Economía creativa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La economía creativa o industria creativa es el sector de la economía que involucra la generación de ideas y conocimiento. El concepto abarca esencialmente la industria cultural (arte, entretenimiento, diseño, arquitectura, publicidad, gastronomía) y la economía del conocimiento (educación, investigación y desarrollo, alta tecnología, informática, telecomunicaciones, robótica, nanotecnología, industria aeroespacial).

Según autores como Florida, la importancia de la economía creativa radica en que "la creatividad humana es el mayor recurso económico".[1]

La economía creativa posee características que la distinguen:[2]

  • Los productos se distinguen por sus cualidades únicas, y no solamente por su funcionalidad y precio.
  • Posee una gran incertidumbre en cuanto a qué productos funcionarán y cuáles desean los clientes.
  • El rápido progreso del conocimiento y la sociedad hacen que el factor tiempo sea crucial.
  • Los trabajadores creativos valoran fuertemente el motivo y significado de su esfuerzo, más allá del rédito económico y social.
  • La economía creativa exige un enfoque de trabajo multidisciplinario.

Para que una economía creativa disponga de trabajadores, requiere de un sistema educación eficaz y de un contexto de diversidad cultural.

¿Qué es?[editar]

La economía creativa es una herramienta de desarrollo económico que se fundamenta en la generación de nuevas ideas. Estas potencian el desarrollo y el crecimiento económico, principalmente la generación de empleos, las exportaciones, la inclusión social y la diversidad cultural, entre otros.[3]

Desde hace muchos años se han generado bienes económicos a partir de ideas innovadoras. Pero el término de economía creativa, es bastante reciente, ya que apenas en 2001 fue expuesto por el autor John Hawkins en su libro La economía creativa: Transformar una idea en beneficios.

También podemos hablar de que la economía creativa tiene su origen en el término industrias creativas, que a su vez, se inspira en el proyecto Creative Nation, de Australia, de 1994. Entre otros elementos, éste defendía la importancia del trabajo creativo, su aporte para la economía del país y el papel de las tecnologías como aliadas de la política cultural, posibilitando la posterior inserción de sectores tecnológicos en el rol de las industrias creativas.[4]

Características[editar]

Una de las características más importantes de la economía creativa, es el sustento de su desarrollo en la cultura, ya que crea una fusión entre la misma y la economía, explotando así los valores y principios que ambos tienen que ofrecer.

La economía creativa, abre un campo muy amplio de posibilidades; desde la creación de encuentros de los sectores tecnológicos con los objetivos de la economía creativa, así como la obtención de recursos, por medio de ideas y propuestas con productos creados a favor del consumidor.[4]

Podemos encontrar como parte de la economía creativa, campos audiovisuales, artes visuales, sectores de diseño, así como grupos de edición y del espectáculo. Con esto dicho, logramos así describir cómo la principal característica de la economía creativa la multidisciplinariedad y la apreciación de un proceso de creación y la esencia detrás de cada pieza creada.

Tiene como objetivo romper con paradigmas del área y espacio laboral, con el fin de estar en la constante búsqueda de nuevas propuestas y posibles mejoras, tratando de hacer cada pieza única, con una mejora y funcionalidad en mente.[5]

Clasificación de los Sectores de la Economía Creativa[editar]

Para la UNESCO existen 6 distintos sectores en los que se desarrolla la economía Creativa. Éstos se dividen en tres grupos principales:

  • 1. Herencia cultural:
    • 1.1 Patrimonio natural y cultural: productos derivados y servicios de museos, paisajes culturales, sitios arqueológicos e históricos.
  • 2. Creatividad y medios:
    • 2.1 Artes visuales y artesanía: pintura, escultura, artesanía y fotografía.
    • 2.2 Libros y prensa: libros, periódicos, otros materiales impresos, ferias de libros y bibliotecas.
    • 2.3 Medios audiovisuales y creativos: filmes y videos, radio y televisión, podcasting, mainstreaming, juegos de video y animación.
    • 2.4 Presentaciones artísticas y celebraciones: artes escénicas, música, festivales, festividades y ferias.
  • 3. Creaciones funcionales:
    • 3.1 Moda, diseño gráfico, diseño interior, paisajismo, servicios de arquitectura y publicidad.[6]

Economía Creativa a Nivel Global[editar]

Una manera en la cual la creatividad se encuentra definida es aquel proceso que genera una idea después de ser generada y se transforma en conceptos de valor, es decir, el uso de ideas ya existentes para crear nuevas.

El valor que se les da en la actualidad a las ideas relacionadas con la economía creativa permite tener un panorama más amplio de comprensión a nivel global del crecimiento y difusión.[6] De la mano se encuentran el comercio de bienes y servicios creativos, a nivel global podemos observar que han tenido un extraordinario desempeño en la última década. Según la UNCTAD, entre 2002 y 2011, las exportaciones de bienes y servicios creativos en el mundo crecieron 134%.

El comercio de servicios creativos crece 70% más rápido que el de bienes creativos, gracias al internet.[7]

Economía Creativa en América[editar]

La economía creativa en América juega un papel muy importante. Tan solo en América Latina este sector produce al menos 177,000 millones de dólares cada año[3] y en todo el continente americano esta cifra llega a los 1,932,000 millones,[8] generando cerca de 23.3 millones de trabajos. El país que más contribuye a este número es Estados Unidos, donde se estima que estas industrias generaron 1,664,000 millones de dólares en 2013[8] (equivalente al 11.2% del PIB[9] ). En Canadá se estiman en 93,000 millones de dólares, de acuerdo a un reporte hecho por el Banco Interamericano de Desarrollo.[8]

En el caso de Estados Unidos se puede atribuir a compañías como Walt Disney, Viacom y Time Warner, las cuales figuran en las compañías con mayores producciones audiovisuales en el mundo.[3]

Varios países de América Latina ocupan diferentes elementos que caben dentro de la economía creativa para contribuir a su PIB. Como ejemplo están:

  • México: En México las industrias creativas son la quinta industria clave, seguidas por la decoración y moda en sexto y séptimo y sobrepasadas por los sectores de agricultura, aeronáutica, automotriz y alimenticia. Los ingresos a este sector también incluyen a las industrias de telecomunicaciones, joyería, cine, turismo y cultura.[9] Los aportes al PIB son del 4.8%.[8]
  • Argentina: Argentina hace uso de sus atractivos culturales como principal medio de producción en la economía creativa. A partir del Tercer Congreso Nacional de Cultura en 2010 se han tomado acciones para promover el sector cultural del país. Sus industrias que más contribuyen a este sector son el cine (con 46 películas hechos en Argentina durante el 2008) y el diseño textil.[9] Los aportes al PIB son del 3.2%.[8]
  • Brasil: Desde el 2004 el país ha tratado de aprovechar su patrimonio cultural, pero estos esfuerzos no fueron materializados formalmente hasta el 2008 cuando se creó la Coordinación General para la Economía de la Cultura, encargada de crear programas y políticas para el provecho de estos recursos.[9] A pesar de esto, Brasil ya contaba con medios de producción relacionados con la economía creativa. El ejemplo más conocido sería el gran generador de recursos qué es el festival de Rio de Janeiro, al cual en 2012 asistieron cerca de 850,000 personas, dejando una ganancia de 628 millones de dólares.[10] Los aportes al PIB son del 1.8%.[8]

Ejemplos[editar]

Walt Disney, Viacom, Time Warner, Sony, Vivendi Universal, NBC Universal, DirecTV, Bertelsmann, y Liberty Media son las compañías que generan más ganancias por venta de audiovisuales.[11]

En el sector de libros y prensa, está como ejemplo Pearson Educación, es la editorial más grande del mundo. En el 2015 sus ingresos fueron $6,625 millones de dólares.[12]

El turismo es una actividad importante para el sector de artes visuales y artesanía. En Italia la artesanía es una actividad importante para su economía, 24% de las empresas son artesanales. Esto es 17% del PIB del país.

Colombia recibe anualmente aproximadamente 650,000 turistas los cuales generan ingresos con el valor de 800 millones de dólares. 2000 tiendas pertenecen a la tienda de artesanías.[13]

Referencias[editar]

  1. Florida, Richard (2002), The Rise of the Creative Class. And How It's Transforming Work, Leisure and Everyday Life, Basic Books
  2. Caves, Richard E. (2000), Creative Industries: Contracts between Art and Commerce, Universidad de Harvard
  3. a b c Paredes, M. (2013). «¿Que es la Economía Creativa?». CENTRO. Consultado el Noviembre 2016. 
  4. a b Fonseca Reis, A. C. (2006). «Economía Creativa como Estrategia de Desarrollo.». Itau Cultural. Consultado el Noviembre 2016. 
  5. «Creative Economy Report 2013 Special Edition». UNESCO. 2013. Consultado el Noviembre 2016. 
  6. a b Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (2010). «Políticas para la Creatividad.». Consultado el Noviembre 2016. 
  7. «UNCTAD Comunicado de Prensa». Consultado el Noviembre 2016. 
  8. a b c d e f Buitrago Restrepo, F. y Duque Márquez, I. (2013). «La Economía Naranja: Una Oportunidad Infinita». BID. Consultado el Noviembre 2016. 
  9. a b c d UNCTAD (2010). «Creative Economy Report 2010». Consultado el Noviembre 2016. 
  10. Lacorti, T. «La Economía Naranja: Riqueza Cultural del País». Mexican Times. Consultado el Noviembre 2016. 
  11. Paredes, Mario (2013). «Explorando la Noción de Economía Creativa». CENTRO. Consultado el Noviembre 2016. 
  12. Milliot, J. (2016). «The World’s 52 Largest Book Publishers». Publisher’s Weekly. Consultado el Noviembre 2016. 
  13. Bouchart, D. (2004). «Artesanía - Turismo». UNESCO. Consultado el Noviembre 2016.