Dulce de membrillo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bloque de dulce de membrillo
Dulce de membrillo
Dulce de membrillo turco (atrás a la izquierda) junto con otros dulces de frutas y verduras de la cocina turca (como las manecillas del reloj): dulce de calabaza, dulce de berenjena, dulce de naranja amarga y dulce de nuez (verde).

El dulce de membrillo, también llamado carne de membrillo o ate (en México), es un dulce preparado a partir de la fruta del membrillo. Es originario de España (donde se encuentran zonas de producción típicas como en Puente Genil)[1]​ y de Portugal. El dulce de membrillo, membrillate o codoñate se emplea en la gastronomía latinoamericana, principalmente argentina, uruguaya, chilena, mexicana y puertorriqueña. Asimismo, en Italia se cultiva el membrillo y se prepara la cotognata en Sicilia, Lombardía, Trentino, Abruzzo y Apulia. Variantes de dulce de membrillo se elaboran en Francia, Grecia y Turquía. En México, se lo conoce como ate de membrillo, y en Puerto Rico, pasta de guayaba. En Argentina, se produce un dulce de membrillo denominado dulce de membrillo rubio que, por sus características, ha obtenido la calificación D.O.C.[2][3]

Historia[editar]

El árbol de membrillo es originario de Asia Menor y del Cáucaso. Griegos y romanos llevaron este fruto a España, lo comían cocido y endulzado con miel. Los romanos lo utilizaban también para elaborar un licor con orujo, vino tinto y membrillo. El dulce se prepara simplemente cociendo pulpa de membrillo con igual cantidad de azúcar, obteniendo un bloque de dulce que puede ser cortado para acompañar o rellenar distintas preparaciones culinarias. El dulce se popularizó en el siglo XII gracias a su abundante uso en la cocina sefardí.[4]

Modo de elaboración[editar]

En el recetario gastronómico de México el procedimiento usual para su elaboración consiste en tomar los frutos de membrillo o guayaba y cocerlos al vapor hasta que estén tiernos. Luego se los troza y procesa hasta obtener una pasta suave. Se coloca igual cantidad de pasta y azúcar refinada en un recipiente y se cuece por 40 a 50 minutos. Esta pasta se vuelca en un molde a fin de obtener una barra semisólida cuando enfría. Para obtener una barra, se debe dejar enfriar durante tres o cuatro días.

Usos[editar]

Se puede emplear en diferentes dulces tales como las galletas, como ingrediente de algunas tortas o también como maridaje en un plato con queso. En la cocina argentina y la uruguaya, se lo asocia a las facturas o bizcochos, ya que es común que muchas de ellas estén rellenas o cubiertas por este dulce, y a las pastafrolas. En Chile, es un dulce de consumo habitual, se utiliza como agregado en el pan, en diferentes recetas de repostería o simplemente se consume en forma natural. En Puerto Rico y en el norte de España, se sirve a menudo con las tapas de queso. En la cocina mexicana, se sirve junto con un trozo de queso. Además, este dulce es muy conocido en la ciudad de Ferreñafe (Perú), y se considera un dulce típico de la ciudad.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Inés Butrón Parra, (2009), Ruta gastronómica por Andalucía, primera edición, Ed. Salsa.
  2. http://www.comex-online.com.ar/noticias/val/55677/el-dulce-de-membrillo-rubio-de-san-juan-logra-la-denominacion-de-origen-.html
  3. http://supercampo.perfil.com/2016/11/el-membrillo-rubio-de-san-juan-ya-esta-a-salvo-de-las-copias/
  4. Angel Berenguer Amador, (2010), Dinim en ladino sobre la comida, La mesa puesta: leyes, costumbres y recetas judías : XVI curso de cultura hispanojudía y sefardí de la Universidad de Castilla-La Mancha : en memoria de Iacob M. Hassán / coord. por Uriel Macías, Ricardo Izquierdo Benito, ISBN 978-84-8427-746-0, págs. 51-68

Enlaces externos[editar]