Editorial periodístico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El editorial pertenece al género periodístico, y consiste en un texto expositivo-argumentativo, normalmente no firmado, que explica, valora y juzga un hecho noticioso, de especial importancia. Se trata de una opinión colectiva, de un juicio institucional formulado en concordancia con la línea ideológica del medio. En otras palabras, es una opinión o comentario que hace el editor sobre la noticia, y escrita según las experiencias del editor o de los editores.

Se trata de un texto tradicional de los periódicos y suele aparecer situado en un lugar preferente dentro de la sección de opinión de un medio de comunicación. Aunque el editorial no lleva firma, ya que resume una opinión colectiva, hay periodistas encargados de su redacción, los llamados editores. En muchos casos, lo escribe el director del periódico.

Funciones[editar]

El editorial puede cumplir diversas funciones a la vez. Las funciones del editorial son explicar los hechos y su importancia, dar antecedentes (contextualización histórica), predecir el futuro, formular juicios morales o de valor y llamar a la acción.

Tipos[editar]

  • Explicativos: en los que se explica algo, sin opinar de manera evidente.
  • La tesis u opinión: en los que se expresa claramente la opinión favorable o desfavorable.

Según la función social:

  • Informativos: se dirige al conocimiento o la percepción.
  • Interpretativos: introduce causas, efectos, futuro, conjeturas, entre otras.
  • Argumentativos: se dispone en forma retórica, con argumentaciones y contraargumentaciones, para tratar de llegar al ánimo del lector.
  • De acción: en él se tratan de poner en acción todos los resortes por los cuales se pueda mover la voluntad del lector.

Los editores[editar]

El equipo editorial es distinto dependiendo de si se trata de un medio con modelo norteamericano o con modelo europeo.

En el diario norteamericano se establece una diferencia, incluso física, entre el departamento de noticias y el departamento ocupado de la página editorial. Este último tiene su propio director y su plantel de editores, y depende, o bien directamente del propietario del medio, o bien de un director responsable de toda la publicación.

En el diario europeo (y la mayoría de los latinoamericanos), ambos departamentos dependen del director de la publicación y es un periodista el que ejerce de jefe de opinión. Además, no se establecen departamentos separados sino que se apoyan mutuamente. En este caso, el equipo editorial lo conforman redactores con responsabilidad en las tareas organizativas del trabajo de redacción, a quienes se les encomienda en ocasiones escribir el editorial.

El equipo lo completan colaboradores habituales del medio que no están en plantilla ni son periodistas profesionales, pero que cuentan con la confianza del medio y coinciden con su línea ideológica. El verdadero proceso del editorial comienza desde el editor, que tiene cierta dependencia respecto de algunos poderes, mayor o menor dependiendo del diario y de la coyuntura.

En general, la frecuencia de publicación es diaria y el editorial es el resultado del trabajo de un grupo más o menos numeroso de personas, excepto en algunos periódicos más pequeños en los que el director escribe todos los editoriales (en ellos el editorial no se publica a diario).

El editorial refleja la opinión del medio acerca de temas relevantes que se están discutiendo en el país, por lo que viene de la mano de la actualidad. La política ocupa la mayor atención de los medios, por lo que noticias de este ámbito suele ser un tema recurrente. Asimismo, la economía cada vez es más frecuente, pero continúa primando la política en todas sus vertientes: local, autonómica, nacional e internacional. En escasas ocasiones el tema gira en torno al ámbito social o cultural. Estas pueden ir acompañadas de una imagen explicativa o de carácter singular a lo que está diciendo.

Estructura de un editorial[editar]

Las técnicas de redacción que se pueden emplear para elaborar un editorial, dependerá del estilo del medio, del conocimiento y el talento del editorialista. Sin embargo, se pueden tomar en cuenta algunos elementos que son fundamentales para escribir un texto periodístico.

  • Título: El escritor deberá utilizar palabras claras y precisas para referirse al tema que va a desarrollar, el título tiene que ser llamativo para despertar el interés de la audiencia. Algunos editores utilizan la técnica de la pregunta.
  • Introducción: Esta debe redactarse en un párrafo no mayor a cinco líneas. El objetivo es darle a conocer a la audiencia el tema que se va desarrollar en oraciones cortas y precisas.
  • Cuerpo: Se presenta la argumentación con datos o informaciones que logren sustentar las ideas y opiniones del editor respecto al tema. El propósito es brindarle a la audiencia la posibilidad de apoyar o rechazar lo expuesto en el editorial y crear una matriz de opinión.
  • Conclusión: Esta debe ser escrita en un párrafo corto. Se enfatizan los puntos más relevantes del tema expuesto, presentando el razonamiento lógico y la opinión del medio, de esta manera, la audiencia podrá tener una visión más clara del tema.[1][2]

Véase también[editar]

Referencias[editar]