Edad de oro de la piratería

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Barbanegra enfrenta a Lt. Maynard en el auge de la Edad dorada
Howard Pyle, piratas luchan por un tesoro

La Edad de oro de la piratería es una denominación común dada a uno o más surgimientos de piratería en la historia marítima durante las etapas tempranas de la Edad Moderna. En su definición más aceptada, la Edad dorada de la piratería duró desde 1620 hasta 1795 y cubre tres surgimientos separados de piratería:

  1. El periodo de los bucaneros durante 1620 y 1683, caracterizado por marineros anglo-francés establecidos en Jamaica y Tortuga atacando colonias españolas y navegando en el Caribe y el este del Pacífico;
  2. La Ronda del pirata de 1690, asociada con viajes de larga distancia desde Bermuda y América para robar a objetivos musulmanes y de la Compañía Británica de las Indias Orientales en el océano atlántico y el mar muerto; y
  3. El periodo post-Guerra de Sucesión Española, definida por Marcus Rediker entre 1714 a 1726, cuando marineros anglo-americanos y corsarios desempleados después de la Guerra de Sucesión Española se convirtieron en masa a la piratería en el Caribe, la zona marítima del este de América, las costas Africanas del Oeste y el océano Índico.

Definiciones más cerradas de la Edad dorada de la piratería excluyen el primer o segundo periodo, pero la mayoría incluyen al menos algunas partes del tercero. La concepción moderna de la piratería tal como se representa en la cultura popular se deriva en gran parte, aunque no siempre de forma correcta, de la Edad moderna de la piratería.

Entre los factores que llevaron a la piratería durante la Edad dorada se incluyen el aumento del valor de la carga llevada a Europa sobre grandes zonas oceánicas, la reducción de navíos europeos en ciertas regiones, el entrenamiento y experiencia que muchos marinos habían ganado en las embarcaciones europeas (particularización la Royal Navy) y el gobierno ineficiente en las colonias Europeas en América. Los gobiernos de las colonias se encontraban, constantemente, combatiendo contra los piratas y envueltos en notables batallas y otros eventos relacionados.

Historia[editar]

El español Amaro Pargo fue uno de los corsarios más famosos de la Edad de oro de la piratería.

Origen[editar]

El término "Edad dorada de la piratería" es una invención de los historiadores, nunca fue usada por nadie que se sepa que vivió durante la época.[1] La mención literaria más vieja que se tiene de una "Edad dorada" de la piratería data de 1894, cuando un reportero inglés llamado George Powell escribió sobre lo que "aparentemente fue la edad dorada de la piratería durante la pasada década del siglo diecisiete."[2] Powell usó la frase mientras revisaba "La nueva y exacta historia de Jamaica" de Charles Leslie, que para ese momento tenía más de 150 de ser publicada, y se refiere, en su mayoría, a eventos como el ataque de Henry Morgan a Maracaibo y Portobello en 1660 y el famoso escape de Bartolomeu Português. Powell usa la frase por una única vez.

En 1897 un uso más sistematizado de la frase fue introducido por el historiador John Fiske, que en 1987 escribió " En ningún otro momento de la historia el negocio de la piratería prosperó tanto como lo hizo durante el siglo diecisiete y las primera mitad del dieciocho. Se puede decir que su edad dorada se extendió de 1650 a 1720"[3] Fiske incluyó actos de los piratas berberiscos y del este de Asia en esta "Edad dorada" afirmando que " mientras estos piratas musulmanes y aquellos del este de Asia estaban tan activos en el siglo diecisiete como en cualquier otro momento, su caso no demerita mi argumento de que la época de los bucaneros es la Edad dorada de la piratería[4] Fiske no cita a Powell o a ninguna otra fuente por el concepto de la "Edad dorada".

Historiadores de piratas de la primera mitad del siglo veinte ocasionalmente adoptan el concepto de Fiske de la "Edad dorada" sin necesariamente seguir las fechas de inicio y final que él sugirió pasa esta.[5] La definición más amplia del término es la de Patrick Pringle, quien escribió en 1951 que "la más floreciente era la historia de la piratería... comenzó durante el reinado de Isabel I y terminó en la segunda década del siglo dieciocho."[6] Esta idea contradice a Fiske, quién negó fervientemente que figuras isabelinas cómo Francis Drake fueron piratas[7]

Tendencia hacia una definición reducida[editar]

De las definiciones recientes la de Pringle tiene el mayor rango, una excepción en la tendencia de 1909 a los noventas de reducir la Edad dorada. En 1924 Philip Gosse definió la cumbre de la piratería con duración "de 1680 hasta 1730." En su popular libro de 1978 "los Piratas" para la serie "Marineros" de TimeLife", Douglas Botting define la Edad de oro durando "unos escasos 30 años, empezando en el cierre del siglo XVII y empezando en el primer cuarto del siglo XVIII."[8] La definición de Botting fue prontamente seguida por la de Frank Sherry en 1986.[9] En un artículo académico de 1989 el profesor Marcus Rediker definió a la Edad dorada de la piratería durando tan solo de 1716 a 1726.[10] Angus Konstam en 1998, calculó la duración del periodo de 1700 hasta 1730.[11]

Probablemente el último paso a restringir la duración de la Edad dorada fue en el libro de 2005 "La historia de los piratas" de Konstam, en el cual se retracta de sus afirmaciones pasadas, llamando a la definición de la Edad dorada de 1690–1730 "generosa" y concluyó que "Lo peor de estas actividades piratas se limitaron a un periodo de ocho años, de 1714 a 1722, así que la verdadera Edad de oro ni siquiera podría ser llamada una década dorada"

Reciente contra tendencia hacia una definición amplia[editar]

David Cordingly, en su influyente libro de 1994 Bajo bandera negra, definió "la gran edad de la piratería" durando desde 1650 hasta 1725, muy cercana a la definición de Fiske de la Edad dorada de la piratería.[12]

Rediker, en 2004, describió la más compleja definición de la Edad dorada hasta la fecha. El propone una Edad de oro que "cubre el periodo de 1650 hasta 1739" que subdivide en tres distintas "generaciones": los bucaneros de 1650-80, Los piratas del océano Índico de 1690 y los piratas de 1716-1726.[13]

Orígenes[editar]

La piratería surgió y en pequeña escala reflejo los conflictos sobre el comercio y la colonización que los grandes poderes europeos rivales de la época mantenían, incluyendo los imperios de Gran Bretaña, España, Holanda, Portugal y Francia. Muchos de estos piratas fueron ingleses, franceses, españoles y holandeses.

Periodo de los bucaneros 1650–1680[editar]

Historiadores como John Fiske, indican el inicio de la Edad dorada de la piratería alrededor de 1650, cuando el final de las Guerras de religión en Europa permitieron a las naciones europeas resumir el desarrollo de sus colonias. Esto implicó comercio marítimo y un crecimiento económico general: había mucho dinero para adquirir o robar y gran parte de este era transportado en el mar.

Bucaneros franceses se habían establecido en el norte de La Española en 1625,[14] pero inicialmente se dedicaban principalmente a la cacería más que al robo; su transición a la piratería de tiempo completo fue gradual y se debió, en mayor parte, a los esfuerzos españoles de erradicarlos así como a los animales de las cuales dependían. La migración de los bucaneros de la zona principal de La Española a la, más defendible, Isla de la Tortuga limitó sus recursos e incrementó sus ataques periódicos. De acuerdo a Alexandre Exquemelin, un bucanero e historiador que fue una gran fuente sobre este periodo, el bucanero de Tortuga Pierre le Grand fue el pionero en los ataque a los galeones que regresaban a España de sus viajes.

El crecimiento del bucanerismo en Tortuga se aumentó por la conquista inglesa de Jamaica en 1655. Los primeros gobernadores ingleses de Jamaica proporcionaron patentes de corso libremente a los bucaneros de tortuga y sus compatriotas, mientras que el crecimiento de Port Royal (ciudad) proveyó a estos saqueadores de un lugar más grande y satisfactorio para vender su botín. en 1660 el nuevo gobernador francés de Tortuga, Bertrand d'Ogeron, proveyó comisiones similares para tanto sus propios colonos como pasa los degolladores ingleses de Port Royal. Estas condiciones llevaron al bucanerismo del Caribe a su cenit.

La ronda del pirata 1693–1700[editar]

Henry Every vendiendo su tesoro en este grabado de Howard Pyle. Every captura el Ganj-i-Sawai en 1695 siendo uno de los más grandes saqueos jamás perpetrados.

Diversos factores ocasionaron la aparición de los piratas anglo/americanos, algunos de ellos habían comenzado durante la etapa del bucanerismo, buscando por tesoros más allá del Caribe tan pronto comenzó la década de 1690. La caída de la Casa de Estuardo en Inglaterra restauró la enemistad tradicional entre este Reino y Francia, terminando con la colaboración económica entre Jamaica, de Inglaterra, y Tortuga, de Francia. La destrucción de Port Royal por un terremoto en 1692 redujo aún más el atractivo del Caribe al destruir el principal mercado de los piratas.[15] Los gobernadores de las colonias en el Caribe comenzaron a desechar la política tradicional de "no hay paz más allá de la Línea", bajo el cual se entendía que la guerra iba a continuar (y que las patentes de corso serían otorgadas) en el Caribe sin importar que tratados de paz se firmaran en Europa; desde entonces las patentes solo serían expedidas en tiempos de guerra y serían rigurosamente limitadas. Además, gran parte de las colonias españolas simplemente se habían agotado; Maracaibo había sido saqueada ya tres veces entre 1667 y 1678,[16] mientras que Riohacha había sido saqueado 5 veces y Tolú ocho.[17]

Al mismo tiempo las colonias inglesas menos favorecidas como Bermudas, Nueva York y Rhode Island escaseaban recursos debido a las Actas de Navegación. Mercaderes y gobernadores buscando dinero ignoraban o incluso protegían las embarcaciones piratas un oficial colono llegó al punto de defender a un pirata ya que encontraba "muy rudo colgar a las personas que traen dinero a estas colonias."[18] A pesar de que algunos de estos piratas operando fuera de Nueva Inglaterra y las colonias medias apuntaban a las colonias costeras españolas en las zonas más remotas del Pacífico ya avanzada la década de 1960, el Océano Índico era un objetivo mucho más rico y tentador. La salida de recursos desde India empequeñecía la de Europa durante este periodo, especialmente con productos lujosos de alto valor como Seda and Calicó, que eran un botín ideal para los piratas;[19] al mismo tiempo, no había navíos poderosos surcando el Océano Índico, dejando tanto a la embarcaciones locales como a las de Compañía Británica de las Indias Orientales vulnerables a ataques. Esto abrió las puertas a las piraterías famosas de Thomas Tew, Henry Every, Robert Culliford y William Kidd (aunque su reputación como pirata es objeto de debate y/o controversia).

El periodo post-Guerra de Sucesión Española[editar]

Entre 1713 y 1714, se firmaron una serie de tratados de paz que pusieron fin a la Guerra de Sucesión Española . Con el final de este conflicto miles de marineros, incluyendo corsarios paramilitares, fueron retirados de sus obligaciones militares. El resultado fue un gran número de marinos desempleados y entrenados en una época durante la cual el comercio a través del Atlántico empezaba a florecer. Aunado a eso, muchos europeos que habían sido incitados por el desempleo a participar en el comercio de esclavos estaban dispuestos a cambiar el negocio por piratería, proveyendo a los capitanes piratas de un largo suministro de reclutas europeos entrenados para ser encontrados en las costas y mares africanos.

En 1715, piratas comenzaron un ataque masivo contra buzos españoles tratando de recuperar oro de un galeón hundido cerca de Florida. El núcleo de la fuerza pirata era un grupo de ex-bucaneros, quienes muy pronto serían envueltos en infamia: Henry Jennings, Charles Vane, Samuel Bellamy, and Edward England. El ataque fue exitoso, pero al contrario de sus expectativas, el gobernador de Jamaica se rehusó permitir a Jennings y sus secuaces gastar su botín en su isla. Con Kingston y un Port Royal en declive cerrados para ellos, Jennings y sus camaradas fundaron una nueva base pirata en Nasáu, en la isla de Nueva Providencia en la Bahamas, que había sido abandonada durante la guerra. Hasta la llegada del gobernador Woodes Rogers tres años después, Nassau seria el hogar de estos piratas y sus numerosos reclutas.

El número de navíos transportando mercancía entre África, el Caribe y Europa se elevó en el siglo XVIII, un modelo al que se le conoció como Comercio triangular y fue un objetivo rico para la piratería. Naves mercantiles zarpaban desde Europa hacia la costa africana intercambiando bienes manufacturados y armas a cambio de esclavos. Los navíos iban entonces al Caribe a vender los esclavos y regresar a Europa con productos como azúcar, tabaco y cacao. Otra ruta triangular consistía de naves llevando materia prima, bacalao en conserva y ron a Europa donde parte de la carga se vendía a cambio de productos manufacturados, que (además de una parte de la carga original) serían llevados al Caribe, se intercambiaban por azúcar y melazas, que (con algunos productos manufacturados) eran mandadas a Nueva Inglaterra. Barcos en la ruta triangular hacían dinero en cada parada.[20]

Como parte de un acuerdo después de la Guerra de sucesión española, se le fue concedido a Inglaterra el Asiento de Negros por parte del gobierno de España para proveer esclavos a las colonias Españolas en el nuevo mundo, abriéndole las puertas a traficantes y mercaderes británicos a los tradicionalmente cerrados mercados Españoles en América. Este arreglo también contribuyó fuertemente a la expansión de piratería por el oeste del Atlántico. El comercio en las colonias explotó al mismo tiempo que hubo una abundancia de marineros experimentados después de la guerra. Los mercaderes usaron esta excedente oferta de marineros para bajar los salarios y así maximizar sus ganancias, creando condiciones precarias dentro de sus embarcaciones. Los marineros de naves mercantiles sobrina de moral baja. Las condiciones de vida eran tan pobres que muchos marineros preferían una existencia libre como piratas. El volumen incrementado de navíos comerciales también creó un gran número de bandidos acechándolos.

Piratas de la era[editar]

Cabeza cercenada de Barbanegra colgando de bauprés de Maynard

Gran parte de los piratas mejor conocidos de la historia se originaron en "Edad dorada de la piratería."

  • Henry Morgan, un bucanero que atacó a los españoles y tomó la ciudad de Panamá. Iba a ser ejecutado en Inglaterra pero en lugar de eso fue nombrado caballero y gobernador de Jamaica murió de causas naturales en 1688.
  • Henry Every, famoso por haber sido uno de los pocos piratas en retirarse con su botín sin haber sido arrestado o derrotado en batalla, además de haber también capturado la extraordinariamente rica nave mogol Ganj-i-Sawai en 1694.
  • William "Captain" Kidd, quien fue ejecutado por piratería en Londres en 1701, es famoso por el tesoro enterrado que supuestamente dejó.
  • "Black Sam" Bellamy, capitán del Whydah Gally, que se perdió en una tormenta durante 1717.
  • Stede Bonnet, un adinerado terrateniente de Barbados, vuelto pirata solamente en busca de aventura. Bonnet capitaneo un sloop de diez cañones, llamado Venganza, saqueando naves de la costa de Virginia en 1717. Fue atrapado y colgado en 1718.
  • Edward Teach (O Thatch), mejor conocido como Barbanegra, estuvo activo entre 1716 a 1718. Tal vez uno de los más notorios piratas entre las naciones de habla inglesa. El barco más famoso de Barbanegra era el Queen Anne's Revenge, llamado en respuesta al final de la guerra de la Reina Ana. Barbanegra fue asesinado por los hombres del Lugarteniente Robert Maynard en 1718.
  • Calico Jack Rackham fue capturado, ahorcado y expuesto fuera de Port Royal en 1720.
  • Bartholomew Roberts, ha sido considerado uno de los piratas más exitosos de la historia. Fue asesinado en las costas de África en 1722.
  • Edward Low, activo entre 1721 y 1724, que fue notable debido a su hábito de torturar a sus víctimas antes de matarlas
  • William Fly, cuya ejecución en 1726 es usada por el historiador Marcus Rediker para marcar el final de la edad dorada de la piratería.
  • Amaro Pargo (1678-1747), pirata canario que domino la ruta entre Cádiz y el Caribe, en este caso atacando barcos enemigos de la Corona de España durante el reinado de Felipe V.

Las dos mujeres piratas[editar]

Existen, por lo menos, dos casos de mujeres que entraron a la carrera de la piratería. Las mujeres piratas más reconocidas fueron Anne Bonny (algunas veces también escrito Bonney) y Mary Read.

Bonny escapó con el pirata Jack Rackham (Calico), de quién estaba enamorada, escapando de un matrimonio temprano. Mary Read había sido vestida como un hombre por su madre toda su vida y había servido en la milicia británica durante un tiempo. Ella llegó al caribe después de dejar a su esposo y terminó con Calico y Bonny.

Cuando su nave fue atacada, las dos mujeres y un hombre desconocido fueron los únicos en defender el barco, ya que los demás tripulantes no se encontraban en condiciones de pelear debido a la intoxicación con el alcohol. Al terminar el ataque ellas fueron capturadas y arrestadas.

Después de su captura en 1720 ambas mujeres evitaron la sentencia de muerte clamando estar embarazadas. Read murió en prisión, mucho creen que debido a una fiebre o complicaciones al dar a luz. Bonny desapareció de los registros por completo.

Piratas berberiscos[editar]

Cornelis Hendricksz Vroom, españoles enfrentándose a corsarios berberiscos, 1615.

Los piratas berberiscos fueron piratas y corsarios que operaron desde el Norte de África (en la costa berberisca), acosando embarcaciones cruzadas en el Mar Mediterráneo además de naves en rumbo a Asia y África hasta las etapas tempranas del siglo XIX. Las villas costeras de y pueblos de Italia, España y las islas del mar Mediterráneo fueron constantemente atacadas por ellos y grandes zonas de las costas españolas e italianas fueron completamente abandonadas pero sus habitantes. A partir del siglo XVII los piratas berberiscos empezaron a entrar ocasionalmente al atlántico y atacaron lugares tan lejanos como Islandia. De acuerdo con Robert Davis,,[21] [22] entre un millón y 1.25 millones de europeos fueron capturados por los piratas berberiscos y vendidos como esclavos entre los siglos XVI y XIX.

Uno de los rasgos característicos de los piratas, el parche en el ojo, proviene del pirata Rahmah ibn Jabir al-Jalahimah, quién lo usó después de perder un ojo en batalla en el siglo XVIII[23]

Mientras a la edad dorada de la piratería en Europa y américa generalmente se le considera haber durado entre 1710 y 1730, la prosperidad de los piratas berberiscos duró hasta el inicio del siglo XIX. Sin embargo, al contrario de las potencias Europeas, los Estados Unidos de América se negaron a pagar tributo a los berberiscos y respondieron con la Primera guerra berberisca y la Segunda guerra berberisca c en contra del norte de África, donde los piratas capturaron y esclavizaron marinos norteamericanos. A pesar de que los Estados Unidos De América consiguieron pocas vitorias en estas guerras muy pronto se les unieron Francia y Gran Bretaña con sus embarcaciones más poderosas y acabaron con los saqueadores berberiscos.

Declive[editar]

Para el inicio del siglo XVIII la tolerancia hacia los bucaneros comenzaba a debilitarse. Después de que el Tratado de Utrecht fuera firmado, el exceso de marineros entrenados sin trabajo fue tanto una maldición como una bendición para los piratas. Inicialmente la abundancia de hombres aptos había aumentado el número de piratas existente de manera significativa. Esto llevó inevitablemente al saqueo de más naves, que puso un límite al comercio de las naciones Europeas. Estas respondieron mejorando sus propias naves para proteger a los comerciantes y cazar piratas. El exceso de marineros significaba que también había mucha gente apta para ser reclutada en las embarcaciones nacionales. La piratería estaba en un claro declive en 1720, La Edad dorada de la piratería no superó esa década.

Los eventos de la segunda mitad de 1718 marcaron un punto de inflexión para la piratería en el nuevo mundo. Sin una base segura a la cual acudir y la presión constante de las embarcaciones navales, los piratas perdieron la inercia. El atractivo de los tesoros españoles también empezaba a desaparecer y los cazadores gradualmente se convertían en las presas. Para 1719 los piratas restantes escaparon a África occidental atacando esclavistas pobremente defendidos.[24]

En la cultura popular[editar]

Aunque algunos detalles son regularmente omitidos, el impacto de la piratería en la cultura popular es difícilmente subestimado. Historia general de los robos y asesinatos de los más famosos piratas de Charles Johnson, es la principal fuente para las biografías de muchos piratas conocidos de la edad de oro, proveyendo también una imagen extensiva del periodo.[25] Dando un estatus casi mitológico a personajes como Barbanegra y Calicó Jack, el libro marcó el estándar para representar las vidas de mucho piratas de la edad de oro; además de influenciar la literatura de Robert Louis Stevenson y J. M. Barrie.[25] Trabajos literarios como La isla del tesoro y Peter Pan marcaron la imagen de los piratas que se tiene hoy en día. Películas como Pirates of the Caribbean y el anime/manga One Piece han trazado una imagen romántica sobre el ideal de la piratería.[26]

Muchas afirmaciones y especulaciones sobre su imagen, vestimenta, código de etiqueta, etc. también atribuyeron a su misterio y leyenda. Por ejemplo, los hombres usaban aretes con el propósito de que su valor en oro o plata pagaran un entierro si se llegaban a perder en el mar y su cuerpo llegaba a la costa.[27]

Más recientemente, detalles menos acertados sobre la imagen de los piratas han ganado popularidad (por ejemplo el Día Internacional de Hablar como un Pirata). Sin embargo este fenómeno simplemente ha ayudado a expedir e implementar el romanticismo en el mito de la piratería.[28]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Angus Konstam, 1998, Pirates: 1660–1730, ISBN 1-85532-706-6, p. 6.
  2. George Powell, "A Pirate's Paradise," in The Gentleman's Magazine, vol. CCLXXVI, N.S. 52, Jan-June 1894, p. 23.
  3. John Fiske, 1897, Old Virginia and Her Neighbors, p. 338.
  4. Fiske, p. 339.
  5. R.D.W. Cono, 1909, Cornelius Harnett: An Essay in North Carolina History, P. 10; Francis Hodges Cooper, 1916, "Some Colonial History of Beaufort County, North Carolina," in James Sprunt Studies in History and Political Science, v. 14, no. 2, p. 32.
  6. Patrick Pringle, 1951, Jolly Roger: The Story of the Great Age of Piracy, p. 9 of the 2001 edition.
  7. Fiske, p. 341-42.
  8. Douglas Botting, 1978, The Pirates, p. 20.
  9. Frank Sherry, 1986, Raiders and Rebels: The Golden Age of Piracy, P. 7.
  10. Marcus Rediker, 1989, "'Under the Banner of King Death': The Social World of Anglo-American Pirates 1716–1726", William and Mary Quarterly, ser. 3, 38 (1981), 203-227.
  11. F; Konstam, supra, p. 5.
  12. David Cordingly, 1995, Under the Black Flag: The Roamnce and Reality of Life Among the Pirates, p. xvi-xvii.
  13. Marcus Rediker, 2004, Villains of All Nations, p. 8.
  14. Tortuga - Pirate History - The Way Of The Pirates
  15. Nigel Cawthorne (2005), Pirates: An Illustrated History, Arturus Publishing Ltd., 2005, p. 65.
  16. Cawthorne, p. 34, 36, 58
  17. Peter Earle (2003), The Pirate Wars, ISBN 0-312-33579-2, p. 94.
  18. Earle, p. 148.
  19. Geoffrey Parker, ed. (1986), The World: An Illustrated History, Times Books Ltd., p. 317.
  20. Mark Kurlansky, Cod: A Biography of the Fish That Changed the World. Penguin, 1998.
  21. «When Europeans were slaves: Research suggests white slavery was much more common than previously believed». 
  22. Davis, Robert. Christian Slaves, Muslim Masters: White Slavery in the Mediterranean, the Barbary Coast and Italy, 1500–1800.[1]
  23. Charles Belgrave (1966), The Pirate Coast, p. 122, George Bell & Sons
  24. Ieuan W. Haywood 2009
  25. a b A general history of the robberies & murders of the most notorious pirates. By Charles Johnson Page viii. Introduction and commentary by David Cordingly. Conway Maritime Press (2002).
  26. E.g., Cecil Adams, "Did pirates bury their treasure? Did pirates really make maps where "X marks the spot?" The Straight Dope, October 5, 2007.
  27. http://www.livescience.com/33099-why-did-pirates-wear-earrings-.html
  28. Cecil Adams, "Why are pirates depicted with a parrot on their shoulder? What's the origin of the skull and crossbones pirate flag?" The Straight Dope, October 12, 2007.
  • Rediker, Marcus. Villains of all Nations: Atlantic Pirates in the Golden Age. Beacon Press: Boston (2004).
  • Rediker, Marcus. “Pirates and the Imperial State.“ Reviews in American History 16.3 (1988): 351-357
  • Swanson, Carl E. “American Privateering and Imperial Warfare, 1739–1748.” The William and Mary Quarterly 42.3 (1985): 357-382

Enlaces externos[editar]