Edward G. Robinson

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Edward G. Robinson
Edward g robinson.jpg
Foto publicitaria.
Información personal
Nombre de nacimiento Emanuel Goldenberg
Nacimiento 12 de diciembre de 1893
Bandera de Rumania Bucarest (Reino de Rumania, Imperio austrohúngaro)
Fallecimiento 26 de enero de 1973
(79 años)
Bandera de Estados Unidos Hollywood, California, Estados Unidos
Causa de muerte Cáncer de vejiga Ver y modificar los datos en Wikidata
Sepultura Cementerio Beth, Ridgewood, Queens
Nacionalidad Estadounidense y rumana
Familia
Cónyuge Gladys Lloyd Robinson Ver y modificar los datos en Wikidata
Hijos 1 Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado en
Información profesional
Ocupación Actor
Años activo desde 1913
Empleador Warner Bros. Ver y modificar los datos en Wikidata
Género Wéstern Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político Partido Demócrata Ver y modificar los datos en Wikidata
Premios artísticos
Festival de Cannes Mejor interpretación masculina
1949 House of Strangers
Distinciones

Edward G. Robinson o Edward Goldenberg Robinson (en yídico, עמנואל גאָלדנבערג: Emanuel Goldenberg; Bucarest, 12 de diciembre de 1893-Los Ángeles, 26 de enero de 1973) fue un actor estadounidense de origen rumano que trabajó en el teatro y en el cine en la Edad de Oro de Hollywood. Apareció en 30 obras de Broadway y más de 100 películas durante una carrera de 50 años y es mejor recordado por sus papeles de tipo duro como gánsters en películas como Little Caesar y Key Largo. Durante su carrera, Robinson recibió el Premio del Festival de Cine de Cannes al Mejor Actor por su actuación en House of Strangers. Durante las décadas de 1930 y 1940, fue un abierto crítico público del fascismo y el nazismo que estaban cobrando fuerza en Europa en los años previos a la Segunda Guerra Mundial. Su activismo incluyó la contribución de más de $250,000 a más de 850 organizaciones involucradas en el alivio de la guerra, junto con contribuciones a grupos culturales, educativos y religiosos. Durante la década de 1950, fue llamado a testificar ante el Comité de Actividades Antiamericanas de la Cámara durante el Terror Rojo, pero fue absuelto de cualquier participación comunista deliberada cuando afirmó que fue "engañado" por varias personas a las que nombró (incluidos guionista Dalton Trumbo, según el registro oficial del Congreso, "Infiltración comunista en la industria cinematográfica de Hollywood"). Como resultado de la investigación, se encontró en la lista gris de Hollywood, personas que estaban en la lista negra de Hollywood mantenida por los principales estudios, pero que podían encontrar trabajo en estudios de cine menores en lo que se llamaba Poverty Row.

Los papeles de Robinson incluyeron un investigador de seguros en la película negra Double Indemnity, Dathan (el adversario de Moisés) en The Ten Commandments y su actuación final en la historia de ciencia ficción Soylent Green. Robinson recibió un Premio Honorario de la Academia por su trabajo en la industria del cine, que fue otorgado dos meses después de su muerte en 1973. Ocupa el puesto número 24 en la lista del American Film Institute de las 25 estrellas masculinas más grandes del cine clásico estadounidense. Múltiples críticos de cine y medios de comunicación lo han citado como uno de los mejores actores que nunca recibío una nominación al Premio de la Academia.

Biografía[editar]

De familia judía, durante su infancia vivió en una comunidad yiddish. En 1903, emigró a Nueva York con su familia, que se instaló en el East End. No pudo tener sus estudios, pero estaba decidido a convertirse en rabino o abogado. Consiguió una beca para entrar en la Academia Americana de Artes Dramáticas, donde transformaría su nombre por el de Edward G. Robinson.

Comenzó su carrera como suplente en 1913 e hizo su debut en Broadway en 1915, donde entre otras obras interpreta El hombre del destino, de George Bernard Shaw. Su primer papel en el cine fue un papel secundario en 1916. En 1923 debutaba como E. G. Robinson en The Bright Shawl. Pero la interpretación que le lanzaría a la fama sería la de Rico Bandello en Little Caesar de Mervyn LeRoy lo que le llevaría a ser el hombre duro de la década de los 30. Así, Robinson pasó de hacer tres películas al año a hacer más de 14 en los dos años siguientes. Durante esa época se casa con la actriz Gladys Lloyd en 1927 con la que tiene un hijo, Manny Robinson (1933-1974).

Durante los años 40 y después de una buena actuación en Dr. Ehrlich's Magic Bullet (1940), su perfil encajaría con el de dramas psicológicos como el de Perdición (1944) de Billy Wilder o La mujer del cuadro (1945) y Perversidad (1945) de Fritz Lang. Pero continuó aceptando papeles de gánster como el de Johnny Rocco en el clásico Cayo Largo de John Huston (1948), la última de las cinco películas que haría con Humphrey Bogart.

No comenzaron muy bien las cosas para Robinson en la década de los 50. Primero, sería acusado de comunista, prestándose a declarar ante el comité de la famosa Caza de Brujas, en contra de algunos compañeros suyos como Dalton Trumbo, lo que les traería muy graves consecuencias; posteriormente el actor tuvo que vender parte de su inmensa colección de arte (atesoró obras de Van Gogh, Toulouse-Lautrec, Modigliani, Pablo Picasso, Frida Kahlo...) para sufragar los gastos del divorcio con Gladys Lloyd. En 1956 volvió a Broadway para interpretar Middle of the Night. Pero ese fue el momento en el que Cecil B. DeMille, macarthista declarado, decide trabajar con él en Los diez mandamientos. A partir de aquí llegarían sus papeles más notables: Millonario de ilusiones (1959) de Frank Capra al lado de Frank Sinatra y El rey del juego (1965), de Norman Jewison con Steve McQueen.

Andréi Gromyko, ministro de asuntos exteriores de la URSS entre los años 1957 y 1985, llegó a conocer a Edward G. Robinson. Sobre dicho encuentro, el ex diplomático soviético escribió en 1988:

Me impresionó mucho una conversación que tuve con (...), Edward G. Robinson. Su conversación, (...) fue íntima y sincera y, durante ella, Robinson nos pintó un cuadro asombroso de la industria cinematográfica americana. «Aquí, en América, la industria cinematográfica la maneja un puñado de millonarios inhumanos. Lo único que les importa es el beneficio. Para ellos, auténticos caciques del cine, la forma de ganar millones es secundaria. Todo vale, con tal que se gane varias veces el coste de una película, una vez que se distribuye. Esa gente no sabe lo que es moralidad ni justicia social. Puede que yo no sea un experto en economía o finanzas, pero, desde luego, he observado un descenso en las normas morales que se muestran en las pantallas.» Estaba algo agitado y se veía que era un tema doloroso para él. «Más de una vez —prosiguió-- me he preguntado si, desde mi punto de vista moral, debía aceptar un papel. No puedo decir que siempre haya acertado al hacer mi elección. Algunas veces no me he sentido satisfecho de mis actuaciones, en lo que al género de vida que muestro en la pantalla se refiere y al personaje al que doy vida. Sin embargo, me he resistido la mayoría de las veces a las condiciones impuestas por los amos de Hollywood.» «Las películas americanas están sobrepasando el límite de vulgaridad y corrupción —se lamentó—. Se le llama naturalismo y lo más triste es que a los espectadores los están educando con este producto y que les gusta. Así, pues, los productores se esfuerzan por satisfacer la demanda que ellos mismos han creado. Es difícil luchar contra ellos y, de todas formas, ¿quién iba a hacerlo? La lucha es desigual.» Yo le pregunté: «¿No hay ningún grupo de actores conocidos, como usted mismo, y quizá de productores, que pudieran intentar influir en el cine de forma más positiva?» «No hay grupos organizados de ese tipo —contestó él—. Y tampoco durarían mucho en los Estados Unidos. Cualquier actor que lo intentara no tardaría en morirse de hambre.» (...). «Eso es lo que les sucede a muchos actores de cine —dijo, finalmente—, que a diario tienen que exhibir un comportamiento que es un insulto para todo lo bueno y decente del ser humano.»
Andréi Gromyko, Memorias (1988) pp. 88, 89 y 90[1]

Robinson llegó a ser enormemente popular en los años 30 y 40 con una carrera de más de 90 películas en 50 años de profesión.

En 1967, estuvo considerado para el rol del simio líder Dr. Zaius. en el filme de ciencia ficción El planeta de los simios, pero las largas sesiones de maquillaje desalentaron su participación y renunció a la producción siendo reemplazado por Maurice Evans.

Su última escena sería un suicidio en el clásico de culto de la ciencia ficción Cuando el destino nos alcance (1973), de Richard Fleischer. Moriría dos meses después de haber rodado esta película y dos meses antes de que se le concediera un Óscar honorífico a su carrera.[2]​ Robinson nunca llegó a ser candidato al Oscar por sus intervenciones. Tiene su nombre una estrella del Paseo de la Fama de Hollywood situada en el 6233 de Hollywood Boulevard.

Filmografía[editar]

Premios y nominaciones[editar]

Premios Óscar
Año Categoría Resultado
1973[3] Óscar honorífico Ganador
Festival Internacional de Cine de Cannes
Año Categoría Película Resultado
1949[4] Mejor actor Odio entre hermanos Ganador

Referencias[editar]

  1. Gromyko, 1989, pp. 88, 89 y 90.
  2. Hoja del Lunes de Bilbao, 29 de enero de 1973
  3. «45th Academy Awards (1973)». Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (en inglés). Consultado el 4 de mayo de 2021. 
  4. festival-cannes.fr (ed.). «Awards 1949: All Awards». Consultado el 26 de agosto de 2014. 

Bibliografía[editar]

  • Gansberg, Alan L. (2004). Little Caesar: A Biography of Edward G. Robinson. Scarecrow Press. ISBN 0-8108-4950-X.  (Inglés)
  • Gromyko, Andrei (1989). Memorias. ISBN 84-03-59013-X. 

Enlaces externos[editar]

Edward G. Robinson en Internet Movie Database (en inglés).