Eduardo Barrios

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Eduardo Barrios
Eduardo Barrios.jpg
Eduardo Barrios circa 1920.

Ministro de Educación Pública de Chile
17 de noviembre de 1927-17 de octubre de 1928
Presidente Carlos Ibáñez del Campo
Predecesor Creación del cargo
Sucesor Pablo Ramírez Rodríguez

Ministro de Educación Pública de Chile
14 de octubre de 1953-5 de junio de 1954
Presidente Carlos Ibáñez del Campo
Predecesor Oscar Fenner Marín
Sucesor Oscar Herrera Palacios

Información personal
Nombre de nacimiento Juan Eduardo Barrios Hudtwalcker
Nacimiento 25 de octubre de 1884
Bandera de Chile Valparaíso, Chile
Fallecimiento 13 de septiembre de 1963 (78 años)
Bandera de Chile Santiago, Chile
Nacionalidad Chilena Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Eduardo Barrios e Isabel Hudtwalcker
Cónyuge Carmen Rivadeneira Rodríguez (Yoya, n. Santiago, 1887)
Hijos 2 varones y tres mujeres: Carmen (Pita), Gracia y Angélica
Información profesional
Ocupación Escritor
Obras notables El niño que enloqueció de amor, Un perdido, El hermano asno, Gran señor y rajadiablos
Distinciones Premio Nacional de Literatura
Ver todos
[editar datos en Wikidata]

Eduardo Barrios Hudtwalcker (Valparaíso, 25 de octubre de 1884Santiago, 13 de septiembre de 1963) fue un cuentista, dramaturgo y novelista chileno, Premio Nacional de Literatura en 1946.

Biografía[editar]

Hijo de Eduardo Barrios Achurra, oficial del ejército chileno que hizo la campaña a Lima durante la Guerra del Pacífico y en la cual contrajo matrimonio en 1882 con la peruana Isabel Hudtwalcker Journy, de ascendencia alemana y francesa. La familia se instaló después del conflicto en Chile, pero debido al temprano fallecimiento de su padre en 1889, su madre regresó con el futuro escritor al hogar de sus abuelos maternos en la capital peruana.

Allí cursó Barrios sus primeros estudios. Su vida escolar no estuvo exenta de problemas, debido a su condición de hijo de un oficial chileno en los sensibles años que siguieron a la guerra, y esto lo hizo vagar por varios establecimientos: Colegio San Pedro, Instituto Alemán-Inglés y en el Sagrados Corazones Recoleta de Lima. No obstante, en sus años de colegial, trabó amistad con los hermanos Francisco y Ventura García Calderón Rey, hijos del expresidente peruano deportado a Chile durante la guerra, Francisco García Calderón, y quienes años después llegarían a ser también reconocidos escritores.[1]

En 1900 regresó a Chile y por presión de sus abuelos paternos, entró a la Escuela Militar, para la cual recibió una beca por ser hijo de un oficial veterano de guerra, pero no se pudo adaptar y obtuvo su baja antes de egresar.

«Se trataba de seguir una carrera, y esto debía realizarse en mi país. Mis abuelos paternos me impusieron la milicia . Hube de aceptarla, por presión. Fui un cadete distinguido, gocé de todos los privilegios que mis conocimientos, superiores a los exigidos en la Escuela Militar, y mi fortaleza física me conquistaron. Pero mi espíritu no se amoldó al ambiente soldadesco. Y obtuve mi baja.»
Eduardo Barrios, en sus memorias Y la vida sigue (1925).

Finalizada su incipiente carrera militar, se dedicó a recorrer en busca de nuevas experiencias y desempeñando variadas actividades: en 1903 regresó a Lima con su madre y tomó parte de una expedición gomera (como se conocía en aquel entonces al caucho) a la selva del Perú), de la cual fue uno de los dos únicos sobrevivientes; fue también traficante, artista de circo, buscador de oro, entre otras.

Al volver a Santiago, en 1909, empezó a trabajar en la Universidad de Chile y de taquígrafo en la Cámara de Diputados.

Ingresó a la Biblioteca Nacional de Chile en 1925, donde pronto fue nombrado conservador de Propiedad Intelectual. En 1927 asumió como ministro de Educación del gobierno de Carlos Ibáñez del Campo, cargo en el que estuvo poco menos de un año. A la caída de Ibáñez, comenzó su etapa de agricultor terrateniente (primero en San José de Maipo; luego administra, desde 1937 hasta 1943 el fundo La Marquesa, entre Melipilla y San Antonio, propiedad de la sucesión de Eliodoro Yáñez)[2]​ pero no descuidó la actividad literaria y continuó escribiendo en los diarios El Mercurio y La Nación. En 1953 fue incorporado a la Academia Chilena de la Lengua, donde ocupa el sillón n.º8, y designado director de la Biblioteca Nacional, puesto que ocupó hasta su jubilación en 1959.

«Recorrí media América. Hice de todo. Fui comerciante, expedicionario a las gomeras en la montaña del Perú; busqué minas en Collahuasi; llevé libros en las salitreras; entregué máquinas, por cuenta de un ingeniero, en una fábrica de hielo de Guayaquil; en Buenos Aires y Montevideo, vendí estufas económicas; viajé entre cómicos y saltimbanquis; y como el atletismo me apasionó un tiempo, hasta me presenté al público, como discípulo de un atleta del circo, levantando pesas.»
Eduardo Barrios, en sus memorias Y la vida sigue (1925).

En su última década Eduardo Barrios dejó de escribir. Tuvo cinco hijos, entre ellos, la pintora Gracia Barrios, Premio Nacional de Artes Plásticas 2011; su esposa fue la pianista Carmen Rivadeneira Rodríguez (n. 1887). Vivió en sus últimos años en una casa modesta de la avenida de Bilbao de Santiago, siempre rodeado de sus hijos y otros familiares.[3]​ Murió en Santiago el 13 de septiembre de 1963.

El escritor[editar]

Eduardo Barrios debutó en la literatura en la primera década del siglo XX, con cuentos y obras de teatro. Su primer volumen de relatos fue Del natural (1907), libro que, como su nombre lo indica, está "inspirado en los postulados de Zola y la corriente naturalista". La crítica de la época lo "fustigó su extremada audacia" por aparecer "enraizado en el aspecto más negativo del naturalismo de Zola, el sexo como función absorbente".[4]​ Verdad es que Barrios ya lo había advertido en el prólogo: "Convéncete, van a tacharte de obscena".

Con su pieza Mercaderes en el tiempo (1910) obtuvo el Premio de Teatro en el concurso que, con motivo del Centenario de la Independencia, convocó el Consejo Superior de Letras y Artes. Después siguieron las comedias Por el decoro (1913) y Lo que niega la vida (1914).

Pero fue al año siguiente cuando se produjo su consagración definitiva como escritor al publicar, en 1915, El niño que enloqueció de amor; al mismo tiempo, se iniciaba como redactor de las revistas Pluma y Lápiz, Pacífico Magazine y Zig-Zag, donde tenía una columna de crítica de teatro. En 1917 se integró al grupo literario de Los Diez.[5]

Al año siguiente, en 1918 aparece su novela Un perdido y cuatro años más tarde El hermano asno, considerada como uno de sus mejores libros. Los volúmenes de relatos que le siguieron no tuvieron gran éxito, hasta que publicó, en 1944, Gran señor y rajadiablos, novela con la que obtuvo al año siguiente el Premio Atenea que otorga la revista homónima de la Universidad de Concepción.

Barrios fue también un gran cronista. Como dice en el prólogo a la recopilación de sus crónicas literarias el profesor estadounidense Joel Hancock, para el escritor "la crónica literaria tenía una función muy importante. Opinaba que el crítico literario tenía la misión de guiar responsablemente al público hacia materiales de lecturas nuevos y merecedores".[6]

Aunque sus obras tienen también rasgos propos del criollismo, su prosa es principalmente modernista y neromántica, según ha anotado el profesor John Walker en su libro Metaphysics and Aesthetics in the Works of Eduardo Barrios (Metafísica y estética en las obras de Eduardo Barrios).[7]Alone, que destacaba la belleza de su estilo como la máxima virtud de Barrios y constataba que escribía "admirablemente, con suavidad, trasparencia, nobleza", señalaba también su lado débil: "su inventiva y su vigor no suben a la misma altura"; "carece de nervio, sus personajes, bien estudiados, bien puestos, no dejan huella durable: algo les falta, animación, espontaneidad; están bien, pero no demasiado bien".[8]

En 1962 la Editorial Zig-Zag sacó sus Obras completas en dos volúmenes, de las que se excluyeron las tres piezas teatrales: las dos citadas anteriormente, más Vivir (1916).

Barrios mantuvo una larga correspondencia con la poetisa Gabriela Mistral, premio Nobel de Literatura, quien era una admiradora de su prosa[9]​ y llegó a escribir el prólogo de Y la vida sigue.[10]​ Sobre El hermano asno dijo: "En este libro está, más que en ningún otro de Barrios, la insigne honradez de un escritor que quisiera desnudar el lenguaje hasta su último recurso retórico, hasta la última metáfora, para dejar el sentimiento como en carne viva. Yo he sentido al final de su lectura gotear la piedad de un justo, del que ayer se llamó San Francisco, del que hoy se llama ya analista de cuerpos, ya de almas, médico o escritor; he sentido gotear su piedad en anchas lágrimas de dulzura, y amo este libro no sólo por su valor literario, sino por este escondido y divino valor espiritual. He aquí uno que, contando con la verdad, con toda la verdad, alcanzó también misericordia plena".[11]​ Gran parte del epistolario entre ambos fue publicado en 1988 por el Centro de Estudios de Literatura Chilena de la Universidad Católica[12]

«Si la prosa, la buena y bella prosa, fuera la máxima virtud del novelista, Barrios sería sin discusión el primer novelista chileno.»
Alone, La Nación, 27 de abril de 1923.

Obras[editar]

Eduardo Barrios (1914).
  • Del natural, cuentos, Imprenta Rafael Bini e Hijos, Iquique, 1907. Descargable gratuita y legalmente desde el portal Memoria Chilena. Contiene 5 textos (un prólogo y 4 cuentos):
    • «Algo de interés» (prólogo), «Amistad de solteras», «Tirana ley», «Lo que ellos creen y lo que ellas son» y «Celos bienhechores»
  • Mercaderes en el templo, drama en cuatro actos, 1910
  • Por el decoro, comedia en un acto, 1913
  • Lo que niega la vida, comedia en tres actos, 1914
  • El niño que enloqueció de amor, novela breve y cuentos; impresa por Heraclio Fernández, Santiago, 1915. Descargable gratuita y legalmente desde el portal Memoria Chilena. Contiene tres textos:
    • «El niño que enloqueció de amor»; «¡Pobre feo!» y «Papá y mamá»
  • Vivir, teatro, 1916
  • Un perdido, novela, Editorial Chilena, Santiago, 1918
  • El hermano asno, novela, Nascimento, Santiago, 1922. Descargable gratuita y legalmente desde el portal Memoria Chilena.
  • Páginas de un pobre diablo, cuentos, Nascimento, Santiago, 1923. Contiene 4 textos:
    • «Páginas de un pobre diablo», «La antipatía», «Como hermanas» y «Canción»
  • Y la vida sigue..., con prólogo de Gabriela Mistral; Tor, Buenos Aires, 1925. Contiene 6 textos:
    • «Papá y mamá», «¡Pobre feo!», «La antipatía», «Como hermanas», «¡Ante todo, la oficina!» y «También algo de mí»
  • Tamarugal, cuentos, 1944. Contiene 3 relatos:
    • «Tamarugal», «Santo remedio» y «Camanchaca»
  • Gran señor y rajadiablos, novela, 1948
  • Los hombres del hombre, novela, 1950
  • Obras completas, 2 volúmenes.; Editorial Zig-Zag, Santiago, 1962. Contiene:
    • v.1. Cuentos: «Como hermanas», «Lo que ellos creen y lo que ellas son», «Celos bienhechores», «¡Pobre feo!», «La antipatía», «Santo remedio» y «Camanchaca». Novelas cortas: «Tirana ley», «El niño que enloqueció de amor», «Páginas de un pobre diablo» y «Canción». Novelas: «Un perdido»; v.2. «El hermano asno», «Tamarugal», «Gran señor y rajadiablos» y «Los hombres del hombre»
  • Epistolario de Gabriela Mistral y Eduardo Barrios, Centro de Estudios de Literatura Chilena, Instituto de Letras, Pontificia Universidad Católica de Chile, 1988
  • Crónicas literarias de Eduardo Barrios, prólogo y selección del profesor estadounidense Joel Hancock; Ediciones Universitarias de Valparaíso, 2004

Premios y reconocimientos[editar]

Referencias[editar]

  1. Ned Davison. Eduardo Barrios, Utha-Estados Unidos, 1970, pág. 17 y siguientes
  2. Hernán del Solar. Breve estudio y antología de los Premios Nacionales de Literatura, Zig-Zag, 1965. La semblanza de Barrios hecha por Del Solar fue utilizada como prólogo, con los datos citados, en la publicación de 1984 de la Editorial Andrés Bello de la novela El hermano asno. Google Books tiene fragmentos de esta edición, incluido el prólogo; acceso a GB, 29.12.2016
  3. Artículo con ocasión del centenario del nacimiento de Eduardo Barrios, revista Araucaria n.º28, 1984, Madrid; acceso 29.12.2016
  4. Sobre Del natural en Memoria Chilena, s/f; acceso 29.12.2016
  5. Cronología de Eduardo Barrios en Memoria Chilena, s/f; acceso 29.12.2016
  6. Prólogo del libro Crónicas literarias de Eduardo Barrios, Ediciones Universitarias de Valparaíso, 2004
  7. John Walker. Metaphysics and Aesthetics in the Works of Eduardo Barrios, Tamesis, 1983. Google Books tiene en línea fragmentos de esta obra; acceso a GB, 29.12.2016
  8. Alone en el artículo publicado en La Nación, el 27 de abril de 1923
  9. Germán Gautier. «Primer siglo de El niño que enloqueció de amor», Viva Leer, 25.03.2015; acceso 29.12.2016
  10. Y la vida sigue en el Catálogo Bibliográfico de la Biblioteca Nacional de Chile, s/f; acceso 29.12.2016
  11. Cita reproducida al final de la edición de El hermano asno sacada en 1995 por la Editorial Universitaria en la colección Premios nacionales de literatura. Google Books tiene fragmentos de esta edición, incluido el con la cita de la Mistral; acceso a GB, 29.12.2016
  12. Datos del Epistolario de Gabriela Mistral y Eduardo Barrios, Worldcat, acceso 29.12.2016
  • Gispert, Carlos (2000). Enciclopedia de Chile, Diccionario, Tomo 1. Santiago: Editorial Océano. ISBN 84-494-2336-8

Enlaces externos[editar]