Artículo bueno

Economía de Argentina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Economía de Argentina
Flag of Argentina.svg
Bandera

High-rises of Puerto Madero (40022145164).jpg
Vista del barrio porteño de Puerto Madero. En la Ciudad de Buenos Aires tienen su sede central la mayoría de las empresas más grandes del país.
Moneda Peso argentino (ARS)
Año fiscal año calendario
Banco central Banco Central de la República Argentina
Organizaciones G-20, G-77, OEA, ONU, OMC, BID, BM, FMI, CEPAL, ALADI, y Mercosur
Mercado de valores Bolsa de Comercio de Buenos Aires
Grupo
Estadísticas
Población Crecimiento 44,494,502 (2018)[3]
PIB (nominal) Decrecimiento $445.469 millones (2019 est.)[4]​ (27.º)
PIB (PPA) Decrecimiento $911.562 millones (2019 est.)[5]​ (28.º)
Variación del PIB
  • −2,5% (2018) −2,2% (2019)
  • −6,5% (2020) +2,2% (2021)[5]
PIB per cápita (nominal) Decrecimiento $9.888 (2019 est.)[4]​ (60.°)
PIB per cápita (PPA) Decrecimiento $20.055 (2019 est.)[4]​ (61.°)
PIB por sectores
Tasa de cambio 60.10 ARS = 1 dólar (2 de octubre de 2019)[7]
Inflación (IPC) 53,8% (2019 est.)[5]
IDH
Población bajo la línea de pobreza
  • Red Arrow Up.svg 45% (1T ) (UCA)[10]
  • Red Arrow Up.svg 35,2% (2018, UCA)[11]
  • Red Arrow Up.svg 9,6% en menos de $5,50 por día (2018)[12]
Coef. de Gini Red Arrow Up.svg 41,4 medio (2018)[13]
Fuerza Laboral
  • Crecimiento 20,434,054 de personas (2019)[14]
  • Crecimiento 54,1% tasa de empleo (2018)[15]
Desempleo
  • Red Arrow Up.svg 15% (2020 est.)[5]
  • Green Arrow Down.svg 8,9% (4T 2019)[16]
Industrias principales alimenticia, automotor, bienes de uso, textil, química, petroquímica, editorial, metalurgia, siderurgia, minería, electrónica y aeroespacial.
Índice de facilidad para hacer negocios Decrecimiento 126.° (medio, 2020)
Comercio
Exportaciones USD 61.621 millones (2018)[17]
Productos exportados
  • Manufacturas de origen agropecuario: 39,7%
  • Manufacturas de origen industrial: 33%
  • Productos primarios: 18,7%
  • Combustibles y energía: 8,6%
  • (septiembre de 2018)[18]
Destino de exportaciones
Importaciones USD 65.441 millones (2018)[19]
Productos importados
  • Bienes intermedios: 33,4%
  • Piezas y accesorios para bienes de capital: 18,5%
  • Bienes de capital: 17,3%
  • Bienes de consumo: 13,5%
  • Combustibles y lubricantes: 11,5%
  • Vehículos automotores de pasajeros: 5,3%
  • Resto: 0,5%
  • (septiembre de 2018)[20]
Origen de importaciones
Finanzas Públicas
Deuda externa (pública y privada)
  • Red Arrow Up.svg 97.7% del PIB
  • Total: USD 307.256 millones (2019)[21]
Ingresos 120.6 mil millones (2017 est.)[22]
Gasto público
  • 158.6 mil millones (2017 est.)[22]
  • Déficit: −6% del PIB (2017 est.)[22]
Reservas internacionales Decrecimiento USD 45.376 millones[23]​ (10/01/2020)
Salvo que se indique lo contrario, los valores están expresados en dólares estadounidenses
PIB de Argentina por sectores en 2019.
Exportaciones por sector en 2017.
Exportaciones por país. Comparativo 2011 con 2017.

La economía de Argentina es la segunda más grande de América del Sur, solo superada por Brasil.[24]​ Junto con este, son los únicos países sudamericanos en integrar el G-20, que reúne a las economías más grandes, ricas e industrializadas del planeta. Argentina cuenta con grandes recursos naturales y se beneficia de ello —especialmente de sus extensas llanuras de tierras fértiles—,[25]​ tiene un sector orientado a la explotación y exportación agrícola de avanzada tecnología,[26]​ considerable desarrollo de su industria nuclear[27]​ y satelital,[28]​ una base industrial diversificada sustitutiva de importaciones,[29]​ un desarrollo científico-tecnológico considerable por no tratarse de un país desarrollado,[30]​ y una población alfabetizada virtualmente en su totalidad,[31]​ con una considerable tasa de afiliación sindical.[32]

A principios del siglo XX, la Argentina era uno de los países con mejores perspectivas,[33]​ pero al mismo tiempo representaban poco menos de la mitad de los de Australia y Estados Unidos.[34]​ sin embargo entre 1974 y 2002, varias depresiones económicas afectaron su desenvolvimiento.[35]​ En el año 2016, el Banco Mundial calificó a la Argentina como una economía de ingresos medios.[36]​ En ese mismo año, el país tenía una renta per cápita de más de 16 000 dólares estadounidenses en paridad de poder adquisitivo (PPA).

Según un informe anual de la ONU sobre el Desarrollo Humano para el año 2016, Argentina es la cuarta nación iberoamericana con más alto índice de desarrollo humano detrás de España, Chile y Portugal, y por delante de Uruguay.[37]

Es uno de los mayores productores de soja del mundo, después de los Estados Unidos y Brasil, con 48 millones de toneladas en el año 2011.[38]​ El país es uno de los mayores exportadores de carne en el mundo y su producción se ha reconocido numerosas veces como la de mejor calidad. Es el primer productor mundial de girasol, yerba mate, limones y aceite de soja, segundo en miel y manzanas, el más grande productor de trigo y lana[39]​ en Latinoamérica,[40]​ entre otros cultivos. Es el mayor productor de vino en América Latina, quinto en el mundo y el principal productor de biodiésel a nivel global.[41]​ A nivel continental, en 2014 se encontraba en cuarto lugar en producción de petróleo (después de Brasil, Venezuela y Colombia)[42]​ y posee la tercera reserva de gas más grande del planeta.[43]​ El Yacimiento Aguilar en Jujuy es la mayor concentración de minerales de plomo y cinc de Sudamérica y el Bajo de la Alumbrera en Catamarca es uno de los yacimientos para la extracción más grandes de oro y cobre en América Latina, siendo la Argentina el décimo tercer mayor productor de oro del mundo.[44]​ Argentina es el más importante productor de software de Sudamérica y ocupa el segundo puesto en cuanto a fabricación de autopartes, después de Brasil.[45]

El país mantiene una deuda externa de aproximadamente 120 000 millones de dólares (2009), equivalente al 38,7% del PIB. El monto de la misma se debe principalmente a las operaciones realizadas durante la última dictadura cívico-militar (1976-1983),[46]​ período en el cual la deuda creció un 364% y a una toma masiva de préstamos externos durante los dos gobiernos sucesivos de Carlos Menem, debido a la política de dólar barato llevada adelante por la ley de convertibilidad.[47]​ En este último el crecimiento de la deuda fue del 123%. La relación entre el PIB y la deuda externa alcanzó su punto crítico en enero de 2002 cuando representó el 190% del PIB. Desde entonces una combinación de reducción de la deuda, moderación en la toma de nuevos créditos y aumento considerable del PIB, redujeron la deuda externa a poco menos del 41,5% del PIB.

La población argentina, en cierta forma, se encuentra acostumbrada a los altibajos que de vez en cuando afectan a la economía nacional. Sus ciudadanos saben cómo actuar frente a nuevas situaciones desfavorables que luego vuelven a retornar a la normalidad.[48]​ Tales son los casos como el INDEC, que en 2012 cifró la inflación argentina acumulada en el 9,9%, aunque para las consultoras privadas y los gobiernos provinciales fue del 24,4%. Estas irregularidades en las estadísticas han propiciado que el Fondo Monetario Internacional, en una medida sin precedentes, haya recomendado suspender al país del derecho al voto y otros derechos relacionados dentro del organismo.[49]​ En febrero de 2014, el gobierno argentino difundió los valores del índice de precios al consumidor de acuerdo con el nuevo método de cálculo, índice que los analistas económicos independientes consideraron en aquel momento en general verosímil,[50]​ sin embargo, a finales de aquel año la brecha entre la inflación que brindó el INDEC y las mediciones privadas arrojó una diferencia de al menos 10 puntos,[51][52]

En 2002 durante el momento más crítico de la crisis, los valores de pobreza estaban cercanos al 54% y los de desempleo del 21,5%. Durante los años siguientes estos indicadores sociales lograron reducirse muy considerablemente. En el país, los índices de indigencia y la pobreza se miden a partir de la información del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que realiza el INDEC a partir de la estimación de la Canasta Básica de Alimentos y la Canasta Básica Total. A partir de 2007, cuando el INDEC fue cuestionado por la supuesta injerencia por parte del Ejecutivo para alterar el indicador IPC y por tanto alterando los resultados en los indicadores de indigencia y pobreza, se dio una proliferación de mediciones privadas para la inflación, la indigencia y la pobreza. En el primer semestre de 2012, el índice de pobreza se ubicó en el orden de 6,5%, siendo la más baja de América Latina para ese año, por debajo de Uruguay (6,7%). Según la Cepal (que realiza la medición a partir de la Encuesta Permanente de Hogares del propio INDEC) la pobreza en la Argentina en 2012 fue la más baja de América Latina para ese año, por debajo incluso de Uruguay (5,7%).[53]​ En octubre de 2013, el INDEC decidió discontinuar la publicación de los indicadores de pobreza e indigencia debido a discrepancias en la metodología. En enero del 2016, tras el cambio de gobierno, el INDEC fue intervenido y modificó la metodología de medición, lo cual dio como resultado que en el segundo trimestre del 2016 se calculaba un índice de pobreza del 32,2%.[54]​ Este índice colocó al país levemente por encima del promedio de población en condiciones de pobreza en Latinoamérica, 28% según Cepal. La metodología fue criticada por diversos sectores, que señalaban que por razones políticas se mostraba una sobreestimación de los índices de pobreza e indigencia, atribuyendo la situación a la gestión previa.[55]

El Banco Mundial considera de «clase media» a aquellas personas que reciben un ingreso por día y per cápita de entre 10 y 50 dólares; con este parámetro, el Banco Mundial estableció a fines de 2012 que Argentina había duplicado su clase media desde 2003,[56][57]​ representando un aumento de 9.3 millones de personas (25% de la población) siendo el mayor crecimiento de la Región.[58]

La Argentina forma parte del bloque regional conocido como Mercosur, integrado por Argentina, Brasil, Paraguay Uruguay y Venezuela, en tanto que Bolivia se encuentra en proceso de adhesión. Dicho bloque constituye el mayor productor de alimentos del mundo, tiene un PIB de 3,3 billones de dólares, lo que representa el 82,3% del PIB total de toda Sudamérica y cuenta con más de 270 millones de habitantes (cerca del 70% de América del Sur), lo que lo convierte en el bloque más grande, más poblado, económicamente más poderoso y mejor integrado de Latinoamérica.[59]​ Como consecuencia del tamaño del bloque económico Mercosur, las relaciones comerciales entre la Argentina y Brasil aumentaron hasta volverse de primera importancia para ambos países. Argentina y Brasil son los dos socios más grandes, influyentes y económicamente más poderosos del bloque,[60]​ y desde la formación del Mercosur se han dado numerosos choques entre ambas potencias sudamericanas:[61]​ la balanza comercial entre ambos países comenzó a tornarse deficitaria para la Argentina desde junio de 2003, lo que constituyó motivo de preocupación para empresarios y funcionarios de ese país.[62]​ Dicho déficit fue revertido brevemente en mayo de 2009 y nuevamente revertido en el 2012 lográndose superávit con Brasil.[63]​ En 2006, los gobiernos de la Argentina y Brasil firmaron una serie de acuerdos bilaterales, entre los que se encuentra la cláusula de adaptación competitiva y los acuerdos referidos a los intercambios comerciales del sector de los automotores. El propósito de ambos acuerdos es reducir las asimetrías presentes en el bloque.[64]​ Dichas asimetrías han sido motivo de queja de los países más pequeños como Uruguay y Paraguay, quienes se ven en desventaja frente a los socios económicamente más grandes, Argentina y Brasil y han criticado el tutelaje que ejercen estos últimos sobre el bloque.[65]

Historia económica[editar]

Época colonial (1580-1810)[editar]

Monumento al conquistador español Juan de Garay en Buenos Aires.

En la segunda mitad del siglo XVI, el Alto Perú, Tucumán, y Paraguay, donde se había concentrado la colonización ya que los indígenas eran numerosos y sedentarios, exigían la creación de un puerto en el Atlántico Sur para establecer lazos comerciales más cercanos con España, disminuir el aislamiento y frenar la amenaza de incursiones extranjeras en el Río de la Plata. La Corona española autoriza la segunda fundación de Buenos Aires. En 1573, el gobernador Juan de Garay fundó una ciudad intermedia: Santa Fe y en 1580 fundó la ciudad de Trinidad y Puerto de Santa María del Buen Ayre ―conocida actualmente como Ciudad de Buenos Aires― como parte del Virreinato del Perú.

Durante el último tercio del siglo XVI, gracias a la introducción de la técnica de la amalgama con mercurio, la producción de plata se había duplicado, como así también la mortalidad de los indígenas.[66]​ La ciudad de Potosí llegó a tener una población de 160 000 habitantes y se convirtió en el principal mercado de consumo de Hispanoamérica.[66]​ En este contexto, Buenos Aires se convirtió en la entrada y salida natural de los productos altoperuanos y del Paraguay. Por un lado entraban insumos y miles de esclavos negros para reemplazar a la menguante población indígena y por otro lado salía la plata extraída del cerro Potosí.

Debido a la salida no autorizada de metales preciosos por el Puerto de Buenos Aires, en 1594 el rey prohibió el comercio con este puerto y estableció que toda la producción de plata producida en el Alto Perú debía salir a España a través del puerto de Lima, con algunas excepciones para evitar el desabastecimiento de la población: la autorización de fletar dos embarcaciones anuales con productos de la zona (cueros, principalmente). Esta situación llevó como única solución al contrabando, que pasó a ser la actividad económica más rentable de la Buenos Aires colonial.

Durante la era colonial, la economía de Tucumán y Cuyo estaba dedicada a la producción de insumos y bienes de consumo para los mercados del Alto y Bajo Perú, Buenos Aires y Paraguay. Se producían, vinos y aguardiente de Cuyo, mulas de Córdoba, tejidos en Salta y Tucumán, carretas de Córdoba y Tucumán, etc. Desde el punto de vista económico Córdoba estaba ligada comercialmente al Alto Perú; mientras que la región de Cuyo estaba vinculada a Santiago de Chile.

En la región pampeana, la principal actividad económica era la ganadería. El origen de la explotación ganadera en las pampas, se remonta a 1536 ―cuando Pedro de Mendoza introdujo los primeros equinos― y a 1580 ―cuando Juan de Garay introdujo entre 300 y 500 vacunos―.[67]

Para el año 1608, existía en Buenos Aires un numeroso plantel de ganado cimarrón que se fue multiplicando en libertad en los campos cercanos. En 1609, el Cabildo de Buenos Aires acordó la matriculación de las personas interesadas en participar en la caza y matanza del ganado vacuno cimarrón, denominadas «vaquerías». Tenían por objeto la explotación del ganado vacuno para obtener su cuero, desechándose la carne. Esta etapa duró aproximadamente hasta mediados del siglo XVIII.[67]

La «Ley de Tierras» de 1754, tuvo un papel fundamental en el nacimiento de la estancia, en la medida que la acción de vaquear, sirvió como antecedente para aspirar a la propiedad, contribuyendo a la distribución latifundista de la tierra.[67]​ Cuando el ganado cimarrón comenzó a disminuir su número, fue necesario internarse cada vez más en territorio bonaerense. Comienza así el momento de las estancias, del ganado marcado y de una mayor utilización del animal: nacieron las fábricas de cebo y los saladeros.

La fundación de la Colonia del Sacramento por los portugueses enfrente de Buenos Aires en 1680, vino a reafirmar el crecimiento del contrabando. La pelea entre España y Portugal por el Río de la Plata continuó en 1724, cuando el gobernador español Bruno Mauricio de Zavala funda la ciudad de Montevideo para evitar la toma de esa bahía por un contingente proveniente de Brasil.

En el año 1776 España crea el Virreinato del Río de la Plata, para echar a los portugueses del Río de la Plata, abarcaba lo que hoy es Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia y partes del sur de Brasil, del norte de Chile, del sureste de Perú, y las islas Malvinas.

Con la sanción del Reglamento de Comercio Libre (de 1778, bajo la dinastía de los Borbones) se buscó proteger los intereses comerciales de los productores peninsulares en los mercados cautivos coloniales. El comercio libre tuvo consecuencias desastrosas para el interior del virreinato, [cita requerida] solo algunos sectores, como el aguardiente, las carretas, artículos de montura y transporte, y los tejidos de lana, pudieron sobrevivir.

En Buenos Aires, la sanción del Auto de libre internación (de 1778) y del Reglamento de Comercio Libre (de 1788) provocaron un verdadero «boom» exportador, pasándose de 150 000 cueros al año (en 1778) a 800 000 (en 1801).[67]​ Desde el punto de vista político, la instalación de la aduana en 1779, del Consulado de Comercio en 1794 y el establecimiento del Sistema de Intendencias en 1782, consolidaron el papel hegemónico de Buenos Aires y el debilitamiento del poder de Lima.

Establecimiento del Estado nacional (1810-1852)[editar]

La Revolución de Mayo de 1810 desató una ola de cambios, al separarse el Alto Perú del Virreinato, se privó al Río de la Plata de su principal mercado consumidor[cita requerida] y de la región productora de metales preciosos. Las economías del interior quedaron aisladas y dejaron de cumplir el rol vinculante entre Buenos Aires y el Alto Perú, iniciándose un proceso de migración interna y despoblamiento del noroeste. La revolución abolió la servidumbre indígena y estableció la libertad de los hijos de esclavos (libertad de vientres).

Una vez declarada la Independencia en 1816, el país comenzó a depender de su principal comprador y vendedor: el Reino Unido. En 1827 fue el primer episodio de crisis de deuda de la historia. Argentina entró en cesación de pagos en 1827 y su recuperación demandó tres décadas. La siguiente crisis fue el episodio conocido como Pánico de 1890.[68]

En 1828, la oligarquía terrateniente bonaerense que dominaba la Legislatura consiguió modificar la Ley de Enfiteusis. Juan José Viamonte combatió la cláusula de la ley que prohibía a los enfiteutas adquirir nuevas tierras. El Estado de Buenos Aires por su parte «empeñaba todos sus efectos, bienes, rentas y tierras, hipotecándolas al pago exacto y fiel de la dicha suma de 1 000 000 de libras esterlinas y su interés».[69]​ En consecuencia, en 1828 se liquidó la escuadra naval y se dieron en pago dos fragatas que se estaban construyendo en Inglaterra. De este modo, cuando se produjo la ocupación de las Malvinas por los ingleses, cinco años más tarde, no hubo fuerza naval para contrarrestarla. Ferdinand White, espía británico enviado por Baring Brothers al Río de la Plata, condenó los aspectos delictivos de este acuerdo. De la suma recibida, solo llegaron al Río de la Plata en oro, como estaba convenido, el 4 % de lo pactado: 20 678 libras.[70][71]

La clase terrateniente bonaerense presionó para expandir la frontera, para ello en 1820 se realizó una expedición que llevó las fronteras a las Sierras Pampeanas y en 1833 la Campaña al Desierto liderada por Juan Manuel de Rosas expandió la superficie hasta el río Salado. Así, el latifundio se consolidó como la unidad económica principal de la provincia de Buenos Aires, gracias a la producción ganadera que garantizaba una excelente rentabilidad sin realizar demasiadas inversiones, ni contar con abundante mano de obra.[67]

Imagen de una estancia, durante el periodo las principales actividades económicas del país son de origen rural.

Desde 1832 hasta 1850 la aduana de la provincia de Buenos Aires experimenta un crecimiento importante, pasando de 1.200.000 pesos plata a 4.000.000. Poniendo de manifiesto un crecimiento de la economía argentina durante el periodo del gobierno de Rosas, donde también crecen las exportaciones de cuero, lana y tasajo.[72]

Durante las décadas de 1830 y 1840 se acentuó la expansión económica de la Confederación Argentina, alentada por el comercio exterior. Las exportaciones de origen pecuario (cueros, carne salada, sebo y lana) y el número de embarcaciones extranjeras que llegaban anualmente al Río de la Plata con sus productos lograron duplicarse entre 1837 y 1852. La expansión del comercio estimuló la producción ganadera y saladeril y el enriquecimiento de los sectores vinculados a ella.[73]

A partir de 1850 comenzó el auge del lanar: ese año la exportación total de lanas alcanzó la cifra de 7681 toneladas; en 1855 llegó a 12 454 toneladas, y un año más tarde, a 14 972 toneladas. Al promediar la década de 1860, las estancias dedicadas al ganado lanar en la provincia de Buenos Aires comprendían una superficie de 16 millones de hectáreas; estando una cuarta parte de ellas en manos de inmigrantes irlandeses y escoceses, y una gran proporción bajo control de inmigrantes vascos. El total de ovinos en la provincia llegó a la cifra de 40 millones.[74]

Gracias a ello, Buenos Aires vivía una notable expansión económica sustentada por el ciclo lanar y las rentas de la aduana. En tanto la red ferroviaria, la primera de Latinoamérica, pasó de 573 kilómetros en 1868, a 1331 km en 1874.[75]

Durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento se construyeron grandes puertos, como los de Zárate y San Pedro. Se proyectó un puerto moderno en la Ciudad de Buenos Aires,[76]​ y se tendieron unos 5000 km de líneas telegráficas.[77]​ En 1891 se creó el Banco de la Nación Argentina.

En 1876 se realizó el primer embarque de carne congelada hacia Europa, y al año siguiente las primeras exportaciones de cereales.[78]​ La extensión de la red ferroviaria tuvo un gran impulso durante el Gobierno de Nicolás Avellaneda, llegándose a los 2516 kilómetros al final de su mandato: un aumento del 89 % en seis años.[79]​ Mediante la Conquista del Desierto, la agricultura pampeana pasó de cultivar unos 2 millones de hectáreas a más de 25 millones, ocurriendo una evolución similar con la producción de carne.[80]​ Con Bartolomé Mitre, en 1862, la deuda dio otro salto. Primero transfirió los compromisos de la provincia de Buenos Aires a la Nación, y después acordó otro empréstito con la banca inglesa por 2.5 millones de libras adicionales, para lanzarse a la guerra con Paraguay. Pero, nuevamente, de los 2.5 millones de libras asumidos como deuda, el país recibió solo 1.9 millones debido a los descuentos por el "riesgo país y las comisiones". Sarmiento, que sucedió a Mitre, también se endeudó para continuar la guerra y con el fin de "armar fuerzas militares para reprimir el levantamiento de Entre Ríos". Al final del gobierno de Sarmiento, la deuda ya alcanzaba los 14.5 millones de libras.[81]

En 1835 Rosas asumió su segundo gobierno. En diciembre de ese año se sancionó la Ley de Aduana que determinaba la prohibición de importar algunos productos y la imposición de aranceles para otros. En cambio mantenía bajos los impuestos de importación a las máquinas y los minerales que no se producían en el país. Estas medidas de carácter proteccionista impulsaron notablemente el mercado interno y la producción del interior del país. se promovieron tejidos, curtiembres, fundiciones, tintorerías, y productos agropecuarios; todos de distintas regiones del país y un fuerte apoyo a la industria vitivinícola.[82]​ Durante época de Rosas se desarrollaron con variado éxito una serie de emprendimientos de exploración y explotación de yacimientos mineros, entre ellas las Escombreras pertenecientes al establecimiento de Vladislao Augier y asociados. También en Chañar Punco, la Mina Capillitas también se establecieron establecimientos de fundición y elementos utilizados para la molienda del mineral. En la cima del cerro Bayo hasta Punta Balasto, tal como Fuerte Quemado, por ejemplo, donde se explotaron aluviones auríferos en 1853. En los alrededores de Río Blanco y Negra Muerta, localidades situadas en las nacientes del valle Calchaquí y en varias otras regiones cercanas de la provincia de Salta, en la zona de la Sierra de Rinconada, Santa Catalina, Coyahuaima, El Toro y Carahuasi, en la provincia de Jujuy fueron importante los minerales de oro y plata. La expansión del comercio estimuló la producción ganadera y saladeril y el enriquecimiento de los sectores vinculados a ella. Los gobiernos federales provinciales entregarían la tierra gratuitamente, y habrían de construir la infraestructura de colonias agrícolas. En la Puna se desarrolló una agricultura diversificada adaptada a las condiciones climáticas altitudinales y a la mayor disponibilidad de agua, desde la árida Puna, pasando por los valles y quebradas cultivando especies domésticas como el maíz, quinoa, papa, porotos, y diversas legumbres que eran exportadas a Perú y Bolivia. La Confederación se vio beneficiada por la acelerada introducción de adelantos técnicos, se habían introducido en el país los primeros Hereford y Shorthon, los primeros merinos y los primeros caballos frisones para tiro pesado.[83]

Modelo Agroexportador (1880-1930) o liberal (1853-1930).[editar]

En la actualidad, los colegios y universidades Argentinas insisten en llamar "Modelo Agroexportador" a la economía de libre mercado que fue instaurada en la constitución de 1853 por su autor ideológico Juan Bautista Alberdi, basado en el respeto a la vida, la libertad y la propiedad privada. Con ese marco nuestro país se convirtió en uno de los mas avanzados, con una estructura productiva diversificada. Posiblemente por que intentan des-valorizarlo, diciendo que fue un modelo que solo beneficiaba a la oligarquía vacuna y que producía gran desigualdad.

El modelo incorporado en la constitución de 1853, era de la escuela industrialista escocesa de Adam Smith, y con el logramos convertirnos en uno de los 5 países mas desarrollados del mundo en tan solo 40 años y nos mantuvimos entre los 10 mas ricos durante las 6 décadas en que se aplicó. No solo en términos de producción y consumo per cápita, si no también por el poder adquisitivo de los salarios.

Ciertamente el campo creció muy rápido, ya que se multiplicaron las hectáreas útiles gracias a la construcción de los nuevos ferrocarriles (para 1914 se habían terminado la mayor parte de los 47000 kilómetros), era la décima red ferroviaria mas extensa del mundo.

Pero la industria creció mas rápido aun porque efectivamente era un modelo industrialista, en un sistema libre el agro y la industria se potencian mutuamente. En 1914 el 71% de todos los productos manufacturados consumidos en el país eran de producción nacional. En 1922 la industria ya había superado definitivamente a la producción agropecuaria. En 1932 la industria Argentina era mayor que la de Mexico y Brasil juntas. Para 1943 la industria ya exportaba el 20% de su producción. Argentina era uno de los países mas desarrollados, fue de los primeros países en eliminar el analfabetismo, mas tarde su industria editorial llegó a ser la mayor de habla hispana y el cine nacional era el 4° del mundo después de Estados Unidos, Francia e Italia.

Es cierto que el campo exportaba una buena parte de su producción, así permitiendo importar la maquinaria de última tecnología que permitiría el desarrollo del país. Pero no era el único que se beneficiaba, también lo hacía la industria, el comercio, el transporte, la construcción, teníamos pleno empleo y llegaban cientos de miles de inmigrantes gracias a lo que para la época eran altísimos salarios, mas altos que el de los obreros ingleses, franceses o alemanes. La moneda era sana y casi no había inflación, la gente podía ahorrar y salir de la pobreza. La industria Argentina competía con las mejores del mundo. Podemos nombrar algunos ejemplos tales como: La Compañía Cervecería Bieckert (fue de consumo popular en nuestro país), Bagley, Dulces NOEL (había sido líder en latinoamérica), Bodega el Trapiche por Tiburcio Benegas (salto cualitativo en la vitivinicultura Argentina). Las pequeñas industrias elaboradoras y comercializadoras de productos derivados de la leche prosperaban imparables, un ejemplo Magnasco Hnos. o La Martona entre Monte Grande y Cañuelas que fueron una explosión alrededor de las estaciones de trén. En 1884 Bunge y Born para dedicarse a la comercialización de seriales a escala mundial (un trading "internacional"). En 1899 la misma empresa adquiere un taller de hojalatería y empresa a fabricar embases (Centenera fue una lider continental en producción de embases), en 1902 instalan un Molino en el dique 3 de Puerto Madero y nace Molinos Río de la Plata (proveían y proveen una gran cantidad de productos de consumo diario hasta el día de hoy). En 1911 constantemente huelga de obreros de la panificación, Torcuato Di Tella inventó una maquina amasadora de pan de éxito nacional e internacional (fue tan grande su éxito que tuvo que crear una industria para fabricarlas, "SIAM"), que empezó fabricando maquinas amasadoras de pan, prosiguió con heladeras, cocinas, autos, motos. Otros ejemplos Bartolomé Long que inventó la desgranadora argentina, 1917 la primera cosechadora autopropulsada del mundo por José Frick, 1878 Nicolas Schneider se vuelca al rubro de fabricar los primeros arados en Esperanza, Jacobo Peuser un alemán en 1867 creó un emporio de artes gráficas y puso a la actividad editorial Argentina en la cima de Iberoamérica por mucho tiempo, 1870 Sebastián Bianchetti se hizo presente con sus famosas balanzas que hasta el día de hoy se ve en algunos comercios, pequeñas industrias de cerillas de fósforos prosperaban tanto así que la Compañia Generál de Fósforos (1889) continúa hasta nuestros días, Fundición Zamboni, los astilleros de Berisso, Cerámica Ferrum, las siderúrgicas TAMET y Sansinena, 1886 Ernesto Tornquist inviertiendo en ferrocarriles (también en exploración y explotación de petroleo), 1860 el Austro-Hungaro Nicolás Mihanovich inicia un imperio naviero que después continua Luis Dodero (hoy en día la mayor parte de la flota fluvial que transporta el parana está en manos de empresarios paraguayos), en 1924 Joris Steverlynck funda algodonera Flandria (industria floreciente que a su entorno crece la ciudad de Flandria).

Éste era el país que en 1889 asombraba al mundo con motivo de los 100 años de la revolución Francesa, habían dos cosas que todos miraban, una era la Torre Eiffel y la otra era el Pabellón Argentino que imitaba un Palacio donde se veían los productos agrícolas y ganaderos, pero así también multitud de industrias como por ejemplo la cámara de conservación en frío de la empresa Sansinena y tantos otros que maravillaban. Todo ésto hacía decir a algunos periódicos franceses: "Su futuro es tan grande, su prosperidad creciente, su situación excepcional comparable a los Estados Unidos del norte.

Todo ésto se logro gracias al sistema económico Alberdiano plasmado en la constitución nacional.

Las guerras mundiales y la crisis del 30 generaron un gran desafío en todo el mundo. Paises como Australia, Canada, Nueva Zelanda, similares a Argentina volvieron de la posguerra a ser abiertos y competitivos. En cambio en Argentina se ensalzaron las ideas proteccionistas, nacionalistas, estructuralistas.

A partir de la década del 30 se abandona el libre comercio, se comienza a gravar el campo para subsidiar y proteger el desarrollo industrial, lo que se profundizó con el Peronismo. El resultado fue pésimo, la idea de esquilmar al campo empobreció muchos de los 250 000 productores y benefició a unas pocas familias de industriales, a los políticos populistas y sindicalistas. Pero así Argentina se apartó del camino del progreso, multiplicó la pobreza y cada vez mas gente depende del estado. Caímos al puesto 65 del ranking de producción per cápita, nuestra industria subsidiada y protegida ya no pudo competir con los países centrales como Estados Unidos o los Europeos, pero tampoco pudo competir con los países pobres como lo eran China, India e Indonesia, ni siquiera con las de América Latina que decidieron abrirse al mundo como Mexico, Chile, Perú o Colombia. Eso demuestra que la Industria Argentina se estancó con el proteccionismo nacionalista.

Aparición de la economía mundial[editar]

La actividad económica argentina estaba orientada principalmente en el sector exterior, a las exportaciones, que generaban los principales ingresos del país. Sus dotaciones biológicas y geográficas (la extensa llanura de la pampa, con su clima templado y sus praderas naturales) eran el sitio ideal para el desarrollo y comercialización de productos primarios como cereales y derivados de la ganadería.[cita requerida]

En el primer cuarto del siglo XIX el principal producto exportado era el tasajo, mientras que a mediados de siglo era la lana de oveja. Sin embargo, ya a finales del siglo las exportaciones de cereales (maíz y trigo), que anteriormente eran inferiores a las importaciones, aumentaron fuertemente y se convirtieron en el principal producto del sector primario-exportador argentino. En 1876 se realizó el primer embarque de carne congelada hacia Europa, y al año siguiente las primeras exportaciones de cereales.[78]

Hacia mediados del siglo XIX la economía Argentina comenzó a experimentar un crecimiento rápido por la exportación de sus materias primas provenientes de la ganadería. Esto marcó el principio de un período significativo de expansión macroeconómica. A finales del siglo XIX y comienzos del XX se desarrollaron barcos frigoríficos que hicieron posible el transporte de carne refrigerada. Con los cambios en la producción y exportación, el país logró un fuerte crecimiento de su economía hasta situarse dentro de las mayores potencias mundiales.

Entre 1870 y 1914, la economía argentina sostuvo una tasa media de crecimiento superior al 5 % por año.[33]​ Hacia 1913, los ingresos per cápita habían alcanzado aquellos niveles sostenidos por Francia y Alemania, muy superiores a países hoy más desarrollados que la Argentina, como Italia y España,[33]​ Un censo de 1887 de la ciudad de Buenos Aires afirma que existían unos 4200 establecimientos industriales.[cita requerida] El comercio exterior es el exponente más representativo de la evolución del modelo agroexportador implementado a partir de la década de 1880. Desde 1882 a 1889 hay un marcado déficit en las cuentas comerciales del país, pero desde 1889 hasta 1905 la situación se revierte y hay superávit comercial. La composición agrícola los productos exportados pasa de ser un 6,7% en 1880-1884 a aproximadamente 60% en 1905-1909. Las carnes en el mismo periodo componen un 38,02 %[84]

Desde 1890 hasta 1930, mediante la llamada Conquista del Desierto, la agricultura pampeana pasó de cultivar unos 2 millones de hectáreas a más de 25 millones, una evolución similar ocurrió con la producción de carne, favorecida por el surgimiento del frigorífico. Las exportaciones argentinas pasaron de 70 millones de pesos oro en el quinquenio 1880-1884, a 380 millones en la década de 1910. Para la década de 1920, las mismas oscilaron en torno de los 800 a 1000 millones de la misma moneda.[80]

Como la inmigración europea, la inversión extranjera jugó un papel central en el desarrollo económico de la Argentina. Antes de la Primera Guerra Mundial, la inversión de capital era principalmente inversión de capitales extranjeros. Argentina era un caso atípico para la inversión extranjera, diferenciándose del resto de los países latinoamericanos, ya que en el período 1873-1923 el país concentró el 71 % de las inversiones extranjeras de la región.[85]

Reino Unido, Francia y Alemania invirtieron considerables sumas de dinero en el desarrollo del país. Los fondos extranjeros fueron colocados en los sectores orientados hacia las exportaciones; los ferrocarriles en particular fueron construidos con el capital extranjero, solo entre 1887 y 1914, la extensión de la red ferroviaria había aumentado 5 veces aproximadamente: de 6700 km a 35 500 km.[86]

La explotación de la tierra: la estancia contra la chacra[editar]

Desde su creación como Virreinato del Río de la Plata hasta la actualidad, Argentina, es uno de los países con mayor superficie apta para el desarrollo de la agricultura en el mundo, hecho que le ha dado ventajas comparativas. Durante siglo XIX la economía rural estuvo casi completamente dedicada a la ganadería y la agricultura. La oferta agropecuaria, constituyó la base del desarrollo económico de la Argentina en el período 1880-1930. La producción de carne y cereales, para el mercado mundial conocido como modelo agroexportador sobre el que se fueron forjando, desde los transportes hasta la organización política de la Nación.

Los políticos más influyentes de aquel momento, como Sarmiento, Juan B. Justo o Juan Alsina, sostuvieron la necesidad de estructurar el nuevo sistema económico sobre la base de la chacra y no de la estancia. La chacra se diferenciaba radicalmente de la estancia: en primer lugar era una institución nueva, impulsada por un sector social nuevo, como lo eran los inmigrantes provenientes mayoritariamente de Europa, a través de las leyes de colonización, era relativamente pequeña y su dueño vivía y trabajaba en el campo. El chacarero era así concebido como un trabajador autónomo rural propietario de sus tierras, con un gran parentesco al «farmer» estadounidense. Finalmente la chacra, al crear sólidas bases locales y una extendida clase media rural, abría inmediatamente paso al desarrollo de la agroindustria primero y de la industria metalúrgica después.

La estancia en cambio, se apoyaba en el latifundio y en ganancias rentísticas, su propietario vivía en las grandes ciudades y continuaba con las relaciones semiserviles. Al concentrar la riqueza en pocas manos, dificultaba la creación de mercados internos, adoptando una posición abiertamente anti industrial.

El modelo de desarrollo basado en la chacra tuvo relevancia sobre todo en la provincia de Santa Fe, de la mano de Aarón Castellanos, pero para fines de siglo, las presiones políticas y económicas de los estancieros y los ferrocarriles británicos, impusieron el modelo de la estancia como dominante del sistema económico argentino, cerrando el acceso a la propiedad de la tierra a los inmigrantes, que se volcaron hacia las ciudades.

Mercado de trabajo[editar]

A partir de la década de 1850 comienza a desarrollarse un mercado de trabajo (contratación de trabajadores asalariados), principalmente en la provincia de Buenos Aires.[87]

La escasez de mano de obra permitió altos salarios y, por lo tanto, un abismo entre los índices de salario de la Argentina y de una Europa empobrecida, particularmente Italia y España.[cita requerida] Esto facilitó la inmigración masiva que fue sostenida cada año hasta la Primera Guerra Mundial. La mitad de los inmigrantes europeos eligió permanecer en la ciudad de Buenos Aires, su adición al mercado de trabajo ayudó a aliviar la escasez de trabajo en el campo. Las migraciones subsecuentes de nativos y extranjeros ayudaron a asegurar un mercado de trabajo para la economía de la región litoral.

El proceso coincidió y fue potenciado por la gran ola de inmigración que comenzó en ese momento y que se extendería hasta 1930. La población en 1869 alcanzaba a poco más de 1.8 millones de personas.[88]​ Para el año 1930, la población llegaba a los 11 millones.[80]​ La aparición y desarrollo de un mercado de trabajo, permitió la subsecuente aparición y desarrollo de una considerable organización sindical del trabajo, que impulsó el alza de salarios y la mejora en las condiciones de vida de los trabajadores.

El desarrollo del mercado de capitales[editar]

El Reino Unido contribuyó con la mayor parte de fondos, como lo hizo con muchos otros estados latinoamericanos, que recayeron en los ferrocarriles y en las industrias que exportaban carne. Entre 1887 y 1916, la extensión de la red ferroviaria había aumentado 5 veces aproximadamente: de 6700 km a 35 500 km.[89]​ Las sociedades anónimas de responsabilidad limitada recogieron la mayor parte de su capital por la inversión directa extranjera. El país experimentó un crecimiento anual promedio de 3.4 % durante el período 1875-1913.[90]

Crisis de 1893[editar]

El crecimiento de la deuda, tanto pública como privada, se tradujo en una excesiva expansión monetaria que llevó a una fuerte depreciación del papel moneda, amenazando la rentabilidad de los inversores, y paralizando la entrada de nuevos capitales. Los inversores británicos, perturbados por los informes provenientes de Buenos Aires retiraron los capitales masivamente.

Situación tras la Primera Guerra Mundial[editar]

PIB per cápita PPA en el Cono sur y México.

Una vez finalizada la Primera Guerra Mundial, los capitales estadounidenses y Wall Street comenzaron a figurar preeminentemente sobre la esfera internacional. El crecimiento económico argentino antes de 1914 fue alcanzado por las exportaciones a Europa. Primero la carne vacuna y luego los cereales fueron enviados a Europa, con una población en auge. El viejo continente se encontró cada vez más en la necesidad de importar productos alimenticios de Argentina. En 1915 la decisión del Banco de Inglaterra de incrementar la tasa de interés provocó la reversión del flujo de capitales extranjeros hacia la Argentina y le impidió financiar el déficit en su balanza de pagos. El desequilibrio de la balanza de pagos se profundizó como resultado de la magra cosecha de 1913-1914. A partir de entonces, la economía argentina se deslizó hacia una profunda recesión. Los mecanismos de transmisión de la crisis fueron dos: la salida de oro hacia el extranjero y la caída de las exportaciones primarias. En el marco del patrón oro, dicha fuga provocó una severa reducción del circulante, un incremento de la tasa de interés y una sucesión de quiebras de empresas y negocios.[91]

Entre 1919 y 1929, el PIB de la Argentina creció al 3.61 % anual.

La tasa de desocupación muestra un notable incremento, ya que alcanza en 1914 el 13,7%, frente al 5,1% de 1912. En 1915 llega al 14,5%, en 1916 al 17,7% y en 1917 toca el 19,4%, con un total de 445.870 desocupados frente a 1.887.981 personas ocupadas.[92]​ la economía argentina, alcanza el sexto puesto del PIB mundial en 1928.[93]​ Durante la presidencia de Hipólito Yrigoyen se crea YPF, dirigida por Enrique Mosconi. En ocho años se logró casi triplicar la producción de petróleo, de 348 888  (en 1922), a 872 171 m³ (en 1929).[94]

La crisis mundial que desencadenó el derrumbe de la Bolsa en 1929 marcó el fin del modelo orientado a la exportación de los productos ganaderos y cerealeros de la región pampeana.

Modelo industrial (1930-1975)[editar]

Modelo mixto[editar]

Exportaciones industriales como porcentaje del PIB 1939-1943.

Después de la Crisis de 1929, un nuevo modelo de crecimiento económico surgió, aunque diferente al de otros países de la región. Por un lado sectores exportadores de productos ganaderos y cerealeros representados por grandes latifundistas, empresas frigoríficas y ferroviarias británicas, intentaron retornar al modelo agroexportador. El Pacto Roca-Runciman de 1933 entre Argentina y Reino Unido daba cuenta de dicho objetivo. Durante el período (1930-1975) el sector agroexportador permaneció sin cambios de fondo (no se realizó ninguna reforma agraria para redistribuir la propiedad concentrada de la tierra) y se superpuso a un nuevo modelo de industrialización orientado al mercado doméstico. El sector agroexportador estaba orientado al comercio internacional, sobre las pautas de la economía liberal clásica, con una presencia preponderante del latifundio y un bajo empleo de tecnología y mano de obra, sujeta a relaciones laborales paternalistas.

Industrialización por sustitución de importaciones (1930-1945)[editar]

Durante el período de 1930-1943 comenzó a acelerarse el proceso de industrialización por sustitución de importaciones, con eje en empresas estatales con fuerte influencia militar, como por ejemplo, YPF, Fabricaciones Militares, filiales de grandes empresas estadounidenses y sobre todo una gran cantidad de fábricas pequeñas y medianas de capital nacional, especialmente en el sector textil.

Para 1935 en Argentina existían 40 606 establecimientos industriales, los cuales albergan a 590 000 trabajadores. Ese año, por primera vez en la historia del país, la producción industrial fue mayor a la agrícola-ganadera.[95]

El sector industrial se desarrolló orientado al mercado interno, con una presencia preponderante del Estado, sobre las pautas de economía keynesiana que irrumpía en Estados Unidos con el New Deal, y una gran demanda de mano de obra asalariada sujeta a relaciones laborales colectivas entre el trabajo y el capital.[96]

La economía después de la Segunda Guerra Mundial y nacionalización (1945-1955)[editar]

Comparación de países por PIB per cápita en 1965.

Una vez concluida la Segunda Guerra Mundial, y ya con Juan Domingo Perón en el poder, la economía pegó un giro drástico. La inflación aumentó hasta casi 19% anual, la tasa de inflación más alta registrada en la historia del país. Se aplicó un modelo económico de sustitución de importaciones con el objetivo de incentivar el crecimiento y desarrollo de la industria nacional.

En 1952 el Gobierno peronista decidió saldar completamente la deuda externa. De esta manera, el país deudor de m$n 12 500 millones se convertía en acreedor por más de m$n 5000 millones. Con las divisas acumuladas durante la guerra se decide llevar a cabo la nacionalización de varios sectores considerados clave para el desarrollo del país: el Banco Central, los ferrocarriles, los puertos, etc. En un esfuerzo por limitar la dependencia del país del mercado internacional, medidas inducidas por el Gobierno como la nacionalización de la industria doméstica fue apuntada para alentar un desarrollo interno autónomo, a la vez que se ampliaba el mercado interno a través de políticas clásicas del Estado de Bienestar.[97]

Entre 1946 y 1948 se dio un fuerte impulso a la construcción de nuevos ramales y a la ampliación de la red ferroviaria, que llegó a contar en 1954 con más de 120 000 kilómetros.[98]​ la fundación de grandes empresas estatales como los Altos Hornos Zapla). Durante esta etapa se avanzó en el sector metalúrgico, como RyCSA (Rosatti y Cristofaro, que producía cosechadoras, acero, automóviles, entre otros), Siam Di Tella, que producía heladeras, sino además ventiladores, planchas, lavarropas y hasta máquinas de amasar y surtidores para YPF.

Durante el período peronista se dio un boom en el consumo: las ventas de cocinas aumentaron 106 %, la venta de heladeras 218 %, el calzado 133 %, los discos fonográficos 200 % y la venta de radios 600 %, alentados por los programas redistributivos del Gobierno y el crédito barato. Los préstamos al sector privado se triplicaron y las tasas de interés no superaban el 5 % anual, los préstamos a la agricultura se duplicaron y los préstamos a la industria se sextuplicaron.[99]

El aumento de inversiones públicas y extranjeras revitalizaron la economía, que creció en más de un cuarto en el período 1946-1948. Estos programas, entre otras cosas, ayudaron a erradicar las enfermedades tropicales en el norte y el problema recurrente con las langostas. Entre 1945 y 1948 la economía creció a un récord del 8.5 % anual, mientras que el salario real se acrecentó un 46 %.[100]

Durante este período la Argentina creció a tasas mayores del 5 % anual. A través del Primer Plan Quinquenal se llevaron a cabo un conjunto de importantes obras públicas, destinadas a modernizar la infraestructura del país, necesaria para el proceso de industrialización acelerado. Se construyeron centrales hidroeléctricas como el Dique Escaba (en la provincia de Tucumán), el Nihuil (en la provincia de Mendoza), Los Quiroga (en la provincia de Santiago del Estero) y seis diques con usinas en Córdoba, seis en Catamarca, cuatro en Río Negro y tres en Mendoza, la potencia instalada en centrales pasó de producir 45 000 kilovatios en 1943, a producir 350 000 kilovatios en 1952. También se construyó entre 1947 y 1949 una importante red de gasoductos que unió la ciudad patagónica de Comodoro Rivadavia con Buenos Aires. Con este gasoducto la distribución de gas aumentó de 0.3 millones de metros cúbicos diarios a 15 millones de metros cúbicos diarios, abaratando los costos en un tercio.[101]

Durante el Gobierno de Perón se crearon fábricas de equipamientos militares, y radicaron varias industrias pesadas como las automotrices y siderurgia.

Se dio un fuerte impulso a la construcción de nuevos ramales y a la ampliación de la red ferroviaria, que llegó a contar en 1954 con más de 120 000 kilómetros.[102]​ El sector agropecuario se modernizó: a partir del desarrollo de la industria siderúrgica y petroquímica, se impulsó la tecnificación y la provisión de fertilizantes, plaguicidas y maquinarias, de forma que se hizo incrementar la producción y productividad agropecuaria.[103]

La industria argentina se vio beneficiada por la imposibilidad de los países europeos de poder proveer sus productos al mercado mundial. Se exportaron manufacturas industriales en volúmenes considerables, principalmente a Latinoamérica y el Caribe. Algunas de las políticas que se tomaron en ese momento fueron los redescuentos, el Comité de Exportaciones y estímulo Industrial y Comercial, las Leyes de Promoción Industrial, la creación de la flota mercante del Estado, los créditos del Banco Industrial (1944) y la nacionalización del Banco Central (1946). Siguiendo teorías keynesianas, Perón quería instalar el Estado de bienestar, aumentando la seguridad social y mejorando la distribución del ingreso, aumentando el gasto y realizando inversiones simultáneas en diferentes sectores, como defensa, salud, educación y vivienda. La producción creció, el aumento en las exportaciones se volcó sobre la expansión del consumo.[104]

La metalúrgica y la de maquinarias eléctricas y no eléctricas, orientadas a ser industrias de base para el país. Las inversiones se orientaron hacia el aprovechamiento de las posibilidades que ofrecía un amplio mercado interno. Argentina llegó a tener durante este período la industria más fuerte, moderna y competitiva de América Latina.[105]​ Además de fundarse algunas poderosas empresas argentinas, como la Siam Di Tella Automotores.[106]​ Las ramas industriales privilegiadas en esta segunda etapa del proceso de sustitución de importaciones fueron la automotriz, la petrolera y petroquímica, la química.Uno de los objetivos de las políticas de industrialización por sustitución de importaciones era reducir la dependencia de los mercados externos, típica del antiguo modelo agroexportador. Con el fin de promover la industrialización acelerada del país, se alentó el ingreso del capital industrial extranjero.

Período industrial desarrollista (1955-1976)[editar]

En 1955, cuando la dictadura de Aramburu ―autodenominada «Revolución Libertadora»― derrocó a Perón, Argentina era un país acreedor y el Banco Central tenía 371 millones de dólares en reservas. En 1956, Aramburu tomó deuda externa por 700 millones de dólares, que no pudo pagar, dejando al país al borde del default.[107][108]​ Al finalizar la dictadura, Argentina se encontraba en default, y la deuda externa era de 1800 millones de dólares. El déficit fiscal que en 1957 era de 27 000 millones de pesos, en 1958 se elevó a 38 000 millones.[109]

Durante los años sesenta y setenta se llevó a cabo una política industrial desarrollista durante las presidencias de Frondizi e Illía. Durante estos años se profundizó en la política petrolera impulsada por Perón desde 1952.

Comparación del PIB per cápita nominal de Argentina, Brasil, Chile y México, en el último siglo, basado en World Population, GDP and per cápita GDP (enero de 2010).

En 1958 se firmaron contratos con empresas petroleras estadounidenses, que operarían por cuenta de YPF, con el propósito de lograr el autoabastecimiento de hidrocarburos. Por primera vez en la historia, el país logró el autoabastecimiento de petróleo, y pasó de ser importador a ser exportador de petróleo.[cita requerida]Hubo una inversión de 140 millones de dólares en industria petroquímica entre 1959 y 1961.[110]​ el gobierno de Frondizi coincidió con un período de intensas movilizaciones sociales y huelgas, aplicándose el Plan Conintes, utilizado por Frondizi para recurrir a las Fuerzas Armadas en la represión de las huelgas y protestas obreras, las movilizaciones estudiantiles y ciudadanas en general, por el que miles de personas fueron detenidas, cientos fueron condenadas en juicios sumarios realizados por consejos militares de guerra. En el mismo marco, decenas de miles de trabajadores de los transportes y servicios públicos fueron incorporados forzadamente al servicio militar y puestos bajo el mando de las fuerzas armadas. También fueron intervenidos sindicatos y clausurados locales partidarios.[111]​ su Ministro de Hacienda, Álvaro Alsogaray, viajó a los Estados Unidos para acordar la llegada del general Thomas Larkin a la Argentina, proyectándose el denominado Plan Larkin, que consistía en abandonar el 32 % de las vías férreas existentes, despedir a 70 000 empleados ferroviarios, y reducir a chatarra todas las locomotoras a vapor, al igual que 70 000 vagones y 3000 coches. El presidente Frondizi aceptó el Plan Larkin, que era avalado por el Banco Mundial. Inició entonces la masiva eliminación de locomotoras, una larga serie de cancelaciones de proyectos y levantamiento de vías, lo que generó que unos 200 000 ferroviarios se levantaran en huelga. Manifestaciones y enfrentamientos se dieron por todo el país. Frondizi obligó a los trabajadores a presentarse compulsivamente al trabajo o quedar detenidos. El presidente Frondizi recurrió a la gendarmería y al ejército, dándole a los militares funciones de «policía interna», y sometiendo a los trabajadores ferroviarios al Código de Justicia Militar.[112]

El golpe de Estado de 1962 concluyó con el gobierno de Frondizi. El Gobierno de Arturo Illia elaboró un Plan Nacional de Desarrollo para el quinquenio 1965-1969, la desocupación pasó de 8.8 % en 1963 al 5.2 % en 1966, se sancionaron las leyes de Salario Mínimo, Vital y Móvil, lo que redundó en una mejora en el ingreso de los trabajadores; y la Ley de Medicamentos, que abarató sus costos e impulsó la industria farmacéutica nacional, logrando el autoabastecimiento e incluso la exportación de medicamentos.[113]

Sin embargo, el Plan Nacional de Desarrollo para el quinquenio 1965-1969 fue abortado tras un nuevo golpe de Estado concretado el 28 de julio de 1966, que estableció una dictadura de carácter permanente. Fue conocida como «Revolución Argentina». El economista liberal Adalbert Krieger Vasena, revocó las medidas de nacionalización y control de capitales, y congeló los salarios y devaluó un 40 % la moneda nacional. Existieron sectores que se vieron perjudicados, como los sectores rurales y los empresarios nacionales, por la falta de protección y la desnacionalización. La tasa inflación continuó su marcha ascendente (según el índice de precios mayoristas de diciembre de cada año, las cifras indican que los precios aumentaron 3.9 % en 1968, 7.3 % en 1969, 26.8 % en 1970, 48.2 % en 1971 y 76 % en 1972).[114]​ Las provincias de Tucumán, Chaco y Misiones sufrieron enormemente al suprimirse las protecciones arancelarias (instaladas por el Gobierno de Perón en 1955). Se aplicaron diferentes medidas económicas de corte liberal. Consecuentemente, el PIB cayó un 1.2 por ciento y aumentaron los precios mayoristas y minoristas. La producción agrícola disminuyó considerablemente, al igual que el sector industrial que sufrió una crisis. Disminuyeron las reservas, y aumentó la importación de combustibles en un 300 por ciento, enfatizando la dependencia extranjera de insumos.[115][116]​ El ministro de economía Krieger Vasena fue reemplazado por José María Dagnino Pastore. En 1970 en medio de una crisis económico-social, el dictador Onganía y su ministro fueron reemplazados, asumiendo el poder el dictador Roberto M. Levingston.

Gobierno cívico-militar (1976-1983)[editar]

Las políticas económicas adoptadas desde el golpe de Estado cívico militar de 1976 por los gobiernos militares determinaron el declive de la actividad industrial,[cita requerida] una concentración progresiva de la riqueza e hicieron que la población perdiera el nivel de vida que había alcanzado a mediados del siglo XX.[cita requerida] La deuda externa nacional se elevó de 7875 millones de dólares a 45 087 millones de dólares desde finales de 1975 hasta 1983.[117]​ La relación entre la deuda externa y el PIB pasó a ser una de las más elevadas de América Latina donde los países ya cargaban con grandes deudas externas. Esto significó un serio obstáculo para las políticas de desarrollo. El Gobierno militar establece a Argentina como un país primario y financiero y no industrial. Las políticas que se aplicaron a partir de 1976 fueron la devaluación de la moneda, el congelamiento de los salarios y la liberalización de los precios.[118]

En 1978, el plan del ministro José Alfredo Martínez de Hoz mostró indicios de ser un fracaso en cuanto que la inflación anual llegó al 160 %, y el PIB descendió durante ese año cerca de un 3.2 %.[119]​ En 1979 la tasa de inflación llegó 139.7 % con una economía estancada. Además se generó una fuga del 25 % de los depósitos bancarios y los cuatro bancos más importantes del sistema fueron liquidados.[120]​ Durante su gestión, la deuda externa se multiplicó seis veces: desde 7000 millones de dólares a más de 40 000 millones de dólares.[121]

En el plano laboral, Martínez de Hoz decretó el congelamiento de salarios ―provocando una caída sin precedentes del nivel de vida de la población―, prohibió el derecho a huelga e intervino todos los sindicatos. El salario real, sobre una base 100 en 1970, había subido a 124 en 1975 (durante el Gobierno de Perón), pero en 1976, tras el golpe de Estado, en un solo año cayó a 79: fue el nivel más bajo desde los años treinta (según datos de la OIT, de 1988). Durante los dos primeros años de la dictadura cívico-militar, la participación del salario en el PIB se redujo del 43 al 25 %.[122]

Los años ochenta se consideran la «década perdida» para América Latina,[123]​ la Argentina creció a tasas magras.[123]​ En 1983, el país sostenía indicadores aceptables y según Orlando Ferreres, el desempleo rozaba el 4 %, menos del 10 % de la sociedad estaba bajo la línea de la pobreza y no existían indigentes.

Entre 1989 y 1990 se desató una hiperinflación del 5000% anual que elevó la pobreza momentáneamente hasta un inédito nivel del 47.3 % de la población del aglomerado Gran Buenos Aires.[124][125]

Los años noventa: privatizaciones[editar]

Las reformas económicas de los años noventa se basaron en la privatización de los servicios públicos y en la apertura de la economía. En 1991, el ministro de economía Domingo Cavallo recurrió a la paridad del peso con el dólar estadounidense (Ley de Convertibilidad) para hacer frente a la hiperinflación lo cual tuvo mucho éxito y también el país obtuvo un crecimiento notable.[126]​ El gasto público se duplicó en diez años, en especial a partir de el año 1997 y el número de funcionarios públicos aumentó en un 40 % en ese mismo período.[127]

El PIB alcanzó los 330 000 millones de dólares en 1998, un incremento del 86.8 % respecto a 1990, lo que supone un 8.1 % anual de media.[128]​ El PIB per cápita nominal llegó a los 8300 dólares ese mismo año, el más alto durante los años noventa en América Latina.[129][130]

Durante la vigencia de la Ley de Convertibilidad de Domingo Cavallo, debido al crecimiento exponencial de la deuda pública y privada, en especial a partir de 1997 cuando cambió un poco el rumbo de la economía posterior a la renuncia de Cavallo.[131]​ el gasto público pasó de 46 351 millones de dólares (en 1991) a 82 842 millones de dólares (en 2001), un aumento del 79 %, produciendo un constante y creciente déficit fiscal. A pesar de que el presidente Carlos Saúl Menem vendió la mayor parte de las empresas públicas, la deuda pública externa pasó de $60 000 millones a $105 000 millones.[132]

En 1995, debido a la globalización, el efecto tequila provocó una retracción del PIB argentino del 0.9 %[128][133]​ y un aumento inédito de la desocupación hasta el 16.4 % en mayo de 1995.[134]​ Durante los años noventa Argentina mantuvo una desocupación estructural promedio de 11.8 % y en octubre de 2001 había un 18.3 % de desempleados.[135]

Este modelo económico produjo concentración económica en los sectores financiero, de servicios y agroexportador. La pobreza medida en el aglomerado Gran Buenos Aires osciló entre el 33.7 % en 1990, el 16.1 % en 1994 y el 26.7 % en 1999.[124]

Crisis de 2001[editar]

Artículo principal: Crisis de diciembre de 2001 en Argentina

El presidente Fernando de la Rúa declara el estado de sitio por cadena nacional la noche del 19 de diciembre de 2001 en medio de una grave crisis económica y social.

Los recurrentes problemas económicos llevaron en junio de 1998 al país a una recesión que se prolongó hasta el 2002. El punto más álgido estalló a finales de 2001 y provocó el fin de la Ley de Convertibilidad monetaria con importantes secuelas de crisis económica, política y social. Una corrida bancaria desestabilizó al sistema financiero y produjo la restricción a la extracción de dinero en efectivo, medida conocida como corralito. A fines de ese año el país declaró el default de la deuda externa y aplicó una devaluación del peso. La crisis llegó a un punto insostenible el 29 de noviembre de 2001, cuando los grandes inversionistas comenzaron a retirar sus depósitos monetarios de los bancos y, en consecuencia, el sistema bancario colapsó por la fuga de capitales y la decisión del Fondo Monetario Internacional de negarse a refinanciar la deuda y conceder un rescate. El riesgo país se elevó constantemente.

En noviembre de 2001 Domingo Cavallo junto a su equipo económico integrado por Patricia Bullrich, ministra de Trabajo, anunciaron severos ajustes. Se aprobó el aumento generalizado del IVA, un recorte del 13 % en haberes previsionales que afectaron a 533 401 jubilados, recortes del 13 % sobre el salario de empleados estatales, y se emitió deuda por valor de 3000 millones.[136][137]

Estas medidas enfriaron el consumo y conllevaron a una mayor caída de los niveles de empleo. El déficit fiscal se disparó a 4000 millones de dólares.[138]​ El desempleo pasó de 14.7 % en el año 2000 a 23 % a comienzos de 2001, niveles que marcaron un récord histórico en el país, superior incluso a los de la crisis de 1930.[139]​ Días después Argentina entró en default.[140]

Durante este período recesivo el PIB sufrió una pérdida acumulada del 19.5 %, registrándose el mayor descenso en el 2002 con una caída del 10.9 %. Una de las principales secuelas fue el aumento de la inequidad en la distribución de la riqueza en comparación con los demás países de América Latina. A nivel nacional la pobreza alcanzó al 57.5 % de la población, la indigencia al 27.5 % y la desocupación al 21.5 %,[141]​ todos niveles récord para el país.[142]

Siglo XXI, año 2003 en adelante[editar]

Reestructuración de la deuda externa y el papel del FMI[editar]

En un discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2004, el entonces presidente Néstor Kirchner dijo:

Evolución del PIB ―a valor nominal y a valor PPA (paridad de poder adquisitivo) ― entre 1980 y 2015.
Se hace necesario un urgente, fuerte y estructural rediseño del FMI para que pueda prevenir crisis y ayudar a su solución, cambiando el rumbo que lo llevó de prestamista de fomento a acreedor con demanda de privilegios.
Néstor Kirchner

El 14 de enero de 2005 se lanzó oficialmente la operación de canje de la deuda en default. El proceso de reestructuración de la deuda externa fue largo y complejo para quienes decidieron ingresar en el canje. Argentina ofreció un descuento importante sobre sus obligaciones (aproximadamente el 70 %) y finalmente lo colocó en un 76 % (esta oferta no incluyó el FMI y otros organismos internacionales, con quienes el país ya ha cumplido sus deudas).

En diciembre de 2005, el presidente Néstor Kirchner decidió liquidar la deuda argentina con el FMI en un solo pago, sin nueva financiación, por un total de 9810 millones de dólares. Las reservas internacionales alcanzaron un valor de 28 000 millones de dólares en el año 2006.[143]

Esto se debe en parte a una de las políticas del Banco Central de la República Argentina de mantener un dólar alto en relación con el peso.

El 15 de abril de 2010, el Gobierno de Cristina Fernández ―a través de Amado Boudou (ministro de Economía)― lanzó un nuevo canje de deuda, con una quita del 66.3 %. Se logró que el país abonara 10 500 millones de dólares en lugar de los 20 000 millones que se adeudaban[144][145]​ y en mayo del 2014 se acordó con el Club de París abonar 9700 millones de dólares que estaban en default desde 2001.[146]

Según datos del FMI, Argentina experimentó en la última década una reducción del 73 % de su deuda externa respecto al PIB (producto bruto interno). Resultó ser el país con mayor nivel de desendeudamiento en todo el mundo, destacando también el ritmo del crecimiento del producto bruto interno.[147][148][149]

En junio de 2013 la deuda llegó al piso histórico del 17.9 % del PIB.[150]​ La Argentina redujo la deuda total en relación al PIB en 11 % desde 2007, la Argentina es uno de los pocos países del mundo que redujo su deuda externa en relación al PIB en los últimos siete años.[151]

Recuperación y expansión de la economía[editar]

Estructura del PIB (en 2005).
Exportaciones argentinas, 2007. El complejo hidrocarburos-químico-petroquímico-plásticos reúne el 21,9% de las exportaciones totales,[152]​ mientras que la cadena de la soja (soya) reúne un 16%, entre distintos rubros (semillas y porotos, aceite, harinas y pellets).[153]

Con una «política de dólar alto», que permitiría producir bienes y servicios a precios competitivos en el mercado internacional, muchas industrias de Argentina habrían comenzado a reflorecer después de la crisis.[154]​ Desde el principio del Gobierno de Néstor Kirchner, se incrementó la intervención del Estado en la economía por ejemplo a través de la estatización de empresas como Aerolíneas Argentinas, Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), Correo Argentino, Astillero Río Santiago y la creación de ENARSA y de Agua y Saneamientos Argentinos.

A mediados del año 2002 se comienzan a vislumbrar signos de recuperación económica[155]​ En el tercer trimestre de 2005 el PIB (en pesos y a precios constantes) superó el valor de 1998, la crisis económica había finalizado. Los indicadores como la pobreza y el desempleo, se redujeron en forma sustancial desde 2002, con valores de pobreza cercanos al 57.5 % y desempleo del 21.5 % en el momento más crítico de la crisis en 2002.[156]

Nótese, sin embargo, que se tardaría al menos hasta 2010 para recuperar el nivel de ingreso per cápita alcanzado en 1998.[157]​.

En los últimos años, las exportaciones argentinas se multiplicaron por más de cuatro veces, solo entre 2002 y 2006 crecieron cerca del 80 %.[158]​ Las exportaciones totalizaron en 2008 los 70 589 millones de dólares y las importaciones llegaron a 57 413 millones de dólares, el saldo neto de la balanza comercial fue de 13 176 millones de dólares, con un aumento del 19 % respecto del año anterior. En el año 2009, las exportaciones llegaron a USD 56 555 millones,[159]​, en tanto que en 2010 treparon a USD 68 127 millones.[159]​ el PIB nominal en 2009 llegó a 306 747 millones de dólares.[160][161]

2007. Exportaciones a[162] 2007. Importaciones de[162]
País Porcentaje País Porcentaje
BrasilFlag of Brazil.svg Brasil 18,78% BrasilFlag of Brazil.svg Brasil 31,12%
ChinaBandera de República Popular China China 9,26% Bandera de Estados Unidos Estados Unidos 13,69%
ChileFlag of Chile.svg Chile 7,11% ChinaBandera de República Popular China China 10,26%
Bandera de Estados Unidos Estados Unidos 6,38% AlemaniaFlag of Germany.svg Alemania 4,69%

Luego del récord de 2008, las exportaciones pasaron de 70 589 a 56 060 millones de dólares en 2009. En tanto las importaciones descendieron de 57 413 a 35 214 millones de dólares en el mismo período.[163]​ El Mercosur siguió siendo el principal socio comercial, hacia donde se envió el 23% de los embarques y desde donde se adquirieron el 16% de las importaciones.[164]

A pesar de la crisis internacional, iniciada en Estados Unidos el comercio exterior argentino y en particular las exportaciones siguieron creciendo fuertemente, alcanzando en 2011 un récord de USD 84 295 millones, incrementándose un 24 % en términos interanuales.[159][165]​ El PIB per cápita nominal alcanzó en 2009 los 7643 dólares.[161]​ y la tasa de desocupación fue de 8.4 %.[161][166]

Entre 2003/2011 hubo un crecimiento del 260 % en las exportaciones de MOI (manufacturas de origen industrial), un crecimiento de exportaciones de productos primarios del 212 % y 182 % de las manufacturas de origen agropecuario.[167]

Entre 2003/2014 la industria se expande un 76,1%. Siendo las tasas promedio anual de crecimiento industrial hasta 2011 mayores del 8%.[168]

En la industria, el comercio y los servicios se crearon unas 200 000 nuevas empresas.[169]

Archivo:Tasa de crecimiento PIB 2003-2011.jpg
Crecimiento económico en Latinoamérica y el Caribe, para el período 2003-2013.

La clase media se duplicó en la última década, destacándose como el país latinoamericano con el mayor aumento de su clase media como porcentaje de la población total, que aumentó en ese período de 9.3 millones a 18.6 millones de personas.[56]​ durante el mismo tiempo se crearon 6 millones de puestos de trabajo, alcanzando en 2013 una desocupación del 6.4 %, la más baja en 25 años.[170]

2010[editar]

La industria textil creció un 9 % en 2009 y un 16 % en el 2010.[171]​ En el año 2010 la producción industrial creció un 9.7 %, principalmente impulsada por la expansión del 40.6 % en la industria automotriz. El incremento de la venta por unidades en diciembre de 2010, favoreció el aumento del 34.4 % en la facturación, que alcanzó un total de 7443.9 millones de pesos.[172]​ la producción de cemento se triplicó en 12 años, pasando de cuatro millones de toneladas a doce millones[173]

2011[editar]

Según datos del FMI para 2011, si al PIB se lo considerara en términos de paridad de poder adquisitivo alcanzó los 710 690 millones de dólares, resultando la tercera economía más grande de América Latina, superada por Brasil y México.[174]​ Ese año el PIB per cápita medido en PPA de USD alcanzó los 17 376, el más alto de América Latina.[175]

2012[editar]

En el primer trimestre del 2012 el desempleo cayó al 7.1 %.[176][177][178]

El PIB en 2012 fue de 474 812 millones de dólares a precios corrientes, ubicándose en el puesto 24.º según su PIB nominal,[179]​ mientras que el PIB a paridad de poder adquisitivo fue de 756 226 millones de dólares, ocupando el puesto 21.[180]​ El PIB per cápita en PPA fue de dólares 18 319. Mientras que el desempleo en el primer trimestre del 2012 fue de 7,1%.[181]​ También en 2012, el PIB considerado en términos de paridad de poder adquisitivo alcanzó los 756 226 millones de dólares, resultando la Argentina la tercera potencia en materia económica de América Latina, superada por Brasil y México. En tanto, el PIB per cápita medido en paridad de poder adquisitivo de US$ 20 707, era en 2017 el tercero más alto de América Latina después de Chile y Uruguay.[182]

La presión tributaria se ubicó en 2012 en el 36,9%[183]​ por encima de Brasil (32,4%)[184]​ y cercana a los niveles de Europa (38%), la misma ha aumentado considerablemente desde el 16,7% que registró en el período 1997-2002. La estructura impositiva descansa principalmente en el Impuesto al Valor Agregado (IVA) que aporta el 31% del total, aunque su importancia relativa se ha reducido frente al promedio 1997-2002, que fue del 39%, debido a un aumento del aporte del Impuesto a las Ganancias, que pasó del 19% al 21% y sobre todo de las retenciones a las exportaciones que pasó del 1% al 10%.[185]

Según la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe, institución de la ONU que se basa para realizar sus reportes en la información brindada por cada gobierno]) en el segundo semestre de 2012, los índices de pobreza e indigencia fueron del 27.4 % y del 3.5 % respectivamente.[186][187][188]

Según datos del FMI, el país experimentó en la última década una reducción del 73 % de su deuda externa respecto al producto bruto interno (PIB). Resultó ser el país con mayor nivel desendeudamiento del mundo. Se destaca también que de acuerdo al ritmo del crecimiento del producto bruto, en cinco años, la relación deuda/PIB será aún menor y bajará al 40 %.[147][148][149]​ A fines de 2011, Argentina contaba con USD 251 000 millones en activos externos, de los cuales USD 46 000 millones eran reservas internacionales. Tiene una posición acreedora neta de USD 52 000 millones (+11 %/PIB).[189]

2013[editar]

En los primeros seis meses del 2013 la producción de notebooks y netbooks aumentó 200 %, la producción de decodificadores 120 %, cámaras fotográficas 50 %, y equipos de aire acondicionado industriales 63 %.[190]​ En 2013, el sector con mayor crecimiento fue la industria automotriz, patentándose 955 023 unidades, con un aumento del 13.5 % respecto a 2012. Además, en el país se fabricaron alrededor de 800 000 autos durante el 2013. Con estas cifras, la industria argentina de automotores alcanzó un nuevo récord. También fue récord la producción de calzado: en 2010 se produjeron 105 millones de pares, cuando en 2009 se habían fabricado 95 millones.[191][192]​ En septiembre el desempleo había caído al 6.6 % mucho de esa caída del desempleo se debe a los planes sociales y la nueva etapa de coperativas creada en el primer gobierno de Néstor a los planes sociales también se los cuenta como empleo formal aunque en realidad no lo son .[193]​ y cerró el año en 6.4 %.[194]

En tanto la deuda externa alcanzó un piso histórico del 17.9 % del PIB.[150]​ Para el año 2013, el PIB creció alrededor del 5 %.[195]

2015[editar]

En 2015 ―según un informe del banco JP Morgan― las empresas y los hogares argentinos poseían un 15.4 % de deuda sobre el PIB, uno de los niveles más bajos del mundo, acompañando el proceso de desendeudamiento del Estado llevado a cabo por el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.[196]​ Ese mismo año, caracterizado por la gran volatilidad en los mercados globales, las acciones y los bonos argentinos volvieron acumular importantes subas, en algunos casos, de hasta 487 % a nivel local y superiores al 110 % en Wall Street.[197]

Variación de los segundos semestres de cada año de los deciles 1 y 10 a partir de la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC según escala de ingreso individual desde 2005 a 2016.

El 17 de diciembre de 2015, el peso experimentó una devaluación cercana al 40 %,[198]​ (la mayor registrada desde 2002, cuando se puso fin a la convertibilidad).[199][200][201]

En abril de 2015, el Estado argentino había acumulado reservas en el Banco Central (BCRA) por 33.900 millones de dólares.[202]

2016[editar]

En enero de 2016 volvió a devaluarse fuertemente, escalando 44 centavos.[203][204]​ Según pronósticos del Banco Mundial ―de acuerdo con el crecimiento más o menos sostenido entre 2003 y 2015―, durante 2016 la economía argentina debería haber crecido un 0.7 %.[205][206]​ Sin embargo, en 2016 hubo una fuerte contracción del consumo, y una destrucción sistemática del mercado interno.[207]​ Como consecuencia de las medidas económicas y la multiplicación de cesantías en el sector público y privado, la desocupación alcanzó nuevamente los dos dígitos (como en 2003). Las cesantías en el sector privado aumentaron cinco veces.[208]​ En abril de 2016 la inflación mensual en el país ascendió a 6.7 %, la más elevada desde la crisis del 2001, según el indicador que difundía el Congreso basado en informes de consultoras económicas privadas debido a la suspensión de los índices del INDEC, decretados en diciembre de 2015. En términos interanuales, la inflación alcanzó el 41.7 %, una de las más altas del mundo.[209]​ Para 2016 se estima que la inflación alcanzará el 37.4 %, el déficit fiscal un 4.8 % y que el PIB caerá un 1.9 %.[210]

2017[editar]

La deuda contraída en el primer bimestre del año 2017 alcanzó los 24 141 millones de dólares. En el primer mes de gestión, la salida de dinero al exterior anotó picos de 1143 millones de dólares, un 70 % más que el año 2016.[211]

Hacia mayo de 2017 se advirtió que el déficit fiscal sería récord: el año 2017 tendría el tercer déficit fiscal más alto de la historia argentina, por encima del 7 %, solo superado por el Rodrigazo y por el pico registrado durante la hiperinflación argentina de 1989 y 1990.[212][213]​ Otras consultoras estimaron igualmente que el año 2017 terminaría con un déficit fiscal equivalente al 7.9 % del PIB.[214]​ A mediados de 2017, la población que se encontraba por debajo de la línea de la pobreza alcanzó el 30.3 %, lo que ubicó a Argentina como uno de los países con mayor índice de pobreza en toda América latina, próxima a Bolivia, El Salvador, Nicaragua y República Dominicana.[215]

Economía de Argentina a nivel continental[editar]

Según su tamaño, la economía de Argentina se sitúa como la tercera economía de América Latina.Fuera del ámbito continental, Argentina, Brasil y México son los únicos países de la región que forman parte del Grupo de los 20 (países industrializados y emergentes).

Sector agrícola y ganadero[editar]

Principales cultivos de Argentina en 2018, por porcentaje de la superficie sembrada.[216]​ La Argentina es el tercer mayor productor de soja del mundo.[217]​ La cadena de la soja es una de las tres cadenas más importantes del país, junto a la petroquímica y a la metalúrgica-mecánica.

La agricultura en Argentina es una de las bases de su economía. La producción de alimentos agropecuarios es, tradicionalmente, uno de los puntales de las exportaciones argentinas, principalmente la producción de granos (cereales y oleaginosas) y la cadena de la soja en conjunto (porotos, semillas, aceite, pellets alimenticios, harina y biodiésel), uno de los principales encadenamientos productivos del país.[218]​ Argentina es uno de los líderes en el mercado mundial de granos, aceites y subproductos.[219]

La agricultura y ganadería en Argentina son intensivas en capital y en 2018 el sector representaba el 6,14 % del PIB.[220]​ Hacia julio de 2016, el sector agrario empleaba, junto a la silvicultura, la caza y la pesca, a 337 196 personas,[221]​ sobre una fuerza laboral de 17,47 millones de personas, lo que representaba a menos del 2 % del total.[222]​ Al 2018, el 8,13 % de la población argentina vivía en áreas rurales, uno de los porcentajes más bajos del mundo.[223]​ El Ministerio de Agroindustria es la organización del gobierno nacional a cargo de la supervisión de la agricultura.

En el año 2002, el Censo Nacional Agropecuario realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos estimó que en las explotaciones agropecuarias residen 1 233 589 personas, siendo las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Misiones y Santa Fe las que concentran la mayor cantidad de establecimientos agropecuarios.[224]

Una parte sustancial de la producción agrícola se exporta sin manufacturación en forma de granos (soja, maíz, trigo y girasol), representando el 15% de las exportaciones totales.[225]​ El resto se destina como materia prima, principalmente a la industria de la alimentación. La soja se diferencia sustancialmente del resto de los productos agropecuarios por el hecho de que no se consume en el mercado interno y por lo tanto prácticamente la totalidad se exporta. Por el contrario, los cereales, lácteos y la carne vacuna constituyen la base de la dieta alimentaria de la población, razón por la cual una parte considerable se destina al consumo en el mercado interno.

Si bien Argentina se ha caracterizado lo largo de todo el siglo XX por ser uno de los principales exportadores de carne vacuna del mundo, a partir de 2009 comenzó una caída en las exportaciones cárnicas, motivadas en especial debido al tipo de cambio. A partir de 2015 se comenzó a trabajar nuevamente para liderar el sector, asimismo la carne argentina sigue siendo reconocida como la de mejor calidad en el mundo.[226]

Fuera de la economía agro-ganadera de la región pampeana, la economía argentina cuenta con las denominadas economías regionales, sistemas productivos locales generalmente apoyados en la producción especializada de un grupo limitado de cultivos. Entre ellas se encuentran la economía cuyana apoyada en la vid y la industria del vino derivada; la ganadería ovina en la Patagonia, los valles patagónicos dedicados a la manzana y la pera; la región noroeste, dedicado al azúcar, cítricos y tabaco; la provincia de Misiones y nordeste de Corrientes orientadas a la yerba mate, y la madera; el algodón en la región chaqueña; el arroz, principalmente en Corrientes; el olivo en las zonas áridas de montaña; y el ganado ovino en la Patagonia. Por el clima subtropical de muchas de las zonas del país, Argentina también produce sus propios cultivos tropicales, tales como banana,[227]ananá,[228]mango,[229]maracuyá,[230]palta, papaya[231]​ y café,[232]​ aunque la mayoría de lo producido de estos cultivos es para el consumo interno, ya que no son fáciles de producir en el país.

Argentina es uno de los mayores productores lácteos a nivel mundial, la producción láctea de la Argentina se concentra en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos, La Pampa que conforman dos grandes cuencas lecheras: la “cuenca de abasto”, la cual produce mayoritariamente leche fresca para consumo, y la “cuenca de la industria” especializada en la elaboración de productos industriales tales como quesos y manteca. Hay más de 11.500 tambos con distintos sistemas de producción.[233]​La producción lechera en el país pasó de los 6600 millones de litros en 1992 a los 10 330 millones de litros en 1999. Continuando un crecimiento sostenido del orden del 5,03 % anual durante la década 2003-2013 llegando a los 14 311 millones de litros en 2014.[234][235]​ en 2015 creció la producción lechera un 3%.[236]​ En cambio, ya en el primer trimestre de 2016 el total producido cayó un 3 %, el primer trimestre de 2016. La combinación de fuerte devaluación y reducción de derechos de exportación a la soja y el maíz empeoró sensiblemente la ecuación de costos de los tamberos y su competitividad.[237]​ En 2016 se cerraron 460 tambos, la producción de leche en 2016 habría arrojado una caída del 11 % totalizando unos 10 100 millones de litros de leche.[238]

Sector frutihortícola[editar]

El país también destaca a nivel mundial por la producción de frutas y hortalizas, que constituyen un 3 % de las exportaciones totales. Tiene importantes centros de producción en los valles patagónicos, dedicados a la manzana y la pera, y en la región Noroeste productora de azúcar, cítricos y tabaco. En los últimos 20 años la producción de azúcar registró un importante crecimiento, pasando de 1.5 millones de toneladas anuales en promedio en la década de 1990, a 2.3 millones en el período 2006-2010.[239]

La Mesopotamia es también productora de cítricos, y la región de Cuyo, donde a su vez se destaca una considerable producción agroindustrial del olivo y la uva, es el primer productor de vinos de América Latina y el quinto productor del mundo con 16 millones de hectolitros por año.[240]​ En los últimos diez años, el país alcanzó un récord de producción y exportaciones en legumbres, peras, manzanas, algodón, tabaco, cítricos, miel, ajo, cebolla y uva de mesa. En el período 2003-2011, las ventas al exterior de las economías regionales aumentaron 212 %.[241]

Argentina es el mayor productor mundial de limón, con el 22 % de la producción global, en 2012 se produjeron alrededor de 1.8 millones de toneladas, el doble que en 1990.[242]​ Es el mayor productor y exportador de uvas,[243]​ el mayor productor y exportador mundial de peras, concentrando el 40 % de la producción del hemisferio sur,[244]​ el mayor exportador y segundo productor mundial de miel, concentrando un cuarto de las exportaciones mundiales de dicho producto,[245]​ y el cuarto exportador de vinos.[246]​ también es el mayor productor sudamericano de trufas negras.[247]

El país es uno de los grandes países frutícolas del mundo, siendo el primer productor del hemisferio sur en frutas de pepita, de carozo y cítricos. Actualmente exporta a todo el mundo más de 20 tipos de frutas y sus subproductos. El mayor crecimiento exportador se dio en los últimos 20 años: se cuadruplicó el volumen y se sextuplicó el valor exportado.[248]

Además es el primer productor de ciruela del hemisferio sur.[249]​ El país exportó, en 2012, 817 090 toneladas de hortalizas y legumbres, como ajo, cebolla, garbanzos, papas, lentejas, calabaza, entre otras, teniendo como destino a más de 89 países.[250]

La Argentina es el mayor productor de vino de Latinoamérica y el quinto mayor productor en todo el mundo,[251]​ así como el noveno exportador a nivel global.[252]​ La calidad del vino argentino ha venido creciendo sin detenerse en los últimos años, ganando terreno en el mercado mundial: sólo en 2010 las ventas al exterior alcanzaron los USD$ 650 millones, lo que implicó un alza del 17% en relación al 2009, marcando un récord histórico.En 2009 la producción creció 9.9%, en 2010 10.3%, en 2011 8.5% y en 2012 un 4.8%.[253]​ La Argentina pasó a ser el quinto productor de vino en 2014 y el mayor del hemisferio sur con 15,2 millones de hectolitros.[254]​En 2016 un informe de la Organización Internacional del Vino constató que en Argentina en 2016 la producción de vino se desplomó 35%, la vendimia 2016 fue la peor en 56 años, según datos oficiales, lo que llevó a que bodegas mendocinas importen vino desde Chile.[255]​Para 2017 se registró la mayor baja histórica de las exportaciones vitivinícolas, el consumo interno bajó 13,1% contra igual lapso de 2016, registrando el peor consumo en dos décadas.[256]

En la primera década del siglo XXI el área sembrada con kiwis, bananas y mangos en la Argentina tuvo un gran crecimiento con el apoyo del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), su superficie se duplicó en 10 años (2005-2015), entre ananá, papaya, palto, banana y mango el total de producción en esas regiones es de 115.350 toneladas, con el requerimiento de una importante mano de obra durante todo el año por el volumen de crecimiento registrado.[257]​Sin embargo en el año 2017 la producción anual de bananas en Argentina fue la menor en 40 años.[258]

Argentina es el mayor productor mundial de yerba mate con alrededor de 700 mil toneladas al año (entre 56 y 62% del global), seguido de Brasil con unas 500 mil (alrededor de 34 a 36%) y de Paraguay con 50 mil (5% mundial).[259][260][261][262][263]

En el país la caña de azúcar ocupa una superficie de 350 mil hectáreas (2014).[264]​ También se producen verduras, principalmente papas, cebollas y tomates, que se cultivan en todo el país, casi exclusivamente para el mercado interno. Otros productos importantes son el camote, calabazas, zanahorias, judías, pimientos y ajo. Un área aproximada de 3000 km2 produce más de cinco millones de toneladas de vegetales cada año.

Petróleo y minería[editar]

Edificio de la Sede de YPF, la mayor empresa del país, ubicada en el barrio de Puerto Madero.

El segundo producto de exportación argentino era el petróleo, el gas natural y los productos petroquímicos, responsables de un 20 % del total. Los principales yacimientos se encuentran en la Patagonia, Cuyo y el Noroeste; la provincia del Neuquén concentra cerca de la mitad de toda la producción de hidrocarburos. Una red de oleoductos y gasoductos transporta los productos a Bahía Blanca, donde se encuentra el principal polo petroquímico y a la conurbación industrial que se extiende entre Rosario y La Plata y que tiene como núcleo principal el Gran Buenos Aires.

Históricamente la minería era escasa, pero se ha activado en la última década, fundamentalmente sobre minerales metalíferos: oro, plata, zinc, manganeso, uranio, cobre y azufre. Los recursos mineros se concentran en las provincias cordilleranas a lo largo de 4500 km. Las exportaciones argentinas de minerales pasaron de 200 millones de dólares en 1996 a 1200 millones en 2004, algo más del 3 % del total.[265]

Entre 2007 y 2012, la IED (inversión extranjera directa) orientada a la minería creció a una tasa anual del 47 %. En 2003, la minería generaba 79 000 puestos de trabajo ―directos e indirectos―, contra los 505 000 de 2013. En el caso de las exportaciones de minerales, que en 2003 equivalieron a 2900 millones de pesos, en 2013 crecieron a 23 059 millones. Entre 2003 y 2013, los proyectos de inversión en ejecución pasaron de 18 que había en 2003 a 614 en 2013, mientras que la producción de minerales que se multiplicó por diez.[266][267]

El yacimiento Aguilar (en la provincia de Jujuy) es la mayor concentración de minerales de plomo y cinc de Sudamérica, y Bajo de la Alumbrera (en la provincia de Catamarca) es uno de los yacimientos para la extracción más grandes de oro y cobre en América Latina, siendo la Argentina el cuarto productor mundial de litio,[268]​ el decimotercer mayor productor de oro,[269]​ el décimo de plata.[270]​ Además posee el 32 % de las reservas de litio de Sudamérica.[271]

Posee la tercera reserva de gas más grande del planeta.[272]​ Según estimaciones del Departamento de Energía de los Estados Unidos, la Argentina ocupa el cuarto puesto mundial en reservas de petróleo no convencional y el segundo en gas pizarra. El país cuenta con reservas por 27 000 millones de barriles de petróleo no convencional.[273]

En la última década se produjo un proceso de renacionalzación del negocio de hidrocarburos. En 2012, se produce la estatización de YPF, la más importante empresa de hidrocarburos del país, en 2013 el grupo argentino Bridas compró los negocios de la estadounidense ExxonMobil en la Argentina, Paraguay y Uruguay, incluyendo 530 bocas de expendio en Argentina.[274]​ En 2015 la argentina Pampa Energía oficializó compra de Petrobras Argentina por u$s 892 millones y alrededor de 100 estaciones de servicio.[275][276]

Desde 2014 el país produce 1 000 000 de toneladas anuales de mineral crudo, y 400 000 de hierro concentrado, de las cuales exporta 50 000 toneladas a Estados Unidos.[277]​ Hacia el año 2015 YPF alcanzó un 62.5 % de participación de mercado argentino de naftas premium y 55.7 % de nafta súper.[278][279]​ Durante el primer cuatrimestre de 2016 YPF mostró una caída en sus ganancias operativas del 63.8 por ciento.[280]​ En el primer semestre de 2017 la producción de petróleo y gas en Argentina fue el peor en 25 años y estuvo apenas por encima de 1981, retrocediendo su nivel de producción 36 años.[281]

Industria pesquera, forestal y maderera[editar]

El mar Argentino está ubicado sobre una extensa plataforma submarina, muy rica en recursos pesqueros, que alcanza un ancho de 550 km a los 52° de latitud Sur y 1890 000 km². La industria pesquera junto con la pesca aumentó sus ventas al exterior en los últimos años, arrojando en 2012 un saldo positivo de casi 1500 millones de dólares, un 70 % más que en 2003.[282]​ Durante 2013 se exportaron 133 000 toneladas de calamares, generando ingresos por 1500 millones de dólares incrementándose un 92 % en comparación con la temporada 2012, en la que se registraron 69 000 toneladas exportadas, logrando un récord histórico. Ese año la exportación pesquera subió un 17 %.[283]​ para el año 2014 las exportaciones crecieron fuertemente hasta los 1600 millones de dólares[284]

El país también exporta importantes cantidades de merluza y langostinos. Durante el año 2013 se enviaron al exterior 72 840 toneladas de merluza común por 177.9 millones de dólares; 44 000 toneladas de langostinos por 283.1 millones; entre otros recursos pesqueros.[285]​ En cuanto a los mariscos, se exportaron 3223 toneladas de vieira y 1215 toneladas de centolla.[286]

La producción forestal y maderera, principalmente pinos y eucaliptos, se ha expandido en la última década, con centro en las provincias mesopotámicas, la productividad también tuvo un aumento considerable. En los últimos 8 años la industria maderera incrementó en 132 % su producción y la de muebles en 115 %.[287]​ Es desde el año 2012 el mayor productor latinoamericano de pulpa y celulosa[288]

El país posee 20 millones de hectáreas aptas para la actividad forestal, las condiciones de clima y el suelo permiten lograr altas tasas de crecimiento de los bosques implantados y reducidos turnos de corte, que se ubican entre los mejores del mundo.[289]​ Este sector produjo en 2013 casi 11 000 millones de dólares.[290]

La exportación en hectolitros de vino argentino tuvo entre el breve periodo 2006—2007 un incremento del 20%, esto es, en 12 meses Argentina pasó de exportar 4,1 millones de hectolitros a 4,9 millones. En el 2007 el 74,21% del vino argentino se destinó al consumo interno y el 23,27% fue exportado.

La amplia distribución del territorio argentino destinado a la producción vinícola (la cual, ya se ha indicado tiene sus mayores centros en la región andina del país) permite a la Argentina poseer los viñedos más elevados del mundo y los más australes, pudiéndose cosechar entonces un mismo cepaje merced a las diferencias que la altitud impone a la temperatura y viceversa a lo largo de más de 4000 kilómetros de sur a norte. En 2009 la producción creció 9.9%, en 2010 10.3%, en 2011 8.5% y en 2012 un 4.8%.[253]​ La Argentina pasó a ser el quinto productor de vino en 2014 y el mayor del hemisferio sur con 15,2 millones de hectolitros.[254]

En los últimos 15 años ha crecido la cantidad de hectáreas que se trabajan con banana, palta y mango. Además se llevan adelante programas para incentivar a cultivos como el mburucuyá o maracuyá y el mamón o papaya.[291]

Industria manufacturera y construcción[editar]

La industria manufacturera argentina es el sector que más valor aporta al PIB, con un 23 % del total (2005). El sector industrial manufacturero también es uno de los sectores principales de generación de empleo (junto con el comercio y el sector público), con 12 % según el Censo de 2001, aunque es probable que actualmente ese porcentaje haya aumentado y la industria sea el mayor generador de empleo directo del país. Por su parte la industria de la construcción aporta el 5 % del PIB (2005) y ha sido la principal impulsora de la recuperación del empleo después de 2002 y 2003. Hacia 2017 la actividad industrial representaba el 25,6% del PBI y generaba 22,4% del trabajo registrado, conformada por más de 115.000 establecimientos industriales que generaban 1.38 millones puestos de trabajo formales.[292]

A partir de 2003 la industria ha tenido un proceso de revitalización competitiva, movido principalmente por la política económica de dólar alto. Aunque la actividad industrial está mayormente orientada a sustituir importaciones, la industria de los automotores aporta el 7 % de las exportaciones, mientras que el sector siderúrgico aporta el 3 % del total. Otros sectores industriales importantes son el textil y calzado, alimentario, químico, papelero, maderero y cementero. En el caso particular del sector industrial alimentario, en los últimos años se han desarrollado, en muchas provincias, economías de tipo agroindustrial, mediante la creación de industrias de procesado y envasado, sobre todo de productos frutícolas, hortícolas, lácteos,[293]vitivinícolas y cárnicos. La producción local de línea blanca creció fuertemente desde el 2003 a 2013, la producción de heladeras creció un 402 % y la de lavarropas y la de cocinas un 201 % cada una.[294][295]

Históricamente el país tuvo importantes sectores industriales como la industria naval relacionada con la Flota Mercante de Argentina,[296]​ que se redujo considerablemente a partir de los años noventa a raíz del proceso de privatizaciones[297]​ y que en la actualidad se ha recuperado.[297]

El Gran Buenos Aires es el área industrial más importante del país, donde se concentra la mayor parte de la actividad fabril de la Argentina. Otros centros industriales importantes se ubican en Córdoba, Rosario, Tucumán y Mendoza, San Luis, Santa Fe y Tierra del Fuego, muchos de ellos fomentados para descentralizar la industria. Entre 2009 y 2013, en Tierra del Fuego la producción de aires acondicionados creció de 0.57 a 1.5 millones; la de hornos microondas de 0.23 a 0.67 millones; la de televisores de 1.2 a 3 millones y la de celulares, de 0.4 a 14 millones.[298]​ En línea blanca, Argentina marcó récords de producción, con aproximadamente 1.1 millones de lavarropas, 1.1 millones de heladeras y frízeres, y 0.6 millones de cocinas.[299]

El período 2003-2012 se destaca por el avance de la producción de vehículos, de minerales no metálicos, de los insumos de la construcción, y de metalmecánica, la industria automotriz en la última década creció en promedio un 17 % anual. La producción metalmecánica tuvo un incremento del 7.5 % entre 2003 y 2012. En el caso del rubro textil, creció 3.8 % anual en los últimos años. Otros rubros que mejoraron en última década fueron la producción de papel y cartón, que pasó de un crecimiento anual promedio del  %; la de caucho y plástico 5.2 %; y la de edición e impresión al 6 %.[300]

En lo que respecta al sector industrial, cabe señalar que durante el período comprendido entre los años 2003 y 2013, la Argentina ha experimentado una tendencia opuesta al resto de la región en relación a la participación del PIB Industrial sobre el PIB Total. Mientras que para el conjunto de América Latina y el Caribe y para Brasil, la participación del PIB industrial ha disminuido a lo largo del período, en la Argentina se ha incrementado.[301]

Según diversos analistas, la década entre 2003 y 2013 en el sector de la construcción y el desarrollo inmobiliario en la Argentina fue uno de los mejores períodos en los últimos 50 años. En el año 2002 la construcción contaba con 70 000 obreros registrados y creció hasta los 380 000 de 2013.[302]​ También hubo un fuerte crecimiento en la producción de electrodomésticos, se espera que en 2013 una producción de 1 056 000 lavarropas automáticos, y unos 380 000 semiautomáticos, lo que marca un nuevo récord histórico.[303]

En los últimos diez años la producción de automóviles se incrementó desde los 169 621 vehículos fabricados en 2003 al récord histórico de 828 771 unidades solo en 2011, lo que representó un crecimiento del 388 %, y que se ajusta al 350 % de incremento a lo largo de los últimos diez años. La industria automotriz es el segundo sector industrial más relevante en términos de IED (inversión extranjera directa). En el período 2008-2013 se registraron inversiones por 16 900 millones de pesos en empresas automotrices, orientados a la producción de nuevos modelos, ampliación de plantas, desarrollo de proveedores y capacitación.[304]​ El sector automotriz experimentó durante la década 2003-2013 un crecimiento exponencial de producción de casi el 400 %.[305]

Desde el 2003 se duplicó el PIB industrial, al registrar un aumento del 105 %, con una fuerte suba de la productividad laboral. Se logró además un crecimiento diversificado, en especial en sectores de alto valor agregado: el sector automotor creció en este período un 409 %; el de minerales no metálicos un 177 %; la metalmecánica un 175 %; el textil, 158 %; el de caucho y plástico 102 %.[306]

Desde el año 2003, hasta el 2013, se registró un crecimiento de las exportaciones industriales del 274 %; incrementándose la participación de los productos de mediana y alta tecnología en las exportaciones: en el 2003 la participación fue del 17.4 %, y en el 2013 alcanzó el 25.3 %.[307]

En 2015, Argentina se consolidó como el quinto exportador mundial de camiones. Las exportaciones de camiones aumentaron un 18 % por encima del mismo período de 2014, superando así a grandes productores mundiales como China, Brasil, Canadá y Rusia.[308]

Industria de alta tecnología[editar]

Lanzamiento del satélite argentino SAC-D / Aquarius en junio de 2011.

En los últimos años se ha dado un importante desarrollo en la industria electrónica, electromecánica y luminotécnica, el 70 % de las empresas de este sector son exportadoras. Se espera que en 2013 exporte 700 millones de dólares, a más de 60 países, entre ellos Alemania, Austria, Estados Unidos, India, Italia y Sudáfrica, entre otros.[309]​ Desde el año 2013 se producen chips en el país, con una capacidad de producción de 1150 millones de semiconductores al año. La inversión para realizar este tipo de producción en el país fue de 1200 millones de dólares.[310]​ A través de la sociedad del Estado INVAP, el país exporta sistemas de reactores nucleares y tecnología para el sector aeroespacial (especialmente mediante el diseño, construcción y operación de satélites).[311]

La industria del software produce 3700 millones de dólares y exporta por 900 millones, lo que posiciona a la Argentina como líder en Latinoamérica en esa industria. Entre 2003 y 2012, las políticas permitieron al sector del software constituirse en uno de los que más creció: las ventas se incrementaron un 313 %, las exportaciones un 414 % y el empleo 266 %. Cuenta con más de 4000 empresas, de las cuales solo el 2 % son extranjeras.[312]

Argentina ocupa el segundo puesto a nivel mundial en el ranking de crecimiento de exportaciones de servicios informáticos, las exportaciones de ese rubro crecieron 40 % entre 2005 y 2011, Argentina se encuentra al tope del ranking de países con más rápido crecimiento en el sector de servicios tecnológicos. En 2011, el país exportó servicios informáticos por 1786 millones de dólares, por encima de Malasia (1770 millones) y Rusia (1666 millones).[313]

Argentina es el único país del continente americano ―junto con Estados Unidos― que produce y exporta satélites.[314]​ Además produce chips de alta tecnología[315]​ y es ―junto con Estados Unidos, Inglaterra, Francia y Rusia― uno de los productores mundiales de turbinas aeronáuticas, que exporta a México y a Estados Unidos.[316]

En el ámbito de la tecnología nuclear, a través del INVAP el país ha diseñado y exportado reactores nucleares para Australia, Perú, Argelia, Egipto y Emiratos Árabes Unidos.[317][318][319]​ INVAP es la única empresa en Latinoamérica reconocida por la NASA (de Estados Unidos) como apta para realizar sistemas satelitales completos, desde su diseño y construcción hasta su operación.[320]​ También es la primera y única empresa en Latinoamérica en desarrollar radares para el control del tránsito aéreo.[321]

Biotecnología y start up[editar]

Desde 2003 la industria farmacéutica argentina incrementó la producción más del 273 % y las ventas al exterior crecieron 193 % sus principales mercados son Brasil, Colombia y Uruguay. Solo en 2012 las exportaciones de medicamentos hacia América Latina crecieron 53 %[322]​ Argentina hizo grandes avances en los últimos años en materia científica a partir de investigaciones llevadas adelante por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), en convenios con empresas del país y extranjeras y con el apoyo económico del Estado.[323][324]

Alrededor de 178 empresas de biotecnología instaladas en el país ―el 90 % de ellas de capitales nacionales― exportan anualmente 300 millones de dólares en producción de semillas, medicamentos, fertilización humana asistida y reproducción animal, campos en los que Argentina tiene una tradición en el tema y es líder en la región.[325]​ Argentina posee el 19 % de las startups tecnológicas latinoamericanas, siendo el segundo país latinoamericano, tras Brasil, con mayor cantidad de empresas de alta tecnología, por delante de México y posee cuatro de las 9 mayores empresas de star up latinas Despegar.com, Globant, MercadoLibre y OLX.[326]

Industria turística[editar]

En 2011 Argentina recibió más de 5.8 millones de turistas de acuerdo a la Organización Mundial del Turismo, es el segundo país más visitado de Sudamérica y el tercero más visitado de toda América Latina, después de Brasil y México.[327]​ Ese mismo año el país se destacó como el país con mayor crecimiento del turismo a nivel mundial.[328][329]​ La capital del país, Buenos Aires, es la ciudad más visitada de América del Sur.[330]​ El país posee también una de las siete nuevas maravillas del mundo (las Cataratas del Iguazú).[331]

El crecimiento del turismo fue muy importante en los últimos años, la llegada de turistas extranjeros se duplicó entre 2003 y 2011. Como consecuencia, los ingresos en dólares registraron un aumento cercano a 270 %. En 2012 ingresaron al país 5211 millones de dólares gracias al turismo.[332]

Mientras que el turismo interno movilizó a más de 25.6 millones de viajeros, generando ingresos por 35 228 millones de pesos en las economías regionales.[333]

Industria financiera y mercado bursátil[editar]

Sede del Banco de la Nación Argentina, el banco más grande del país.

Durante los años noventa el sistema financiero argentino se fue consolidando y reforzando. Los depósitos crecieron fuertemente, pero durante la recesión económica y financiera de 2001, con la implementación del corralito y la devaluación asimétrica de préstamos y depósitos, muchos bancos técnicamente llegaron a la bancarrota.

A partir del crecimiento económico iniciado en 2003 los depósitos pasaron de $ 114 462 millones en diciembre de 2004 a $ 169 729 en diciembre de 2006, lo que implica un crecimiento de más del 48 %.[334]​ Durante 2007, el patrimonio neto del sistema mostró un alza de 3000 millones de pesos, mejorando la solvencia y solidez del sistema bancario argentino. La plaza financiera argentina es de las más desarrolladas de la región, y uno de las más avanzadas en gestión de activos y mercado bursátil[335]

Durante 2012, los depósitos en pesos aumentaron del 39.1 %, mientras que los créditos en esa moneda aumentaron en un 41.8 % interanual.[336]​ En 2013 los depósitos en pesos alcanzaron los $618 617 millones (aproximadamente 117 000 millones de dólares estadounidenses).[337]​ Durante 2013, el sistema financiero reforzó su solidez al acumular ganancias superiores a 26 000 millones de pesos, un 34 % más que el año anterior.[338]​ Durante los últimos años, los bancos mostraron un incremento sostenido en sus resultados netos, pasando de 4746 millones de pesos en 2008 a 29 169 millones en 2013, mostrando una de las rentabilidades más altas de Latinoamérica.[339][340]

En 2013, el índice Merval alcanzó su récord histórico,[341]​ y se consolidó como la segunda plaza bursátil de mejor desempeño en todo el mundo.[342]​ En 2014 se consolidó nuevamente como la Bolsa más rentable del mundo.[343]

De acuerdo a un estudio realizado por la ABA (Asociación de Bancos de la Argentina), los ocho primeros bancos (2016) por nivel de depósitos del financiero son:[344][345]Banco de la Nación Argentina (29.3 % de participación), Banco de la Provincia de Buenos Aires (8.6 %), Banco Santander Río (7.0 %), Banco Galicia (5.8 %), BBVA Francés (6 %), Banco Macro (5.6 %), HSBC Bank Argentina (4.3 %), Banco Credicoop (3.8 %) y otros bancos 29.6 % de participación.[346]

Fondo Integral para el Desarrollo Regional[editar]

El FONDER (Fondo Integral para el Desarrollo Regional) es un programa encuadrado en las políticas que el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner orienta para el fortalecimiento, de manera integral, de procesos de desarrollo productivo local. Constituye un conjunto de acciones destinadas a la promoción del desarrollo productivo en aquellas localidades que se encuentran relegadas y que cuentan con un plan o proyecto de desarrollo.[347]​ El FONDER permitió en los últimos años encarar gran cantidad de obras públicas como la inversión en energía por más de 80 000 millones de pesos, instalando más de 8700 megavatios, el tendido de más de 4000 kilómetros de líneas de alta tensión y la ampliación (en 20 millones) de la capacidad de los gasoductos.[348]​ Los créditos para el financiamiento productivo, que en 2003 eran del 7.7 % del PIB, aumentaron al término de 2013 al 16.9 % del PIB.[349]

Comercio exterior[editar]

Estructura comparativa de las exportaciones entre 1994 y 2017 (est. abril).[350]
Evolución del valor exportado entre 1991 y 2013.

El comercio exterior de Argentina es el conjunto de operaciones de importación y exportación de bienes que la Argentina intercambia con otros países o regiones.

Luego de la salida de la convertibilidad, las exportaciones argentinas ―tanto agropecuarias como industriales― manifestaron un importante incremento (casi triplicando el valor de 26 500 millones de dólares en 2001), acompañado por un favorable contexto económico internacional que le permitió llegar a nuevos destinos y sostener una balanza comercial superavitaria.[351]​ Si bien los destinos más importantes son el Mercosur, la Unión Europea y el NAFTA, como resultado de una mayor inserción del país en el mercado mundial se incrementó el intercambio comercial con China, Rusia o la India, entre otros.

Desde el 2003, a raíz del proceso de reindustrialización que atravesó el país, se han diversificado las exportaciones, en especial las de alto valor agregado: en 2013 después de cuatro décadas el país ha vuelto a exportar material oftálmico;[352]​ asimismo se ha dado un fuerte impulso a las exportaciones de medicamentos, creciendo un 53 % en 2012.[353]​ En 2012 el país fue el primer exportador de software de la región,[354]​ tendencia que se conservó en los años siguientes.[355]

En menores volúmenes totales pero con fuerte incidencia en las economías regionales, entre los años 2006 y 2010 presentaron un fuerte crecimiento las exportaciones de productos no tradicionales, entre los que se arándanos, mandarinas, cebollas, ajos, queso mozzarella y vinos.[356]​ La industria vitivinícola, especialmente la variedad malbec, crecieron en volumen un 22% entre 2011 y 2018, si bien en el lapso 2014-2018 la tendencia se invirtió y el volumen exportado disminuyó -0.4%.[357]

En los últimos quince años, las exportaciones argentinas se multiplicaron más de cuatro veces, solo entre 2002 y 2006 crecieron cerca del 80 %.[358]​ En 2008, las exportaciones totalizaron los 70 589 millones de dólares y las importaciones llegaron a 57 413 millones de dólares. El incremento de las exportaciones fue del 27 % y el de las importaciones el 28 % respecto a las cifras de 2007. El saldo neto de la balanza comercial fue de 13 176 millones de dólares, con un aumento del 19 % respecto del año anterior. El Mercosur continúa siendo el principal socio comercial, hacia donde se envió el 23 % de los embarques y desde donde se adquirieron el 16 % de las importaciones. En 2009, las exportaciones llegaron a US$ 56 555,[359]​ en tanto que en 2010 treparon a US$ 68 127.[359]​ A pesar de la crisis internacional iniciada en el 2008, el comercio exterior argentino y en particular las exportaciones siguieron creciendo fuertemente, alcanzando en 2011 un récord de US$ 84 295 millones, incrementándose un 24 % en términos interanuales.[359][360]

Mientras que en el año 2010 los bienes primarios se imponían frente a las manufacturas de media y alta tecnología,[361]​ en 2011 las manufacturas industriales lograron un máximo histórico de participación en las exportaciones.[362]

Las exportaciones de la industria cosmética en 2007 duplicaron a las de manzana, y superaron a las de peras. Los productos de belleza sumaron US$ 320 millones, un 115 % de aumento desde 2003.[363]

En 2013 Argentina exportó el 21% de maíz y el 9% de las de porotos de soja del total mundial de esos productos.[364]​ El mismo año la CEPAL informó que Argentina era el país que más exportaba de Latinoamérica: sus exportaciones crecieron 6.7 %, frente al 1.5 % del resto de Latinoamérica.[365][366]

Para 2017, estudios privados pronostican un rojo en el intercambio de bienes entre los 3000 y los 4600 millones (el más alto desde los USD 4900 millones de 1998), debido a un descenso de los precios internacionales de las materias primas, un atraso cambiario que restó competitividad para la producción local y una apertura desmedida a las importaciones.[367]

Considerando el intercambio internacional, tanto de exportaciones como de importaciones, los principales socios comerciales de Argentina en 2018 fueron Brasil, Estados Unidos y China.[368]

Inversión extranjera[editar]

Entre 2003 y 2015, Argentina se transformó en una plataforma de inversiones y una puerta de entrada para otros mercados latinoamericanos, en especial en el sector automotriz.[369]​ Según el «índice de confianza en mercados» de la revista The Wall Street Journal, las empresas multinacionales europeas y estadounidenses consideran que Argentina, Nigeria, Venezuela y Vietnam se encuentran entre los países más atractivos para invertir.[370]​ Argentina es el quinto país latinoamericano con mayor recepción de IED (inversión extranjera directa), por detrás de México (12 659 millones) y por delante de Perú (12 240 millones).[371]

En 2012, los ingresos por IED (inversión extranjera directa) se incrementaron un 27 %, hasta totalizar 12 551 millones de dólares[372][373]​ Los aportes de capital alcanzaron los 3708 millones de dólares, la medidas impulsadas por el Gobierno alentaron la reinversión de ganancias en el mercado interno, que alcanzaron en 2012 los 7984 millones de dólares, más del doble que en el año 2011.[374]

En junio de 2013 se invirtieron en el país 8691 millones de dólares, con lo cual en el primer semestre se acumularon 48 483 millones de dólares en inversiones.[375]

Para 2014 se estimó una llegada de inversiones extranjeras de 50 000 millones de dólares. Las principales inversiones correspondieron a:

  • automotores (con USD 6883.8 millones),
  • metales comunes (con USD 4796.1 millones),
  • químicos (USD 3545.6 millones),
  • maquinaria y equipo (USD 1398.7 millones),
  • papel (USD 528.2 millones),
  • textiles (USD 445.6 millones),
  • minerales no metálicos (USD 329.7 millones),
  • tecnología (USD 241.9 millones) y
  • equipo de transporte (USD 175 millones).[376]

La inversión bruta interna fija representó en 2008 el 23.1 % del PIB,[161]​ 20.6 % en 2009[377]​ Creció fuertemente en 2010, 2011 y en 2012 alcanzó el nivel récord del 24.1 % del PIB,[378]​ finalizando ese año en 25.1 % del PIB.[161][267]​ continuando la tendencia creciente, 25.3 % en 2013 y 25.7 % en 2014.[379]

Acuerdos bilaterales promueven las inversiones estadounidenses, que se concentran en telecomunicaciones, petróleo y gas, energía eléctrica[cita requerida], servicios financieros, sustancias químicas, industria alimenticia, y en fabricación de vehículos. Las inversiones canadienses, europeas llegan en cantidades significativas. Desde 2000, también Brasil se convirtió en un país inversor en petróleo y alimentos. Empresas españolas invierten en petróleo y gas, telecomunicaciones, banca, y sectores de venta al público. España es el principal país inversor, seguido por Estados Unidos, Países Bajos, Brasil y Chile (BCRA, 2013). En 2015, durante el último año de Gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, la inversión extranjera en Argentina se incrementó de manera sustancial (un 130 % más que el año inmediatamente anterior).[267][380]​ En el primer semestre de 2016 hubo un vuelco en el panorama socioeconómico argentino, que provocó que los bancos estadounidenses de inversiones recomendaron no invertir en el país.[381]​ Durante 2016 la inversión extranjera cayó un 50 por ciento, ese año ingresó a Argentina la mitad de inversión extranjera que en 2015 debido a los cambios en la política cambiaria que posibilitaron la salida de dólares. En este sentido hubo ingresos por 6000 millones de dólares en Argentina en 2016, la mitad de lo recepcionado en 2015 y solo un 10 % de lo que le correspondió en 2016 por Brasil, según los datos del informe de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo.[382]​ La recesión económica, los bajos precios de los materias primas y el aumento de la inestabilidad monetaria fueron los principales factores macroeconómicos que impactaron negativamente.[383]

Entradas de inversión extranjera directa 2005-2018 (En millones de dólares y porcentajes de variación)
2005-2009 2011 2012 2013 2014 2015 2016 2017 2018 Diferencia absoluta
2018-2017
Diferencia relativa
2018-2017
6204 10 840 15 324 9822 5065 11 759 3260 11 517 11 873 356 3,21
  • Nota: Información acorde a la sexta edición del Manual de Balanza de Pagos y Posición de Inversión Internacional del Fondo Monetario Internacional (FMI, 2009)
  • Fuente: CEPAL - Comisión Económica para América Latina y el Caribe.[384]

Inversión argentina al exterior[editar]

Las grandes empresas argentinas realizan fuertes inversiones hacia el exterior mediante sus empresas multinacionales latinas. El modelo de negocios argentino tiene gran presencia en el continente, más 140 marcas argentinas exportan sus conceptos de negocios al exterior, conocidos como franquicias.[385]​ En 2008, 19 empresas multinacionales argentinas contaban con alrededor de 19 000 millones de dólares en activos externos, las ventas en el exterior correspondientes a las multinacionales argentinas alcanzaron los 21 000 millones de dólares, empleando a 42 400 personas en el exterior.[386]​ Las empresas multinacionales argentinas se han beneficiado de varios años de crecimiento económico en el mercado nacional y en los principales mercados extranjeros donde operan. Un elemento particular de estas empresas ha sido el carácter altamente competitivo que han demostrado, además de las cuantiosas inversiones en los países destino, lo que se ha visto acompañado, además, por una importante contribución a la generación de empleo local. Cuatro años después, las 23 principales compañías transnacionales argentinas tienen 21 000 millones de dólares en activos en el exterior, cuentan con 278 filiales en 62 países y emplean a más de 41 000 personas en el extranjero.[387]

En 2005, Techint ―el conglomerado industrial más grande de Argentina― compró la mayor siderúrgica de México, Hylsamex, por 2110 millones de dólares[388]​ En 2009 compró SPIJ, una planta siderúrgica en Indonesia.[389]​ y en 2011 adquirió el 27.7 % del capital de Usiminas (Usinas Siderúrgicas de Minas Gerais, una de las más importantes de Brasil) por 2660 millones de dólares,[390]​ y la siderúrgica brasileña Confab por 2660 millones de dólares.[239]

El grupo argentino Arcor cuenta con 40 plantas industriales en América Latina y facturó en 2012 más de 3300 millones de dólares en el exterior.[391]​ El grupo argentino Impsa, controla un 20 % del mercado de energía eólica en Brasil, además posee una fábrica de equipos de generación eólica en Pernambuco, invirtiendo 250 millones de dólares. En 2013, el Grupo Pescarmona cerró un contrato para suministro de turbinas y generadores para la central hidroeléctrica de Belo Monte (Alagoas) por US$ 479 millones. Ferrovías (del grupo argentino Emepa) ganó la licitación para la operación y el mantenimiento del primer tren urbano de Lima (Perú), por US$ 290 millones.[392]

La empresa argentina Corporación América, que posee 45 aeropuertos en todo mundo, invierte en la construcción del Aeropuerto de Natal (que, cuando esté terminado, será el más grande de Latinoamérica).[393]​ La petrolera argentina Pluspetrol posee inversiones por 160 millones de dólares en el sector de hidrocarburos en Bolivia.[394]​ Durante 2014, el gigante argentino Adecoagro, propietario de empresas lácteas, semilleras y arroceras, invirtió 250 millones de dólares para construir una planta en Mato Grosso do Sul (Brasil).[395]

Argentina y el G-20[editar]

Argentina es miembro activo del Grupo de los 20, que reúne a los países industrializados y a los emergentes con economías más grandes. En 2009, junto a Brasil, logró que en la declaración de la Cumbre de Londres no se incluyera una propuesta sobre flexibilidad laboral,[396]​ e impulsó la incorporación de la OIT al grupo como miembro participante.[397]

En el marco de la Cumbre del G-20 de Toronto y la Cumbre del G-20 de Seúl de 2010, y en relación a la crisis que atraviesaban Europa y Estados Unidos, el país, en línea las posturas del bloque BRICS, propuso promover una mayor regulación de los mercados financieros con el objetivo de que la nueva fase de crecimiento no presentase la misma fragilidad e inestabilidad que la etapa previa. También propuso acompañar y alentar las medidas anticíclicas de impulso a la demanda agregada.[398]

También forma parte del Mercado Común del Sur (Mercosur), un bloque subregional integrado por Argentina, Brasil, Paraguay Uruguay y Venezuela. Que tiene como países asociados a Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Guayana, Perú y Surinam[399][400][401][402]

El Mercosur se constituye como el área económica y plataforma industrial, más dinámica, competitiva y desarrollada, no solo de Latinoamérica, sino de todo el Hemisferio Sur. Está considerado como el cuarto bloque económico del mundo, en importancia y volumen de negocios. El Mercosur tiene un PIB de 3.64 billones de dólares, lo que representa el 82.3 % del PIB total de Sudamérica. Cubre un territorio de casi 13 millones de kilómetros cuadrados y cuenta con más de 275 millones de habitantes. Siete de cada diez sudamericanos son ciudadanos del bloque.[403][404]

Otras estadísticas[editar]

La matriz energética argentina, estructurada sobre la base de la producción y el consumo de energía eléctrica, petróleo y gas natural, alcanzaba los siguientes valores:[405]

  • Electricidad:
    • Producción: 131 900 millones kWh (est. 2016)
    • Consumo: 121 000 millones kWh (est. 2016)
    • Exportaciones: 55 millones kWh (est. 2015)
    • Importaciones: 9851 millones kWh (est. 2016)
  • Petróleo crudo:
    • Producción: 489 000 barriles/día (est. 2018)
    • Exportaciones: 36 630 barriles/día (est. 2015)
    • Importaciones: 16 740 barriles/día (est. 2015)
    • Reservas comprobadas: 2162 millones de barriles (est. 1 de enero de 2018)
  • Gas natural:
    • Producción: 40 920 millones de m³ (est. 2017)
    • Consumo: 49 040 millones de m³ (est. 2017)
    • Exportaciones: 76 450 millones de m³ (2017 est.)
    • Importaciones: 9826 millones de m³ (2017 est.)
    • Reservas comprobadas: 336 600 millones de m³ (est. 1 de enero de 2018)

Indicadores macroeconómicos[editar]

Evolución de los principales indicadores económicos (FMI: Actualizado a septiembre de 2019)
Indicador Unidad 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 2016 2017 2018 2019 2020
Estado de cuentas nacionales[406]
PIB a precios constantes Millones ARS 528 056 570 549 621 943 647 176 608 873 670 524 710 782 703 486 720 407 702 306 721 487 706 478 725 331 707 330 685 678 676 893
PIB a precios constantes % variación anual 8.852 8.047 9.008 4.057 -5.919 10.125 6.004 -1.026 2.405 -2.513 2.731 -2.080 2.669 -2.482 -3.061 -1.281
PIB a precios
corrientes
Millones ARS 582 538 715 904 896 980 1 149 646 1 247 929 1 661 721 2 179 024 2 637 914 3 348 308 4 579 086 5 954 511 8 228 160 10 644 779 14 605 790 21 603 141 32 323 708
PIB a precios
corrientes
Millones USD 199 273 232 892 287 921 363 545 334 633 424 729 527 644 579 666 611 471 563 614 642 464 556 774 642 928 519 487 445 469 443 249
Deflactor
del PIB
Índice 110,31 125,47 144,22 177,64 204,95 247,82 306,56 374,97 464,78 652 825,31 1164,67 1467,57 2064,92 3150,62 4775,30
PIB per cápita precios constantes ARS 13 682,98 14 640,5 15 802,83 16 282,95 15 170,83 16 439,05 17 226,27 16 856,71 17 070,07 16 459,2 16 727,43 16 207,2 16 457,72 15 873,74 15 219,56 14 860,24
PIB per cápita precios corrientes ARS 15 094,73 18 370,36 22 791,22 28 925,1 31 093,73 40 739,98 52 810,11 63 208,89 79 338,28 107 315,21 138 053,31 188 760,95 241 529,5 327 780,18 479 511,04 709 621,85
PIB per cápita precios corrientes USD 5163,55 5976,08 7315,72 9146,79 8337,81 10 412,97 12787.80 13 889,79 14 488,82 13 208,83 14 895,31 12 772,86 14 588,01 11 658,22 9887,78 9730,90
Tasa de cambio implícita para PPA ARS por USD 1,07 1,18 1,33 1,60 1,84 2,19 2,66 3,19 3,89 5,36 6,72 9,38 11,61 15,95 23,91 35,53
Inflación[407]
Promedio precios al consumidor Índice 42,29 46,9 51,04 55,43 58,9 65,06 71,43 78,6 86.95 n/a n/a 168,27 211,47 283,95 438,54 662,19
Promedio precios al consumidor % variación anual 9,64 10,89 8,83 8,58 6,27 10,46 9,77 10,04 10,61 n/a n/a n/a 25,67 34,27 54,44 50,99
Precios al consumidor
a fin de período
Índice 44,51 48,89 53,03 56,87 61,25 67,94 74,4 82,47 91,49 113,38 n/a 187,33 233,78 345,16 542,96 755,8
Precios al consumidor
a fin de período
% variación anual 12,32 9,84 8,46 7,23 7,69 10,92 9,50 10,84 10,94 23,91 n/a n/a 24,79 47,64 57,3 39,2
Intercambio comercial[408]
Importación de bienes y servicios % variación 18,37 12,96 22,2 14,59 -23,85 39,41 21,57 -5,95 3,54 -10,84 2,64 3,56 14,22 -5,59 -15,78 -7,37
Exportación de bienes y servicios % variación 11,55 4,55 5,96 -0,95 -10,78 13,7 2,29 -5,83 -3,68 -7,78 -1,63 6,80 -0,15 -0,55 9,89 6,15
Finanzas públicas[409]
Balance estructural general Millones ARS 25 401 19 448 5937 -4943 6253 -13 772 -80 336 -94 223 -135 003 -190 585 -383 550 -579 051 -744 879 -664 576 -521 111 -240 302
Balance estructural general % de PIB potencial 4,38 2,76 0,69 -0,44 0,47 -0,82 -3,8 -3,57 -4,08 -4,08 -6,48 -6,9 -7,04 -4,43 -2,27 -0,68
Deuda pública
bruta
Millones ARS 467 672 506 808 557 318 618 669 691 316 722 089 848 400 1 066 668 1 456 383 2 046 707 3 129 848 4 365 876 6 079 298 12 569 407 20 155 879 26 122 769
Deuda pública
bruta
% de PIB 80,28 70,79 62,13 53,81 55,39 43,45 38,93 40,43 43,49 44,69 52,56 53,06 57,11 86,05 93,3 80,81
Balance de pagos[410]
Balance de cuenta corriente Millones USD 4929 6499 6046 5424 7251 -1623 -5341 -2139 -13 125 -9180 -17 622 -15 105 -31 598 -27 479 -5357 1127
Balance de cuenta corriente % de PIB 2,47 2,79 2,10 1,49 2,16 -0,38 -1,01 -0,36 -2,14 -1,62 -2,74 -2,71 -4,91 -5,29 -1,2 0,25
  • Los valores para los períodos 2019 y 2020 son estimaciones del FMI.
  • Los valores se presentan con truncamiento a dos decimales.

Argentina en el contexto internacional[editar]

Desde el punto de vista internacional, Argentina es uno de los países emergentes con mayor crecimiento en la última década.[411]​ Luego de la crisis de 2001, se mantiene destacada en Latinoamérica y se sitúa de nuevo entre las grandes promesas a nivel global. Argentina figura en el puesto 21.º de los países con mayor PIB, así como en el puesto 48.º en los países con mayor renta per cápita según el Banco Mundial. A nivel social, resultan sobresalientes los parámetros referidos su tasa de natalidad (2 niños por mujer) con una clara tendencia a la baja (lo que puede redundar en un estancamiento demográfico a corto plazo) y la penetración de Internet (79.4 % de la población)[412]​ es comparable con otros países industrializados del hemisferio norte. Además, según el Foro Económico Mundial, es actualmente el 37.º país con lo que respecta al Índice de Competitividad Global.[413]​ En la siguiente tabla se muestra el contexto socioeconómico de Argentina según datos del Banco Mundial, el Foro Económico Mundial y el CIA World Factbook. Según un estudio realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Belgrano, para mediados de 2017 Argentina se había convertido en uno de los países con mayor índice de pobreza de América Latina.[414]

Indicador Valor Posición en el mundo Incremento
Producto interno bruto (PPA) 964 279 339 000 $
Fuente: Banco Mundial (2015)
Países más ricos del mundo por PIB[415]
Puesto 20.º
284 203.7 millones de pesos en 2000 (incr: 9.8 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Banco Mundial[416]
Superficie 2 780 400 km²
Fuente: Banco Mundial (2011)
Países más extensos del mundo[417]
Puesto 8.º
Población 43 131 966 personas
Fuente: CIA World Factbook(2016)
Países más poblados del mundo:[418]​ Puesto 33.º 36 895 712 personas en 2000 (incr: 13.21 %)
Fuente: CIA World Factbook: Argentina[419]
Emisiones de CO2 4.50 toneladas
Fuente: Banco Mundial (2012)
Países con mayores emisiones de CO2[420]
Puesto 75.º
3.71 toneladas en 2000 (incr: 23.9 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Banco Mundial[421]
Renta per cápita US$22 404
Fuente: FMI (2015)
Países con mayor renta per cápita[422]
Puesto 42.º
7470 $ en 2000 (incr: 59.3 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Banco Mundial[423]
Tasa de natalidad 2 personas
Fuente: Banco Mundial (2008)
Países con mayor natalidad (niños por mujer)[424]
Puesto 143.º
2.46 personas en 2000 (incr: –18.8 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Banco Mundial[425]
% usuarios Internet 79 %
Fuente: Banco Mundial (2014)
Países con mayor tasa de usuarios de Internet[426]
Puesto 21.º
7.05 % en 2000 (incr: 468.7 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Banco Mundial[427]
Promedio de días para crear una empresa 115 días
Fuente: Banco Mundial (2011)
Países más rápidos para montar una empresa[428]
Puesto 112.º
68 días en 2003 (incr: –61.3 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Banco Mundial[429]
Consumo de energía por habitante 1850 kilogramos
Fuente: Banco Mundial (2007)
Países con mayor consumo de energía por habitante[430]
Puesto 57.º
1678.79 kilogramos en 2000 (incr: 10.2 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Banco Mundial[431]
Terreno dedicado a agricultura 51.30 %
Fuente: Banco Mundial (2009)
Países con más terreno dedicado a la agricultura[432]
Puesto 55.º
47.03 % en 2000 (incr: 4.1 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Banco Mundial[433]
Potencia eléctrica consumida 3159 kilovatios/hora
Fuente: Banco Mundial (2007)
Países con más potencia eléctrica consumida[434]
Puesto 56.º
2087 kilovatios-hora en 2000 (incr: 27.4 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Banco Mundial[435]
Superficie forestal 294 000 km²
Fuente: Banco Mundial (2007)
Países con mayor superficie forestal[436]
Puesto 21.º
337 700 km² en 2000 (incr: –4.3 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Banco Mundial[437]
Carreteras pavimentadas 30 %
Fuente: Banco Mundial (2016)
Países con más carreteras pavimentadas[438]
Puesto 50.º
29.4 % en 2000 (incr: 34 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Banco Mundial[439]
Índice de Competitividad Global 3.87 unidades' (puesto 117)
Fuente: Doingbusiness ranking (2014)
Países más competitivos[440]
Puesto 117.º
4.01 unidades en 2007 (incr: –1.5 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Foro Económico Mundial[441]

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

Referencias[editar]

  1. «World Economic Outlook Database, April 2019». IMF.org (en inglés). Fondo Monetario Internacional. Consultado el 5 de octubre de 2019. 
  2. «World Bank Country and Lending Groups». datahelpdesk.worldbank.org (en inglés). Banco Mundial. Consultado el 5 de octubre de 2019. 
  3. «Population, total - Argentina». data.worldbank.org (en inglés). Banco Mundial. Consultado el 14 de octubre de 2019. 
  4. a b c «World Economic Outlook Database, October 2019». IMF.org (en inglés). Fondo Monetario Internacional. Consultado el 24 de octubre de 2019. 
  5. a b c d «World Economic Outlook Database, April 2020» (en inglés). Fondo Monetario Internacional. Consultado el 22 de abril de 2020. 
  6. «GDP - composition, by sector of origin». The World Factbook (en inglés). Central Intelligence Agency (CIA). 1 de febrero de 2018. 
  7. «Banco de la Nación Argentina». 
  8. «Human Development Index (HDI)». hdr.undp.org (en inglés). Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Consultado el 11 de diciembre de 2019. 
  9. «Inequality-adjusted HDI (IHDI)». hdr.undp.org (en inglés). Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Consultado el 22 de mayo de 2020. 
  10. «La UCA estima que la pobreza ya está en el 35% y la indigencia en el 7%». Universidad Católica Argentina. 
  11. «Poverty headcount ratio at national poverty lines (% of population) - Argentina» (en inglés). Banco Mundial. Consultado el 20 de marzo de 2020. 
  12. «Poverty headcount ratio at $5.50 a day (2011 PPP) (% of population) - Argentina». data.worldbank.org (en inglés). Banco Mundial. Consultado el 20 de marzo de 2020. 
  13. «Índice de Gini». Banco Mundial. 
  14. «Labor force, total - Argentina». data.worldbank.org (en inglés). Banco Mundial. Consultado el 4 de noviembre de 2019. 
  15. «Employment to population ratio, 15+, total (%) (national estimate) - Argentina». data.worldbank.org (en inglés). Banco Mundial. Consultado el 24 de octubre de 2019. 
  16. «Empleo e Ingresos». Portal de Datos Económicos. Ministerio de Hacienda. 
  17. «Complejos exportadoresAño 2018». marzo de 2019. 
  18. a b c «Intercambio Comercial Argentino Cifras estimadas de septiembre de 2018». INDEC. 8 de noviembre de 2018. 
  19. «Intercambio Comercial ArgentinoAño 2018». Febrero de 2019. 
  20. «Intercambio Comercial ArgentinoCifras estimadas de septiembre de 2018». INDEC. 8 de noviembre de 2018. 
  21. «La deuda argentina ya se acerca al 97,7% del PIB del país y es la más alta de la región». Infobae. 10 de febrero de 2019. 
  22. a b c «The World Factbook». CIA.gov (en inglés). Agencia Central de Inteligencia. Consultado el 16 de junio de 2019. 
  23. http://www.bcra.gov.ar/PublicacionesEstadisticas/Principales_variables_datos.asp
  24. «Conozca las siete economías más grandes de América Latina». www.americaeconomia.com. Consultado el 25 de marzo de 2016. 
  25. «La Argentina, entre los países con más recursos naturales». www.lanacion.com.ar. Consultado el 25 de marzo de 2016. 
  26. «“Argentina, potencia agroalimentaria”». Revista RIA. Consultado el 25 de marzo de 2016. 
  27. «La Argentina, en el top ten nuclear - Economía». www.laprensa.com.ar. Consultado el 25 de marzo de 2016. 
    Ornstein, Roberto (enero/junio 2010). «El desarrollo nuclear argentino: 60 años de una historia exitosa». CNEA 10 (37-38). 
  28. Drewes, Lorena (2014). El sector espacial argentino: Instituciones referentes, proveedoresy desafíos. Benavidez: ARSAT. ISBN 978-987-45569-0-5. Archivado desde el original el 23 de septiembre de 2015. Consultado el 1 de febrero de 2016. 
  29. «Una empresa líder en tecnología destacó el rol de Argentina». INFOnews. Consultado el 25 de marzo de 2016. 
  30. «Los principales logros de la ciencia argentina». www.telam.com.ar. Consultado el 25 de marzo de 2016. 
  31. «Tasa de alfabetización, total de adultos (% de personas de 15 años o más)». Instituto de Estadística de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Banco Mundial. 
    «La Argentina, con las tasas educativas más altas de la región». www.lanacion.com.ar. Consultado el 25 de marzo de 2016. 
    «Argentina - Estadísticas». UNICEF. 
    «Alfabetismo: Argentina aprobada, la Ciudad recursa». Diario Registrado (Buenos Aires). 18 de junio de 2013. 
  32. «La Argentina es el segundo país con mayor sindicalización de Sudamérica». IProfesional. 29 de octubre de 2018. 
    «Argentina está entre los países más sindicalizados del mundo». Clarín. 29 de agosto de 2005. 
  33. a b c Blanchard, Olivier; y Pérez Enrri, Daniel (2002): Macroeconomía. Buenos Aires: Prentice Hall Iberia. Págs 479 a 481. ISBN 987-97892-4-5.
  34. Vitelli, Guillermo (1999). Los dos siglos de la Argentina. Historia económica comparada. Buenos Aires: Prendergrast, pág. 11.
  35. Kehoe, Timothy J.: What can we learn from the 1998-2002 depression in Argentina?. Federal Reserve Bank of Minneapolis. Consultado el 23 de septiembre de 2013.
    Abstract in 1998-2002, Argentina experienced what the government described as a "great depression" [...]
  36. https://datos.bancomundial.org/nivel-de-ingresos/ingreso-alto
  37. «The Human Development Index 2016». One World - Nations Online (en inglés). 
  38. «World Soybean Production 2011». soystats.com. Archivado desde el original el 5 de junio de 2013. Consultado el 28 de marzo de 2013. 
  39. «On-Farm Research & Development» (en inglés). wool.com. Archivado desde el original el 5 de mayo de 2012. Consultado el 18 de mayo de 2014. 
  40. «Argentina como productor de alimentos en el mundo». Archivado desde el original el 29 de febrero de 2012. 
  41. «Argentina se consolida como primer productor mundial de biodiésel». Consultado el 18 de mayo de 2014. 
  42. «International Energy Statistics» (en inglés). eia.gov. Consultado el 18 de mayo de 2014. .
  43. «Argentina, "riqueza eterna": reservas de gas para más de 500 años posicionan al país como un jugador "estratégico"». Consultado el 18 de mayo de 2014. 
  44. «World mineral statistics archive» (en inglés). Consultado el 18 de mayo de 2014. 
  45. «Argentina es el mayor exportador de software de Latinoamérica». Lempert Soluciones Tecnólogicas. Consultado el 21 de mayo de 2020. 
  46. Sentencia del Juez Jorge Ballesteros en el juicio "Olmos, Alejandro c/ Martinez de Hoz y otros s/ Defraudación", del 13 de junio de 2000]
  47. Federico Martín Maglio (2002), Evolución de la deuda externa argentina. Período 1966 a 2001, Sitio del profesor Federico Martín Maglio. • Kulfas, Matías; Schorr, Martín (2003). La deuda externa argentina. Diagnóstico y lineamientos propositivos para su reestructuración, Buenos Aires: Fundación OSDE-CIEPP
  48. «Estiman con que la economía argentina en 2015 seguirá “estancada” y con inflación cercana al 30%». Cronista Comercial. Consultado el 4 de abril de 2016. 
  49. «El FMI presenta una 'moción de censura' a Argentina por fallos en sus estadísticas». Consultado el 2 de febrero de 2013. «Argentina acusa al FMI de 'trato desigual' y anuncia un nuevo índice para la inflación». Consultado el 2 de febrero de 2013. 
  50. «Argentina admite su inflación real». Consultado el 14 de febrero de 2014. 
  51. Para el INDEC la inflación interanual noviembre de 2014-2015 fue de 23,9% Infobae, lunes 15 de diciembre de 2014
  52. Se agranda la brecha entre el INDEC y las mediciones privadas YAHOO finanzas Jueves 16 de octubre de 2014
  53. «País: Perfil regional económico». Consultado el 22 de marzo de 2019. 
  54. «Instituto Nacional de estadística Decreto 55/2016 Declárase en estado de emergencia administrativa al Sistema Estadístico Nacional.». Consultado el 30 de marzo de 2019. 
    «Indec: El 32,2% de los argentinos es pobre y el 6,3% se encuentra en la indigencia». Agencia Telam. Consultado el 19 de diciembre de 2016. 
    Cepal. «Panorama social latinoamérica 2014». Consultado el 19 de diciembre de 2016. 
  55. «Especialistas ya cuestionan nueva medición del INDEC sobre pobreza». Ámbito. 27 de septiembre de 2016. 
    Alfredo Zaiat (9 de octubre de 2016). «La tendencia». Página/12. 
    «Según el INDEC, el 32,2 por ciento de la población es pobre». Página/12. 28 de septiembre de 2016. 
    Alfredo Zaiat (23 de octubre de 2016). «Los números de los (im)puros». Página/12. 
  56. a b «Argentina middle class grows 50 percent» (‘en Argentina, la clase media crece el 50 %’), comunicado de prensa en el sitio web del Banco Mundial, 13 de noviembre de 2012.
  57. «Somos el país con más clase media de Latinoamérica», artículo del 28 de agosto de 2014 en el sitio web de El Diario (Montevideo).
  58. «Argentina duplicó su clase media en la última década, dice informe del Banco Mundial». Banco Mundial. 13 de noviembre de 2012. Consultado el 12 de diciembre de 2015. 
  59. Lantos, Nicolás. «El nacimiento de “la quinta potencia mundial”», Página/12, 1 de agosto de 2012. • Armendariz, Alberto. «Venezuela ingresó en el Mercosur para aportar un pilar energético», La Nación, 1 de agosto de 2012.
  60. «Mercosur decide sin Paraguay», RNW.
  61. «La tensión comercial entre Brasil y Argentina complicó al Mercosur». Clarín. Consultado el 21 de junio de 2014. «Brasil en el Mercosur costos y beneficios» (pdf). iadb.org. Consultado el 21 de junio de 2014. 
  62. «Crece el déficit comercial con Brasil», Clarín, 8 de mayo de 2006; "Gestiones para equilibrar la balanza comercial entre la Argentina y Brasil", La Nación, 26 de marzo de 2008.
  63. «Comercio: luego de tres años hubo superávit con Brasil». lacapital.com.ar. Consultado el 18 de mayo de 2014. 
  64. Graciela Baquero (3 de febrero de 2006). «El Acuerdo entre Argentina y Brasil». Mercosur ABC. Archivado desde el original el 27 de septiembre de 2007. Consultado el 22 de junio de 2008. 
  65. «Franco minimiza la suspensión: "Se terminó el tutelaje de Argentina y Brasil"». Consultado el 17 de mayo de 2014. 
  66. a b Pigna, Felipe: Los mitos de la historia argentina. Buenos Aires: Norma, 2004. Pág. 110.
  67. a b c d e Rapoport, Mario (compilador): Economía e Historia: contribuciones a la historia económica argentina. Buenos Aires: Tesis, 1988. ISBN 950-9109-68-1.
  68. Miguel Ángel Boggiano (27 de julio de 2014). «Historia del default en Argentina». Carta Financiera. Archivado desde el original el 20 de diciembre de 2016. Consultado el 22 de julio de 2017. 
  69. José María Rosa (12 de enero de 2017). «Análisis de la dependencia argentina». FMM Educación. Archivado desde el original el 27 de noviembre de 2016. Consultado el 17 de febrero de 2017. 
  70. Calviño, Adolfo R. (1989.). La crisis de 1890 a través del Congreso 1: la preparación hasta 1889. Centro Editor de América Latina. ISBN 9789502515489. Archivado desde el original el 18 de febrero de 2017. 
  71. Galasso, 2011, p. 223.
  72. Peña, Milcíades (2013). «Libro II. VI.Rosas». Historia del Pueblo Argentino (1500-1955). Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Emecé. p. 151. OCLC 870997668. 
  73. Hora, Roy (2010). Historia económica de la Argentina en el siglo XIX. Editorial Siglo XXI. pp. 152.
  74. SÁBATO, Hilda: Capitalismo y ganadería: la fiebre del lanar, 1850-1890. Buenos Aires: Sudamericana, 1989.
  75. Cuccorese, Horacio Juan (1969): Historia de los ferrocarriles en la Argentina. Macchi. pp. 65-66.
  76. Vedoya (1979): 37-49.
  77. Reggini, Horacio (1997). Sarmiento y las Telecomunicaciones. Ediciones Galápago. 
  78. a b Gasió y San Román (1984): 88-89.
  79. Hora, Roy (2010). Historia económica de la Argentina en el siglo XIX. Siglo XXI. pp. 192-193. 
  80. a b c Schvarzer, Jorge: Implantación de un modelo económico. Buenos Aires: A-Z Editora, 1998. ISBN 950-534-551-8. Pág. 15.
  81. David Cufré (14 de junio de 2004). «Nacimiento y reproducción de la deuda externa». Página/12. 
  82. «LEY DE ADUANA DE 1835». La Gazeta Federal. 19 de enero de 2013. 
  83. Ternavasio Marcela, Historia de la Argentina 1806-1852 (2013). «4». De la guerra de independencia a la guerra civil. Siglo Veintiuno Editores. p. 102. ISBN 978-987-629-093-7.
  84. Rapoport, Mario. «1.11». Historia Económica, Política y Social de la Argentina (1880-2000). Ediciones Macchi. p. 73-75. ISBN 950-537-583-2. 
  85. Walt Whitman Rostow, British Economy of the Nineteenth Century, Oxford, Clarendon Press, 1948, 20-23, cit. en ibid., p. 119
  86. "Historia argentina. Modelo agroexportador", artículo en el sitio web Historia Contemporánea Liceo 2 de 8.
  87. Sábato, Hilda (1992). Los trabajadores de Buenos Aires: la experiencia del mercado, 1850-1880. Buenos Aires: Sudamericana. 
  88. «Datos poblacionales de Argentina», en el artículo «Inmigración en Argentina», en Wikipedia en español.
  89. Ortiz, Ricardo M.: Historia económica de la Argentina 1850-1930. Buenos Aires: Raigal, 1955.
  90. Crecimiento anual 1875-1913 Archivado el 3 de febrero de 2014 en la Wayback Machine. en el sitio web Unizar.es.
  91. Belini, Claudio; Korol, Juan Carlos. Historia económica de la Argentina en el siglo XX. Siglo XXI Editores. p. 26. 
  92. «Desempleo con historia». Clarín. 19 de diciembre de 2000. Consultado el 21 de octubre de 2017. 
  93. Gerchunoff, Pablo; y Llach, Lucas (1998): El ciclo de la ilusión y el desencanto: un siglo de políticas económicas argentinas, capítulo «Los prósperos años de Alvear» (pág. 78 y siguientes). Buenos Aires: Ariel, 1998. ISBN 950-9122-57-2.
  94. «La defensa de YPF - Enrique Mosconi». Instituto Yrigoyen. Consultado el 30 de marzo de 2010.  (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  95. «Presidencia de Justo (1935)» Archivado el 12 de julio de 2014 en la Wayback Machine., artículo en la revista Todo Argentina. Consultado el 22 de noviembre de 2010.
  96. Godio, julio (2004): «The "Argentine anomaly": from wealth through collapse to neo-developmentalism», en el sitio web del FES.
  97. Gerchunoff, Pablo (1989): "Peronist Economic Policies, 1946-1955", en Di Tella y Dornbusch, 1989, págs. 59-85.
  98. Ortiz, Ricardo M. (1955): Historia económica de la Argentina (1850-1930). Buenos Aires: Raigal, 1955.
  99. Gerchunoff, Pablo; y Antúnez, Damián (2002): «De la bonanza peronista a la crisis de desarrollo», capítulo III del libro Los años peronistas (1943-1955), tomo 8 de la colección Nueva Historia Argentina. Buenos Aires: Sudamericana, 2002.
  100. «La economía argentina: pasado, presente y futuro», artículo (PDF) en el sitio web Fundación Rucci-CGT, 19 de noviembre de 2009.
  101. Véase el capítulo IV de Gerchunoff, Pablo; y Llach, Lucas (1998): El ciclo de la ilusión y el desencanto: un siglo de políticas económicas argentinas. Buenos Aires: Ariel, 1998. ISBN 950-9122-57-2.
  102. Ortiz, Ricardo M.: Historia económica de la Argentina (1850-1930). Buenos Aires: Raigal, 1955.
  103. Rapoport, Mario (2007): Historia económica, política y social de la Argentina. Buenos Aires: Emecé-Colihue, pág. 127. ISBN 978-950-04-2892-7.
  104. Ferrer, Aldo (2004): La economía argentina. Desde sus orígenes hasta principios del siglo XXI (pág. 223). Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica. ISBN 950-557-619-6.
  105. Rapoport, Mario (2007): Historia económica, política y social de la Argentina. Buenos Aires: Emecé-Colihue. ISBN 978-950-04-2892-7.
  106. «Hitos de la industria automotriz argentina». Auto Historia. Consultado el 10 de marzo de 2010. 
  107. «La dictadura de Aramburu fue la primera que se endeudó con el Club de París», artículo del 29 de mayo de 2014 en el sitio web Minuto Uno (Buenos Aires).
  108. «El Club de París se creó en 1956 por iniciativa de Francia para acordar una refinanciación de su deuda», artículo del 29 de mayo de 2014 en el sitio web Tres Líneas (Buenos Aires).
  109. Galasso, Norberto (2002): «De la Banca Baring al FMI» (pág. 112), en Historia de la deuda externa argentina. Buenos Aires: Colihue, primera edición, 2002.
  110. Osvaldo Cornide. «A 50 años de la asunción de Arturo Frondizi». Red Came. Archivado desde el original el 25 de enero de 2010. Consultado el 14 de enero de 2010. 
  111. Poder Ejecutivo Nacional (12 de septiembre de 1963). «Decreto Ley 7603/1960». Anales de Legislación Argentina. 1963-C: 1739. 
  112. Frondizi, Arturo: El plan Larkin, la batalla del petróleo, el plan Conintes (págs. 128 y 129). Buenos Aires: MID (Movimiento de Integración y Desarrollo), Argúas. ISBN 978-12316-08944.
  113. Castello, A.: La democracia inestable. Buenos Aires: La Bastilla, 1986.
  114. Maynard, Geoffrey (1989): "Argentina: Macroeconomic Policy, 1966-1973", en Di Tella y Dornbusch (eds.), 1989, págs. 166-174.
  115. «Copia archivada». Archivado desde el original el 23 de abril de 2015. Consultado el 18 de mayo de 2015. 
  116. http://ecohistoriadoras.blogspot.com.ar/2009/11/presidencia-de-ongania.html
  117. Banco Central: Memoria 1985, pág. 147.
  118. «"La dictadura estableció que Argentina tenía que ser un país importador y financiero, y no industrial"». Universidad Nacional de La Plata. 22 de marzo de 2011. Consultado el 12 de diciembre de 2015. 
  119. Galasso, Norberto (2003): De la banca Baring al FMI (pág. 23). Buenos Aires: Colihue. ISBN 950-581-855-6.
  120. Zaiat, Alfredo (2008): Historia de la economía argentina del siglo XX. Fascículo 38: «La familia Martínez de Hoz: tráfico de esclavos, terratenientes y ministro de dictaduras». Buenos Aires, 2008.
  121. «De cómo Domingo Cavallo estatizó la deuda externa privada», artículo del 19 de septiembre de 2011, publicado en el sitio web Infop (archivado en Archive.org).
  122. Lewkowicz, Javier (2013): «La herencia económica que dejó Videla: desindustrialización, especulación financiera, endeudamiento y fuga de capitales», artículo del 18 de mayo de 2013 en el diario Página/12 (Buenos Aires).
  123. a b Véase la pág. 373 de Gerchunoff, Pablo; y Llach, Lucas (1998): El ciclo de la ilusión y el desencanto: un siglo de políticas económicas argentinas. Buenos Aires: Ariel, 1998. ISBN 950-9122-57-2.
  124. a b Pobreza en Aglomerado Gran Buenos Aires Archivado el 14 de noviembre de 2009 en la Wayback Machine., en el sitio web del INDEC.
  125. Morales, Joaquín: «1983-2003: 20 años de democracia», La Nación, 26 de octubre de 2003.
  126. famosa frase llamada neoliberalismo-de-los-90-en-el-debate-politico/ «http://opinion.infobae.com/nicolas-cachanosky/2013/07/24/el-neoliberalismo-de-los-90-en-el-debate-politico/». Infobae. 24 de julio de 2013. Consultado el 1 de diciembre de 2015. 
  127. Guy Sorman (octubre de 2002). «¿Liberalismo económico o económico o social democracia?». Consultado el 1 de diciembre de 2015. 
  128. a b FMI (abril de 2011). «Valuation of country GDP» (en inglés). Consultado el 29 de julio de 2011. «PIB PPA y Nominal, trayectoria 1980-2016». 
  129. PIB per cápita nominal de todos los países del mundo, tabla en inglés basada en la World Economic Outlook Database, publicada en el sitio web del FMI en abril de 2007.
  130. «II. Comportamiento de las exportaciones e importaciones Archivado el 21 de septiembre de 2013 en la Wayback Machine. entre los años 1990 y 2000», artículo del 2001 en el sitio web del Ministerio de Economía (Buenos Aires).
  131. Matvejczuk, Alejandro (1999): «La deuda externa privada creció 40 000 millones con Menem», artículo del 2 de octubre de 1999 en el diario Clarín (Buenos Aires).
  132. Cachanosky, Juan Carlos: «La convertibilidad en Argentina», artículo en la Revista del Centro de Estudios Económicos y Sociales, año 40, n.º 847, Guatemala; noviembre de 1998.
  133. «¿La Argentina se benefició con el efecto tequila?». Clarín. 18 de agosto de 1996. 
  134. Evolución de las tasas de actividad, empleo, desocupación y subocupación. Encuesta permanente de hogares, INDEC. Muestra que la tasa de desempleo aumentó desde 1992 hasta 1995.
  135. «Evolución de la tasa de desocupación por aglomerado (de 2001 a 2003)» Archivado el 24 de septiembre de 2015 en la Wayback Machine., tabla en el sitio web del Indec (Buenos Aires).
  136. «El ajuste afecta a 533 401 jubilados», artículo del 24 de julio de 2001 en el diario La Nación (Buenos Aires).
  137. Belén, Juan Manuel (2001): «Domingo Cavallo quiere perdurar a fuerza de ajustes» Archivado el 18 de mayo de 2015 en la Wayback Machine., artículo del 16 de diciembre de 2001 en el diario Hoy (Buenos Aires).
  138. «Cavallo acordó con el FMI, pero anuncia mayores ajustes». Río Negro Online. 9 de diciembre de 2001. 
  139. «Tasa de desempleo (%) entre 1999 y 2013: del 25 a 7.2 %», tabla en el sitio web Index Mundi.
  140. «La Argentina entrará hoy en default», artículo del 24 de diciembre de 2001 en el diario La Nación (Buenos Aires).
  141. «Cambios en el mercado de trabajo durante el período 2003-2008. Estudio sobre la evolución de algunas variables relevadas por la EPH (encuesta permanente de hogares) continua en el período 2003-2008» Archivado el 18 de noviembre de 2008 en la Wayback Machine., documento PDF en el sitio web del INDEC, 27 de octubre de 2008.
  142. Gonzáles, Anabel (2006): «Pobreza y desempleo marcaron a fuego el año 2002», artículo del 20 de diciembre de 2006 en el diario Los Andes (Mendoza).
  143. «Argentina ya recuperó el 90 % del monto que le pagó al FMI», Infobae, 8 de julio de 2006.
  144. «Canje de deuda: Boudou anunció una quita del 66 %, pero en realidad podría llegar a menos del 50 %», artículo en el suplemento iEco, del diario Clarín del 15 de abril de 2010. Informa erróneamente que la quita no sería del 66 % sino del 50 % y que Argentina tendría que pagar más de los 10 500 millones de dólares que había anunciado el Gobierno.
  145. «El Gobierno lanzará esta semana el canje de deuda», artículo del 11 de abril de 2010 en el sitio web de la agencia Télam. Consultado el 11 de abril de 2010.
  146. «El Gobierno argentino cerró un acuerdo con el Club de París», artículo del 29 de mayo de 2014 en el diario Minuto Uno.
  147. a b «El perfil de la deuda de América Latina supera al de Europa», Infobae, 5 de mayo de 2013.
  148. a b «Argentina es el país menos endeudado del mundo: debe el 45 % de su PIB. En Japón la relación es del 237 % del producto bruto interno», Diario BAE, 6 de mayo de 2013.
  149. a b «La Argentina, líder en desendeudamiento: al tope del ranking», Página/12, 6 de mayo de 2013.
  150. a b «El Gobierno busca cerrar acuerdo con el Club de París y abrir entrada de dólares», artículo en el diario Bae (Buenos Aires) del 11 de marzo de 2014.
  151. «El "Financial Times" destacó la reducción de la deuda argentina», artículo del 5 de febrero de 2015 en el diario Infonews (Buenos Aires).
  152. «Información económica» (xls). Información económica. Ministerio de Economía y Producción. marzo de 2008. Archivado desde el original el 25 de mayo de 2015. Consultado el 22 de junio de 2008. 
  153. «Estadísticas» (xls). SENASA. 2008. Archivado desde el original el 12 de julio de 2008. Consultado el 22 de junio de 2008. 
  154. Daniel Sticco (14 de febrero de 2008). «Los ganadores y los perdedores del actual modelo económico». Infobae. Buenos Aires. Archivado desde el original el 24 de enero de 2009. Consultado el 21 de abril de 2020. 
  155. Signos de reactivación económica Archivado el 7 de marzo de 2007 en la Wayback Machine. (pág 3/13) archivo pdf en el sitio web del Ministerio de Economía.
  156. Pobreza del 6.5 % Archivado el 26 de junio de 2012 en la Wayback Machine., artículo de 2013 en el sitio web del INDEC.
  157. «GNI per capita, Atlas method (current US$) - Argentina | Data». data.worldbank.org. Consultado el 20 de abril de 2020. 
  158. Exportaciones en Argentina Archivado el 5 de octubre de 2013 en la Wayback Machine., en el sitio web del CEPAL.
  159. a b c «Exportaciones (serie tendencia)» (xls). Archivado desde el original el 12 de julio de 2008. Consultado el 28 de abril de 2020.  (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  160. «http://www.indec.mecon.ar/nuevaweb/cuadros/2/proyecciones_provinciales_vol31.pdf». Archivado desde el original el 6 de junio de 2007. Consultado el 14 de abril de 2007. 
  161. a b c d e «Sitio web del Banco Central de la República Argentina.». 
  162. a b «Argentina». The World Factbook (en inglés). CIA. 19 de junio de 2008. Consultado el 22 de junio de 2008. 
  163. «Exportaciones 2009» Archivado el 14 de noviembre de 2009 en la Wayback Machine., archivo Excel en el sitio web del INDEC. «Importaciones 2009» Archivado el 14 de noviembre de 2009 en la Wayback Machine., archivo Excel en el sitio web del INDEC.
  164. «El Mercosur continúa siendo el principal socio comercial, hacia donde se envió el 23% de los embarques y desde donde se adquirieron el 16% de las importaciones», Clarín, 28 de enero de 2009. Consultado el 27 de agosto de 2009.
  165. «Rankings sectoriales, exportaciones por sector (cierre del año 2011)», artículo del 6 de marzo de 2012 en el diario Ámbito Financiero (Buenos Aires).
  166. Giacobone, Gabriel; Selva, Rafael A. (2011). «Inflación + Desarrollo. La inflación argentina: un enfoque estructural». Entrelíneas de la política económica (31). Consultado el 21 de abril de 2014. 
  167. Rubinzal, Diego: «Perú y Colombia: modelos neoliberales», diario Página/12, 14 de abril de 2013.
  168. Barrios, Alejandro (2015). «2. La economía real». Buenas Herencias: el legado económico del kirchnerismo. Ciudad Buenos Aires: Hernández Editores. p. 51. ISBN 978-987-3777-01-1. 
  169. «En el Día del Trabajador, el empleo crece al máximo de los últimos 40 años» Archivado el 2 de mayo de 2013 en la Wayback Machine., artículo en el diario Infonews del 30 de abril de 2013.
  170. «Jorge Capitanich (jefe de Gabinete): "Se crearon 6 millones de puestos de trabajo"», artículo del 24 de febrero de 2014 en el sitio web del canal Crónica (Buenos Aires).
  171. ««La industria textil argentina logró récord de producción», artículo de febrero de 2011 en el sitio web Comunidad Textil. Consultado el 24 de febrero de 2011.
  172. «La producción industrial creció 9.7 % en 2010», diario La Nación. Consultado el 5 de abril de 2014.
  173. «La producción de cemento se triplicó en la última década impulsada por la obra pública y el sector privado», artículo del 28 de junio de 2014 en el sitio web de la agencia Télam (Buenos Aires).
  174. En 2011, Argentina fue la tercera economía de América Latina, según la World Economic Outlook Database (del FMI), septiembre de 2011. Consultado el 11 de abril de 2014.]
  175. World Economic Outlook Database, base de datos del FMI, de septiembre de 2011. Consultado el 15 de abril de 2014.
  176. «El desempleo cae a 7.1 % en Argentina en el primer trimestre de 2012», artículo en el sitio web Noticias Terra. Consultado el 15 de abril de 2014.
  177. «Ocho millones de latinoamericanos dejaron de ser pobres en 2011» Archivado el 30 de noviembre de 2012 en la Wayback Machine., artículo del 27 de noviembre de 2012 en el diario El Comercio (Lima).
  178. «Panorama social de América Latina 2012», archivo PDF en el sitio web de la CEPAL. Consultado el 15 de abril de 2014.
  179. «5. Report for Selected Countries and Subjects» (en inglés). Consultado el 10 de abril de 2015. 
  180. «Report for Selected Countries and Subjects» (en inglés). FMI. Consultado el 9 de diciembre de 2017. 
  181. «Desempleo cae a 7,1% en Argentina en primer trimestre de 2012 (oficial)», Noticias Terra, 18 de mayo de 2012.
  182. «Report for Selected Countries and Subjects» (en inglés). imf.org. Consultado el 17 de mayo de 2014. 
  183. «La recaudación en provincias en el primer semestre». Consultado el 18 de mayo de 2014. 
  184. «Presión tributaria uruguaya es la tercera más alta de la región». elobservador.com.uy. Consultado el 18 de mayo de 2014. 
  185. Ministerio de Economía. Informe Trimestral N.º 67, "Finanzas Públicas", 2008.
  186. «27.4 %: el índice de pobreza en Argentina», El Cívico, 21 de marzo de 2013. Consultado el 5 de abril de 2014.
  187. Pobreza del 28.5 % e indigencia del 3.7 % Archivado el 26 de junio de 2012 en la Wayback Machine., informe del INDEC.
  188. «índice de pobreza en Argentina». Crónica. Consultado el 30 de marzo de 2014 fecha=0 de marzo de 2014. 
  189. Valle, Héctor (2013): «La Argentina tiene una sólida posición externa», Cronista (Buenos Aires), 8 de febrero de 2013. Consultado el 15 de abril de 2014.
  190. «La producción de electrónicos se incrementó en 200 % en 2013», artículo del 18 de agosto de 2013 en el Diario BAE. Consultado el 15 de abril de 2014
  191. «Récord de producción de calzado en Argentina durante 2010», artículo del 13 de enero de 2011 en el sitio web Impulso Negocios. Consultado el 24 de febrero de 2011.
  192. «Argentina llegaría a producir 100 millones de pares de calzado en 2010», artículo del 9 de noviembre de 2010 en el sitio web Impulso Negocios. Consultado el 24 de febrero de 2011.
  193. «Nuevo dato revela que en el mes de septiembre el desempleo cayó al 6.6 %» Archivado el 17 de diciembre de 2013 en la Wayback Machine., Infonews del 28 de noviembre de 2013.
  194. «El desempleo alcanzó su valor más bajo en la década y el récord de 29 trimestres en un dígito» Archivado el 29 de noviembre de 2014 en la Wayback Machine., FM Nueva Provincia del 19 de febrero de 2014, consultado 15 abril de 2014.
  195. «La actividad económica creció casi un 5 por ciento en 2013»
  196. «La Argentina es el país emergente con el sector privado más desendeudado», artículo de 2015 en el diario Infonews (Buenos Aires)
  197. Marino, Juan Pablo (2015): «En 2015, acciones locales volaron hasta 487 % y bonos hasta 168 %», artículo del 30 de diciembre de 2015 en el diario Ámbito Financiero (Buenos Aires).
  198. Rebossio, Alejandro (2015): «El final del cepo cambiario: el peso argentino se deprecia el 30 % y amenaza con avivar más la inflación. La liberalización del control de cambios deriva de una fuerte devaluación de la moneda. Argentina libera el control de capitales», artículo del 17 de diciembre de 2015 en el diario El País (Madrid).
  199. «El peso argentino recorta pérdidas tras devaluación: la moneda cayó 26 % tras registrar en la mañana su menor nivel desde 2002; el movimiento se debe a la eliminación de los controles cambiarios en la nación sudamericana», artículo del 17 de diciembre de 2015 en el sitio web CNN Expansión (Atlanta).
  200. «El Gobierno de Mauricio Macri anunció el levantamiento de medidas cambiarias que limitaban la operatoria del mercado: el peso argentino se devalúa 30 %, la peor caída en 13 años», artículo del 16 de diciembre de 2015 en el sitio web Dinero en Imagen (México).
  201. Millán, S. (2015): «Telefónica, BBVA, Santander, Abertis o Gas Natural: las empresas españolas en alerta ante la devaluación del peso argentino», artículo del 17 de diciembre de 2015 en el sitio web Cinco Días (Madrid).
  202. «Las reservas del BCRA tocaron su mayor nivel en 18 meses», La Nación, 29 de abril de 2015.
  203. Donovan, Florencia (2016): «El dólar oficial escaló 44 centavos y cerró a $14: las razones de la suba», artículo del 5 de enero de 2016 en el diario La Nación (Buenos Aires).
  204. Marino, Juan Pablo (2016): «El blue ascendió a $ 14,43. El dólar avanzó 18 centavos, superó los $ 14 y tocó su récord histórico», artículo del 6 de enero de 2016 en el diario Ámbito Financiero (Buenos Aires).
  205. «Para el Banco Mundial, la economía argentina crecerá un 0,7 % en 2016», artículo del 6 de enero de 2016 en el diario Ámbito Financiero (Buenos Aires).
  206. «Estanflación», artículo del 17 de enero de 2016 en el diario Perfil (Buenos Aires).
  207. «En el primer semestre el consumo seguirá en baja» Archivado el 29 de enero de 2017 en la Wayback Machine., artículo en el sitio web del canal televisivo Crónica (Buenos Aires).
  208. «En 2016, el desempleo llegaría a los dos dígitos», artículo publicado en el sitio web Sin Mordaza (Buenos Aires).
  209. «Inflación más alta desde 2002: rozó el 7 por ciento en un mes» Archivado el 16 de junio de 2016 en la Wayback Machine., artículo del 25 de mayo de 2016 en el sitio web Om Radio (Buenos Aires). Abre el audio de la radio sin consultar con el usuario.
  210. Franco, Liliana (2016): «Bein estima para 2016 inflación del 37,4 %, déficit del 4,8 % y caída del 1,9 % en PIB», artículo del 24 de mayo de 2016 en el diario Ámbito Financiero (Buenos Aires).
  211. Kucher, Federico (6 de marzo de 2017). «Fiesta con timba y fuga de divisas sin control». Página12. 
  212. Guarino, Julián (2 de mayo de 2017). «El déficit fiscal del 2017 será el tercero más alto de la Historia argentina». Ámbito Financiero. 
  213. «Luis Secco: "Este gobierno tiene el tercer déficit fiscal más alto de la historia», artículo del 11 de abril de 2017 en el diario Infobae (Buenos Aires).
  214. «Déficit fiscal récord: el de 2017 será el tercero más alto de la historia argentina». La Política. 2 de mayo de 2017. 
  215. «La Argentina ya es uno de los países con mayor índice de pobreza de América latina». El Destape. 15 de junio de 2017. 
  216. http://datosestimaciones.magyp.gob.ar
  217. «Argentina Population». Index Mundi (en inglés). Consultado el 10 de abril de 2014. 
  218. Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (SAGPyA), Argentina. Base de datos Cultivos: Soja, campaña 2006/2007.
  219. «Gracias a la soja, Argentina lidera el comercio mundial de granos», artículo del 14 de septiembre de 2015 en el diario Ámbito Financiero (Buenos Aires).
  220. «Agricultura, valor agregado (% del PIB)». The World Bank: Data. 
  221. Ignacio Ostera (14 de julio de 2016). «Pese a quita de retenciones, la minería y la agricultura destruyeron empleo». BAE Negocios. Archivado desde el original el 16 de julio de 2016. 
  222. «South America - Argentina». The World Factbook (en inglés). Central Intelligence Agency. 
  223. «Población rural (% de la población total)». The World Bank: Data. 
  224. «75 974 personas trabajan en el campo chaqueño». Archivado desde el original el 2 de diciembre de 2013. Consultado el 27 de septiembre de 2013. 
  225. Ministerio de Economía de la Nación. Sector externo. Cuadro 5.2. Datos para los años 1991-2007, Información Económica.
  226. Infobae Argentina ya no está en los 10 países exportadores
  227. bananas
  228. http://misionesonline.net/2005/06/21/el-anana-se-consolida-en-las-chacras-de-colonia-aurora/
  229. Crece fuerte el área sembrada con kiwi, banana y mango
  230. «Fruto de la pasión». Revista Chacra. Consultado el 12 de abril de 2020. 
  231. «La producción de frutas tropicales aumenta en el noroeste argentino». Archivado desde el original el 22 de noviembre de 2015. Consultado el 22 de noviembre de 2015. 
  232. café (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).«Línea Capital | "El cafeto puede crecer perfectamente en la zona norte de Corrientes"». Consultado el 12 de abril de 2020. 
    • Kueper, A. & A. P. Camargo (1977). Resultado del viaje a la región con viabilidad ecológica para la cafeicultura en la provincia de Salta, en el noroeste de la República Argentina. Inst. Bras. Café, Brasil.
  233. https://www.agrositio.com.ar/noticia/188592-el-sector-lacteo-en-argentina
  234. Scneider; G., E., Comeron. El Tambo versus la agricultura: el país de los extremos, 2da parte. Revista Producir XXI. 10/10/2002.
  235. http://www.diarioregistrado.com/politica/139450-la-curtiembre-que-visito-macri-en-la-campana-echara-a-150-empleados.html
  236. «Copia archivada». Archivado desde el original el 4 de febrero de 2016. Consultado el 29 de enero de 2016. 
  237. http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/cash/17-9334-2016-05-16.html
  238. http://www.lanacion.com.ar/1972792-estiman-que-en-2016-se-duplico-la-tasa-de-cierre-de-tambos-en-el-pais
  239. a b «La inversión extranjera directa», artículo en el sitio web de la Cepal.
  240. «La Argentina y sus vinos», artículo sin fecha en el sitio web de la empresa vitivinícola francesa La Franco Argentine.
  241. «Las economías regionales registraron fuertes avances en la última década: el "otro" campo también creció», Página/12 del 20 de enero de 2014.
  242. «Tucumán es el primer productor mundial de limón», artículo en el sitio web Info Campo del 10 de junio de 2013.
  243. «Argentina es el principal productor y exportador de jugos de uva y limón», artículo en el sitio web Argentina.ar.
  244. «La Argentina es el primer exportador mundial de peras», artículo en el sitio web INTA Informa, 25 de noviembre de 2010.
  245. «Las mieles del éxito», artículo en el sitio web INTA Informa, 14 de septiembre de 2011.
  246. «Argentina el cuarto exportador de vinos», artículo en el sitio web Infocampo del 2 de septiembre de 2013.
  247. «Argentina sigue liderando el incipiente mercado sudamericano de la trufa negra», artículo del 4 de mayo de 2015 en el sitio web Sinatra Comercial (Buenos Aires).
  248. «Limón colabora para que Argentina se destaque en frutihorticultura mundial», artículo en el periódico La Gaceta del 10 de septiembre de 2014.
  249. «La Argentina es el primer productor de ciruela del hemisferio sur», artículo en el sitio web Made in Argentina.
  250. «Resumen del análisis de las estadísticas de exportación de hortalizas frescas de Argentina y de Mendoza, año 2012», monografía en PDF basada en la Oficina de Estadística de Comercio Exterior del SENASA, y elaborada por ISCAMEN-Coordinación de Temas Cuarentenarios.
  251. http://latinamericahoy.es/2012/06/06/el-vino-en-america-latina/
  252. «Copia archivada». Archivado desde el original el 8 de marzo de 2016. Consultado el 29 de octubre de 2017. 
  253. a b http://www.inv.gov.ar/index.php/men-estadisticas/men-estadisticas-vitivinicolas/16-cat-estadisticas/63-est-menu-anual-exporta
  254. a b http://www.telam.com.ar/notas/201410/82683-argentina-quinto-productor-de-vino-2014.html
  255. «Se agrava la crisis vitivinícola: bodegas mendocinas importan vino de Chile». La Política Online. 25 de octubre de 2016. 
  256. «El consumo de vino en el país se desploma y registra la peor caída en más de dos décadas». El cronista. 5 de junio de 2017. 
  257. «Crece fuerte el área sembrada con kiwi, banana y mango». Clarín. 02/07/2015 -. 
  258. http://www.ambito.com/892201-bananazo-en-plaza-de-mayo-productores-protestan-por-la-crisis-que-atraviesa-el-sector
  259. Abc Digital (ed.) phttp://www.abc.com.py/edicion-impresa/suplementos/abc-rural/produccion-de-yerba-mate-626547.html Producción de Yerba Mate]. (9 de octubre de 2013). Consultado 17 ago 2014. Asunción: Paraguay.
  260. «Copia archivada». Archivado desde el original el 5 de mayo de 2014. Consultado el 5 de mayo de 2014. 
  261. Salcedo, Yerutí (12 de agosto de 2013) 5 días Diario (ed.) El Paraguay exporta anualmente unas 500 toneladas de yerba mate Archivado el 19 de agosto de 2014 en la Wayback Machine.. Consultado 17 ago 2014. Asunción: Paraguay.
  262. USAID Welcome Yerba Mate “La Novedad en el Mundo de las Infusiones”. Consultado 17 ago 2014.
  263. https://www.cronista.com/negocios/Cayo-cosecha-de-yerba-y-hacia-fin-de-ano-tomar-mate-seria-mas-caro-20170703-0014.html
  264. «Bioetanol: la próxima generación de energía». INTA Informa. 3 de septiembre de 2014. 
  265. «Modelos económicos y sociales de Argentina de 1810-2010», monografía del 1 de noviembre de 2013 en el sitio web Slideshare.
  266. «La minería es uno de los sectores que más creció entre 2003 y 2013», artículo del 18 de mayo de 2013 en el sitio web de la agencia Télam.
  267. a b c «La inversión extranjera directa», artículo PDF en el sitio web Cepal, pág 27-28.
  268. Bouhebent Barone, Facundo: «Las perspectivas de los productores latinoamericanos de litio», América Economía, 19 de mayo de 2012.
  269. Estadísticas en inglés en el sitio web BGS (Reino Unido).
  270. «Ranking de los principales países productores de plata» en el sitio web Classora.
  271. International Lithium Alliance (s/f). «Broad Based Lithium Reserves - South America» (en inglés). www.lithiumalliance.org. Archivado desde el original el 4 de enero de 2012. Consultado el 10 de diciembre de 2011. 
  272. Jaimovich, Mariano: Argentina, "riqueza eterna": reservas de gas para más de 500 años posicionan al país como un jugador "estratégico"», artículo en el sitio web iProfesional, del 16 de abril de 2012.
  273. «Argentina está cuarta a nivel mundial en reservas de hidrocarburos no convencionales», Diario Uno, 3 de marzo de 2014.
  274. «Adiós a las estaciones Esso», Diario La Nación, 3 de marzo de 2014.
  275. «Pampa Energía oficializó compra de Petrobras Argentina». Diario Ámbito Financiero. 27 de julio de 2016. 
  276. «Pampa Energía tomó el control formal de Petrobras Argentina». Télam - Agencia Nacional de Noticias. 27 de julio de 2016. 
  277. «Mina Sierra Grande exporta 49 500 toneladas de hierro a Estados Unidos», artículo del 4 de julio de 2014 en el sitio web Noticias Terra (Buenos Aires).
  278. «YPF lidera el mercado de ventas de naftas premium». Infonews. 27 de mayo de 2015. 
  279. «YPF incrementó sus ventas de nafta Premium». El Once. 26 de mayo de 2015. 
  280. Raúl Dellatorre (11 de mayo de 2016). «Caída en las utilidades de YPF». Página/12. 
  281. Santiago Spaltro (10 de julio de 2017). «Cae producción de gas y la de petróleo baja al nivel de hace 36 años». El Cronista. 
  282. «Crecimiento de la industria pesquera sin casos mortales por accidentes de trabajo», artículo en el sitio web SRT (Superintendencia de Riesgos del Trabajo), sin fecha (presumiblemente de 2012).
  283. «Exportación récord de calamares genera ingresos por 1500 millones de dólares», Diario BAE.
  284. «Las exportaciones pesqueras superaron la barrera de los u$s1500 millones. Adjudican el logro a las acciones mancomunadas del Gobierno y las empresas del sector» Archivado el 8 de febrero de 2015 en la Wayback Machine., artículo del 8 de febrero de 2015 en el diario El Intransigente (Buenos Aires).
  285. «Suben exportaciones de merluza, langostino y calamar», artículo en el sitio web Nuestro Mar, 29 de octubre de 2013.
  286. Moll, Jorge: «Argentina exportó 186 000 toneladas de pescado y mariscos», artículo del 29 de julio de 2013 en el sitio web FM Patagonia Madryn.
  287. «La industria forestal argentina redujo sus importaciones a la mitad. Cómo es el proceso que permite sustituir productos extranjeros, y generar puestos de trabajo e inversiones», artículo del 22 de septiembre de 2011 en el sitio web La Argentina Diario.
  288. Informe 13 Archivado el 22 de diciembre de 2014 en la Wayback Machine. en el sitio web Ceur-Conicet.
  289. Bouhebent Barone, Facundo: Riqueza forestal en la Argentina», artículo en el sitio web agroparlamento, fecha desconocida.
  290. «La ministra de Industria alentó el crecimiento del sector forestal sobre la base de una "ventaja natural competitiva"» Archivado el 8 de diciembre de 2014 en la Wayback Machine., Página 95 (Bahía Blanca), 27 de julio de 2011.
  291. «Copia archivada». Archivado desde el original el 10 de agosto de 2017. Consultado el 13 de agosto de 2017. 
  292. «La actividad industrial representa 25,6% del PBI y genera 22,4% del trabajo registrado». Telam. 19 de mayo de 2017. 
  293. Depetris, Edith; et al. (2009). «Consistencia de indicadores de especialización en el comercio internacional. Aplicación al caso de la mantequilla en Argentina y Uruguay». Revista de Métodos Cuantitativos para la Economía y la Empresa 9: 85-105. ISSN 1886-516X.  (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  294. «Luego de 15 años Argentina vuelve a exportar electrodomésticos a Brasil», Ip profesional (Santa Fe), 27 de enero de 2007]
  295. «Lamborghini comenzará a fabricar autos en Argentina», artículo del 21 de julio de 2014 en el sitio web Minuto Uno (Buenos Aires).
  296. «La herencia colonial, ONI Escuelas». 
  297. a b «Día de la Industria Naval: astilleros en la ruta de Pedro Ferré», El Litoral (Buenos Aires), 27 de enero de 2010]
  298. Lewkowicz, Javier: «Fuerte expansión de las empresas de electrónica en Tierra del Fuego. Una industria que se conecta en el Sur», artículo del 7 de agosto de 2013 en el diario Página/12 (Buenos Aires).
  299. Bouhebent Barone, Facundo: «Mabe planea invertir 800 millones para fábricar y exportar productos de línea blanca», artículo del 30 de noviembre de 2011 en el diario Infobae.
  300. «En la última década crecieron sectores industriales que no lo hacían en los 90», artículo del 21 de junio de 2013 en el diario Tiempo Argentino (Buenos Aires).
  301. Sosa, Mariana Lucía. «Informe sobre la evolución del sector industrial en Argentina (2003-2014)». AmerSur. Consultado el 3 de abril de 2016. 
  302. «La última década fue la más importante en 50 años», artículo del 18 de mayo de 2013 en el diario Infonews (Buenos Aires).
  303. «Los fabricantes de lavarropas proyectan récord de producción», artículo del 26 de abril de 2013 en el diario BAE (Buenos Aires).
  304. «En la última década, el sector automotriz creció en forma exponencial», artículo del 18 de mayo de 2013 en el sitio web de la agencia Télam.
  305. «Se dio un cambio radical en el sector automotriz», artículo del 20 de mayo de 2013 en el diario Infonews (Buenos Aires).
  306. «La industria se duplicó», diario Página/12, 4 de marzo de 2013.
  307. «Exportaciones industriales de Argentina se cuadruplican en una década», diario América economía, 8 de agosto de 2013.
  308. «Argentina se consolidó como el quinto exportador mundial de camiones», artículo del 11 de julio de 2015 en el sitio web de la agencia Télam (Buenos Aires).
  309. «La electrónica argentina ya exporta a 60 países», artículo del 10 de octubre de 2013 en el diario BAE (Buenos Aires).
  310. «Chips nacionales», artículo del 5 de junio de 2013 en el diario Página/12 (Buenos Aires).
  311. «INVAP Prensa, enero de 2014» (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión)., artículo en el sitio web del INVAP.
  312. «Más de 3700 millones de dólares en ventas de software», artículo del 29 de diciembre de 2013 en el diario BAE (Buenos Aires).
  313. «Argentina segunda a nivel mundial en crecimiento de exportaciones de servicios informativos», artículo de octubre de 2013 en el sitio web de la agencia Télam (Buenos Aires).
  314. «Cristina: "En América, solo Argentina y Estados Unidos fabrican y exportan satélites"», artículo del 28 de septiembre de 2013 en el diario Infonews (Buenos Aires).
  315. «Argentina produce chips de alta tecnología», artículo del 20 de marzo de 2012 en el sitio web Latin Hub (Australia).
  316. «Hoy se presenta una pequeña turbina aeronáutica sin precedente: pesa cinco veces menos y ocupa un cuarto del espacio. Fue diseñada por un ingeniero autodidacta y perfeccionada en el Centro Atómico Bariloche», artículo del 3 de julio de 2002 en el diario La Nación (Buenos Aires).
  317. «Tanque reflector de neutrones (OPAL) exportado a Australia», artículo del 12 de mayo de 2014 en el sitio web del INVAP (Bariloche).
  318. «Reactor ETRR-2 de Egipto», artículo sin fecha (aunque posiblemente sea de 2014) en el sitio web del INVAP (Bariloche).
  319. «Gira de Cristina Fernández de Kirchner: Argentina ayudará a construir dos reactores nucleares en Emiratos Árabes», artículo del 14 de enero de 2013 en el diario Chaco (Resistencia).
  320. «Área espacial y Gobierno. Experiencia en el mercado», artículo sin fecha (aunque posiblemente sea de 2014) en el sitio web del INVAP (Bariloche).
  321. «INVAP y la tecnología aeroespacial», artículo sin fecha (aunque posiblemente sea de 2014) en el sitio web del INVAP (Bariloche).
  322. «Crece la exportación de alimentos de Argentina hacia América Latina» Archivado el 25 de septiembre de 2013 en la Wayback Machine., artículo del 22 de octubre de 2012 en el sitio web PMFarma.
  323. «Un repaso por los logros científicos que posicionaron a la Argentina y al INTA ante la mirada del mundo». Telam. 26 de mayo de 2017. 
  324. Mcdougall, Federico (21 de mayo de 15). «biotecnología inédita y 100 % hecha en casa, la Argentina revoluciona el mundo». Infobae. 
  325. Boente, Paula (2014): «Las exportaciones de biotecnología superan los 300 millones de dólares», artículo del 8 de noviembre de 2014 en el diario BAE (Buenos Aires).
  326. «¿Cuáles son los países de América Latina con las empresas tecnológicas más exitosas?». BBC. 24 de febrero de 2017. 
  327. Organización Mundial del Turismo (2008). «UNWTO World Tourism Barometer. June 2008» (en inglés). UNWTO. Archivado desde el original el 19 de agosto de 2008. Consultado el 5 de agosto de 2008.  Volumen 6, n.º 2, pág. 30.
  328. «Argentina lidera el crecimiento del turismo a nivel mundial», artículo del 11 de octubre de 2005 en el sitio web Periodistas en la Red.
  329. «Argentina es el sexto país del mundo con mayor crecimiento en llegada de turistas entre enero y agosto del 2014, triplicando el incremento de la media mundial», artículo del 25 de noviembre de 2014 en el sitio web Mensajero Web.
  330. «México, Buenos Aires y San Pablo son los destinos turísticos favoritos», artículo del 14 de junio de 2012 en el diario Infobae (Buenos Aires).
  331. «New 7 wonders of nature» Archivado el 28 de marzo de 2014 en la Wayback Machine., artículo en inglés, sin fecha, en el sitio web World New 7 Wonders. Consultado el 27 de enero de 2012.
  332. «El turismo se posicionó como el tercer sector exportador del país», Comercio y Justicia (Buenos Aires), 5 de julio de 2012.
  333. «Comunicado de prensa: Balance de la temporada de turismo», artículo del 28 de febrero de 2013 en el sitio web Red CAME (Confederación Argentina de la Mediana Empresa).
  334. «Informe económico de coyuntura», artículo en la revista CPCECABA, n.º 272, marzo de 2007; publicado en el sitio web Consejo.org.ar.
  335. «Resaltan la solidez del sistema bancario argentino», artículo en el sitio web Zona Bancos.
  336. «Fuerte aumento en créditos y depósitos en pesos» (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión)., artículo del 23 de julio de 2012 en el diario 24 Digital (Buenos Aires).
  337. Página de inicio del Banco Central de la República Argentina.
  338. «Destacan solidez y altas ganancias del sistema financiero», artículo del 1 de enero de 2014 en el diario El Litoral (Santa Fe).
  339. «El sistema bancario argentino ganó casi 30 000 millones de pesos en 2013» Archivado el 21 de agosto de 2016 en la Wayback Machine., artículo en el diario Saladillo.
  340. «La rentabilidad de los bancos es la segunda de la región», artículo del 28 de diciembre 2013 en el sitio web Argentina.ar.
  341. Beldi, Luis (2013): «El "Merval eléctrico" empujó a la bolsa a un récord histórico. Euforia en mercados: subió todo y el riesgo país cayó un 5 %», artículo del 11 de octubre de 2013 en el sitio web Ener News.
  342. «El Merval es la segunda plaza en el mundo que más ganó en 2013», artículo del 27 de diciembre de 2013 en el sitio web.
  343. «La bolsa argentina es la más rentable de 2014», artículo en el diario La Nación.
  344. «Ranking de bancos argentinos por depósitos totales» Archivado el 11 de agosto de 2016 en la Wayback Machine., artículo del 20 de agosto de 2011 en el sitio web Préstamos y Bancos (Buenos Aires).
  345. Ranking de bancos argentinos en abril de 2011 (documento de Excel) en el sitio web de la ABA (Asociación de Bancos de la Argentina). Para ver una lista actualizada, consultar aquí. Archivado el 21 de enero de 2014 en la Wayback Machine.
  346. «http://prestamosybancos.com.ar/ranking-de-bancos-argentinos-depositos/». Archivado desde el original el 11 de agosto de 2016. 
  347. FONDER, artículo en el sitio web del Banco de la Nación Argentina.
  348. «Argentina tiene el consumo de energía per cápita más alto de la región, y solo importa un 8 %», artículo del 8 de mayo de 2013 en el sitio web de la agencia Télam.
  349. «Anunciado por Cristina: oficializan nuevo programa de crédito para el sector productivo», artículo del 29 de abril de 2014 en el diario Ámbito (Buenos Aires).
  350. «Intercambio Comercial Argentino - Cifras estimadas de abril de 2017». Informes Técnicos 1 (85). Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). 2017. ISSN 2545-6644. Archivado desde 05 17.pdf el original el 29 de agosto de 2017. Consultado el 3 de junio de 2020. 
  351. «Exportaciones», archivo Excel en el sitio web del INDEC.
  352. «Argentina vuelve a exportar lentes oftálmicas». Infonews. 23 de marzo de 2013. Archivado desde el original el 25 de marzo de 2013. 
  353. «Crece exportación de medicamentos de Argentina hacia Amlat». PMFARMA - Portal Iberoamericano de Marketing Farmacéutico. 22 de octubre de 2012. Archivado desde el original el 25 de septiembre de 2013. Consultado el 24 de marzo de 2013. 
  354. «Argentina, primer exportador de software de Latinoamérica». Argentina.ar - Portal Público de Noticias. 31 de octubre de 2012. Archivado desde el original el 2 de noviembre de 2012. 
  355. «Argentina logró un récord histórico en exportaciones de software». Argenews. 30 de abril de 2018. 
  356. Francisco Bertoglio (2012). «Las exportaciones no tradicionales argentinas y su relación con las economías regionales». 
  357. «La evolución del Malbec en el exterior durante los últimos ocho años». Observatorio Vitivinícola Argentino. 30 de mayo de 2019. 
  358. «Entre 2002 y 2006, las exportaciones argentinas crecieron un 80 %» Archivado el 5 de octubre de 2013 en la Wayback Machine., artículo en el sitio web de la Cepal (Chile).
  359. a b c Exportaciones (serie tendencia) Archivado el 14 de noviembre de 2009 en la Wayback Machine., en el sitio web del INDEC.
  360. «Rankings sectoriales. Exportaciones por sector (cierre del año 2011)», documento del 6 de marzo de 2012 en el sitio web del diario Ámbito (Buenos Aires).
  361. Rovelli, Horacio. «La composición y el destino de las exportaciones argentinas», en el sitio web Quorumtuc.
  362. «Las manufacturas industriales lograron un máximo histórico de participación en las exportaciones», Comercio y Justicia, 30 de agosto de 2011.
  363. «No sólo de soja viven las exportaciones: crece la venta de cosméticos». Minuto Uno. 28 de enero de 2008. 
  364. «V. Participación por país/región en la producción, demanda, exportaciones e importaciones de los principales productos agrícolas». Panorama Global de Commodities - Diciembre 2013. Enero de 2014. p. 15. ISSN 1853-9637. Archivado desde el original el 12 de marzo de 2014. 
  365. «CEPAL informó que Argentina es el país que más exporta de Latinoamérica», artículo en el sitio web de Radio Rivadavia, 10 de septiembre de 2013.
  366. «Cepal: las exportaciones de Argentina crecerán hasta un 6,7 por ciento este año». La Capital. Rosario. 11 de septiembre de 2013. Archivado desde el original el 19 de octubre de 2013. 
  367. Gasalla, Juan (12 de junio de 2017). «Anticipan para 2017 el déficit comercial más alto en 19 años». infobae. 
  368. «Argentina Principales cinco socios exportadores e importadores en 2017». WITS - World Integrated Trade Solution. World Bank Group. 
  369. «Toyota anuncia una nueva inversión productiva por 800 millones de dólares en Argentina», artículo en el sitio web América Economía.
  370. «El capital mira a Argentina y a Vietnam», artículo en el diario La Prensa (Honduras).
  371. «Cepal: por las trabas al envío de utilidades, la inversión extranjera creció un 27 %», artículo del 14 de mayo de 2013 en el diario La Política en línea (Buenos Aires).
  372. «Argentina entre los países donde más creció la inversión extranjera en 2012», artículo del 14 de mayo de 2013 en el diario Infonews (Buenos Aires).
  373. «La inversión extranjera directa en Argentina llegó a US 12 551 millones en 2012» Archivado el 6 de octubre de 2013 en la Wayback Machine., artículo en el diario Río Negro (Viedma).
  374. Castro, Nazaret: «Un año récord para la inversión extranjera en Argentina tras la expropiación a Repsol: alza del 27 % respecto al año anterior», artículo del 15 de mayo de 2013 en el diario El Mundo (Madrid).
  375. «Las inversiones superaron los 48 000 millones de dólares en seis meses», artículo del 26 de julio de 2013 en el sitio web de la agencia Télam (Buenos Aires).
  376. «Pese al conflicto con los buitres, crecen las inversiones», artículo del 27 de agosto de 2014 en el sitio web Minuto Uno (Buenos Aires).
  377. Inversión interna bruta fija (IIBF): Mide el valor de los bienes y servicios de producción nacional e importados durante el período, destinados a la incorporación de activos fijos por parte de las empresas y de las familias. Se destaca que, al igual que en el consumo privado, la producción y existencias están medidas a precios de productor.
  378. «La inversión bruta interna ascendió en agosto a 24.1 % del PIB», Infobae, 23 de septiembre de 2011.
  379. «La inversión extranjera directa» (pág 31-32), artículo PDF en el sitio web Cepal.
  380. http://www.bbc.com/mundo/noticias-36565576
  381. «En Estados Unidos recomiendan no invertir en Argentina», artículo del 8 de junio de 2016 en el sitio web El Destape Web (Buenos Aires).
  382. «La inversión extranjera directa cayó más del 50 % en el país». Política Argentina. 8 de junio de 2017. 
  383. «Era fiesta, pero fallaron los invitados». Página12. 8 de junio de 2017. 
  384. Mathilde Closset; Felipe Correa; Georgina Núñez; Yuri Park; Cecilia Plottier; Adrián Rodríguez; Mónica Rodríguez; Octavio Sotomayor et al. (2019). Capítulo I - La Inversión Extranjera Directa en América Latina y el Caribe - 2019. Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). p. 28. ISBN 978-92-1-047944-8. 
  385. «Argentina es el principal exportador de franquicias de América», artículo del 9 de mayo de 2013 en el diario Mdzol.com.
  386. Niethardt, Ernesto G.: «El primer ranking de multinacionales argentinas muestra una mayoría de empresas familiares exitosas en la internacionalización», artículo en el sitio web News Maker, sin fecha.
  387. «Desde Argentina para el mundo», artículo del diario La Voz 4 de marzo de 2012.
  388. Sainz, Alfredo (2005): «Buscan crecer en el exterior grandes empresas argentinas. Techint, Arcor, Bagó y Roemmers consiguen así economías de escala para su producción», artículo del 23 de mayo de 2005 en el diario La Nación (Buenos Aires).
  389. Verbitsky, Horacio: «La relación con las patronales en año electoral. Hoy se cumplen los 30 días de la conciliación obligatoria en la siderúrgica italiana Siderar», Página/12 del 8 de febrero de 2009.
  390. «Techint compra por US 2660 millones el 28 % del gigante brasileño Usiminas», artículo en el diario Cronista.
  391. Comunicado de la empresa Arcor en el sitio web Arcor.
  392. «Firmas argentinas invierten más en el exterior», artículo de marzo de 2011 en el sitio web Comercio y Justicia.
  393. «En Brasil llueven las inversiones argentinas», artículo del 4 de diciembre de 2011 en el diario La Nación (Buenos Aires).
  394. «La empresa argentina Pluspetrol prevé invertir 160 millones de dólares en Bolivia», artículo del 7 de noviembre de 2013 en el diario La Información (Bolivia).
  395. «Empresas del agro invierten 250 millones en Brasil», artículo Diario BAE.
  396. «La Argentina impidió un polémico acuerdo sobre flexibilidad laboral en el G-20». Infobae. 2 de abril de 2009. Archivado desde el original el 9 de diciembre de 2014. 
  397. «Cristina Kirchner solicitó a Obama que la OIT ingrese al G-20». Infobae. 15 de junio de 2009. Archivado desde el original el 27 de febrero de 2014. 
  398. Martín Abeles; Esteban Kiper (2010). «El G20 y el rol de la Argentina». Serie Aportes (9) (Buenos Aires: Fundación Friedrich Ebert). p. 22. ISSN 1853-1113. 
  399. «"La integración es un imperativo, no una opción". Surinam y Guyana se sumaron como Estados asociados», artículo del 11 de julio de 2013 en el diario Página/12 (Buenos Aires).
  400. «Guyana y Surinam ingresan como Estados asociados al Mercosur», artículo del 11 de julio de 2013 en el sitio web Andina (Perú).
  401. «Surinam y Guyana se sumarán al Mercosur», artículo del 29 de junio de 2013 en el diario Primera Edición Web (Buenos Aires).
  402. «Lateinamerika: Guyana und Suriname wollen in den Mercosur», artículo del 1 de julio de 2013 en el sitio web Latina Press (Alemania).
  403. Lantos, Nicolás. «El nacimiento de "la quinta potencia mundial"», Página/12, 1 de agosto de 2012.
  404. Armendáriz, Alberto (2012): «Venezuela ingresó en el Mercosur para aportar un pilar energético», La Nación, 1 de agosto de 2012.
  405. «Argentina». The World Factbook (en inglés). Central Intelligence Agency. 
  406. «Report for Selected Countries and Subjects». IMF (en inglés). Latest actual data: 2018. Base year: 2004. Data last updated: 09/2019. Consultado el 21 de abril de 2020. 
  407. «Report for Selected Countries and Subjects». IMF (en inglés). Los datos de precios al consumidor para Argentina antes de diciembre de 2013 reflejan el índice de precios al consumidor (IPC) para el Área del Gran Buenos Aires (IPC-GBA), mientras que de diciembre de 2013 a octubre de 2015 los datos reflejan el IPC nacional (IPCNu). El nuevo gobierno que asumió el cargo en diciembre de 2015 descontinuó el IPCNu, declarando que era defectuoso, y lanzó un nuevo IPC para el área del Gran Buenos Aires el 15 de junio de 2016 (un nuevo índice nacional de IPC se difundió a partir de junio de 2017). Dadas las diferencias en la cobertura geográfica, los valores, el muestreo y la metodología aplicada en la serie, la inflación promedio del IPC para 2014, 2015 y 2016 y la inflación al final del período para 2015 y 2016 no se informan en el Panorama Económico Mundial de octubre de 2017. Consultado el 21 de abril de 2020. 
  408. «Report for Selected Countries and Subjects». IMF (en inglés). Latest actual data: 2018. Primary domestic currency: Argentine peso. Data last updated: 09/2019. Consultado el 21 de abril de 2020. 
  409. «Report for Selected Countries and Subjects». IMF (en inglés). La deuda bruta del gobierno se refiere al gobierno central, incluida la deuda no comprometida. Supuestos fiscales: las proyecciones fiscales se basan en la información disponible sobre la ejecución del presupuesto y los planes presupuestarios para los gobiernos federal y provinciales, las medidas fiscales anunciadas por las autoridades y las proyecciones macroeconómicas del personal técnico del FMI. Consultado el 21 de abril de 2020. 
  410. «Report for Selected Countries and Subjects». IMF (en inglés). Latest actual data: 2018. Base year: 2004. Data last updated: 09/2019. Consultado el 21 de abril de 2020. 
  411. SDPnoticias (13 de abril de 2011). «Países emergentes». Consultado el 25 de abril de 2011. «Nuevo término para países emergentes». 
  412. «Latin American Internet Users - June 2016». Internet World Stats (en inglés). Junio de 2016. 
  413. «En 2016 aumentan las dificultades para hacer negocios en Argentina», artículo en el sitio web del Datos Macro (¿Estados Unidos?). Consultado el 15 de enero de 2016.
  414. «La Argentina ya es uno de los países con mayor índice de pobreza de América Latina». Infobae. 17 de junio de 2017. 
  415. Países más ricos del mundo por PIB Archivado el 8 de febrero de 2011 en la Wayback Machine., informe de Classora a partir de Banco Mundial. Consultado el 29 de diciembre de 2012.
  416. Producto interno bruto (nominal) en Argentina, según datos en el sitio web del Banco Mundial.
  417. "Países más extensos del mundo" Archivado el 2 de febrero de 2011 en la Wayback Machine., informe de Classora a partir de datos del Banco Mundial
  418. www.cia.gov "Economía de Argentina", según el sitio web de la CIA.
  419. Población en Argentina, según el sitio web del Banco Mundial.
  420. Países con mayores emisiones de CO2 Archivado el 5 de marzo de 2011 en la Wayback Machine., informe de Classora a partir de datos del Banco Mundial
  421. Emisiones de CO2 en Argentina Banco Mundial
  422. «Gross domestic product based on purchasing-power-parity (PPP) per cápita GDP», tabla en el sitio web del FMI.
  423. Renta per cápita en Argentina Banco Mundial
  424. Países con mayor natalidad (niños por mujer) Archivado el 10 de agosto de 2011 en la Wayback Machine. Informe de Classora a partir de Banco Mundial
  425. Tasa de natalidad en Argentina Banco Mundial
  426. «Latin American Internet Users - November 2015», tabla en inglés de noviembre de 2015 en el sitio web Internet World Statistics. Muestra los países con mayor tasa de usuarios de Internet en un informe de Classora a partir de Banco Mundial.
  427. % usuarios Internet en Argentina, artículo del Banco Mundial.
  428. Países más rápidos para montar una empresa Archivado el 2 de febrero de 2011 en la Wayback Machine. Informe de Classora a partir de Banco Mundial
  429. Promedio de días para crear una empresa en Argentina Banco Mundial
  430. Países con mayor consumo de energía por habitante Archivado el 19 de mayo de 2015 en la Wayback Machine. Informe de Classora a partir de Banco Mundial
  431. Consumo de energía por habitante en Argentina, en el sitio web del Banco Mundial.
  432. «Países con más terreno dedicado a la agricultura» Archivado el 27 de septiembre de 2015 en la Wayback Machine., informe de Classora a partir de datos del Banco Mundial.
  433. Terreno dedicado a agricultura en Argentina Banco Mundial
  434. Países con más potencia eléctrica consumida Archivado el 2 de marzo de 2015 en la Wayback Machine. Informe de Classora a partir de Banco Mundial
  435. Potencia eléctrica consumida en Argentina Banco Mundial
  436. «Países con mayor superficie forestal» Archivado el 3 de marzo de 2011 en la Wayback Machine., informe de Classora a partir de Banco Mundial.
  437. «Superficie forestal en Argentina», tabla en inglés en el sitio web del Banco Mundial.
  438. «Países con más carreteras pavimentadas» Archivado el 5 de marzo de 2011 en la Wayback Machine., informe de Classora a partir de datos del Banco Mundial.
  439. «Carreteras pavimentadas en Argentina», tabla en inglés en el sitio web del Banco Mundial.
  440. «2014 rankings», tabla Doing Business en el sitio web Datos Macro.
  441. Índice de Competitividad Global en Argentina, según el Foro Económico Mundial; en el sitio web Classora.

Enlaces externos[editar]