Eco reserva Mbatoví

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Eco Reserva Mbatoví»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Cerro Mbatoví.

La Eco-reserva Mbatoví es un área protegida privada, preservada por sus propietarios para la protección de la diversidad biológica y los procesos naturales. Constituye la Primera Servidumbre Ambiental del Paraguay, inscripta en la Dirección General de los Registros Públicos.

Está ubicada en el Departamento de Paraguarí, Paraguay, en plena Cordillera de los Altos, sobre la ruta asfaltada "Gral. Rogelio R. Benítez" que une las ciudades de Paraguarí y Piribebuy, y forma parte de la eco-región denominada Litoral Central.

El acceso a la Reserva se encuentra en el "km 72" de la ruta Paraguarí-Piribebuy, en la cima de la cordillera, a 10 km del centro de Paraguarí.

Su historia[editar]

En el año 1999, los esposos Jacinto Santa María y Marta González Ayala emprendieron la búsqueda de un espacio natural en el que pudieran descansar los fines de semana. Fue así que llegaron hasta un rincón de la Cordillera de los Altos ubicado cerca de la ciudad de Paraguarí desde donde se podía disfrutar de una vista de la Serranía y del valle de Pirayú.

Fascinados por la extraordinaria belleza del paisaje, adquirieron el inmueble y decidieron que ese lugar debía ser protegido y compartido con la gente. Así nació el sueño que hoy convertido en realidad se llama "Eco-reserva Mbatovi"

En el año 2003 concluyeron los trámites de constitución del área protegida, con la inscripción de Mbatoví en la Dirección General de Registros Públicos como la Primera Servidumbre Ambiental del Paraguay. Mientras tanto, los trabajos en la reserva continuaban.

Jacinto y Marta recorrieron varios países latinoamericanos (Costa Rica, México, Colombia, Perú y Brasil), investigando alternativas de explotación turística que fueran compatibles con la conservación de la naturaleza, y así en enero de 2006 abrieron la Reserva al público, con la misión de "Hacer que la gente se sienta bien disfrutando responsablemente de la naturaleza".

Su paisaje[editar]

Salto Piroy.

El gran valor de la misma radica principalmente en su variedad, su fácil acceso y las posibilidades que ofrece para la realización de actividades de apreciación de la naturaleza y de educación ambiental, ya que tiene la particularidad de presentar una gran diversidad de ecosistemas en poca extensión de tierra y una excelente vista panorámica, pudiendo apreciarse desde allí hacia el sur el Cerro Santo Tomás, el Cerro Hu y el Cerro Pero, y al oeste el Valle de Pirayú y el Cerro Mbatoví

La cobertura vegetal incluye comunidades naturales representativas que abarcan, desde cimas rocosas con vegetación rastrera, hasta desfiladeros con cauces de agua y exuberante vegetación.

Sus especies nativas[editar]

Helechos arborescentes.
Puente colgante.

Arroyos con aguas sin contaminación, que nacen en el área, forman numerosas cascadas en cuyas márgenes existen comunidades de Chachi (Cyathea atrovirens), especie en peligro de extinción, y laderas rocosas cubiertas de helechos, culantrillos y líquenes, con pequeñas cuevas naturales.

Las márgenes de estos arroyos están pobladas por un bosque alto con individuos maduros, bien estratificados y con mucha regeneración natural, incluyendo más de un centenar de especies nativas, tales como cedro, ybyraró, urundey, ybyrá pytá, tajy (lapacho), curupay, petereby, incienso, guayaibí, ambay, pacurí, mbaby, timbó, ybyrayú, jacarati-á, etc.

También fueron identificadas numerosas especies de aves, varias de ellas endémicas del bosque atlántico interior, y una variedad aún indeterminada de reptiles y mamíferos, entre los que se destacan el agouti paca, el acutí sayju, el aguara'í, el tapití y varias especies de armadillos, entre otros.

En la eco-reserva Mbatoví es posible encontrar desde cactus hasta orquídeas silvestres, además de una variedad de helechos.

Para permitir su explotación turística, Mbatoví fue dotada de una infraestructura, que la ha llevado a convertirse en un parque de eco-aventura declarado “De Interés Turístico Nacional” por la SENATUR (Secretaría Nacional de Turismo de Paraguay).

Mbatoví también ofrece actividades para grupos empresariales, diseñadas para influir poderosamente sobre las actitudes y valores de los participantes, mediante un enfoque vivencial. El objetivo de estas actividades es desarrollar competencias centradas en las personas, principalmente las relacionadas con Inteligencia Emocional, Capacidad de cambio, Trabajo en Equipo y Liderazgo.

El circuito de eco-aventura “Tapé Saingó”[editar]

Tirolesa.

Constituye la principal atracción que ofrece la Reserva. Consiste en una serie de actividades que se realizan a la altura de la copa de los árboles y en algunos casos por encima.

Luego de asistir a una charla explicativa y recibir las instrucciones de seguridad, la aventura comienza con una caminata por el sinuoso Sendero Yvaropy, de 1700 m de extensión, trazado en su mayor parte siguiendo caminos antiguos utilizados por los primeros habitantes del lugar, con algunas variantes que permiten conocer sitios que se preservaron a través del tiempo, mediante las leyendas que atribuían a tales lugares el carácter de morada de los duendes (Ybaropy).

Luego de 10 minutos de caminata, nos encontraremos con el primer desafío de actividades suspendidas en el aire junto al dosel del bosque de la Eco-reserva. Continúa el trayecto con una caminata. Luego de una breve parada en el Salto Piro’y el sendero lleva hasta el balcón natural de Itá Chororí.

Un puente móvil conduce hasta una plataforma de Canopy desde la que los visitantes pueden lanzarse y “volar” a 40 m de altura, encima de un bosque rico en plantas y árboles exuberantes, suspendidos de cabos de acero de 105 m de extensión.

Luego de un descanso en el área de Las Cuevas, se inicia el camino de regreso, ascendiendo por un sendero de 700 m de extensión. Antes de llegar al fin del trayecto, se realiza una parada en el mirador 2, donde se puede disfrutar de una vista del Cerro Mbatoví y del Valle de Pirayú.

Enlaces externos[editar]