Dominancia ocular

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Marinero utilizando un catalejo. De forma instintiva, probablemente utilizará para mirar por el instrumento su ojo dominante, el izquierdo en este caso

La dominancia ocular, a veces llamada preferencia ocular (y también mencionada en referencia al ojo dominante),[1]​ es la tendencia a preferir mirar con un ojo determinado, de forma que la imagen que capta prevalece sobre la del otro ojo en el proceso de la visión.[2]​ Es un concepto análogo al de la mano dominante diestra o zurda, aunque el lado del ojo dominante y de la mano dominante no siempre coinciden.[3]​ Esto se debe a que ambos hemisferios controlan ambos ojos, pero cada uno se hace cargo de una mitad diferente del campo de visión y, por lo tanto, de una mitad diferente de ambas retinas (véase el artículo del tracto óptico para obtener más detalles). Por lo tanto, no hay una analogía directa entre "la mano dominante" y "el ojo dominante" como fenómenos asociados a la lateralidad.

Aproximadamente dos tercios de la población presentan dominancia del ojo derecho, y en el tercio restante la dominancia es del ojo izquierdo.[1][4][5][6]​ Sin embargo, en una pequeña porción de la población ninguno de los dos ojos es dominante.[7]​ La dominancia parece cambiar según la dirección de la mirada,[2][8]​ debido a los cambios de tamaño de la imagen en las retinas.[9]​ También parece haber una mayor prevalencia de dominancia del ojo izquierdo en las personas con el síndrome de Williams-Beuren,[10]​ y posiblemente también en pacientes con migraña.[11]​ El dominio de los ojos se ha clasificado como "débil" o "fuerte";[12]​ algunos casos muy marcados son causados por la ambliopía o por el estrabismo.

En aquellas personas con miopía anisometrópica (diferentes grados de miopía en los dos ojos), se ha comprobado que el ojo dominante es el que tiene más miopía.[13][14]​ En lo que respecta a los sujetos con visión binocular normal, la noción generalizada de que el ojo con mejor visión del individuo tendería a ser el ojo dominante ha sido cuestionada por carecer de una base empírica.[15]

Efectos[editar]

En la visión binocular normal, hay un efecto de paralaje y, por lo tanto, el ojo dominante es el que se utiliza principalmente para obtener información posicional precisa. Esto puede ser extremadamente importante en deportes que requieren puntería, como tiro con arco, dardos o tiro deportivo.

Se ha afirmado que dominancia cruzada (en la que el ojo dominante está en un lado y la mano dominante en el otro) es ventajosa en los deportes que requieren posturas laterales (como por ejemplo, béisbol, cricket o golf).[16]​ Sin embargo, estudios realizados las dos primeras décadas del siglo XXI demostraron que este no es el caso. En un estudio de jugadores profesionales de béisbol de 1998, los patrones de dominancia ocular y manual no mostraron un efecto en el promedio de bateo o en el rendimiento global.[17]​ De manera similar, en 2005, un estudio sudafricano encontró que "los jugadores de críquet no tenían más probabilidades de poseer la dominancia mano-ojo cruzada" que la población normal.[18]

La dominancia ocular es una consideración importante para predecir la satisfacción del paciente con la corrección de la visión mediante lentes de contacto en la cirugía de cataratas,[19]​ en la cirugía refractiva por láser y en el uso de lentes de contacto.

El ojo dominante tiene más conexiones neuronales con el cerebro que el otro ojo. De acuerdo con un estudio de sesenta personas en las Actas de la Royal Society B, en personas no disléxicas, el punto sin conos sensibles al azul en el ojo dominante tiende a ser redondo y el mismo lugar en el ojo no dominante tiende a ser de forma irregular. En las personas disléxicas, ambos ojos tienden a tener áreas redondas.[20]​ El estudio sugiere que esta diferencia puede ser una causa potencial, y posiblemente tratable, de dislexia; sin embargo, se requieren pruebas adicionales para confirmar este extremo. Al menos 700 millones de personas en todo el mundo son disléxicas. En respuesta al estudio, John Stein, de la Universidad de Oxford, advierte que si bien el estudio es "realmente interesante", no existe una causa única de la dislexia.[21][22]

Determinación[editar]

El ojo dominante de una persona "está determinado por la alineación subjetiva de dos objetos presentados en una estereodisparidad mucho más allá del área de Panum".[23]​ Hay varias maneras de determinarlo:

  1. La prueba de Miles. El observador extiende ambos brazos, une ambas manos para crear una pequeña abertura. Luego, con ambos ojos abiertos, mira a un objeto distante a través de la abertura. A continuación, el observador alterna el cierre de los ojos o desplaza lentamente la abertura hacia la cabeza para determinar qué ojo está viendo el objeto (es decir, el ojo dominante).[24][25][26]
  2. La prueba de Porta. El observador extiende un brazo y luego, con ambos ojos abiertos, alinea el pulgar o el índice con un objeto distante. Luego, el observador alterna el cierre de los ojos o levanta lentamente el dedo pulgar hacia la cabeza para determinar qué ojo está viendo el objeto (es decir, el ojo dominante).[25][27][28]
  3. El método Dolman, también conocido como la prueba del agujero en la tarjeta. El sujeto recibe una tarjeta con un pequeño orificio en el medio, se le indica que la sostenga con ambas manos y luego se le indica que vea un objeto distante a través del orificio con ambos ojos abiertos. Luego, el observador alterna el cierre de los ojos o acerca lentamente la abertura hacia la cabeza para determinar qué ojo está viendo el objeto (es decir, el ojo dominante).[13]
  4. La prueba de convergencia del punto cercano. El sujeto fija un objeto que se mueve hacia la nariz hasta que se produce la divergencia de un ojo (es decir, del ojo no dominante). Es una prueba objetiva de dominancia ocular.[13]
  5. Ciertos estereogramas.[29]
  6. La prueba del agujero del alfiler.[30]
  7. La prueba del anillo.[31]
  8. Técnica de nebulización de lentes. El sujeto fija un objeto distante con ambos ojos abiertos y la corrección apropiada en su lugar. Una lente de +2.00 o +2.50 se introduce alternativamente en frente de cada ojo, lo que difumina el objeto distante. Luego se le pide al sujeto que indique en qué ojo es más borrosa la imagen. Este es el ojo dominante.
  9. Una prueba de umbral de coherencia de movimiento dicóptico produce una indicación cuantificada de dominancia ocular.[32]

Las pruebas de dominio forzado de elección, como el método de Dolman, permiten solo determinar la dominancia del ojo derecho o del izquierdo, pero no cuantificar la diferencia.[13]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «Eyedness». Acta Anatomica 96 (2): 301-5. 1976. PMID 970109. doi:10.1159/000144681. 
  2. a b «Ocular dominance reverses as a function of horizontal gaze angle». Vision Research 41 (14): 1743-8. June 2001. PMID 11369037. doi:10.1016/S0042-6989(01)00079-7. 
  3. «Is eye dominance a part of generalized laterality?». Perceptual and Motor Skills 40 (3): 763-9. June 1975. PMID 1178363. doi:10.2466/pms.1975.40.3.763. 
  4. «Ocular dominance: some family data». Laterality 2 (1): 7-16. 1997. PMID 15513049. doi:10.1080/713754254. 
  5. «Eye preference within the context of binocular functions». Graefe's Archive for Clinical and Experimental Ophthalmology = Albrecht von Graefes Archiv Fur Klinische und Experimentelle Ophthalmologie 243 (9): 926-32. September 2005. PMID 15838666. doi:10.1007/s00417-005-1128-7. 
  6. «Association between ocular dominance and refraction». Journal of Refractive Surgery 24 (7): 685-9. September 2008. PMID 18811110. doi:10.3928/1081597X-20080901-07. 
  7. Aswathappa, Jagadamba, Karthiyanee Kutty, and Nachal Annamalai. "Relationship between handedness and ocular dominance in healthy young adults–A study." Int J Pharm Biomed Res 2.2 (2011): 76-78.
  8. «Binocular sighting ocular dominance changes with different angles of horizontal gaze». Binocular Vision & Strabismus Quarterly 19 (1): 25-30. 2004. PMID 14998366. 
  9. «Relative image size, not eye position, determines eye dominance switches». Vision Research 44 (3): 229-34. February 2004. PMID 14642894. doi:10.1016/j.visres.2003.09.029. 
  10. «Increased prevalences of left-handedness and left-eye sighting dominance in individuals with Williams-Beuren syndrome». Journal of Clinical and Experimental Neuropsychology 27 (8): 967-76. November 2005. PMID 16207621. doi:10.1080/13803390490919119. 
  11. «Handedness, eyedness, and crossed hand-eye dominance in male and female patients with migraine with and without aura: a pilot study». Perceptual and Motor Skills 100 (3 Pt 2): 1137-42. June 2005. PMID 16158700. doi:10.2466/pms.100.3c.1137-1142. 
  12. «Effects of ocular dominance on binocular summation after monocular reading adds». Journal of Cataract and Refractive Surgery 31 (8): 1588-92. August 2005. PMID 16129296. doi:10.1016/j.jcrs.2005.01.015. 
  13. a b c d «Association of ocular dominance and anisometropic myopia». Investigative Ophthalmology & Visual Science 45 (8): 2856-60. August 2004. PMID 15277513. doi:10.1167/iovs.03-0878. 
  14. «Interocular symmetry in myopic anisometropia». Optometry and Vision Science 88 (12): 1454-62. December 2011. PMID 21964662. doi:10.1097/OPX.0b013e318233ee5f. 
  15. «The absence of lateral congruency between sighting dominance and the eye with better visual acuity». Ophthalmic & Physiological Optics 27 (1): 106-10. January 2007. PMID 17239197. doi:10.1111/j.1475-1313.2006.00414.x. 
  16. Ariel, Brian. «Sports Vision Training: An expert guide to improving performance by training the eyes». Archivado desde el original el 28 de septiembre de 2007. Consultado el 8 de julio de 2019. 
  17. «The effect of ocular dominance on the performance of professional baseball players». Ophthalmology 105 (5): 864-6. May 1998. PMID 9593388. doi:10.1016/S0161-6420(98)95027-8. 
  18. «Visual evoked potentials, reaction times and eye dominance in cricketers». The Journal of Sports Medicine and Physical Fitness 45 (3): 428-33. September 2005. PMID 16230997. 
  19. «Ocular dominance and patient satisfaction after monovision induced by intraocular lens implantation». Journal of Cataract and Refractive Surgery 30 (4): 769-74. April 2004. PMID 15093637. doi:10.1016/j.jcrs.2003.07.013. 
  20. «Left-right asymmetry of the Maxwell spot centroids in adults without and with dyslexia». Proceedings. Biological Sciences 284 (1865): 20171380. October 2017. PMC 5666095. PMID 29046375. doi:10.1098/rspb.2017.1380. 
  21. Agence France-Presse (18 de octubre de 2017). «Dyslexia: scientists claim cause of condition may lie in the eyes». Consultado el 21 de octubre de 2017. 
  22. «Dyslexia eye link spotted by scientists». 18 de octubre de 2017. Consultado el 21 de octubre de 2017. 
  23. «Ocular prevalence and stereoacuity». Ophthalmic & Physiological Optics 26 (1): 50-6. January 2006. PMID 16390482. doi:10.1111/j.1475-1313.2005.00344.x. 
  24. «Shooting Eye Dominance for Bows & Guns». www.huntersfriend.com. Consultado el 22 de abril de 2016. 
  25. a b «Effects of monocular viewing and eye dominance on spatial attention». Brain 125 (Pt 9): 2023-35. September 2002. PMID 12183348. doi:10.1093/brain/awf210. 
  26. «Determining your Dominant Eye». Pat Norris Archery. Archivado desde el original el 19 de febrero de 2015. 
  27. «Right or left eye dominant? . . . . . how to check». Archivado desde el original el 10 de diciembre de 2001. 
  28. «Eye Dominance Test». SportVue. Archivado desde el original el 15 de febrero de 2008. 
  29. «Stereogram test for right/left eye dominance.». Archivado desde el original el 22 de mayo de 2008. 
  30. «A new pinhole test and eye-dominance tester». American Journal of Ophthalmology 36 (7 1): 980-1. July 1953. PMID 13065383. doi:10.1016/0002-9394(53)92183-7. 
  31. «[The "Ring Test" for evaluating eye dominance]». Klinische Monatsblatter Fur Augenheilkunde (en alemán) 195 (1): 35-6. July 1989. PMID 2796230. doi:10.1055/s-2008-1046410. 
  32. «Quantifying sensory eye dominance in the normal visual system: a new technique and insights into variation across traditional tests». Investigative Ophthalmology & Visual Science 51 (12): 6875-81. December 2010. PMID 20610837. doi:10.1167/iovs.10-5549.