, y sálvese quien pueda». Entonces vio al capitán caminar hacia el puente solo.[58] Éste fue el último testimonio fiable que aseguró haber visto a Smith. Unos minutos más tarde, el tripulante Samuel Hemming encontró el puente aparentemente vacío.[59] Cinco minutos después, a las 2:20 a. m., el barco desapareció bajo las olas. Smith pereció aquella noche junto a otras 1.500 personas, y su cuerpo nunca fue recuperado.

Muerte[editar]

No está claro cómo murió el capitán Smith, pero lo más probable es que falleciera ahogado en el puente de mando o saltara al agua desde una posición cercana al puente en los últimos momentos del hundimiento. En la imagen se puede ver el interior del puente del Olympic, muy similar en todos los aspectos al del Titanic.

Existen versiones contradictorias acerca de los últimos momentos y la muerte del capitán Edward Smith. Algunos supervivientes[60] [61] dijeron que alrededor de las 2:10 a. m., cuando el agua llegaba a la cubierta de botes del barco, Smith se dirigió hacia el puente a la espera de su destino, muriendo mientras era engullido por el agua aferrándose a la rueda del timón de la nave, aunque otros tripulantes sobrevivientes negaron rotundamente este rumor.

El New York Herald, en su edición del 19 de abril de 1912[62] citaba al pasajero de primera clase Robert Williams Daniel,[63] [64] que saltó de la popa inmediatamente antes de que el barco se hundiera, que habría dicho que vio al capitán Smith ahogarse en el puente: «Vi al capitán Smith en el puente. Mis ojos estaban clavados en él. La cubierta desde la que había saltado estaba ya bajo el agua. El agua trepaba lentamente, y llegaba ya al suelo del puente. Después llegó al pecho del capitán. No lo vi más. Murió como un héroe».[64] El propio capitán Smith había realizado previamente declaraciones apuntando a que se hundiría con su barco en caso de tener que afrontar un desastre. Un amigo de Smith, el doctor Williams, preguntó al capitán qué ocurriría si el Adriatic embarrancara en el hielo y fuera gravemente dañado. «Algunos de nosotros se irían al fondo con el barco», esa fue la respuesta de Smith. Un amigo de la infancia, William Jones dijo: «Ted Smith murió justo como le hubiera gustado. Permanecer en el puente de su barco y hundirse con él era característico de todas sus acciones de cuando éramos unos chavales».[65] Debido a estos testimonios, ésta ha sido la imagen de Smith que ha permanecido como un icono a lo largo del tiempo, y que se ha perpetuado en las películas que se han rodado acerca de la catástrofe.

Mientras se encontraba alrededor del bote plegable B, Harold Bride afirmó haber visto al capitán Smith[66] zambullirse en el mar desde el puente justo cuando el bote cayó a la cubierta desde su posición encima del techo del cuarto de los oficiales, una historia que fue corroborada por la pasajera de primera clase Eleanor Widener, que se encontraba en el bote salvavidas nº 4 (el más cercano al barco en aquel momento).[67] También el pasajero de segunda clase William John Mellors, que sobrevivió a bordo del bote plegable B, afirmó que Smith saltó del puente.[68] Sin embargo, el autor Tim Maltin afirma que los testigos «podrían estar confundiendo al oficial que vieron saltando desde el puente con el segundo oficial Charles Lightoller, que también fue visto saltando en este momento».[69]

Algunos testimonios afirmaron que Smith pudo haber sido visto en el agua cerca del bote plegable B, que volcó tras su caída a la cubierta desde el techo del cuarto de oficiales y se alejó del barco con supervivientes. El coronel Archibald Gracie informó que un nadador desconocido llegó cerca del masificado bote, y que alguien a bordo le dijo: «Mantente agarrado, compañero. Uno más a bordo y nos hundiremos todos»; con una voz potente, el nadador respondió: «De acuerdo chicos. Buena suerte y que Dios os bendiga».[70] Gracie no vio a este hombre, ni fue capaz de identificarlo, pero algunos supervivientes posteriormente afirmaron haberlo reconocido como Smith.[71] [72] Otro hombre (o posiblemente el mismo) jamás pidió subirse a bordo del bote, sino que en su lugar saludó a sus ocupantes diciendo «¡Buenos chicos! ¡Buenos compañeros!» con «la voz de la autoridad».[73] Uno de los supervivientes del bote plegable B, el fogonero Walter Hurst, supuestamente trató de alcanzarlo con un remo, pero el creciente oleaje lo alejó antes de que pudiera alcanzarlo.[73] Hurst afirmó que estaba seguro de que se trataba de Smith.[73] Algunos de estos testimonios también describen a Smith llevando un bebé al bote. Harry Senior, uno de los fogoneros del Titanic, y el pasajero de segunda clase Charles Eugene Williams, ambos supervivientes en el bote plegable B, supuestamente afirmaron que Smith [68] nadó con un niño en sus brazos hasta el bote, y se lo entregó a uno de sus ocupantes, tras lo cual aparentemente nadó de vuelta al buque, que se hundía rápidamente. El testimonio de Williams difiere ligeramente, afirmando que, después de que Smith entregara al niño, preguntó qué había sido del primer oficial Murdoch. Tras enterarse de su muerte, Smith «se alejó del bote, se quitó su chaleco salvavidas y se perdió de vista hundiéndose. No regresó a la superficie». Todos estos testimonios son casi con seguridad apócrifos, de acuerdo a los historiadores del documental Titanic: Death of a Dream. Lightoller, que sobrevivió a bordo del bote plegable B, no reportó haber visto a Smith en el agua o que este hubiera entregado un bebé. Tampoco había manera de que los supervivientes del bote hubieran sido capaces de comprobar la identidad de algún sujeto en unas condiciones tan escasamente iluminadas y circunstancias tan caóticas. Se trata más bien de un tipo de pensamiento ilusorio.[74] El destino del capitán Smith probablemente no podrá conocerse nunca.

Durante muchos años, también han existido testimonios contradictorios acerca de las últimas palabras de Smith. Los informes de prensa de la época afirmaron que, cuando comenzó el hundimiento final del barco, Smith aconsejó a aquellos a bordo «¡Sed británicos chicos, sed británicos!» Aunque se ha incluido esta frase en uno de los monumentos dedicados a su memoria, y se muestra también en la película de televisión de 1996, se trató de un mito popularizado por la prensa británica en aquel momento; Smith era un experimentado y cosmopolita capitán de transatlánticos, un hombre sofisticado. Si hubiera estado tentado de utilizar este tipo de sentencias jingoístas, ciertamente no hubiera sido tan popular entre los estadounidenses y canadienses prominentes que preferían viajar en los barcos que capitaneaba, y cenar con él a bordo. Si hubiera dicho estas palabras, seguramente las hubiera dicho a la tripulación, pero ninguno de los tripulantes supervivientes afirmó tal cosa. Dado que el testimonio de Brown, según el cual Smith dio órdenes antes de caminar hacia el puente, constituye el último testimonio fiable de la última vez que alguien vio a Smith con vida, sus últimas palabras hubieran sido simplemente: «Bien chicos, procurad lo mejor para las mujeres y niños, y sálvese quien pueda».[69]

Legado[editar]

Estatua del capitán Edward J. Smith en Lichfield, por Kathleen Scott.
Estatua de Smith en Lichfield.

La muerte de Smith despertó una gran conmoción en la prensa, siendo representado como el capitán que permaneció ejerciendo sus funciones hasta el final.[75] Sus supuestas palabras "Sean británicos" fueron mencionadas en varios artículos.[76]

Se llevó a cabo un primer homenaje al capitán ya en abril de 1912, por el museo Madame Tussauds de Londres, con la exhibición de una estatua de cera.[77] El año siguiente surgió la idea de homenajear a Smith con un monumento en Lichfield en el condado de Staffordshire. De entre aquellos que analizaron la propuesta estaba William Pirrie, presidente de los astilleros de Harland and Wolff. Se erigió un monumento de bronce que honra su memoria. La estatua, esculpida por Kathleen Scott, fue inaugurada en Beacon Park, Lichfield el 29 de julio de 1914 por su hija Mel.[13] La placa tiene la siguiente inscripción:

Comandante Edward John Smith, nacido el 27 de enero de 1850, muerto el 15 de abril de 1912.- De sus conciudadanos en memoria y ejemplo de un gran corazón, una vida valiente y una muerte heroica- Sed británicos.[7]

Una placa conmemorativa también está presente en la escuela en que el capitán estudió en Hanley.[78]

Sin embargo, el legado de Smith no es totalmente positivo. Algunos lo acusaron de ceder a las peticiones de Joseph Bruce Ismay, presidente de la White Star Line, para aumentar la velocidad del Titanic. Esas acusaciones provenían de algunos supervivientes, como Arthur Godfrey Peuchen, que afirmó: "J. Bruce Ismay era conocedor de la presencia de los icebergs, pero deliberadamente 'arriesgó', por razones que mejor puede explicar" y que dos horas antes de la colisión "Ismay y el capitán Smith participaron de una cena en la primera clase".[79] A pesar de no estar demostrada, la idea de que Smith aceleró el navío para llegar más rápido a Nueva York se difundió con rapidez.[80] Se afirmó también en otras ocasiones que quería terminar su carrera a lo grande y ganar la condecoración de la Blue Riband en su último viaje. Esta última leyenda es completamente falsa, ya que el Titanic no tenía potencia ni velocidad suficientes para batir el récord que en la época pertenecía al Mauretania.[81]

Cine[editar]

Como oficial comandante del Titanic, Smith fue representado en varias películas sobre el naufragio. La primera película en que apareció fue la alemana In Nacht und Eis, publicada ya en 1912, donde no es mencionado por su nombre y el actor que lo interpreta nunca fue acreditado; la película muestra al capitán muriendo ahogado durante el naufragio.[82] Su primera aparición por su nombre fue en Titanic de 1943, siendo interpretado por Otto Wernicke;[83] Smith es representado en dicha obra de propaganda nazi como un cobarde totalmente dedicado a Ismay, queriendo llegar a Nueva York lo más rápido posible y a cualquier precio.[84] En La última noche del Titanic de 1958 fue interpretado por Laurence Naismith;[83] la película fue realizada a partir de relatos de testigos y es bastante fiel a los hechos.[85] Ya en la película Titanic de 1997, Smith fue interpretado por Bernard Hill;[83] en ella también se muestra a Smith como un capitán influenciado por Ismay, empeñado en acelerar el navío, y que acaba muriendo en el puente de mando sin intentar salvar su vida.[86]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Plaque for Titanic captain's house in Stoke-on-Trent». BBC News. 20 de marzo de 2012. Consultado el 26 de marzo de 2012. 
  2. Cooper, 1992, p. 30
  3. «Captain Edward John Smith». Encyclopedia Titanica. Consultado el 22 de julio de 2015. 
  4. Ticehurst, Brian J. (5 de mayo de 2009). «E.J. The Story of Edward J. Smith. Captain of the Titanic». Encyclopedia Titanica. Consultado el 22 de julio de 2015. 
  5. Piouffre, 2009, p. 10
  6. Emma Kasprzak (15 de marzo de 2012). «Titanic: Captain Edward John Smith's legacy». BBC News. Consultado el 15 de abril de 2012. 
  7. a b c «Captain Edward John Smith of the Titanic». Titanic-Titanic.com. Consultado el 23 de julio de 2015. 
  8. a b c d e f Eaton, John P. (23 de agosto de 2005). «A Captain's Career». Encyclopedia Titanica. Consultado el 22 de julio de 2015. 
  9. Encyclopedia Titanica (30 de abril de 1931). «Widow of Titanic's Commander Is Dead». The New York Times. Consultado el 23 de julio de 2015. 
  10. Helen Melville SMITH. Enchantedfamily.com.
  11. a b «SS Majestic (1st)». Titanic and Other White Star Line Ships. Consultado el 23 de julio de 2015. 
  12. Piouffre, 2009, p. 81
  13. a b Biografía del capitán Edward John Smith (en inglés). Encyclopedia Titanica.
  14. «R.M.S. Baltic (II)». Great Ships. Consultado el 23 de julio de 2015. 
  15. «R.M.S. Adriatic (II)». Great Ships (en inglés). Consultado el 23 de julio de 2015. 
  16. The New York Times (17 de mayo de 1907). Encyclopedia Titanica, ed. «The Biggest Liner is Now in Port» (en inglés). 
  17. a b c Chirnside, 2004, p. 46
  18. The New York Times (5 de noviembre de 1909). Encyclopedia Titanica, ed. «Adriatic Got on a Mud Bank» (en inglés). 
  19. a b c d Brewster & Coulter, 1999, p. 16
  20. Charles Lightoller. «Titanic and Other Ships by Charles Herbert Lightoller – Chapter 30: Loss of the "Titanic"». Titanic-Titanic.com (en inglés). Consultado el 23 de julio de 2015. 
  21. Marriott, Leo (1997). PRC Publishing Ltd., ed. Titanic. ISBN 1-85648-433-5. 
  22. Chirnside, 2004, p. 76
  23. Piouffre, 2009, p. 70
  24. Chirnside, 2004, p. 71
  25. Chirnside, 2004, p. 77
  26. Masson, 1998, p. 42
  27. Piouffre, 2009, p. 85
  28. «The Captain». Titanic: A Voyage of Discovery (en inglés). Archivado desde el original el 2010. Consultado el 23 de julio de 2015. 
  29. Piouffre, 2009, p. 74
  30. Piouffre, 2009, pp. 76–79
  31. Chirnside, 2004, p. 136
  32. Piouffre, 2009, pp. 89–90
  33. Piouffre, 2009, p. 98
  34. Brewster & Coulter, 1999, p. 22
  35. Piouffre, 2009, p. 126
  36. «Mr James Arthur Paintin». Encyclopedia Titanica (en inglés). Consultado el 23 de julio de 2015. 
  37. Question n°23 «Was Titanic warned about the icebergs in the area ?» (en inglés). RMS. Titanic, Inc. Consultado el 17 de diciembre de 2009. 
  38. Le Site du Titanic. «Les avis de glace» (en francés). Consultado el 17 de diciembre de 2009. 
  39. Brewster & Coulter, 1999, p. 40
  40. Piouffre, 2009, p. 135
  41. Chirnside, 2004, p. 151
  42. Brewster & Coulter, 1999, p. 42
  43. Piouffre, 2009, pp. 141–142
  44. Brewster & Coulter, 1999, p. 44
  45. Chirnside, 2004, p. 159
  46. Piouffre, 2009, pp. 143–144
  47. Piouffre, 2009, p. 144
  48. Masson, 1998, p. 58
  49. Piouffre, 2009, pp. 154–155
  50. Masson, 1998, p. 68
  51. Butler, Daniel Allen (1998. pp 250–252). Stackpole Books, ed. Unsinkable: The Full Story of RMS Titanic (en inglés). ISBN 978-0-8117-1814-1. 
  52. Bartlett, W.B. (2011). Amberley Publishing, ed. Titanic: 9 Hours to Hell, the Survivors' Story. p. 106. ISBN 978-1-4456-0482-4. 
  53. a b Piouffre, 2009, p. 156
  54. «United States Senate Inquiry Day 12: Testimony of Mrs. J. Stuart White». Titanic Inquiry Project (en inglés). Consultado el 23 de julio de 2015. 
  55. «United States Senate Inquiry Day 4: Testimony of Arthur G. Peuchen». Titanic Inquiry Project (en inglés). Consultado el 24 de julio de 2015. 
  56. «Robert Williams Daniel: First Class Passanger». The Life and Mystery of First Officer William Murdoch (en inglés). Consultado el 24 de julio de 2015. 
  57. Butler, Daniel Allen (1998). Unsinkable: The Full Story of RMS Titanic (en inglés). Mechanicsburg, PA: Stackpole Books. p. 130. ISBN 978-0-8117-1814-1. 
  58. «British Wreck Commissioner's Inquiry Day 9: Testimony of Edward Brown». Titanic Inquiry Project (en inglés). Consultado el 24 de julio de 2015. 
  59. Testimonio de Samuel Hemming en la comisión de investigación (en inglés).
  60. Ballard, pp. 40–41
  61. Mark Chirnside, 2004, p. 177
  62. Capt. Smith ended life when Titanic began to founder (en inglés). Washington Times, 19 de abril de 1912, en Encyclopedia Titanica.
  63. Bartlett, 2011, p. 224.
  64. a b Spignesi, Stephen (2012). The Titanic for Dummies. John Wiley & Sons. p. 207. Consultado el 6 de noviembre de 2012. 
  65. On a Sea of Glass: The Life & Loss of the RMS Titanic", por Tad Fitch, J. Kent Layton y Bill Wormstedt. Amberley Books, marzo de 2012. pp 329-334
  66. Testimony of Harold Bride at the US Inquiry
  67. Mrs Eleanor Widener, first class passenger
  68. a b Shots in the dark (en inglés)
  69. a b 101 Things You Thought You Knew about the Titanic - But Didn't!
  70. The Truth About the Titanic
  71. Cries in the Night
  72. Captain Edward John Smith
  73. a b c A Night to Remember
  74. Charles Eugene Williams, second class passenger
  75. Highland News (20 de abril de 1912). Encyclopedia Titanica, ed. «Captain Goes Down With Ship». 
  76. Worcester Evening Gazette (20 de abril de 1912). Encyclopedia Titanica, ed. «Be British, My Men Capt. Smith's Order». 
  77. Daily Express (27 de abril de 1912). Encyclopedia Titanica, ed. «Captain Smith and Signor Marconi dummies». 
  78. «Le Commandant Smith». Le Site du Titanic. Consultado el 24 de julio de 2015. 
  79. Washington Herald (21 de abril de 1912). Encyclopedia Titanica, ed. «Peuchen Comes Back at Ismay». 
  80. Piouffre, 2009, p. 9
  81. Masson, 1998, p. 178
  82. Misu, Mime (director). In Nacht und Eis. Alemania, 1912.
  83. a b c «Captain Edward J. Smith». Internet Movie Database. Consultado el 24 de julio de 2015. 
  84. Masson, 1998, p. 189
  85. Masson, 1998, p. 19
  86. James Cameron (director). Titanic. Estados Unidos: Paramount Pictures & 20th Century Fox, 1997.

Bibliografía[editar]

  • Brewster, Hugh; Coulter, Laurie (1999). Glénat, ed. Tout ce que vous avez toujours voulu savoir sur le Titanic. ISBN 2723428826. 
  • Chirnside, Mark (2004). Tempus, ed. The ‘Olympic’ Class Ships: Olympic, Titanic & Britannic. ISBN 0-7524-2868-3. 
  • Cooper, Gary (1992). Witan Books, ed. The Man Who Sank the Titanic?: The Life and Times of Captain Edward J. Smith. ISBN 0950898171. 
  • Masson, Phillipe (1998). Tallandier, ed. Le Drame du Titanic. ISBN 9782266085199. 
  • Piouffre, Gérard (2009). Larousse, ed. Le Titanic ne répond plus. ISBN 9782035841964. 

Bibliografía adicional[editar]

  • Cooper, G.J. (2011). The History Press Ltd, ed. Titanic Captain: The Life of Edward John Smith. ISBN 978-0-7524-6072-7. 

Enlaces externos[editar]