Dormitorio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Dormitorio es el nombre de la habitación usada, sobre todo, para el sueño o el descanso del residente u ocupante. En la mayoría de los casos, dicha habitación viene acompañada por muebles de tipo personal o de uso compartido privado (cama, escritorio, armario, etc.).

No se puede decir con exactitud lo que se hace en esta habitación, las actividades pueden variar desde dormir, leer, ver la televisión, vestirse, conversar con otro usuario, reposar el cuerpo, o simplemente aislarse un poco del exterior. Esto porque depende exclusivamente de cada usuario en especial.

Dormitorio en un cuadro de Van Gogh.

En diferentes culturas, los espacios usados principalmente para otras actividades durante el día se convierten en dormitorios durante la noche; mientras que en otras existen dormitorios específicos, que constituyen una parte importante de la casa, hogar o vivienda.

Dormitorios en los diferentes lugares del mundo[editar]

En diversas regiones el dormitorio se conoce también como cuarto, recámara, habitación, pieza y alcoba.

Muchas casas en América del Norte y Europa tienen al menos dos dormitorios - generalmente un dormitorio principal (dedicado a los cabezas de familia, como el marido y la esposa) y uno o más dormitorios para los niños o huéspedes.

Dormitorio con varios muebles.

Los muebles y otros artículos presentes en los dormitorios varían grandemente, dependiendo del gusto y de la tradición local. Por ejemplo, un dormitorio puede incluir una o varias camas de formas y tamaños específicos (individual o de matrimonio, literas, empotradas, etc.), aparadores, mesillas, uno o más armarios y una alfombra. Los armarios empotrados son menos comunes en Europa que en Norteamérica; así hay mayor uso de vestidores o de armarios individuales en Europa. Algunos dormitorios también incluyen artículos tales como un tocador o escritorio, una televisión y otros accesorios (tales como lámparas, teléfono, despertador, etc.).

Algunas habitaciones que se pueden asociar al dormitorio son:

  • Un vestidor o closet "walk in", que dispone de diversos armarios para guardar la ropa y espejos para vestirse.
  • Un cuarto de baño, tocador, vater, W.C. individual conectado por una puerta con el dormitorio, aunque también los hay con puerta al área común.

Consejos útiles[editar]

  • El dormitorio debe ser una habitación exterior para que pueda ser ventilada diariamente.
  • El mejor sistema para aislar un dormitorio de la luz exterior es proveerlo de persianas. Sin embargo, en muchas culturas se prescinde de ellas sistemáticamente.
  • Un buen aislamiento acústico también resulta conveniente para procurar un buen sueño.
  • La posición de las camas puede contribuir a la potenciación del espacio usado como tal. Para ello se pueden usar diversos sistemas como camarotes, catres o camas plegables en caso de habitaciones muy pequeñas o donde se necesita ahorrar espacio.
  • Los colores claros ayudan a dar amplitud al espacio y luminosidad. También contribuyen a generar sensaciones de tranquilidad y reposo.

Tipos de dormitorios[editar]

Dormitorio de matrimonio. Se debe tener en cuenta que la cama es doble y ocupa un lugar mayor. Es conveniente disponer de dos mesillas de noche. Los cabezales y mesitas de diseño moderno son más prácticos que los clásicos. En vez de cabezal, otra opción es una repisa para colocar objetos. Si se cuelgan unos cuadros encima, se dará un aire más personal a la habitación. Si se dispone de espacio para un vestidor, la zona más próxima al baño es el lugar ideal para ubicarlo. Es interesante planificar estanterías para libros, o un rincón donde leer y trabajar.

Dormitorio doble. Se caracteriza porque tiene dos camas: no siempre es usado por un matrimonio, puede ser compartido por dos hermanos o servir para los invitados. Los criterios del dormitorio de matrimonio se pueden aplicar en éste. Mejor que tenga dos mesillas que una central. Se recomienda que la anchura de las camas sea amplia. Literas, camas en alto o nido son perfectas opciones, pues ocupan menos espacio y cumplen más funciones que las exentas.

Dormitorio individual. Son espacios donde sólo hay una cama de una plaza. La decoración dependerá de la persona que lo ocupe. Pero, siempre es recomendable la mesilla, mesa con silla para trabajar y butaca para leer. El armario es preferible que se encuentre dentro. Admite camas con dosel u otras de líneas más rectas.

Dormitorio estudio. Como cumple una doble función, su resolución es distinta a las anteriores. Debe resultar cómodo para trabajar, por lo que si es necesario se sacrifican algunas de las comodidades de los pensados sólo para dormir. La cama se convierte en un elemento, ya que la parte principal es el rincón de trabajo. En habitaciones altas el espacio se puede dividir en dos zonas, con una tarima de madera que forme un altillo para la cama y reservar la parte inferior para estudio, o al contrario. En el mercado hay modulares para las necesidades de este tipo de dormitorios.

Dormitorio infantil. Los niños necesitan sitio para jugar y además para almacenar juguetes. Se recomienda conjuntos de muebles a medida, o modulares que aprovechen el espacio. Cuando es bebé, la cama se sustituye por la cuna. Admiten una decoración con más color y telas que los juveniles.

ILUMINACIÓN[editar]

La iluminación del dormitorio de un hogar debe invitar al relajamiento y al bienestar. Para que un dormitorio sea confortable, necesita la flexibilidad que los diferentes tipos de luz le pueden dar. Distribuya la iluminación por toda la habitación de acuerdo con su utilidad y sus hábitos personales.

En dormitorios considerar 50 lux para luz general y 200 lux en las cabeceras de camas. No olvidar que los colores y materiales de sus muros, pisos, cielos, cortinas y mobiliario contribuirán a una mayor o menor reflexión de la luz. Los colores cálidos se acentúan con luces incandescentes o halógenas. Al ingresar al recinto, deberá poder encender una luz que le permita visualizar la totalidad del espacio antes de dirigirse a un lugar específico. Como iluminación general, considerar la posibilidad de instalar una luminaria con pedestal que dirija la luz hacia abajo o una columna con luz hacia arriba.

Otra alternativa, es instalar una luz general de cielo en base a focos ubicados cerca de los clósets o armarios.

Muy habitual y práctico es colocar una lámpara encima del velador. Con ella se consigue un ambiente cálido y personal, pero no es muy práctico para la lectura.

Las lámparas de sobremesa suelen ser muy decorativas, pero si no son suficientemente firmes y no cuentan con una buena base, se caerán con facilidad, especialmente a la hora del aseo.

Si le gustar leer en la cama, es preferible utilizar lámparas con pantallas y brazos articulados a cada lado de la cama y con luz incandescente. Esto permitirá ajustar la luz para que no se refleje directamente sobre los libros.

Si quiere reducir los contrastes fuertes de luz, instalar una luz de fondo sobre los cuadros que están sobre el respaldo de la cama.

Enlaces externos[editar]