Educador social

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El educador social es un profesional en la educación que interviene en la realidad sociocultural para mejorarla y ayudar en la emancipación de personas con dificultades sociales o en riesgo de exclusión social. Esta figura surge a finales de los años 1980, afianzándose en la década de los 90, como respuesta a la necesidad social de una figura diferente al trabajador social y al monitor. Es de gran necesidad en la sociedad actual, ya que es mediador entre la población y el estado y su fin último es el de defender los derechos humanos.

El educador social desarrolla acciones de intervención y mediación socioeducativa en diferentes escenarios, con el fin de mejorar la realidad de las personas con las que interviene. Para ello debe estar, permanecer y acompañar a las personas, acompañarlas en su dolor, prestarles su apoyo y su tiempo. El educador social debe ponerse en la piel de la otra persona, adentrarse en su mundo y saber identificar las necesidades de cada uno, dejando que actúe libremente mientras va formando su propia identidad y toma las riendas de su vida, sin despojarlo nunca de su capacidad de decidir por sí mismo.

El educador social trabaja en los campos de la educación no formal. Los ámbitos en los que desempeña su actuación profesional, tanto a nivel local, regional, nacional e internacional, son:

  • Desarrollo comunitario y generación de redes sociales.
  • Animación sociocultural y gestión cultural.
  • Intervención socioeducativa en el contexto familiar, escolar y laboral.
  • Educación para el ocio y tiempo libre.
  • Intervención socioeducativa en educación ciudadana (educación ambiental, salud, género, vial, intercultural, cooperación internacional, etc.)
  • Educación de adultos y personas mayores.
  • Acción socioeducativa con minorías y grupos sociales desfavorecidos.

Educación social en España[editar]

La diplomatura de Educación social fue establecida en España por el Real Decreto 1420/1991, de 30 de agosto (BOE núm. 243, de 10 de octubre de 1991). Esta diplomatura se imparte en diversas comunidades autónomas como Murcia, Castilla-La Mancha, Cataluña, Castilla y León, Madrid, País Vasco, Galicia, Canarias, Islas Baleares, Asturias, Extremadura, La Rioja, Comunidad Valenciana, Ceuta y Melilla.

UNIVERSIDAD FACULTAD NOTA DE CORTE
Universidad Complutense de Madrid Facultad de Educación [1] 9,754 [2]
Universidad Autónoma de Madrid Centro superior de Estudios Universitarios La Salle 5,00 [3]
Universidad de Barcelona Facultad de Educación 9,442 [4]
Universidad Autónoma de Barcelona Facultad de Ciencias de la Educación 10,054 [4]
Universidad de Gerona Facultad de Educación y Psicología 8,992 [5]
Universidad de Lérida Facultad de Ciencias de la Educación 7,860 [5]
Universidad Rovira i Virgili Facultad de Ciencias de la Educación y Psicología 8,546 [5]
Universidad de Vich Facultad de Educación, Traducción y Ciencias Humanas 5,000 [5]
Universidad Ramon Llull Facultad de Educación Social y Trabajo Social Pere Tarrés 5,000
Universidad de Valencia Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación 8,427[6]
Universidad de Granada Facultad de Ciencias de la Educación 9,115 [7]
Universidad de Salamanca Facultad de Educación 7,851 [8]

Con la titulación universitaria se obtiene el graduado de educador/a social y con éste se puede trabajar en multitud de ámbitos profesionales.

Ámbitos de trabajo[editar]

Los campos profesionales del educador/a social son muy amplios, variados y diversos. El educador/a puede trabajar con perfiles muy diferentes:[9]

  • Atención a la infancia en riesgo
  • Atención a la adolescencia y juventud
  • Atención a la tercera edad
  • Atención a personas con dependencia de cualquier tipo
  • Atención a la familia
  • Atención a los discapacitados físicos, psíquicos y sensoriales
  • Atención a personas en situación de sin hogar
  • Atención a víctimas de violencia de género
  • Atención a personas drogodependientes
  • Atención a personas inmigrantes
  • Atención a Menores Extranjeros No Acompañados (MENA)
  • Atención a menores tutelados

Habilidades y capacidades necesarias[editar]

Un educador social debe de tener ciertas habilidades formadas por principios, valores, conocimientos, actitudes emociones y motivaciones para desarrollar de la mejor manera su práctica profesional y así conseguir una mejor relación con aquellos a quien acompaña y más facilidad para separar el campo de su vida personal al de aquellas situaciones que se pueda encontrar en su ámbito.

Las competencias necesarias se pueden clasificar en tres tipos de saberes:[10]

  • Teóricos o conceptuales: conciencia del conocimiento científico y de su aplicación. Saber que.
  • Prácticos o procedimentales: relacionados con las formas de actuación, las habilidades cognitivas (pensamiento crítico, visión global, organización..., las habilidades de comunicación y aquellas prácticas (intervenciones profesionales, trabajo en equipo...). Hacer y saber sobre este hacer.
  • Actitudinales y éticos: Referentes a las características individuales de los educadores y otros elementos indispensables que nos implican con el resto de usuarios y equipo (valores éticos, actitudes...) Saber, estar, para qué y por qué.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]