Edificio del Plata

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Edificio del Plata
Mercado del plata 1962.jpg
Nuevo Mercado del Plata, inaugurado en 1961
Información general
Uso(s) Gubernamental
Estilo Movimiento Moderno
Localización Carlos Pellegrini 211, San Nicolás Bandera de la Ciudad de Buenos Aires.svg Buenos Aires
Flag of Argentina.svg Argentina
Coordenadas 34°36′20″S 58°22′05″O / -34.60547222, -58.36805556Coordenadas: 34°36′20″S 58°22′05″O / -34.60547222, -58.36805556
Fecha de construcción 1948-1961
Detalles técnicos
Sistema estructural Hormigón armado
N.º de plantas 9
Diseño y construcción
Arquitecto(s) Oscar Crivelli y Jorge Heinzmann
[editar datos en Wikidata]

El Edificio del Plata es la sede de varias oficinas del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, ocupando una manzana entera en la Avenida 9 de Julio. Fue uno de los primeros grandes edificios de arquitectura moderna para el Estado en la Argentina, con fachada vidriada y muy adelantado para su época, aunque su construcción se demoró durante casi quince años.

Historia[editar]

En el año 1947, la Municipalidad de Buenos Aires impulsó la construcción de un nuevo edificio destinado a oficinas de la Municipalidad de Buenos Aires en los pisos altos y mercado en la planta baja. Ya habían existido proyectos anteriores para reedificar el predio, pero ninguno había avanzado. El antiguo Mercado del Plata fue desalojado y demolido en 1950 para dejar paso a la construcción de este nuevo edificio, que se paralizó completamente en 1954,[1]​ y luego se prolongó hasta el año 1961.

Estructura en construcción. (1954)

El nuevo Mercado del Plata fue inaugurado definitivamente el 23 de diciembre de 1962, por el Intendente Alberto Prebisch.[2]​ Debido al notable retraso en la conclusión del mismo, el Mercado terminó desapareciendo al poco tiempo, por otra parte a causa de los cambios en las pautas de consumo y la progresiva desaparición de los mercados de Buenos Aires que seguiría en la segunda mitad del siglo XX.

Desde el momento de la inauguración, la planta baja es ocupada por una sucursal del Banco Ciudad de Buenos Aires (antes Banco Municipal).

En 2012, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires de Mauricio Macrianalizó la posibilidad de vender el Edificio del Plata para financiar la construcción del nuevo Distrito Gubernamental en Barracas.[3]​ La legislatura aprobó la venta del Edificio del Plata el 20 de diciembre de 2012.[4]

En abril de 2016 fue subastado entre tres grupos inversores, dos locales y uno extranjero, pujaron en la sede del Banco Ciudad de la calle Esmeralda al 600 por el inmueble, tras haber pagado la semana pasada el 15% de seña sobre la base de 44 millones de dólares que se necesitaban para ingresar a la subasta, informa la agencia Télam.

El dinero que recibirá el Ejecutivo de la Ciudad de Buenos Aires será utilizado para pagar la deuda adquirida para la mudanza a la actual sede de la Jefatura de Gobierno en Parque Patricios.

En el edificio, ubicado sobre la calle Carlos Pellegrini funcionó el Mercado del Plata y tras una larga construcción, en 1961 se inauguró como sede de varias oficinas del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

En 2012 el edificio tenía graves problemas de mantenimiento goteras de vieja data, ascensores que no funcionan y ausencia de matafuegos. También se denunció la presencia de goteras que, desde 2011 provocan grandes charcos en el tercer subsuelo, hacen que el agua caiga en un oscuro y húmedo ambiente, sobre cientos de expedientes de permisos de obras de construcción. Roturas groseras en el piso de la terraza; conexiones eléctricas que parecen a punto de estallar; ascensores fuera de servicio y en mal estado de conservación; falta de matafuegos en sitios clave; peligrosos cables del sistema eléctrico al aire libre; la carpintería exterior deteriorada y oxidada.[5]

Arquitectura[editar]

Se trató de un importante proyecto para la época debido a la complejidad de combinar en un mismo edificio dos sectores con actividades para nada relacionadas. Las oficinas serían distribuidas en un gran bloque de 8 pisos altos recorriendo el frente sobre las calles Pellegrini, Sarmiento y Cangallo, mientras el Mercado del Plata se quedaría con 2 subsuelos, pequeños locales en la planta baja también sobre el pasaje Carabelas y el entrepiso.

El 3º subsuelo, a la misma altura que el túnel de la línea C del subte de Buenos Aires, fue destinado a sala de máquinas. Los subsuelos 2º y 1º alojarían las cámaras frigoríficas, vestuarios, depósitos y una rampa de conexión con la Avenida 9 de Julio. En la planta baja irían 50 locales comerciales con acceso directo desde las calles, y un gran hall de ventas interior con 124 puestos desmontables armados con elementos prefabricados modulares. La conexión con el entrepiso se realizaría mediante escaleras mecánicas, y por dos pequeños halls en los dos extremos sobre la calle Carlos Pellegrini se ubicarían las circulaciones verticales independientes, conduciendo a las oficinas municipales.

En los 8 pisos superiores serían distribuidas las oficinas, con un total de 11320 m² de superficie útil. Las oficinas -al igual que los sanitarios- también serían armadas con módulos desmontables, con el objetivo de una fácil reorganización del espacio en función de necesidades futuras.

La fachada del edificio se destaca por ser completamente vidriada, con una doble capa de cristal con un espacio de aire intermedio, y por el uso de persianas plásticas regulables en los pisos de oficinas, a modo de brise soleils.

El edificio sufre variados y graves problemas de mantenimiento, desde riesgo estructural a grietas que generan goteras de lluvia; además de encontrarse completamente superado en su capacidad por la cantidad de expedientes, folios y carpetas de trámites municipales que se acumulan en sus archivos sin ningún tipo de orden.[6]

El Gobierno porteño lo sacó a subasta con una base de 42 millones, y el empresario Eduardo Elsztain, dueño de los shoppings porteños, pagó tras una dura puja 68,11 millones de dólares.[7][8]

Arte[editar]

Fachada del edificio con la gigantografía de “Los mitos de mi infancia”
Gigantografía de Ernesto Sabato

La fachada del edificio fue utilizada para colocar gigantografías desde 2008, entre ellas la “Velocidad”, una obra del artista Fabián Burgos[9]​ “Siesta”, de Guillermo Ueno[10]​ y en julio de ese año con “Ventana”, de Max Gómez Canle.[11]​“Terraza”, del fotógrafo Marcos López.[12]​“Los mitos de mi infancia”, de Antonio Seguí.[13]​y en 2013 una gigantografía colocada fue del Papa Francisco.

Referencias[editar]