Escuadrón Móvil Antidisturbios

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «ESMAD»)
Saltar a: navegación, búsqueda

[1]

Escuadrón Móvil Anti Disturbios Represores
Esmad.jpg
Escuadra de unidades ESMAD
Activa 24 de enero de 1999
País Flag of Colombia.svg Colombia
Tipo Cuerpo Policial Antidisturbios
Función Control y manejo de multitudes, disturbios y manifestaciones,
Apoyo a desalojo por orden de autoridad judicial.
Especialización Uso de la fuerza para dispersar masas de personas que incitan y/o practican la violencia
Tamaño 3600 Policias
Parte de Dirección de Seguridad Ciudadana
Acuartelamiento Ocho regiones y 23 escuadrones
Comandantes
Comandante actual [Teniente Coronel]] Gabriel Bonilla Gonzalez
Cultura e historia
Lema Dios y Patria, mantener el orden es nuestro deber
Colores Blanco, Verde y Negro
Aniversarios 14 de abril
[editar datos en Wikidata]

' El Escuadrón Móvil Antidisturbios; es una unidad grupo de la Dirección de Seguridad Ciudadana (DISEC)[2] de la Policía Nacional de Colombia, cuya misión es el control de manifestaciones, disturbios y apoyo a desalojos, con el fin de restablecer el orden y la seguridad de los habitantes.

Creación[editar]

Mediante Directiva Transitoria # 0205 del 24 de febrero de 1999, la Dirección General de la Policía organiza y estructura el escuadrón para solventar una coyuntura temporal. Posteriormente, mediante resolución # 01363 del 14 de abril del mismo año, el Director General de la Policía formaliza el escuadrón móvil antidisturbios.

Hacia el 17 de julio de 2007, se aprueba la Resolución Número 02467 Por la cual se crea el distintivo del Curso de Control de Multitudes de los Escuadrones Móviles Antidisturbios de la Policía Nacional.

Composición

Tanqueta Lanza agua usada por el ESMAD. De fabricación Colombiana (ISBI). Contiene 11,500 litros de agua y tiene protección balística.

Cuentan con un traje especial de protección (protector corporal), tonfa o bolillo, escudo y el apoyo de tanquetas que disparan agua a presión; tienen la potestad de hacer detenciones temporales de ciudadanos que sobrepasen la autoridad. Los eventos donde se nota más su presencia son las protestas estudiantiles en universidades públicas y los partidos de fútbol profesional.

El ESMAD tiene presencia permanente en diecinueve ciudades del país: Tres Escuadrones en Bogotá, dos en Medellín, uno en Cali, uno en Bucaramanga, uno en Barranquilla, uno en Pereira, uno en Pasto, uno en Popayán, uno en Valledupar, uno en Cartagena, uno en Neiva, uno en Yopal, uno en Riohacha, uno en Manizales, uno en Cúcuta, Uno en Barrancabermeja, uno en Palmira, uno en Ibagué, uno en Montería y uno en Villavicencio; para un total de veintitrés Escuadrones Móviles Antidisturbios. Cada escuadrón opera dentro de su área de influencia. Su actuación es a nivel nacional, situados estratégicamente en las principales ciudades del país. Son unidades desconcentradas de la Dirección de Seguridad Ciudadana (DISEC), con dependencia operativa de los Comandos de Región.

Cada escuadrón está compuesto por 5 oficiales, 8 suboficiales y 150 patrulleros; la unidad mínima de intervención está integrada por 1 oficial, 4 suboficiales, y 50 patrulleros.[3]

Controversia[editar]

La institución es motivo de polémica constante entre detractores y defensores, con una marcada división en la percepción e interpretación que se tiene de su labor y funcionamiento real. Sus opositores (con una fuerte presencia entre los defensores de derechos humanos) les acusan de hacer uso ilegítimo y abusivo de fuerza, han sido denunciados por tortura, empalamientos [1], violaciones, uso de armas de fuego convencionales y no convencionales incluso llegado a asesinar manifestantes [2][3]. También denuncian el uso de armas no convencionales (como granadas dispersoras recargadas con objetos contundentes o filosos).[4] Por otro lado, sus defensores (con fuerte presencia entre simpatizantes de políticos de derecha, extrema derecha y paramilitares) justifican su operación, argumentando que las manifestaciones suelen desencadenar en actos vandálicos, usualmente causados por infiltraciones de personas inescrupulosas o policías [4] que aprovechan los desórdenes para montar retenes ilegales o realizar extorsión. No sólo los grupos de izquierda y los estudiantes de universidades públicas son sus contradictores, también personas del común que son afectados frecuentemente con sus actos, algunos de extrema violencia.

Tanto detractores como defensores desestiman mutuamente sus acusaciones, y realizan argumentaciones basadas en testimonios e incluso videos, dónde se registran tanto los excesos de fuerza del ESMAD como a los manifestantes realizando actos de vandalismo. Un ejemplo es la siguiente compilación de videos del 25 de agosto de 2013 a propósito del Paro Nacional en Colombia. A pesar de la gravedad de los hechos violentos, la mayoría no se denuncia por la dificultad en identificar a los agresores, obtener pruebas, o porque no existen los mecanismos legales suficientes. Lo anterior, promueve un interés de ambas partes en realizar mutuas campañas de desprestigio.

Los medios de comunicación nacionales (principalmente de televisión) suelen servir para la publicación de opiniones y denuncias del gobierno, usualmente en defensa del ejercicio de autoridad. A contraparte, las redes sociales (como Facebook y Twitter) son muy usados como canal para la denuncia de excesos por parte del ESMAD, así como sitios web privados donde se publican fotos y videos de los hechos.[5]

Demostración de procedimientos del Grupo ESMAD

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]